Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-05-2019

Qu papel tiene la economa solidaria en la transicin ecolgica?

Rubn Suriach
El Salto

La Economa Solidaria celebr el pasado fin de semana Idearia, encuentro bienal de REAS que se marcaba como objetivo para esta edicin debatir sobre sostenibilidad, tercer principio de la Carta de la Economa Solidaria. Compartimos algunas reflexiones sobre y retos que tuvieron lugar a cargo de uno de los ponentes.


MANEL BERNETE

En marzo del 2011, desde el ya desaparecido CRIC (lo que hoy es la cooperativa Opciones ), organizamos unos talleres de escenarios de futuro en el marco de un proyecto de la Universidad Complutense de Madrid titulado Espaa Cambio Global 2020/2050. El objetivo del proyecto y de los talleres- era el de dibujar y entender potenciales horizontes a transitar en relacin al consumo y los estilos de vida en el estado espaol en un escenario de 20 a 50 aos vista. Invitamos todo tipos de agentes (movimiento ecologista, sindicalismo, economa social y solidaria, administraciones pblicas, tejido empresarial convencional...), y, como punto de partida, emplazamos a los participantes a definir los dos grandes elementos de contexto que crean que seran los grandes condicionantes de los futuros posibles. Haba ms de quince posibles condicionantes, pero los dos que se escogieron, por sorprendente mayora, fueron estos: la escasez de recursos y de energa, por un lado, y la regeneracin democrtica, por el otro. Esta eleccin configuraba cuatro grandes escenarios, en los que el peor era un horizonte apocalptico, donde la escasez de recursos y energa era rpida y drstica y dnde no haba regeneracin democrtica. En cambio, el mejor era el que nos dibujaba una reduccin progresiva y relativamente- lenta de los recursos, combinada con una regeneracin democrtica (definida en trminos muy amplios); lo que vendra a ser el escenario deseable.

El primer vector de cambio la escasez de recursos y de energa- no da mucho margen a la interpretacin: los lmites biofsicos del planeta marcan nuestra capacidad como especie, ya no solo de vivir dignamente, sino, directamente, de sobrevivir. Cmo apunta Vctor Toledo con su teora sobre la conciencia de especie, somos la nica especie sobre el planeta que no es consciente ni del tiempo ni del espacio planetario, y esto nos hace ser tremendamente miopes sobre los retos de nuestro futuro: en lugar de enfocarnos en uno de los grandes retos de especie que tenemos como es la explotacin del planeta, dejamos que gran cantidad de ismos pone nfasis especial en los fanatismos religiosos y los nacionalismos - nos pongan un velo en los ojos y nos empujen demasiado a menudo a pelearnos por pequeeces: discutimos para ver a quin le toca antes en la cola del restaurante del barco, mientras este se hunde.

La idea de conciencia de especie no slo nos confronta con nuestro futuro ecolgico, sino tambin con el segundo vector que mencionaba: la regeneracin democrtica. Vctor Toledo lo define en trminos de explotacin de las personas sobre las personas y, junto con la explotacin del planeta, lo sita como segundo gran reto de nuestra era: remontar el estado de crisis y salvarse del posible colapso planetario es una tarea que necesita de todos, sin excepcin. Se requiere la unidad de la diversidad. Y esto supone actos supremos de civilidad, coordinacin, unidad, consenso, cooperacin y altruismo.

Toledo apunta la cooperacin como va para recorrer la transicin ecolgica; es aqu donde creo que entramos en juego todas las personas que, desde diferentes roles y posiciones (como consumidoras, como trabajadoras, como tcnicas de la administracin, como activistas), estamos impulsando la economa social y solidaria (ESS). El ESS es hoy, desde mi punto de vista, uno de los principales vectores de regeneracin democrtica de nuestro pas , puesto que, de abajo a arriba, construimos formas de organizacin innovadoras, abiertas, transformadoras y con perspectiva feminista . Somos escuelas de regeneracin democrtica, porque cultivamos la cultura de la toma de decisiones colectivas, del debate y contraposicin de ideas, desde el cuidado y la empata, en el da a da; para organizarnos nuestro propio trabajo, como para proveernos de bienes y servicios. Adems, con espacios de articulacin como las redes de economa solidaria , con sus procesos territoriales y sus comisiones de trabajo, hacemos que esto drene y abra tambin mbitos institucionales, como lo demuestra la incidencia de las 14 medidas ahora 15- por el impulso del ESS desde el mbito local que propusimos des de la XES , por primera vez, en 2015. Este impulso ha llevado a varios ayuntamientos a exponerse a procesos de coproduccin de poltica pblica y experimentar la concertacin pblico-cooperativa-comunitaria4.

Si tuviera que poner algn pero, es que quizs hemos perdido de vista que, la cultura de la cooperacin y este profundo sentido de la democracia que estamos cultivando, tiene que ser indisociable de la conciencia ecolgica. Esta disociacin la he vivido de primera mano: antes de que el ESS fuera mi principal espacio de militancia poltica, participaba mayoritariamente en espacios vinculados al ecologismo social. Cuando me adentr en la ESS, me sorprendi mucho la poca relevancia del hecho ecolgico dentro del mbito. No es que el vector ambiental no est presente, puesto que lo tenemos integrado desde un punto de vista formal: incluimos la preocupacin por el medio ambiente en el relato que proyectamos hacia afuera, y tambin hacemos que las organizaciones tengan que rendir cuentas ambientales a travs del Balance Social. Pero, desde mi punto de vista, este compromiso formal aborda el hecho ambiental de manera excesivamente superficial (quizs es por eso que se ha creado recientemente una Comisin de Ecologa dentro de la XES, desde esa parte de la base social que pone el vector ambiental en su eje de rotacin, e intentar as ambientalitzar la ESS).

Qu quiere decir integrar el hecho ecolgico dentro de nuestras organizaciones? Para responderlo me remonto otra vez a mi experiencia personal en el CRIC: recuerdo que todo el equipo tenamos una profunda conciencia ecolgica, que proyectbamos a nuestras formas de vida individuales y, de manera casi involuntaria, tambin a todo el que hacamos como organizacin (artculos que escribamos, acontecimientos que organizbamos, micro-prcticas cotidianas de organizacin de las tareas reproductivas, etc.). Y es que creo que aqu es donde est la barrera (igual que pasa con la conciencia feminista): por muchos compromisos formales que adoptemos como organizacin, si no nos apropiamos de manera individual y colectiva- de estos valores, y vivimos nuestra cotidianidad desde esta perspectiva (y nos enfrentamos a las barreras psicosociales y estructurales que encontraremos en el camino), difcilmente iremos ms all de los compromisos formales.

Los que venimos del ecologismo social pensamos a menudo en el pico del petrleo y el colapso (es como una sombra que nos persigue). La escasez de recursos y energa llegar: ser un camino difcil y duro, que nos obligar a recorrer un proceso adaptativo como especie hacia formas de vida mucho menos intensas en cuanto a energa y materiales. Todas aquellas formas de vida que se anticipan a esta escasez; todas aquellas personas que ya intentamos y nos podemos permitir- vivir hoy ensayando formas de vida ms sostenibles desde una cierta nocin de conciencia de especie, seremos las que marcaremos el camino hacia un decrecimiento progresivo y menos traumtico. Pero tambin creo que la nica forma de recorrer este decrecimiento como proceso adaptativo, de manera inclusiva y civilizada (evitando los eco-autoritarismos y la agudizacin de las desigualdades), es hacerlo desde una ESS fuerte y muy extendida a grandes capas de la sociedad, porque querr decir que la cultura del debate pblico y para el comn, la cooperacin, y la ayuda mutua se habr difundido y, con ella, se habrn regenerado los cimientos democrticos de nuestra sociedad.

Rubn Suriach,miembro de la Comisin de Balance Social de la XES.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/mecambio/que-papel-tiene-la-economia-solidaria-en-la-transicion-ecologica

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter