Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-05-2019

La ultraderecha a las puertas de asaltar el Parlamento Europeo

Katu Arkonada
Rebelin


La Unin Europea nunca consigui transformar la Europa de los estados y el capital en una Europa de los pueblos. Ms bien sirvi para homogeneizar los partidos polticos estatales en torno a un marco comn, el de la imposicin del modelo neoliberal. La derecha y la socialdemocracia se fusionaban en un solo proyecto poltico que, con mayores o menores avances, vena desmontando el Estado del bienestar europeo, convertido prcticamente en un fsil de la Guerra Fra.

La segunda dcada del siglo XXI sirvi para que surgieran algunos proyectos que nacan desde abajo y a la izquierda como resistencia al desastre social neoliberal. Podemos se convirti en una referencia a la hora de mirar a Europa, aunque probablemente el caso ms paradigmtico es el de Syriza en Grecia. Un movimiento compuesto de varios partidos, algunos incluso de tendencias comunistas, liderado por Alexis Tsipras, que una vez en el gobierno fue obligado por la Troika (el triunvirato que gobierna Europa compuesto por la Comisin Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) a aplicar polticas de austeridad, traducidas en recortes sociales y la privatizacin de lo poco que quedaba en Grecia sin privatizar, como la energa o los aeropuertos.

Pero el breve ascenso de proyecto a la izquierda de la socialdemocracia convertida en social-liberalismo, tuvo como respuesta una contraofensiva conservadora en forma de auge de proyectos de ultraderecha. En principio dispersos por el mapa europeo, pero poco a poco articulndose entre s, hasta el punto de poder convertirse en las elecciones europeas del 26 de mayo en uno de los grupos ms grandes del Parlamento Europeo.

Una ultraderecha que ha dejado de lado cualquier complejo para presentarse, apoyada en sus valores morales, como una alternativa a una Europa que dibujan dominada por la ideologa de gnero y los migrantes.

La principal diferencia con la derecha tradicional es que la nueva ultraderecha europea recoge el voto de la clase obrera. De hecho, sin el voto de la clase obrera blanca, Marine Le Pen no hubiese podido ganar las elecciones europeas de 2014 (sacando 24 de los 74 eurodiputados asignados a Francia). Hoy da Reagrupacin Nacional, el nuevo partido de Le Pen, lidera con 225% de intencin de voto las encuestas, por encima de La Repblica en Marcha de Macron.

El otro gran aliado de Marine Le Pen es Matteo Salvini, actual Vicepresidente y Ministro del Interior del pas alpino, que podra incluso con el 30% de los votos ser el partido europeo con ms representacin en el Parlamento Europeo (algunas proyecciones le otorgan hasta 26 de los 76 escaos italianos, por encima de los 24 que sacara la CDU de Merkel). El lema de Salvini ha sido Primero los italianos, muy semejante al America First de Donald Trump.

Los aliados de Salvini y Le Pen en Europa son Fidesz de Vktor Orban en Hungra (Primer Ministro), el Partido de la Libertad de Austria (FP, tambin cogobernando), Alternativa por Alemania (AfD, ya con el 13% de los votos en el Parlamento alemn), el Partido de la Libertad de Geert Wilders en Holanda (segundo grupo parlamentario), Ley y Justicia de Polonia (PiS, tambin gobernando) o los ultras de Amanecer Dorado en Grecia, entre otros.

Las incorporaciones ms recientes a la oleada ultraderechista europea se han producido durante el mes de abril en Finlandia, donde los Verdaderos Finlandeses se han quedado con un 175% de los votos a tan solo 2 dcimas de ganar las elecciones generales, y en Espaa, donde, aunque Vox no ha entrado en el Parlamento espaol con tanta fuerza como sus aliados europeos (24 diputados y una proyeccin de 5 eurodiputados) s ha corrido hacia la derecha el debate poltico estatal.

Y para aadir otro factor que permita entender los resultados del 26 de mayo, hay que tener en cuenta que, al no haberse producido el Brexit, habr tambin elecciones en el Reino Unido, y el Brexit Party de Nigel Faradel (ex UKIP) podra ganarlas. Faradel, al igual que Salvini o Vox, ha sido asesorado por Steve Bannon, y sera un elemento cohesionador para un gran grupo de la extrema derecha euroescptica.

Es por eso que estas elecciones al Parlamento Europeo de 2019, a 30 aos de la cada del Muro de Berln, son decisivas para el proyecto de construccin europea desde los pueblos. Es necesario combatir el proyecto de la ultraderecha europea que a pesar de que puedan tener algunas diferencias entre ellos (en torno a los derechos civiles, o el modelo econmico), comparten un nacionalismo excluyente y racista que legitima, entre otras muchas cosas, el mayor cementerio de migrantes del mundo en que se ha convertido el Mediterraneo (se calcula unos 2.000 migrantes ahogados por ao desde el 2000).

Las polticas de seguridad y migracin sern uno de los ejes de batalla en esa Unin Europea de los estados y el capital, que, aunque ha marcado pequeas diferencias con Estados Unidos en poltica exterior, sobre todo en la relacin con Irn o Cuba, podra radicalizar y derechizar (aun ms) sus polticas tras las elecciones del 26 de mayo.

Al mundo multipolar que cada vez se despliega con ms intensidad sobre el tablero de juego geopoltico, se le contrapone un tringulo tenebroso conformado por Trump en Estados Unidos, Bolsonaro en Brasil, y la extrema derecha en Europa, tringulo sobre el que debemos estar alertas en Amrica Latina.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter