Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-01-2006

Resea de la novela "Cara y sello de una dinasta" de Mnica Echeverra Yez
El poder de una familia

Hernan Soto
Punto Final


Como gnero literario, la novela de facto, como se califica a este libro, es un invento en el cual la mezcla de realidad y ficcin produce un efecto de verosimilitud. Cara y sello de una dinasta (Copa Rota), de Mnica Echeverra Yez, combina el relato histrico documentado con ficcin que trata de ajustarse a realidades desconocidas, imaginando lo desconocido, siempre dentro del marco de lo verosmil. Explora la vida de Sonia Edwards Eastman, turbulenta y llena de dolor para alguien que fue la ms bella, la ms rica dentro de la familia Edwards, una verdadera dinasta que acumula fortuna y poder desde el siglo XIX. Esos Edwards, convertidos en poder fctico a travs de El Mercurio y la cadena periodstica que se extiende por el pas y que est siempre al mando del hijo mayor -invariablemente llamado Agustn-, ejercen un virtual mayorazgo que les permite manejar patrimonio y vidas de sus familiares directos.

La familia fue fundada en Chile por George Edwards, un marino ingls que desert en Coquimbo y se estableci como mdico en La Serena. Gracias a un matrimonio con una joven adinerada pudo extender su actividad hacia la minera. Comenz como habilitador o prestamista -usurero casi siempre- de los mineros. Pronto tuvo minas y comercio de metales. Su hijo, Agustn Edwards Ossandn, profundiz la huella de financista y comerciante afortunado trazada por su padre. Lleg a ser el hombre ms rico de Chile aprovechando la bonanza del cobre. Tambin invirti en la naciente industria salitrera en Antofagasta. Siempre muy ligado a los ingleses, cas con Juana Ross, hija de un banquero, que cuando qued viuda dedic la vida y parte considerable de su fortuna a obras de caridad.

La familia Edwards se opuso fieramente a Balmaceda, ayudando a sus enemigos. El hijo mayor -Agustn Edwards Ross- consolid la fortuna que ya se extenda al comercio, la industria y la agricultura, y comenz a incursionar en el periodismo mediante El Mercurio de Valparaso, fundado en 1827 por Pedro Flix Vicua.

Como gnero literario, la novela de facto, como se califica a este libro, es un invento en el cual la mezcla de realidad y ficcin produce un efecto de verosimilitud. Cara y sello de una dinasta (Copa Rota), de Mnica Echeverra Yez, combina el relato histrico documentado con ficcin que trata de ajustarse a realidades desconocidas, imaginando lo desconocido, siempre dentro del marco de lo verosmil. Explora la vida de Sonia Edwards Eastman, turbulenta y llena de dolor para alguien que fue la ms bella, la ms rica dentro de la familia Edwards, una verdadera dinasta que acumula fortuna y poder desde el siglo XIX. Esos Edwards, convertidos en poder fctico a travs de El Mercurio y la cadena periodstica que se extiende por el pas y que est siempre al mando del hijo mayor -invariablemente llamado Agustn-, ejercen un virtual mayorazgo que les permite manejar patrimonio y vidas de sus familiares directos.

La familia fue fundada en Chile por George Edwards, un marino ingls que desert en Coquimbo y se estableci como mdico en La Serena. Gracias a un matrimonio con una joven adinerada pudo extender su actividad hacia la minera. Comenz como habilitador o prestamista -usurero casi siempre- de los mineros. Pronto tuvo minas y comercio de metales. Su hijo, Agustn Edwards Ossandn, profundiz la huella de financista y comerciante afortunado trazada por su padre. Lleg a ser el hombre ms rico de Chile aprovechando la bonanza del cobre. Tambin invirti en la naciente industria salitrera en Antofagasta. Siempre muy ligado a los ingleses, cas con Juana Ross, hija de un banquero, que cuando qued viuda dedic la vida y parte considerable de su fortuna a obras de caridad.

La familia Edwards se opuso fieramente a Balmaceda, ayudando a sus enemigos. El hijo mayor -Agustn Edwards Ross- consolid la fortuna que ya se extenda al comercio, la industria y la agricultura, y comenz a incursionar en el periodismo mediante El Mercurio de Valparaso, fundado en 1827 por Pedro Flix Vicua.

Fue su hijo, Agustn Edwards Mac Clure, el que llev la dinasta al estrellato. Dotado de empuje, imaginacin e inteligencia extendi an ms el giro de los negocios, creando la compaa de seguros La Chilena Consolidada y fortaleciendo el banco familiar. Fund El Mercurio de Santiago, al que dio un giro moderno que le permiti ganar influencia. Adems, Las Ultimas Noticias, la revista Zig Zag y varios diarios de provincia aparecieron como parte de su proyecto periodstico. Firme partidario de Arturo Alessandri Palma tuvo importante figuracin poltica. Cumpli misiones diplomticas como embajador en Italia, Espaa y Suiza, culminando su carrera como embajador en Inglaterra y como representante de Chile ante la Sociedad de las Naciones. Su nieto, Agustn Edwards Eastman, parece, sin embargo, haber equiparado y aun sobrepasado la trayectoria de su abuelo en los casi cincuenta aos que lleva al mando de la familia.

Como en cualquier dinasta, entre los Edwards ha habido de todo. La lnea central ha ido por el lado de la defensa del poder, la fortuna y la bsqueda de su acrecentamiento. Tarea en la que no han abundado los escrpulos. El propio Agustn Edwards Mac Clure fue acusado de haber alterado la voluntad de Federico Santa Mara, el multimillonario filntropo que le encarg utilizar su herencia en la creacin de una obra educacional destinada a los hijos de familias pobres.

Es, por otra parte, conocida la historia de Agustn Edwards Eastman, rodeada de polmicas y acusaciones de todo tipo. Incluyendo permanentes actuaciones conspirativas y antidemocrticas y su involucramiento con la dictadura de Pinochet. Su trayectoria ha estado marcada por una estrecha relacin con el gobierno de Estados Unidos y una invariable orientacin anticomunista, factores que, adems, le han reportado fuertes beneficios econmicos incluyendo el salvataje de su fortuna en los ltimos das del rgimen militar.
En ese mundo vive y crece Sonia Edwards, en constante pugna con su hermano Agustn, cuya voluntad se impone casi siempre. Muy joven intenta vivir un amor libremente, pero fracasa. La casan con un conde francs y su matrimonio naufraga en medio de una conspiracin familiar, cuando Sonia comienza a hacer tmidas peticiones para recibir su fortuna. El peso de la autoridad del hermano mayor corta su vida y ella es incapaz de resistir. Queda embarazada de un enamorado que la abandona y por decisin familiar debe viajar a Inglaterra para que all nazca su hija, inmediatamente entregada en adopcin. Nuevamente trata de liberarse. Estudia sicologa en la Universidad de Chile, lo que produce otro cortocircuito familiar: puede ser contaminada por los rotos y los comunistas. En la universidad descubre un mundo diferente y se acerca a la Izquierda. Tiene otros amores y se vincula al MIR. En el gobierno de Salvador Allende trata de cambiar la orientacin de El Mercurio, y defiende a los trabajadores frente a su hermano Agustn.

Despus del golpe, y afrontando riesgos graves, Sonia ayuda a los perseguidos. La vida va pasando y ella, que ha recuperado a su hija dada en adopcin, asume nuevas inquietudes espirituales y de profunda humanidad hacia los pobres. Trabaja con nios condenados a muerte por el cncer. Cuando enferma gravemente, pasa aos en creciente deterioro y finalmente muere en una casa de reposo. La familia organiza los funerales, a los que asiste en lugar relevante su hermano Agustn.
La novela de facto termina. Construida con habilidad, logra el objetivo buscado. El trabajo de Mnica Echeverra es destacable por su valenta y agudeza. Tambin, de alguna manera, a travs de una dinasta y un caso individual, desnuda respetabilidades y mentiras que ocultan el verdadero mundo de la burguesa chilena


(Publicado en "Punto Final" N 606, 9 de diciembre, 2005)

http://www.puntofinal.cl/605/606b5.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter