Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-05-2019

Exterminio de exguerrilleros y activistas y manipulacin de la verdad en la "paz sangrienta"

Cecilia Zamudio
Rebelin


El atroz asesinato, precedido de tortura, del exguerrillero Dimar Torres por parte del ejrcito colombiano (1), nos convoca a cuestionamientos profundos acerca de si a la realidad objetiva de terrorismo de Estado, corresponde seguir denominndola, en disociacin absoluta, como "paz". Dimar Torres iba a ser padre, era activista comunitario. Los militares lo torturaron, lo mutilaron, arrojaron su cuerpo desnudo y su pene amputado. Esto es el terrorismo de Estado en Colombia: perpetrando exterminio para servirle al capitalismo transnacional. Desde la firma de los llamados "acuerdos de paz", la guerra del capitalismo transnacional contra el pueblo colombiano sigue en alza: van ms de 129 exguerrilleros asesinados (varios de sus familiares torturados, desaparecidos o asesinados) (2); adems van ms de 600 lderes sociales asesinados por la herramienta paramilitar o militar del Estado colombiano (3). Bajo la "paz sangrienta", centenares de sindicalistas, maestros, lderes agrarios, estudiantiles, comunitarios, han sido asesinados por la herramienta paramilitar y militar para callar la protesta contra el saqueo capitalista de Colombia, para callar la oposicin al saqueo que perpetran las multinacionales, para callar la reivindicacin social contra la explotacin y el empobrecimiento por despojo de las tierras y recursos.

En Colombia, al capitalismo se le caen todas las caretas, dejando la abyeccin de su rostro al desnudo. Pero a esa barbarie, al terrorismo de Estado que abre Colombia en canal al saqueo multinacional, insisten en llamarle cnicamente "paz".

La tortura y asesinato de Dimar Torres ocurri el 22 de abril de 2019. El ministro de "defensa", Guillermo Botero, intent hacer creer que hubo un "forcejeo" en el que, supuestamente, Dimar habra intentado quitarle el arma a uno de los militares; pero el estado del cadver, filmado y fotografiado, evidencia la mentira del "forcejeo". La comunidad del Catatumbo, regin limtrofe con Venezuela, sorprendi a los militares todava con el cadver, cuando se disponan a desaparecerlo en una fosa. Con gran valenta la comunidad campesina encar unida a los asesinos y logr grabar incluso vdeos de los militares junto al cuerpo desnudo y torturado: "Le haba sido mutilado su rgano genital, tena marcas en las manos y las piernas y varios golpes en el cuerpo. Su crneo qued desfigurado, al parecer por el impacto del proyectil que habra terminado con su vida"(4).

Ante los vdeos que se lograron hacer pblicos y los numerosos testigos que sorprendieron a los militares terminando su crimen, el ministro de "defensa" se tuvo que retractar de su primer intento de gruesa mentira con la fbula del "forcejeo", pero sigui con insidia en su intento de criminalizar a la vctima de atroces torturas y homicidio. Por otro lado, un general tuvo que reconocer, ante lo abrumador de la evidencia, que el asesinato fue cometido por militares, claro que lo hizo para aducir que "el crimen no fue resultado de una accin militar" (5), e introducir la versin de la "manzana podrida". La cortina de humo de la "manzana podrida" fue enseguida replicada por todos los medios masivos. Ese general est investigado por ejecuciones extrajudiciales: "El comandante de la Fuerza de Tarea Vulcano, general Villegas, tiene un proceso judicial por falsos positivos" (ibdem).

El ejrcito de Colombia es el autor de miles de ejecuciones extrajudiciales, con al menos 5000 casos documentados de asesinatos de nios y jvenes campesinos, asesinados para hacerlos pasar por "guerrilleros muertos en combate"; siendo incluso otorgadas recompensas por cadver de insurgente asesinado (directiva 029 y otros decretos). As de crudo es el terrorismo de Estado; pero resulta que, cuando son demasiado enormes las evidencias de las ejecuciones extrajudiciales, de las torturas y las violaciones contra adultos y nios (recordar el caso de los tres hermanitos de Arauca violados hasta la muerte por militares para aterrorizar a la poblacin), el ejrcito siempre recurre a decir que "son hechos cometidos por manzanas podridas dentro del ejrcito", pero que "el canasto de manzanas est sano"... Pensar que un ejrcito que asesina por miles, que tortura y desaparece por miles, es un "canasto sano", es no querer ver que hay una planificacin Estatal, que hay una ejecucin del terrorismo de Estado como mecanismo de control social. No son "manzanas podridas", es un Estado al servicio del capitalismo transnacional, que practica exterminio contra la reivindicacin social y poltica a travs de su herramienta militar y de su herramienta paramilitar. No son "manzanas podridas", es un ejrcito entrenado en terrorismo de Estado en bases y escuelas militares estadounidenses.

Pero la fbula macabra avanza pisando la realidad, asesinando doblemente a las vctimas con la mentira que confunde y participa de perpetuar el exterminio.

En este caso, designaron entre los asesinos materiales a uno de ellos que cargara (si es que no queda impune) con las culpas de varios asesinos materiales y con la culpa de los ingenieros del terror. Por supuesto queda intocado el problema de fondo: hay una planificacin del exterminio. La cosa qued en que UN militar sera juzgado, se trata del cabo Daniel Eduardo Gmez, que es presentado como "la manzana podrida". Los padres de Dimar Torres, ambos ancianos que dependan de l, recogen su corazn roto en medio de tanta crueldad. El padre de Dimar espera que al nico militar acusado tampoco le vayan a dar casa por crcel. Queremos justicia, y que no lo vayan a tener por ah un mes (preso) y luego para afuera" (6).

No obstante todo lo anterior, de manera surrealista, Pablo Catatumbo, exguerrillero parte de la cpula del partido de la Rosa (partido FARC), expres: "El general Diego Villegas reconoci que hubo un error por parte de un integrante del ejrcito. Quiero destacar la gallarda del ejrcito de explicar lo que pas y manifestar que este tipo de cosas no volvern a pasar. Eso da confianza a todos" (7). Ntese el "un error", por parte de "UN integrante del ejrcito": torturar, amputar el pene, disparar cuatro veces a quemarropa no puede ser meramente calificado de "un error", puesto que queda clara la saa; es tambin bastante evidente que "UN" militar no pudo realizar esa barbarie solo, de hecho la comunidad sorprendi a varios militares con el cadver "con signos de mutilacin genital" (8) y una fosa recin cavada. "Las crudas imgenes que la propia comunidad grab" (ibidem) lograron ser difundidas.

Produce desconcierto que sea un exguerrillero, hoy senador, que exprese palabras que minimizan el tenor de un crimen de Estado que se inscribe en la continuidad de un exterminio, intentando reducir los hechos a una "manzana podrida". Por supuesto la prensa replica a saciedad lo de la supuesta "gallarda" del ejrcito (siempre bienvenidas en la prensa del capital, las loas al aparato represivo). Toda contribucin al tinglado de la impunidad para los crmenes de Estado es mediatizada.

En cuanto a eso de que las declaraciones del general "dan confianza a todos"... A estas alturas del exterminio, cabe preguntarse si los exguerrilleros hoy desarmados (que viven en las regiones militarizadas en las que constantemente los campesinos son hostigados por el ejrcito y su herramienta paramilitar) se llenan verdaderamente de "confianza" con las palabras de un general,si pesan ms las torturas padecidas por uno de sus compaeros,si pesa ms el asesinato de un beb de exguerrilleros (9), la violacin de la madre de un exguerrillero (como tambin ha ocurrido en estos tiempos de tinieblas que cnicamente llaman "paz") o si pesan ms los 129 exguerrilleros exterminados desarmados y los ms de 600 lderes sociales asesinados desde la firma del llamado "acuerdo de paz". Intentar apuntalar "confianza" desde el martilleo de consignas que van en contrava de la realidad objetiva, intentar apuntalar "confianza" en las fuerzas militares que agreden al pueblo, parece una disociacin macabra. El caso colombiano resulta paradigmtico en cuanto al horror capitalista, y tambin en cuanto a niveles de alienacin.

La clase explotadora nos hace una guerra cotidiana a los pueblos, una guerra de hambreamiento, explotacin y saqueo, y tambin una guerra represiva, brutal y descarnada. Necesitamos cambiar este sistema aberrante, y eso no se har sin consciencia. El problema es que la clase explotadora domina mediante la violencia y la alienacin, y las fbulas de paz-estafa son parte de esa alienacin. En Colombia, los tanques de pensamiento de la USAID y de la UE hicieron tantos o ms estragos que los bombardeos perpetrados por el ejrcito; de hecho el Plan Colombia y el Plan Patriota (y todos los planes diseados por el Pentgono) siempre han contemplado hacerle la guerra al pueblo en todos los terrenos. En el terreno fsico, con bombas, con terrorismo de Estado, con herramienta militar y paramilitar, con descuartizamientos de seres humanos y violaciones en la plaza pblica de los poblados para intentar paralizar de miedo a la poblacin, para desplazarla y vaciar de habitantes y protesta las zonas codiciadas por multinacionales; y tambin en el terreno ideolgico, alistando todos los tanques de pensamiento y los dineros de la USAID contra el anlisis profundo de la realidad, contra la capacidad de percepcin de las races estructurales de la injusticia, contra el derecho a luchar por condiciones de vida dignas, contra la reivindicacin de Justicia Social.

La represin sangrienta permite a la burguesa colombiana y a la burguesa transnacional una acumulacin capitalista colosal: la clase explotadora adelanta el saqueo de Colombia exterminando la protesta contra la explotacin y contra el saqueo capitalista. Hay en Colombia ms de 7,7 millones de personas despojadas de sus tierras y desplazadas forzadamente por la herramienta paramilitar y militar, para vaciar de habitantes y de protestas las zonas ms ricas del pas (10). Colombia es el pas del mundo con ms desplazados internos, las multinacionales explotan los yacimientos mineros pulverizando montaas y privatizando ros, hambreando a la poblacin y asesinando a quienes se oponen a tal devastacin. El desplazamiento forzado sigue en auge en 2019. En este contexto brutal de guerra econmica, de guerra de despojo, de guerra de la clase explotadora contra la clase explotada, la burguesa no da tregua tampoco en la guerra meditica e ideolgica.

El intento de minimizar el crimen de Estado de Dimar Torres, no termina: "el fiscal Martnez dijo que Torres no fue castrado, como se dio a conocer en un primer momento, pese a que al cuerpo le cercenaron su rgano sexual y lo pusieron sobre su pecho" (11). Parece no haber lmites para intentar hacer malabarismos con la realidad. Sin embargo, pese a las amenazas, la comunidad testific de las torturas y en los vdeos se ve el cuerpo desnudo mutilado.

Los militares y la herramienta paramilitar mutilan los cuerpos de aquellas y aquellos que claman por justicia social; los tanques de pensamiento y los medios del capital mutilan la capacidad de analizar la realidad, alienan y cercenan la consciencia de clase.



La manipulacin y el ostracismo perpetan el genocidio contra el pueblo colombiano. Ahora est "de moda" repetir consignas vacas mientras sigue implacable el exterminio, mientras sigue el saqueo multinacional que hambrea y extermina poblaciones enteras, como en el caso de los indgenas way, que estn muriendo de fsica hambre y sed, porque un consorcio multinacional se apropi del ro Ranchera para perpetrar el saqueo de la mayor mina de carbn a cielo abierto del mundo. No es un tema "de moda" la laceracin de todo un pueblo. "Solamente" hay descalzos y descalzas de la tierra, luchando con dignidad, eso no est de moda en los "progresismos" que dan lecciones a los pueblos para que salgan de las selvas en lucha, para que se rindan con las manos desnudas a la tortura militar, para que no entorpezcan la acumulacin capitalista de transnacionales y latifundios.


Notas:

(1) https://www.prensarural.org/spip/spip.php?article24269

(2) 129 exguerrilleros asesinados desde la firma del Acuerdo: https://www.rcnradio.com/judicial/hermana-de-dimar-torres-dice-desconocer-que-motivo-su-asesinato

(3) Desde la firma del Acuerdo van ms de 600 activistas sociales asesinados a manos de la herramienta paramilitar y militar del Terrorismo de Estado.https://www.telesurtv.net/news/lideres-sociales-asesinados-colombia-20190412-0002.html

Hasta el 10 de enero 2019 eran 566 lderes sociales asesinados desde 2016, Indepaz. http://www.indepaz.org.co/566-lideres-sociales-y-defensores-de-derechos-humanos-han-sido-asesinados-desde-el-1-de-enero-de-2016-al-10-de-enero-de-2019/

(4) "Le haba sido mutilado su rgano genital, marcas en las manos y las piernas y varios golpes en el cuerpo(...)". https://www.prensarural.org/spip/spip.php?article24274

(5) "El oficial es investigado por su posible participacin en la ejecucin extrajudicial de mer Alcides Villada, en 2008(...)" Adems expres que "el crimen no fue resultado de una accin militar". https://www.elespectador.com/noticias/judicial/homicidio-de-dimar-torres-fue-una-ejecucion-extrajudicial-comision-de-paz-articulo-85270

(6) Queremos justicia(...)" https://www.pulzo.com/nacion/ponen-preso-batallon-militar-senalado-matar-exfarc-PP687496

(7) Escribi Pablo Catatumbo el 28 de abril: https://mobile.twitter.com/pcatatumbo_farc/status/1122297963953491969; https://caracol.com.co/radio/2019/04/28/politica/1556410218_040322.html

(8) "Los vecinos encontraron su cadver, con signos de mutilacin genital, junto a integrantes del Ejrcito. Las crudas imgenes que la propia comunidad grab (...)" https://www.elespectador.com/noticias/judicial/homicidio-de-dimar-torres-fue-una-ejecucion-extrajudicial-comision-de-paz-articulo-852708

(9) Asesinato de un beb, hijo de exguerrilleros: https://cecilia-zamudio.blogspot.com/2019/04/el-asesinato-del-bebe-samuel-la-paz-estafa-y-el-despertar-del-espejismo.html?m=1

(10) Hay en Colombia ms de 7,7 millones de personas despojadas de sus tierras y desplazadas forzadamente por la herramienta paramilitar y militar, para vaciar de habitantes y de protestas las zonas ms ricas. "Colombia se posiciona como el pas con ms desplazados internos del mundo, segn Naciones Unidas. Por encima de pases del continente africano y asitico como Siria, que es el segundo pas con ms desplazados internos (6,2 millones de desplazados), seguido de Sudn (5,2 de desplazados), Irak (4,5 millones de desplazados), Afganistn (3,12 millones de desplazados) y Somalia (2,17 millones de desplazados)".https://www.las2orillas.co/desplazamiento-forzado-en-colombia-una-interminable-pesadilla/; https://www.acnur.org/noticias/noticia/2018/12/5c243ef94/hay-mas-victimas-de-desplazamiento-forzado-en-colombia-que-numero-de-habitantes.html; https://www.telesurtv.net/news/colombia-ranking-desplazados-internos-refugiados-acnur-20180620-0061.html

(11) "El fiscal Humberto Martnez dijo que Torres no fue castrado, como se dio a conocer en un primer momento, pese a que al cuerpo le cercenaron su rgano sexual y lo pusieron sobre su pecho". https://www.pulzo.com/nacion/ponen-preso-batallon-militar-senalado-matar-exfarc-PP687496


Blog de la autora: www.cecilia-zamudio.blogspot.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter