Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2019

Sobre el XXI Congreso de la CTC
Ventrlocuos

Alina B. Lpez Hernndez
La Joven Cuba


No esperaba mucho del XXI Congreso de la CTC. Mi baja expectativa se confirm desde hace un ao, al efectuarse en Ediciones Matanzas la reunin de sindicalizados para analizar la convocatoria al evento que presentara la direccin nacional de la organizacin con el fin de ser discutida por todas las secciones sindicales del pas.

En cuanto se mencion la palabra salario, las dos funcionarias de la CTC que estaban presentes explicaron que en el seminario de preparacin que se les diera para la discusin del documento, les orientaron que deban transmitirle a los trabajadores que el congreso no poda comprometerse a discutir dos temas: el aumento de salarios y la edad de jubilacin. Segn argumentaron, la economa no estaba en condiciones de atender esas problemticas con inmediatez.

Nuestras protestas estuvieron a la altura de nuestro descontento. Los salarios en las editoriales cubanas son de miseria. En el taller de produccin solo se perciben 280 pesos mensuales poco ms de 11 cuc, la tercera parte del salario medio en Cuba, ya de por s bajo debido a su real capacidad adquisitiva. Los editores ganamos ligeramente ms, pero tambin muy por debajo del salario medio. Y a pesar de lo exiguas, estas pagas son recortadas constantemente dada la elevacin sostenida de los precios, tanto del sector estatal como privado. Cmo era posible entonces que desde antes del cnclave ya se establecieran condiciones que desconocan las necesidades perentorias de las trabajadoras y trabajadores cubanos?

Por otra parte, me pareca extremadamente manipulador y demaggico el intento de silenciar la discusin sobre esos temas cruciales desde las propias bases sindicales, y ms cuando el secretario general de la CTC Ulises Guilarte haba planteado pblicamente en el espacio televisivo Mesa Redonda del lunes 29 de enero de 2018, con motivo del inicio de las discusiones de la convocatoria al congreso: Durante todo este ao se estarn identificando, en los debates al interior de los colectivos laborales, las preocupaciones y demandas que los propios trabajadores quieran que se traten en el congreso de los trabajadores.

La mayor preocupacin de los trabajadores es, sin dudas, el salario y su insuficiente capacidad de compra, hay que ponerlo como tema sobre la mesa por su impacto en la apata, la falta de promocin en los cuadros de direccin, adems de que se han perdido ms de 300 mil obreros de alta calificacin en el pas que se mueven en la bsqueda de una mejor retribucin salarial ()

() El Congreso asegurar la canalizacin de las demandas de los trabajadores, armonizado con la movilizacin de ese papel de defensa de la eficiencia y de asegurar el impulso a nuestros programas estratgicos de desarrollo. Ser un sindicato con una prctica y una accin sindical diferente a la de hoy, con un liderazgo superior, con mayor capacidad de convocatoria, y un ejercicio de movilizacin superior. En el socialismo debe haber dilogo, debate, pero que prevalezca la fuerza del argumento y el convencimiento.

Mis intervenciones en aquella reunin propiciaron que en la seccin sindical de Ediciones Matanzas me propusieran como delegada al congreso. Hube de llenar una planilla con tal motivo, pero lo hice para respetar la decisin colectiva pues estaba convencida de que cada letra escrita era una prdida de tiempo y tinta. Como en efecto ocurri.

A los congresos en Cuba asisten mayoritariamente las personas confiables, que no perturben con demasiadas crticas la puesta en escena prevista. Unas semanas despus de concluidas las reuniones, la revista Bohemia public declaraciones de Ulises Guilarte, donde anunciaba que se debatira en el congreso una reforma general de los sistemas salariales. Esto no era lo mismo pens pero algo era.

No esperaba mucho del XXI Congreso de la CTC, ya lo dije. Pero no esperaba tan poco. Sobre todo no esperaba un acto de suplantacin similar al que realiza un ventrlocuo en una funcin de circo. La burocracia puso a hablar con su discurso a una representacin obrera que, cual boca de Sauron, repiti consignas y asumi compromisos que no est en sus manos cumplir: priorizar las exportaciones, autoabastecernos en los municipios, disminuir importaciones, controlar los plazos de las inversiones, lograr encadenamientos productivos

Ni siquiera a nivel de los centros de trabajo es posible para un trabajador el control de los planes de produccin; mucho menos sensato es admitir como lo acaba de hacer la dirigencia obrera en el congreso, que pueden arrogarse una mirada macro, que se erige incluso por encima de los ministerios y depende, por estratgica, de los ms altos niveles polticos de direccin. Eso no se le ocurre ni al que as la manteca, dira mi abuela.

Los delegados al congreso parecan alumnos aplicados. Recibieron conferencias impartidas por varios ministros y funcionarios. No debatieron el tema de la edad de jubilacin, reclamo masivo de cubanas y cubanos, pero escucharon imperturbables a la ministra de trabajo y seguridad social decir que no sera descabellado aumentarla nuevamente aunque no en un corto plazo, pues el pas necesita fuerza laboral en consonancia con las tendencias demogrficas. En otro contexto una declaracin como esa hubiera conllevado, como mnimo, a que la dirigencia sindical acordara un paro laboral indefinido. Desgraciadamente esas actitudes son apropiadas para los obreros que enfrentan al capitalismo salvaje, no para nosotros que tenemos garantizados todos los derechos.

En lo relativo a los salarios no se habl seriamente de la necesidad apremiante de aumentarlos o de la declarada reforma general, y si se hizo no aprovecharon para televisar el debate alrededor de una cuestin tan reclamada. Sin embargo, en la Mesa Redonda previa al 1ro. de mayo, Ulises Guilarte admiti que existan inconformidades por no haber abordado ese tema en el congreso, pero insisti en que para distribuir la riqueza que es de todos primero hay que crearla y eso se hace con el sudor y las manos de los trabajadores. Y con la inteligencia y la competencia de los que dirigen la economa, agregara yo. Empezando por quienes deben decidir de una vez por todas la unificacin monetaria y cambiaria, paso sin el cual jams se podr llegar a tener salarios realistas en Cuba.

En los debates del proyecto de Constitucin se enfatiz en la necesidad de implementar el control obrero, lo que adems fue incluido en el artculo 20: Los trabajadores participan en los procesos de planificacin, regulacin, gestin y control de la economa. La ley regula la participacin de los colectivos laborales en la administracin y gestin de las entidades empresariales estatales y unidades presupuestadas. Sin embargo, no se apreci que el congreso obrero discutiera el modo en que ese artculo sea convertido en leyes claras y precisas, que permitan a trabajadoras y trabajadores rescatar la propiedad de los medios de produccin fundamentales que ha sido usurpada por la burocracia desde hace dcadas.

No fue planteada tampoco la proteccin a los trabajadores nativos, a pesar de que en varias obras de la construccin se han admitido ltimamente a trabajadores hindes, que perciben salarios altsimos comparados con los cubanos.

Si no los afiliamos nosotros, los afilian otros. Esa frase fue dicha por un delegado al congreso. Se refera a los trabajadores por cuenta propia, que crecen en proporcin frente a los empleados estatales. Esa parece la mayor preocupacin de la dirigencia sindical: tener afiliados formales, cifras, estadsticas, cotizaciones mensuales para costear los gastos

En su acto magistral de suplantacin, la burocracia no solo puso a los representantes obreros a hablar empleando sus discursos y conceptos; tambin se apropi, claro que idealmente, de las condiciones de existencia de los trabajadores. Lo hizo cada vez que un alto dirigente se refiri al sacrificio y las dificultades que nos esperan en los prximos meses. Por favor, que no todos somos tan ingenuos como los delegados sindicales que estaban all.

Desde hace mucho es evidente que los sindicatos en Cuba no cumplen con la funcin de representar los intereses de los trabajadores ante el Estado o los empleadores. Al contrario, representan los intereses del Estado ante los trabajadores. Por eso su secretario general, que desde 2014 se mantiene en el cargo, es miembro del Bur Poltico, diputado a la ANPP por Artemisa y ha pasado por diferentes cargos en la nomenclatura poltica nacional.

Por eso tambin las consignas clamadas por los medios y los periodistas que cubran el desfile por el Da Internacional de los Trabajadores, eran lemas apropiados a cualquier manifestacin poltica: vivas al socialismo, a Fidel, Ral y Daz-Canel; declaraciones de yo soy Fidel; condenas al imperialismo, a Trump y a la injerencia extranjera; apoyo al pueblo de Chvez y Maduro Todo menos pedir aumento de salarios, mejora en las condiciones del nivel de vida, disminucin de la edad de jubilacin, participacin activa en la toma de decisiones, en fin las demandas esenciales que tienen las trabajadoras y los trabajadores cubanos.

Pero no poda esperarse ms despus de un congreso como el que tuvimos. Y de los sindicatos que tenemos. Quizs sea hora de pensar en otro tipo de asociaciones sindicales para defender nuestros derechos.

Fuente: http://jovencuba.com/2019/05/03/ventrilocuos/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter