Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-05-2019

Escuelita cerca del cielo

Ileana Almeida
Rebelin


Hace unos aos, comisionada por la Secretara de Educacin Intercultural Bilinge, llegu a una comunidad quichua asentada en el pramo del Chimborazo para observar el desempeo de su escuelita. Me advirtieron que haca mucho fro y, en consecuencia, me vest con poncho y bufanda de lana, pantalones y botas altas; por entonces usaba el pelo corto y no llevaba aretes. A medida que subamos desde Quimiaq en el jeep de la parroquia el paisaje se volva ms espectacular, de una fuerza ciclpea abrumadora.

Llegamos a la comunidad Ichu Huayku, casi en la cima de la montaa. En la plaza, rodeada de chozas con techo de paja, nos esperaba un grupo de mujeres llenas de expectativas. Cuando baj del jeep, no disimularon la risa: se rean de mi pelo corto y de mi vestimenta masculina. Me dirig a la escuelita: un aula nica, de puerta baja y algunas ventanas por las que se vean las montaas doradas por el sol.

Unos quince nios, de entre seis y siete aos, con las caritas enrojecidas por el fro, aguardaban quietecitos en sus pupitres. Les dije mi nombre, les pregunt sobre sus padres, sobre las materias que ms les gustaba, les ped que cantaran en quichua. Me asombr la vivacidad y espontaneidad de todos, expresaban su confianza en ellos mismos y en su entorno. Me contaron, con tristeza, que los padres solo iban a la comunidad los das sbados, que vivan en Quimiaq con los hijos mayores que ya cursaban el colegio.

Me invitaron a ver como sala el agua bajo el manto del musgo paramero; recogimos flores y las colocamos en un frasco olvidado sobre la solitaria mesa de la clase. Hablbamos, en mi pobre quichua y en espaol, ellos eran bilinges por completo. Ped que me mostraran sus cuadernos, pero haba un nio muy inquieto que me distraa saltando de un pupitre a otro; entonces le ped que tomara la tiza y me dibujara en el pizarrn, insistindole que deba retratarme tal como yo luca.

Volv a los cuadernos, con los nios alrededor, para comentar lo que haban escrito o dibujado: las llamas pastando en los potreros, las estrellas del cielo, la fiesta, los paps llevando sobre burritos sus productos para mercarlos en Quimiaq. Ya me haba olvidado de Pedritu que dibujaba en el pizarrn, cuando l se acerc y me dijo: Ya te hice.

Mir el dibujo y qued absorta: Pedritu me haba dibujado con el pelo partido en dos y recogido, me haba puesto aretes, huallcas alrededor del cuello, blusa bordada con flores, lliclla sobre los hombros, faja con motivos geomtricos, anaco que llegaba hasta los pies y alpargatas.

Dirigindome a todos los nios, pregunt: Esta soy yo?, y en coro contestaron que s. La cultura se mostraba ms fuerte que la realidad, recordndome que Umberto Eco afirma que las imgenes son el resultado de un acuerdo irrenunciable, y que no hay que intentar borrarlas cambindolas con otras porque se corta el pasado de un pueblo.





Julio Toaquiza: Cosecha de cebada en minga y pastoreo en los Andes del pueblo kichwa. Foto: Juan Robles Picn/MNA.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter