Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-05-2019

26-M
La Europa de los extremos

Jess Gellida
Rebelin


El retorno a los nacionalismos, el aumento del populismo y la crisis de la democracia liberal son el punto de partida para unas nuevas elecciones que sern clave para el futuro del proyecto europeo. La poltica migratoria, la resolucin del Brexit, la recesin econmica, el ascenso de la extrema derecha, la internacionalizacin del Procs cataln y la amenaza terrorista son algunos de los desafos preeminentes que las instituciones europeas surgidas de las elecciones del 26-M tendrn que afrontar.

Unos comicios que pueden ser histricos si se confirma el avance de las fuerzas nacionalpopulistas xenfobas y euroescpticas que conforman el bloque de la extrema derecha europea. En este sentido, Europa se ha convertido en un laboratorio de la ultraderecha, donde figuras como Steve Bannon, ex-asesor de Trump, y su think tank The Movement financian y asesoran al frente ultraderechista para convertirlo en la primera faccin poltica del Parlamento Europeo. A Alternativa por Alemania, a Reagrupamiento Nacional francs, al Partido Popular dans, al Partido por la Libertad holands, a la Liga italiana, a la Aurora Dorada griega o a la FP austraco, entre un largo etctera, se les ha de sumar el recientemente aparecido Partido del Brexit que lidera las encuestas y la llegada de Vox al tablero espaol, ltimo ejemplo de la expansin de la epidemia ultra. Un frente que tiene profundas diferencias pero tambin puntos en comn: el ultranacionalismo, el euroescepticismo, la islamofobia, la retrica xenfoba o el revisionismo histrico. Un frente comn de la extrema derecha que el italiano Salvini presenta como una alternativa a los burcratas, es decir, al establishment europeo.

El proyecto neoliberal de la UE ha creado las condiciones necesarias para el ascenso de la extrema derecha. Un euroescepticismo y una xenofobia que avanzan por el camino de la lepenizacin de los espritus, con la hegemona de un relato perverso de primero los de casa, acompaado con el discurso del miedo; mientras las izquierdas transformadoras observan paralizadas la deriva hacia el abismo. La crisis econmica, las polticas austeritarias y las medidas de la Comisin y del BCE favorables a la banca privada y a las grandes corporaciones han llevado a una crisis social con crecientes desigualdades, precarizacin de la vida y recorte en derechos, servicios y libertades. Una situacin con un impacto directo en las clases populares y trabajadoras de toda Europa. Por otro lado, la xenofobia de las polticas migratorias de las instituciones europeas y su falta de voluntad poltica para resolver el drama de los refugiados son las causas de una situacin de emergencia social. En este sentido, las polticas migratorias de la UE vulneran los derechos humanos, incumpliendo la Convencin de Ginebra y la Carta de Derechos Fundamentales. En vez de acoger, salvar y dar refugio la UE cierra rutas migratorias, fortalece los controles y teje un sistema de externalizacin de sus fronteras subcontratando en estados terceros, como Turqua, Marruecos y Libia para que ejerzan como polica europea. Una poltica migratoria que comporta la legitimacin de unos regmenes que restringen derechos y libertades de su poblacin.

Ante la implosin de la socialdemocracia y del fortalecimiento de la extrema derecha la recomposicin de la izquierda europea era la nica alternativa favorable a los intereses de una mayora social precarizada. No obstante, las fuerzas de izquierdas no han estado capaces de articularse en un frente comn antiausteridad, en las calles y en las instituciones, que aborde el problema de la deuda y del euro sin ms dilacin para construir una Europa de los pueblos y no de los mercados y de los muros. El caso espaol, con la divisin entre Unidas Podemos y Compromiso por Europa, y su institucionalizacin ejemplifica claramente el naufragio de la izquierda.

Es en este contexto donde se inserta una nueva fase para la resolucin poltica del conflicto entre Catalua y el Estado espaol. Una segunda vuelta, de este nuevo ciclo electoral iniciado el 28-A, donde las fuerzas polticas estatales y catalanas pugnarn para imponer el relato y liderar su espacio. En este sentido, en Catalua la disputa estar entre una ERC que quiere revalidar la victoria, un PSC al alza y un JxCAT que lo fa todo a Puigdemont para mantener el pulso con los de Junqueras. As mismo, la internacionalizacin del conflicto, con presos polticos y exiliados liderando candidaturas, y el juicio del Procs condicionan tambin una poltica europea que no ha de olvidar que el referndum del 1-O ha sido el ejercicio de desobediencia civil ms relevante en Europa de las ltimas dcadas.

Este 26-M la ciudadana europea puede favorecer el dilogo y la solidaridad entre los pueblos para avanzar en derechos y libertades, o puede abrir definitivamente las puertas a la intolerancia y a la involucin democrtica de un fantasma que recorre Europa.

Jess Gellida es politlogo e investigador social

@jesusgellida

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter