Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-05-2019

Documentos de la Revolucin majnovista (1917-1921): Las memorias de Nstor Majn (y III)
Revolucin en Ucrania (junio a diciembre de 1918)

Jess Aller
Rebelin


En el primer volumen de sus memorias, Nstor Majn nos describa cmo los campesinos y obreros de la regin de Guliaipole fueron capaces en 1917 de dotarse de una organizacin comunal y autogestionada que abra el camino de una profunda transformacin social. Sin embargo, la capitulacin de Brest-Litovsk en febrero de 1918 y la acometida subsiguiente de los ejrcitos austro-alemanes y sus lacayos ucranianos, supuso la vuelta de los viejos amos y una salvaje represin que asesin y llev al exilio a muchos revolucionarios. Entre los que lograron huir estaba nuestro protagonista, y en el segundo volumen de sus memorias, ste nos relata sus andanzas por la Rusia en guerra, que culminan con una visita a Mosc.

De regreso en su tierra a comienzos de julio de 1918, Nstor Majn organiz una audaz guerra de guerrillas contra los ocupantes y sus cmplices, y sta fue capaz de alcanzar xitos notables al contar con el apoyo de los campesinos. De esta forma, el armisticio del mes de noviembre y la retirada de los invasores dejaron en Ucrania oriental lo que ya podemos considerar el embrin de un ejrcito curtido y bien pertrechado y estructurado, brazo armado de las masas populares: lo que la historia conocer como el ejrcito majnovista. Estas luchas se recogen en el tercer y ltimo volumen de las memorias de Nstor Majn: Revolucin en Ucrania (junio a diciembre de 1918), libro cuyo original en ruso vio la luz pstumamente en 1937 con una breve introduccin de Volin.

Julio y agosto de 1918: organizacin de las guerrillas

En las amplias estepas y las aldeas de Ucrania oriental reina la contrarrevolucin que han trado en la punta de sus bayonetas los ejrcitos austro-alemanes y sus secuaces de la Varta, la guardia nacional del ttere que ahora ostenta el poder en Kyiv, el atamn Pavl Skoropadski. Es tambin un nacionalista ucraniano, como lo era la Rada Central que gobern el pas desde abril de 1917 hasta finales de marzo de 1918, pero sta fue disuelta por no ser suficientemente complaciente con los invasores.

Nuestro protagonista, recin regresado clandestinamente a su tierra, es consciente de que le toca asumir un papel director en esta nueva fase, pero debe medir cuidadosamente sus pasos. El 4 de julio pone su firma en una carta a los campesinos de la que pronto circulan por la regin decenas de copias. En ella hace un llamamiento a la resistencia contra el invasor y a la lucha por los ideales de la revolucin social.

Escondido en una localidad prxima a Guliaipole, arde en deseos de acercarse a abrazar a amigos y parientes. Muchos le aconsejan prudencia, pero a mediados de agosto acude all de incgnito y extremando las precauciones. La noticia de las numerosas ejecuciones sumarias no lo desmoraliza, y trata de calmar los sentimientos antisemitas que afloran por la traicin de la compaa juda que desencaden el desastre. En seguida se organizan grupos guerrilleros y emprenden acciones contra los terratenientes que regresaron a sus antiguas posesiones y los destacamentos enemigos.

La subsiguiente represin, obliga al lder a buscar refugio en Ternovka, al norte de Guliaipole, pero esta ltima ciudad es la elegida para un golpe de efecto. l y otro compaero, Isidor Lyuty (Petya), ambos disfrazados, se disponen a volar el cuartel general all de los austro-alemanes, cuando la presencia de mujeres y nios entre las posibles vctimas hace que Nstor suspenda la operacin, no sin que le cueste trabajo convencer a Petya del cambio de planes.

Septiembre a diciembre de 1918: el nacimiento de un ejrcito

Las guerrillas son cada vez ms numerosas y contundentes, al tiempo que su armamento mejora con lo que van capturando. Montando una ametralladora en un carro tirado por dos a cuatro caballos nace la tachanka, elemento decisivo a partir de entonces en todas las operaciones. A finales de septiembre, el destacamento de Majn, que vaga por campos y aldeas, acechado por sus enemigos, en un golpe de audacia consigue ocupar Guliaipole varios das. All imprimen miles de sus proclamas revolucionarias y despachan telegramas a toda Ucrania informando de la liberacin de la ciudad y llamando a la insurreccin. Los austro-alemanes toman posiciones en los alrededores, y cuando atacan desde el sur, los majnovistas se enfrentan a ellos, pero en unas horas optan por retirarse ordenadamente.

Al da siguiente, en la localidad de Dibrivka, el grupo de Nstor contacta con el que capitanea Fidor Schuss, un anarquista que sirvi en la marina durante la Gran Guerra, sesenta hombres bien armados y camuflados con uniformes de la Varta. Deciden unirse y acometer empresas ms ambiciosas, contando tambin entre sus enemigos a las unidades blancas del Don y el Kubn que pretenden controlar la regin. Despus de un llamamiento a la poblacin, los insurgentes son casi mil quinientos, dispuestos a todo aunque con armas slo para uno de cada cuatro. El 30 de septiembre consiguen aplastar a fuerzas austriacas muy superiores en las inmediaciones de Dibrivka, y es entonces cuando todos comienzan a llamar a Nstor, Batko (padrecito en ucraniano), mientras centenares de campesinos acuden a engrosar las filas de los rebeldes. Tras la victoria, los miembros de la Varta y de las bandas de propietarios fueron fusilados sin pensarlo dos veces, pero a los soldados austriacos se les envi a casa provistos de provisiones para el camino, aunque desarmados y sin gorro; esto es, desmovilizados.

Sin embargo las tornas cambian a los pocos das, cuando el enemigo contraataca con fuerzas muy superiores. Queman Dibrivka y masacran a sus gentes, mientras los insurgentes, impotentes, se ven obligados a retirarse. En Gavrilovka e Ivanovka, aldeas prximas, stos ejecutan su venganza en los terratenientes a los que responsabilizan de lo de Dibrivka. Es el momento feroz del ojo por ojo, y muerte ser el primer eslogan que los majnovistas escribirn en sus banderas negras, como una condena de los verdugos de la revolucin, los enemigos del pueblo trabajador. No obstante, tras la orga de destruccin, la mente se aclara y el corazn exige que se evite cualquier crueldad innecesaria. En el contexto de una guerra en que la ejecucin de los prisioneros era casi la norma, los majnovistas destacarn, de acuerdo con las fuentes primarias disponibles, por su relativa moderacin.

Corre ya en el mes de octubre y la guerrilla de Nstor Majn extiende la llama de la revuelta por todas las aldeas de la regin; griegos y trtaros reciben tambin el mensaje. A los terratenientes se les desarma y se les exigen contribuciones; los que esconden armas, son fusilados. Con esto y las victorias, el arsenal aumenta, mientras los efectivos se multiplican por el entusiasmo de los campesinos. En ocasiones, stos se niegan a asumir el control de pequeas empresas, por miedo a represalias, y se decide entonces dejarlas provisionalmente en manos de sus propietarios, pero con obligacin de aplicar tarifas mnimas. An en octubre, los majnovistas ocupan Guliaipole, cuya poblacin les apoya mayoritariamente. En esos das, los ms destacados elementos de la reaccin, culpables de crmenes contra el pueblo, son ejecutados, aunque se intenta evitar una espiral represiva.

El 15 de noviembre de 1918, los majnovistas cosecharon una penosa derrota militar. Mientras estaban cantonados en la aldea de Temirovka, una patrulla detuvo a un reconocido kulak que merodeaba, pero cuando declar que haba venido a solicitar permiso para el paso de una comitiva nupcial por el pueblo se le dej libre. Al cabo de media hora, un regimiento de tiradores hngaros, informado de todos los detalles de la defensa, atac por sorpresa y consigui un xito aplastante. Casi la mitad de los trescientos cincuenta miembros del destacamento perdieron all la vida, y el Batko y dos de sus lugartenientes, Semin Karetnik y Fidor Schuss, resultaron heridos. No obstante, las noticias de estos hechos fueron un detonante para el incremento de la insurgencia en toda la regin. Los campesinos comprendan que haba llegado la hora decisiva del combate a muerte.

En este mismo mes de noviembre, tras la firma del armisticio que pone fin a la guerra mundial, Pavl Skoropadski es depuesto en Kyiv y los nacionalistas ucranianos de Simn Petliura forman gobierno. Una amnista permite regresar a casa a los detenidos anarquistas, entre ellos un hermano de Nstor, Saveli. Ante estos cambios, los majnovistas dejan claro que su postura sigue siendo la misma, irreductiblemente por la emancipacin y autogobierno de las masas campesinas y contra cualquier engendro estatal que pretenda imponer sus directrices.

Al final del libro encontramos a los insurgentes enriquecidos con el armamento abandonado por los ocupantes en su retirada y dotados de una estructura militar robusta y federada, pero enfrascados en una lucha en varios frentes contra todos los enemigos que an amenazan la revolucin. Los responsables de cada sector son elegidos democrticamente.

Una gesta que es imprescindible recordar

El hilo del relato se interrumpe cuando el primer golpe contra la revolucin de los trabajadores de la orilla izquierda del bajo Dniper ha sido superado. Sin embargo, otros enemigos poderosos tomarn el relevo; los petliuristas y los blancos ya desde ese momento, y en unos meses, el Ejrcito rojo. Todos ofrecern ocasionalmente alianzas contra los adversarios comunes, pero slo sern aceptadas las de estos ltimos, por dos veces, y nicamente para ver cmo, cuando el peligro era conjurado, los bolcheviques volvan sus armas contra ellos. Finalmente, fueron los que tenan la desfachatez de nombrarse poder sovitico los verdugos definitivos de los soviets libres y democrticos de Ucrania, ya en el ao 1921.

Hurfanos de las palabras del protagonista principal de los hechos, podemos acudir a las de otros que los vivieron a su lado. Piotr Arshnov (1886-1937) public en 1924 su Historia del movimiento majnovista, que es la fuente primaria ms minuciosa y solvente de que se dispone. Uno de los lugartenientes de Nstor, Vktor Belash (1893-1938), que continu la lucha tras el exilio de ste y fue detenido por los bolcheviques, perge en las mazmorras de la Chek unas memorias que fueron completadas por su hijo Aleksandr y editadas en ruso en 1993 en Kyiv: Dorogi Nstora Majn (Los caminos de Nstor Majn), un documento valiossimo que desgraciadamente an no ha sido traducido. Hay que decir tambin que hasta el momento el trabajo historiogrfico ms riguroso sobre la revolucin majnovista es el de Alexander Skirda. Su ltima versin, en ingls y actualizada hasta 2004, Nestor Makhno, anarchys cossack, contiene un anlisis exhaustivo de las numerosas, pero dispersas y a menudo contradictorias, fuentes disponibles, y logra alumbrar el derroche de voluntad y sufrimiento de aquella gesta memorable.

Tras exiliarse en Rumana y luego en Polonia, donde lo persiguen las aagazas soviticas, fue por fin en Francia donde nuestro Batko encontr un refugio seguro en 1925, pero la tuberculosis que llevaba dentro todo ese tiempo slo lo dej vivir hasta el 25 de julio de 1934. Sus cenizas reposan en el cementerio Pre-Lachaise de Pars, y su recuerdo permanece poderoso en el corazn de todos los que siguen buscando caminos para la emancipacin del ser humano.

Blog del autor: http://www.jesusaller.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter