Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-05-2019

La guerra y el caos: los principales sustentos del ISIS

Patrick Cockburn
Counterpunch


Los gobiernos occidentales se han apresurado a prometer acciones contra el ISIS, una vez evidenciada su autora de los ataques suicidas perpetrados en Sri Lanka en los que fallecieron 253 personas. En un vdeo difundido por la organizacin tras los ataques se puede ver a Zahran Hashim, predicador islmico y presunto lder de los ataques, jurando lealtad junto con otros seis hombres (tambin terroristas, supuestamente) al autodeclarado Jalifa y lder del ISIS, Abu Bakr al-Bahdadi.

Como sucede normalmente, los lderes occidentales proponen acciones simples e irrealizables que poco harn para daar las capacidades del ISIS (como intentar limitar su acceso a las redes sociales). De esta manera, evitan la adopcin de medidas que potencialmente seran ms eficaces para erradicarlo pero que podran ser ms difciles de realizar y contrarias a sus intereses nacionales.

La mejor manera de debilitar al ISIS para impedir que pueda organizar y llevar a cabo matanzas masivas, como las del pasado mes de abril en Sri Lanka, es poner fin a las guerras en Oriente Medio y el norte de frica que durante los ltimos cuarenta aos han dado lugar a Al-Qaeda y sus clones, entre los que destaca, por su fama y peligrosidad, el ISIS.

Los gobiernos rechazan cualquier responsabilidad en relacin a la aparicin de ISIS y destacan su apoyo a las ofensivas que terminaron con el ltimo reducto del Estado Islmico el pasado 23 de marzo. En tanto que entidad territorial, el ISIS ha sido eliminado, pero eso no significa que no puedan continuar llevando a cabo acciones de guerrilla y ataques terroristas, como lleva sucediendo en Irak y Siria en los ltimos meses. Poca informacin se difunde sobre estos ataques porque se dan en zonas desrticas de la frontera entre Siria e Irak o porque se dirigen contra regmenes contrarios, como el gobierno sirio en Damasco.

El ISIS naci de la guerra. En 2001, tras los ataques del 11 de septiembre, al-Qaeda (del cual emergi el ISIS) consista en una red de fanticos y unas pocas centenas de soldados localizados en Afganistn. Eran tan pocos que tenan que contratar a miembros de tribus locales para llenar las imgenes de sus vdeos propagandsticos.

Fue la invasin y ocupacin de 2003 la que hizo de al-Qaeda, liderada en Irak por Abu Musab al-Zarqawi, un movimiento militar poderoso. La presencia reforzada del ejrcito norteamericano y la oposicin de la comunidad sun a partir de 2007 debilit a la organizacin y la forz a replegarse y esconderse esperando tiempos mejores.

Tales tiempos no tardaron en llegar. La guerra de Siria de 2011 se convirti en una gran oportunidad para este movimiento, que ya contaba con mayores recursos y tropas. Recuerdo lderes en Irak que en 2012/2013 me decan que, a no ser que tuviese un fin rpido, la guerra de Siria hara rebrotar la insurgencia en Irak.

Estos presagios no tardaron en realizarse. El ISIS asombr al mundo saliendo de su fortaleza para capturar Mosul en 2014 y expandindose hacia el oeste de Irak y el este de Siria. Los poderes occidentales queran derrotar al ISIS, pero no queran hacer nada que permitiese a sus rivales (Rusia, Irn y Bashar al-Assad) conseguir una clara victoria en la guerra de Siria. Exigieron la ida de Assad mucho despus de que se hiciese evidente que iba a ganar gracias al apoyo militar ruso en 2015.

Alimentar el conflicto en Siria para frustrar los esfuerzos de Rusia, Irn y Assad se acomodaban a los intereses del ISIS, que pudo favorecerse de la fragmentacin de sus enemigos. El ISIS encuentra sus mayores oportunidades para implantarse all donde la autoridad del gobierno es dbil o inexistente. Cuando la derrota se asom en el este de Siria este ao, los asesinatos y ataques suicidas volvieron a estallar. Las fuerzas kurdas sufran emboscadas de manera frecuente. El pasado abril, en los territorios controlados por el gobierno sirio cerca de Palmira, una serie de ataques del ISIS mataron a 36 personas y terminaron con la captura de diez soldados partidarios de Assad.

Las clulas del ISIS presentes en Irak se estn reactivando en las zonas suns que rodean Baghad, las cuales, no hace mucho tiempo, eran objetivo reiterado de largas y devastadoras campaas de ataques bomba. Tal vez sea solo cuestin de tiempo que el ISIS consiga organizar en la capital iraqu un ataque mltiple similar al de Sri Lanka. El ltimo gran ataque bomba en Baghdad sucedi el 3 de julio de 2016, cuando un camin frigorfico cargado de explosivos salt por los aires asesinando a 340 civiles e hiriendo a centenas ms. Este debera ser el momento en que EE. UU. hiciese todo lo que pueda para evitar ms masacres. En lugar de ello, Washington est priorizando el ejercicio de presin sobre el gobierno iraqu para aplique sus sanciones contra Irn, dividiendo con certeza a la sociedad y fortaleciendo al ISIS.

Se observa un patrn similar a travs de todo Oriente Medio y el norte de frica, donde, en mayor o menor medida, hay guerra en Afganistn, Irak, Siria, Yemen, Libia, Somalia y el noreste de Nigeria. Estos conflictos se inflaman o apagan por ocasiones, pero nunca encuentran un trmino definitivo.

El motivo de estas guerras, que son el verdadero sustento del ISIS y sus semejantes, es que las potencias extranjeras se han involucrado en conflictos civiles y quieren ver a sus representantes en ellas ganar o, en el peor de los casos, evitar la derrota. Libia es un gran ejemplo de esto: Jalifa Hafter, el militar llamado a gobernar Libia, cuenta con la ayuda de Arabia Saud, EAU, Egipto, Francia y Rusia contra el gobierno de Trpoli, apoyado por Catar, Turqua, Italia, Tnez y Argelia.

Estas divisiones y rivalidades se repiten en todos los conflictos e implican que el ISIS siempre encontrar la oportunidad para implantarse en algn lugar del caos. Al mismo tiempo, es necesario mantener un sentido del equilibrio al considerar las capacidades del ISIS: las atrocidades acometidas en Colombo, Baghdad, Pars, Manchester, Westminster y otros tienen todas las posibilidades de acaparar la agenda meditica, provocar miedo y proyectar fortaleza.

Pero no esas no son formas de ganar una guerra y la reciente derrota del califato es real e irreversible. Esto no quiere decir que el ISIS no intentar resurgir como un movimiento de guerrillas, confiando en ataques terroristas contra objetivos civiles. Se trata en el fondo de una mquina de guerra liderada por militares experimentados que saben adaptar sus estrategias y tcticas a las circunstancias. Hablar, como se hace desde Occidente, de cortar la propaganda del ISIS en las redes sociales como si fuese un golpe mortal para la organizacin significa no enterarse realmente de lo que pasa.

Las redes sociales pueden ser una poderosa herramienta, pero el ISIS sobrevivira sin ellas. Los movimientos sectarios y salvajes como este, los nazis de Alemania o los jemeres rojos de Camboya existan antes que la internet y sin ella conseguan propagar su mensaje txico.

La nica manera de terminar con el ISIS es poner fin a las guerras que lo producen. Una gran parte de Oriente Medio y el norte de frica han sido escenario de conflictos donde las rivalidades internacionales y regionales se dirimen mediante apoderados locales. Mientras esto no cambie, ISIS continuar existiendo.

Patrick Cockburn es periodista, es autor de "The Rise of Islamic State: ISIS and the New Sunni Revolution".

Fuente: http://www.counterpunch.org/2019/04/30/isis-feeds-off-the-chaos-of-war/

Traduccin: Jos Manuel So Docampo para Sin Permiso.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter