Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-05-2019

Venezuela
Lleg la libertad!cambiaria

Sociedad de Economa Poltica Radical (SER)
Rebelin


De forma reiterada, analistas e inversores internacionales, han venido afirmando que un motivo central de la alta inflacin en Venezuela sera la falta de libertad del mercado de divisas. Paradjicamente, muchos de los sucesivos cambios y concesiones brindadas a las operaciones cambiarias a lo largo de los ltimos aos han tenido tal justificacin, aun siendo que los resultados han sido terriblemente negativos.

No solo no se han revertido los saltos en la cotizacin del bolvar , sino que por la va de menores controles, se han multiplicado maniobras y fugas de capitales exaccionando las reservas del Banco Central de Venezuela (BCV). Es por ello que, cabe preguntarse: Por qu se ahonda ms en la misma tnica cuando el pas debe priorizar el uso de divisas?

Al inicio de la presente semana, el Banco Central de Venezuela sorprendi al pas con una resolucin que certifica la defuncin del control de cambio y su ltimo estertor, el DICOM (Sistema de Mercado Cambiario). Con ello, culmina una estrategia de desmontaje progresivo que data de 2010, cuando, por la influencia se psimos asesoramientos (en muchos casos defendiendo intereses creados), logran introducir un sistema basado en el endeudamiento, que se conoci como SITME (Sistema de Transacciones con Ttulos en Moneda Extranjera).

Lo peculiar es que este ltimo anuncio, del 06 de mayo, se dispar con silenciador, ocurriendo exactamente despus de un fin de semana donde las organizaciones polticas y sociales respondieron, con una jornada de dilogo y consulta, al llamado del Presidente Maduro para rectificar los errores y hacer propuestas.

La medida, que formaliza la renuncia del Estado venezolano al control y a la asignacin directa de las divisas, se da en un contexto econmico y poltico crtico. Ahora ser el sistema financiero (especialmente la banca) quien directamente, a travs de mesas de dinero, pactarn las operaciones de compra-venta de divisas, y adems fijarn el tipo de cambio resultante.

Es necesario, por lo tanto, realizar un anlisis atento de las medidas y observar las reacciones de los actores clave.

1) Se argumenta las sanciones econmicas como principal justificacin de la flexibilizacin cambiaria consagrada por la Resolucin 19-05-01, publicada el pasado lunes por el Banco Central. Resulta plenamente discutible la argumentacin que la mayor liberalizacin cambiaria es una respuesta a las sanciones y el bloqueo ya que la experiencia internacional es clara, aun si se observa la propia historia de los pases que aplican ahora medidas intervencionistas de robo contra Venezuela, que en momentos crticos resulta esencial una administracin de las escasas divisas.

2) La matriz de opinin que se fue construyendo desde hace nueve aos, contra el control de cambio, fue realmente eficiente en la manipulacin ideolgica. Hasta tal punto que, algunos sectores de la izquierda empezaron a promover (a veces inconscientemente) la flexibilizacin cambiaria. Colocaron al control cambiario como problema principal de la crisis econmica y, en ese sentido, unieron su voz al coro formado, por el sector privado, desde que Chvez sorprendi a todo el mundo con la implementacin de la administracin de divisas. En los ltimos aos, el control cambiario pas de ngel a demonio, gracias a un relato muy bien construido por la gran prensa y por sectores liberales.

3) Ahora se corona el triunfo de esa estrategia que convirti la mencin de la palabra control de cambio en tab. Por supuesto, ni tan calvo ni con dos pelucas: la gestin de lo que se conoci como el control de cambio, representado institucionalmente por la Comisin de Administracin y Asignacin de Divisas (CADIVI), especialmente despus de 2006, tiene mucho que cuestionar. En Venezuela, desde 2006, imper un control de cambio de la peor especie. Igualmente, la banca y las grandes empresas se dedicaron a perforarlo y a utilizarlo para agrandar sus capitales.

4) Los controles de cambio son un recurso instrumental, utilizado en muchas coyunturas y en diferentes experiencias (incluyendo a los pases capitalistas desarrollados, que hoy recomiendan lo contrario), pero especialmente en momentos de crisis externa, donde la violenta y acelerada erosin de las reservas internacionales lleva a la economa a una dramtica escasez de divisas. An ms, cuando el sector privado est participando patriticamente en el drenaje de las reservas internacionales a sus cuentas en el exterior y en el ataque cambiario. En ese momento, suele aplicarse el control de cambio.

5) Paradjicamente, hay una probabilidad -no despreciable- de que la derecha antichavista (pro-imperialista), en el caso que asumiera el gobierno, opte por un control de cambio. Sera til que las autoridades econmicas se leyeran los planteos de unos de los autores (Ricardo Hausman) de la poltica de ajuste del supuesto gobierno de transicin de la oposicin. Es que ya resulta inocultable el caos provocado por la apertura financiera del gobierno "modelo anti-populista" de Mauricio Macri en Argentina, al punto que en Brasil la derecha dio un golpe pero dej intacto el control de cambioPerdn, para no mencionar esa mala palabra (control de cambio), vamos a llamarlo como ellos prefieren, administracin de divisas.

6) Es as como, va Resolucin, soterradamente, sin anuncios oficiales, poco a poco hemos cado en la estrecha cancha marcada por el Consenso de Washington: la aplicacin de una poltica monetaria altamente contractiva, que asfixia an ms a la ahogada economa real. Ello es precisamente consecuencia de un diagnstico errado, inspirado en la matriz flexibilizadora, que parte de atribuirle a la cantidad de dinero, a la generacin de dinero inorgnico, la causa principal del ataque cambiario y de la hiperinflacin.

7) Es cierto que, las medidas tomadas por el Estado (el BCV es Estado segn el marco constitucional y legal, aunque es Gobierno por la prctica poltica) pueden ser resultado de las sanciones que hicieron inviable el DICOM. Pero, en poltica econmica, no hay respuestas nicas e ineludibles. La flexibilizacin termina por dejar desnudo al Banco Central.

8) El control de cambio se privatiz, el hecho consumado es que ser la banca quien administrar y asignar las divisas bajo la supuesta eficiencia de la mano invisible del mercado. Los argumentos y explicaciones para justificar esta cesin de poder -de poltica monetaria y cambiaria- al sector bancario privado, son varias, todas venidas de la misma gran banca: el riesgo de contaminarse con las sanciones estadounidenses cohbe su actuacin en el mercado cambiario.

9) No debemos ser categricos en afirmar que el gobierno lleg a asumir, por presin, las mismas razones esgrimidas por la derecha econmica, expresadas en el sentido comn que acompaaba el discurso anti-control de cambio. Pero parece y todo indica que, est muy desorientado, y no sabe qu hacer en materia de poltica econmica

10) Lo cierto es que, el BCV, por tanto el Estado, por tanto el Gobierno, se encuentra disminuido frente al poder concedido a la banca privada nacional. Lo cierto es que, esa misma banca fue la que dirigi las perforaciones ms letales al control de cambio, como el mecanismo de emisin de tarjetas de crditos para raspar el cupo de CADIVI, o la fuga dlares al exterior a travs de la emisin de bonos en dlares.

11) Es posible y lamentable, que el Alto Gobierno no est consciente que una medida cambiaria que, de no considerarse sus consecuencias, podra implicar correspondencia con otras medidas monetarias y fiscales. Los manipuladores del mercado podran argumentar que la flexibilizacin cambiaria requerira tambin de una poltica monetaria ortodoxa, basada en la flexibilizacin (liberacin/aumento) de las tasas de inters. De la misma forma , podran plantear poner en prctica el concepto neoliberal de "dficit cero", regresivo, recesivo y antipopular como aplican en la regin, bajo la directa intervencin del FMI, Argentina y Ecuador, con evidentes consecuencias funestas. De tal forma, la poltica econmica del gobierno debera que alinearse a la nueva regla cambiaria. La carga delante de los bueyes.

Las ltimas medidas del Banco Central ponen en evidencia que resulta imprescindible abrir el debate sin demora sobre cmo afrontar enormes desafos. No debe hacerse con meras consignas o expresiones de deseo, sino con propuestas/medidas consistentes. Es posible hacerlo. El primer paso elemental debe ser determinar que los intereses del pas estn por sobre los de los especuladores financieros, los fugadores de capitales y los malversadores de las divisas de la nacin.

*Distribuido por el Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE)

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter