Portada :: Feminismos :: Machismos-Neomachismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-05-2019

Hombres & Igualdad real?
La desigualdad en la que nos movemos

Juan Miguel Garrido
www.lavozdelsur.es

Sobre la "falsa" creencia que tienen los hombres de la igualdad real


Cuando hablamos de igualdad, la mayora de los hombres miramos a otro lado, o negamos lo evidente, pero la realidad nos muestra un mundo muy distinto a como la mayora lo pintamos. Porque y aunque la presencia de la mujer en la vida pblica es cada vez ms importante, y el avance en la consecucin de derechos es una realidad, estas verdades, no hacen sino confirmar la existencia de una sociedad an muy desigual. 

En la educacin de los chicos se espera que sean activos y agresivos y de las chicas pasivas y sumisas. Se nos educa en una separacin por sexos de acuerdo con estereotipos de gnero. Se trata de forma distinta un mismo comportamiento dependiendo de si es nio o nia.

Nos dicen que el deporte es ms propio de hombres por lo que comporta de actividad fsica, competitividad y resistencia, feminizando determinadas disciplinas a las que si se consideran propias de mujer, como el tenis, gimnasia, natacin, y la cobertura meditica que se da a los acontecimientos deportivos protagonizados por mujeres es insignificante en comparacin con la otorgada a las masculinas.

La media de las remuneraciones anuales de los hombres asalariados es superior a las de las mujeres, ocupamos puestos mejor pagados, trabajamos a jornada completa, tenemos ms complementos y nuestro salario crece a mayor ritmo con el paso del tiempo; el 90% de las excedencias por cuidado las toman ellas, y en nueve de cada diez casos, son las mujeres las que se ocupan de llevar y traer a sus hijos del colegio y el mdico.

En profesiones de ciencias, como las del mbito de la salud, con ms de la mitad de la plantilla mdica femenina, solo un pequeo porcentaje est en puestos de direccin, y a pesar de la feminizacin, en las presidencias de los colegios mdicos oficiales espaoles apenas hay mujeres.

La violencia sexual, el maltrato y la discriminacin son parte del da a da de nias y mujeres de todo el planeta, y una de cada tres declara haber sufrido algn tipo de violencia al menos una vez en su vida. Son vctimas de la violacin de sus derechos con prcticas culturales como la mutilacin genital femenina, la quema de viudas o el matrimonio forzado e infantil. La trata de seres humanos es una ms de las agresiones que afectan de forma desproporcionada a las mujeres y nias de todo el mundo. 

En la corresponsabilidad de las tareas del hogar, los hombres pensamos que hacemos mucho pero en realidad no llegamos a asumir la planificacin de los cuidados y cuanto ms desigual es la distribucin mayor es la brecha de gnero en el mercado laboral. Las mujeres dedican diariamente ms tiempo al da que los nosotros a tareas domsticas y de cuidado, y menos al trabajo remunerado. 

Los hombres nos creemos igualitarios porque participamos ms en el cuidado que nuestros padres, pero eso no nos convierte en corresponsables, porque el desequilibrio va ms all del tiempo, y tiene relacin con el tipo de funciones que cada uno asume dentro de la pareja, y con quin toma las decisiones. Tenemos que responsabilizarnos y ser tambin los encargados de la gestin y el control de los cuidados, decidir qu tiene que comer el nio o nia, si necesita ropa nueva, o qu hay que meterle en la mochila para el colegio.

Estos no son datos que las feministas se hayan inventado, sino que cualquiera puede estudiar tirando de encuestas oficiales. Son realidades que a la mayora de los hombres no nos interesa ver porque afean nuestra verdad, y visibilizan una sociedad que sigue privilegiando en todos sus mbitos lo masculino sobre lo femenino, y al hombre sobre la mujer. 

Si de verdad tanto nos interesa la justicia social, la igualdad entre mujer y hombre debe ser una prioridad en nuestras reivindicaciones. Pero esta lucha como todas las que se pretendan plantear con honradez, precisa no solo de palabras y buenas intenciones, sino de coherencia y compromiso.

Fuente: https://www.lavozdelsur.es/la-desigualdad-en-la-que-nos-movemos/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter