Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-05-2019

Santrich, un trofeo de guerra

Violeta Guetnamoa
Rebelin


Aurora del porvenir? Si. Pero Cuando? Despus de la apata Jess Santrich


La ira se va haciendo ms limpia, y el odio de clase se hace ms profundo. El peso de la historia aplastar a quienes hoy hacen de Jess Santrich un trofeo de guerra.

Con expectativa, un poco de esperanza y una gran dosis de prevencin esperaba la liberacin de Jess Santrich; saba que el rgimen colombiano ideara alguna treta para mantenerlo en prisin y cumplir el mandato de los EE-UU; extraditar a Santrich, como ya lo haba hecho con Simn Trinidad; sin ninguna prueba y solo con la certeza de que es un revolucionario.

La libertad de Santrich, parece estar en las manos de la justicia de los EE-UU, como se infiere de la declaracin de la embajada de los EE-UU en relacin con el fallo de la JEP Ninguna parte de estos hechos en desarrollo, ni posibles decisiones en el futuro cambian el hecho de que un Gran Jurado del Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York acus al Sr Santrich.

El mejor escenario sera que el futuro de Santrich tambin estuviera en manos del pueblo colombiano, ya que solo el poder popular expresado en masivas movilizaciones, huelgas, declaraciones, denuncias nacionales e internacionales, podran contrarrestar una decisin gringa.

Sin embargo, siendo objetiva, la esperanza en esta ltima opcin es remota, en razn a que una gran parte de ese pueblo, seguramente no saldr a la calle a defender la dignidad de un hombre que dio todo por l, ya que en sus mentes solo existe la falsa matriz de opinin impuesta por los medios masivos de comunicacin durante ms de 50 aos, para los cuales la insurgencia y por supuesto Santrich siempre han sido reducidos a terroristas.

El fall de la JEP (Jurisdiccin Especial para la Paz) a favor de la libertad de Santrich, sirvi de excusa para generar artificialmente un estado de alteracin poltica, un momento catico en el que para el rgimen todo vale.

Con seguridad cada uno de los ltimos acontecimientos fueron metdicamente calculados por los EE-UU, quienes realmente mueven los hilos del poder en Colombia; su objetivo, demoler lo poco que an quedaba en pie del Acuerdo de Paz, generar condiciones actuales para la extradicin de los jefes de las antiguas FARC-EP como mecanismo de presin a todos los insurgentes, y colocar sobre el tablero poltico las fichas necesarias para encender la frontera venezolana.

Con certeza Santrich est en inminente riesgo de pagar con su vida, la osada de no traficar con sus principios.

Los enemigos de la paz con justicia social no se encuentran solo en la derecha y ultraderecha, tambin se sitan dentro de esa izquierda que pretende eliminar mediticamente el odio de clases, mientras de facto lo vuelcan contra quienes no se ajustan a sus intereses de reconciliacin. Una obscura realidad se esconde tras quienes venden a diario la reconciliacin Nacional como una opcin, mientras el pas se hunde en un nuevo ciclo de violencia.

El da de ayer los EE-UU junto con el Estado colombiano ultrajaron y pblicamente quisieron humillar a un revolucionario, pero que, para tal propsito, como se sabe hoy fue infamemente drogado. A pesar de ello la inquebrantable dignidad de Santrich prevalece.

El falso positivo judicial al cual ha sido sometido Jess Santrich, no es nicamente consecuencia de un plan fraguado entre el ex fiscal Nstor Humberto y el saliente embajador de EE-UU Whitaker como algo personal, sino que hace parte de un entramado de acciones y omisiones del imperio para agudizar la guerra en Colombia y extenderla a otros pases de la regin.

Santrich, un artista, un poeta, un hombre motivado por los ms elevados sentimientos de humanismo seguramente ser extraditado o asesinado, como ofrenda a los gringos y al capital.

Depende del pueblo consiente y organizado que su sufrimiento no quede en la impunidad.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter