Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-05-2019

Marx 201. El retorno al Marx poltico

Marcello Musto
Sin permiso


El pasado 8-10 de mayo se ha celebrado en Pisa la conferencia internacional "Marx 201. Repensar la alternativa" , en la que han participado un elenco impresionante de especialistas en la obra de Marx, que han enfocado sus debates a la contribucin poltica del autor de El Capital. Uno de los organizadores de la conferencia, nuestro amigo y colaborador Marcello Musto explica el sentido de esta convocatoria.

El regreso a Marx, que se produjo despus de la crisis econmica de 2008, estuvo marcado por el redescubrimiento de sus crticas a la economa. Desde entonces, en numerosos peridicos, revistas, libros y volmenes universitarios, se ha observado desde muchos sectores hasta qu punto el anlisis de Marx segua siendo indispensable para comprender las contradicciones del capitalismo y sus mecanismos destructivos.

En los ltimos aos, sin embargo, est surgiendo un nuevo fenmeno: la re-exploracin del Marx poltico. La impresin, en la edicin alemana MEGA, de manuscritos previamente desconocidos y la publicacin de interpretaciones innovadoras de su trabajo han abierto nuevos horizontes de investigacin. Los textos no publicados y los nuevos estudios tericos resaltan, ms claramente que en el pasado, hasta qu punto Marx fue un autor capaz de examinar las contradicciones de la sociedad capitalista a escala global y mucho ms all del conflicto entre capital y trabajo. No es arriesgado decir que, entre los grandes clsicos del pensamiento poltico, econmico y filosfico, Marx es el que ms ha cambiado su perfil a comienzos del siglo XXI.

 

Repensar la alternativa con Marx

Desmintiendo a quienes han asimilado la concepcin marxiana de la sociedad comunista a un mero desarrollo de las fuerzas productivas, las investigaciones emprendidas han resaltado la importancia que Marx asign a la cuestin ecolgica. En repetidas ocasiones denunci que la expansin del modo de produccin capitalista causara no solo un aumento del robo del trabajo a los propios trabajadores, sino tambin de los recursos naturales. Marx tambin estaba interesado de manera amplia en las migraciones. Mostr cmo la migracin forzada, generada por el capitalismo, constitua un elemento significativo de la explotacin de la burguesa y que solo la solidaridad de clase entre los proletarios, independientemente de su origen, sin distincin entre mano de obra local e importada, era la clave para combatirlo

Marx trat ampliamente muchos otros temas, subestimados, cuando no ignorados, por muchos de sus estudiosos y que son de importancia crucial para la agenda poltica de nuestros das. Estos incluyen la libertad individual en la esfera econmica y poltica, la emancipacin de gnero, la crtica de los nacionalismos, las formas de propiedad colectiva no controladas por el estado.

Adems, Marx llev a cabo investigaciones exhaustivas sobre sociedades no europeas y se expres de manera ntida contra el papel destructivo del colonialismo. Y est en un error quien escriba lo contrario. Marx critic a los pensadores que, aunque culparon de las nefastas consecuencias que ste haba generado, utilizaron las categoras interpretativas del contexto europeo en sus anlisis de las periferias del mundo. Advirti varias veces contra quienes homologaban fenmenos diferentes y mostr una gran desconfianza, especialmente despus de los avances tericos logrados en los aos setenta, hacia la traduccin de las mismas categoras interpretativas en contextos histricos y geogrficos completamente diferentes. Todo esto ya ha sido constatado, a pesar del escepticismo que todava est de moda en algunos crculos acadmicos.

Treinta aos despus de la cada del Muro de Berln, hoy es posible leer un Marx muy diferente de aquel dogmtico, economicista y eurocntrico preconizado durante mucho tiempo. Ciertamente, en el impresionante legado de Marx es posible encontrar declaraciones en las que leemos que el desarrollo de las fuerzas productivas conduce a la disolucin del modo de produccin capitalista. Sin embargo, sera errneo atribuirle la tesis de que el socialismo se realizara como una forma de determinismo histrico. Para Marx, por el contrario, la posibilidad de transformacin social dependa de la clase trabajadora y de su capacidad para determinar, a travs de la lucha, los cambios sociales y el nacimiento de un sistema econmico-poltico alternativo.

 

El comunismo como asociacin libre

En seal de discontinuidad con la asimilacin entre el comunismo y la dictadura del proletariado, promocionada por muchos socialismos reales, las reflexiones de Marx sobre la sociedad comunista tambin deberan volver a ser investigadas. Este tipo de sociedad fue definida por l como una asociacin de seres humanos libres. Si el comunismo aspira a ser una forma superior de organizacin social, debe posibilitar las condiciones para el desarrollo pleno y libre de cada individuo.

En El capital, Marx desvel la mentira de la ideologa burguesa. El capitalismo no es la organizacin social en la que los seres humanos, protegidos por normas jurdicas imparciales, capaces de garantizarles justicia y equidad, disfrutan de la verdadera libertad y viven en una democracia completa. En realidad, se degradan a simples objetos, cuya funcin principal es producir bienes y beneficio para otros.

Para revertir este estado de cosas no basta con cambiar la redistribucin de los bienes de consumo. Es necesario cambiar las estructuras productivas de la sociedad desde la raz: los productores solo pueden ser libres cuando tienen los medios de produccin. Por lo tanto, segn Marx, el objetivo de la lucha proletaria debe ser devolver estos a la comunidad. Esto permitira, tambin gracias al potencial emancipador de la tecnologa, la realizacin de un propsito fundamental del comunismo: la reduccin de los tiempos de trabajo y el consiguiente aumento de todo tipo de capacidades, as como de los dones creativos y del disfrute de los individuos. El modelo socialista al que miraba Marx no era un estado de miseria generalizada, sino el logro de una mayor riqueza colectiva y la satisfaccin de las necesidades.

Marx tambin observ que, en el modo de produccin comunista, la propiedad privada de la tierra por parte de individuos particulares habra sido tan absurda como la de un ser humano por otro. Expres su crtica ms radical a la idea de posesin destructiva inherente al capitalismo, recordando que la sociedad no es propietaria del medio ambiente. La propuesta consista en que tiene el deber de transmitir el mundo en mejores condiciones a las generaciones posteriores.

Hoy, la izquierda no podra, por supuesto, redefinir su poltica de acuerdo con lo que Marx escribi hace ms de un siglo. Sin embargo, no debe cometer el error de olvidar la claridad de sus anlisis y dejar de usar las armas crticas que nos ofrecen para repensar, de manera renovada, cmo construir una sociedad alternativa al capitalismo.

 

Marcello Musto es profesor asociado de Teora Sociolgica de la Universidad de York, Canad. Autor y editor de varios libros sobre Marx, entre ellos, Karl Marxs Grundrisse (Routledge, 2008); Marx for Today (Routledge, 2012); Workers Unite! (Bloomsbury, 2014) y Another Marx (Bloomsbury, 2018).

Traduccin: Ana Jorge

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/marx-201-el-retorno-al-marx-politico

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter