Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-05-2019

Protagonistas de la Revolucin majnovista (1917-1921)
Los caminos de Mara Nikifrova

Jess Aller
Rebelin


Las fuentes disponibles revelan ciertas caractersticas bastante sorprendentes del Ejrcito majnovista, y una de las ms notables es la extrema juventud de sus miembros, la mayora de los cuales eran varones menores de veinticinco aos. No quiere decir esto, sin embargo, que el resto de la poblacin no participara en la lucha, pues todos colaboraban en el flujo de informacin sobre los movimientos del enemigo y en la custodia del armamento escondido por aldeas y campos. Las mujeres fueron esenciales en esto, y tambin en las unidades mdicas que atendan a los heridos. En el verano de 1919, cuando los majnovistas tuvieron que retirarse ante la acometida del Ejrcito voluntario de Denikin, muchas decidieron marchar con ellos, temerosas de lo que les esperaba a manos de los blancos.

Hay que decir adems que algunas revolucionarias participaron activamente en los combates en el campo anarquista, y con las armas en la mano defendieron la libre organizacin de los explotados. Entre stas, Mara Nikifrova ocupa un lugar muy destacado por su papel protagonista en muchos hechos de armas trascendentales de la revuelta de Ucrania, y por las extraordinarias cualidades que puso al servicio de la revolucin en una poca en que sta arrancaba pujante, pero al mismo tiempo deba enfrentarse a enemigos poderosos y variados.

Contra la autocracia: primeras crceles y exilio

Suele admitirse que Mara (Marusia) Grigrievna Nikifrova naci en 1885 en Aleksndrovsk (hoy Zaporiyia), ciudad ucraniana en el curso bajo de Dniper, pero poco se sabe de su familia. Lo que parece confirmado es que cuando el siglo cambi ya se ganaba la vida en la ciudad ejerciendo diversos oficios y que muy pronto comenz a militar en un grupo de anarco-comunistas que practicaban acciones terroristas. En el ao 1908, detenida tras un atentado en el que resultaron muertos un cajero y un polica y se expropiaron 18 000 rublos, es condenada a la pena capital, aunque sta es conmutada luego, por su juventud, a veinte aos de trabajos forzados. Tras una temporada en la fortaleza de Pedro y Pablo, es enviada a Siberia para cumplirlos.

Marusia consigue escapar de su reclusin y llegar a Vladivostok, y en un periplo que recuerda al de Bakunin medio siglo atrs, embarca para Japn y de all a los Estados Unidos. Tras una breve estancia en estas tierras, en la que publica con seudnimo artculos en las revistas cratas en lengua rusa de Nueva York y Chicago, en 1912 la tenemos ya de regreso en Europa, concretamente en Francia. Al ao siguiente visita Espaa, y participa en un atraco en Barcelona, pero resulta herida y ha de atravesar otra vez los Pirineos. An en 1913 y residiendo en Pars, descubre su pasin por la pintura y la escultura y acude a una escuela de arte, contrae matrimonio con el anarquista polaco Witold Bzhostek, y conoce a Vladmir Antnov-Ovsienko, un exiliado poltico que andando el tiempo se convertir en un importante jerarca bolchevique, hasta su fusilamiento en 1939.

Con el estallido de la Gran Guerra, nuestra revolucionaria est entre los libertarios que, como Piotr Kropotkin, toman partido por la Entente, y esto la lleva a una escuela militar francesa en la que se grada como oficial. No obstante, cuando, destinada en Salnica le llega la noticia de la Revolucin de Febrero en Petrogrado, no se lo piensa dos veces y se encamina all a arrimar el hombro en el prometedor proceso que acaba de arrancar.

Julio de 1917 a enero de 1918: revolucin en Rusia y Ucrania

Durante las jornadas de julio en la capital, Marusia despliega una intensa actividad de apoyo a la revuelta y acude a Kronstadt a arengar a los marinos. Cuando el intento fracasa, perseguida por la polica, decide que es un buen momento para regresar a su tierra y as la tenemos pronto en Aleksndrovsk. A finales de agosto, la noticia del intento de Putsch de Kornlov contra Petrogrado le llega mientras da un mitin en Guliaipole junto a Nstor Majn. A partir de esos das decisivos, colabora con el Bloque de Izquierdas (BI) contra los nacionalistas ucranianos de la Rada Central (RC) y los partidos reformistas. En septiembre, Marusia es encarcelada, pero se consigue que sea liberada, mientras los revolucionarios cada vez controlan la situacin ms firmemente.

Tras el golpe de octubre en Petrogrado, en Kyiv el gobierno nacionalista de la RC se niega a reconocer al que se ha constituido all y en cada ciudad de Ucrania los soviets se van alineando con uno u otro bando, al tiempo que fuerzas armadas del BI, apoyadas por los anarquistas locales, irrumpen en el pas. En esos das de otoo, Marusia organiza destacamentos de Guardias Negras en Aleksndrovsk y Yelizabetgrad (Kropyvnytsky), que resultan decisivos para controlar estas localidades. A finales de diciembre, se logra lo mismo en Jrkiv y Yekaterinoslav (Dnipropetrovsk). En cada caso, se producen unos hechos que van a quedar asociados al nombre de Marusia Nikifrova: tras la ocupacin de la ciudad, las mercancas de las tiendas y comercios se reparten entre los habitantes ms pobres, como un acto de reparacin y dilapidacin simblica de la acumulacin capitalista.

La elocuencia de Marusia ante las masas, su entrega revolucionaria y su talento organizativo eran bien conocidos, pero estos momentos brutales alumbran tambin su capacidad militar. En enero de 1918, con el apoyo de su amigo parisino Antnov-Ovsienko, que se ha convertido en comandante de las fuerzas soviticas en Ucrania, Marusia pone en marcha la Druzhina (destacamento) de combate libre, un tren blindado equipado con artillera y unidades mviles de caballera y tachankas, al que se une un contingente de marineros de la flota del mar Negro, combatientes formidables. Pronto el convoy, adornado con banderas negras, est en movimiento por los caminos de hierro de Ucrania, sembrando el terror entre los enemigos de la revolucin. Ese mismo mes de enero, Crimea es ganada para la causa proletaria, y Yalta, Sebastopol y Feodosia aportan nuevas fuerzas a la Druzhina, que a finales de mes est de vuelta en Yelizabetgrad. Sin embargo, aqu, la inmediata expropiacin de la burguesa que Marusia preconiza no es bien vista por las autoridades bolcheviques locales que amablemente la invitan a dejar la ciudad.

Febrero de 1918 a septiembre de 1919: el final del sueo

La capitulacin de Brest-Litovsk voltea la rueda desastrosamente para los revolucionarios ucranianos. Los ejrcitos austro-alemanes, con ms de medio milln de combatientes, comienzan la ocupacin del pas y una represin sistemtica que costar la vida a ochenta mil campesinos hasta su retirada en noviembre. Cuando, tras la huida de los bolcheviques, los contrarrevolucionarios toman Yelizabetgrad, Marusia regresa con todos sus efectivos y les planta cara. A finales de febrero se produce una lucha desesperada por la ciudad que enfrenta a los anarquistas y las unidades del BI que se van incorporando, contra fuerzas gubernamentales, mejor equipadas, incluso con aviacin. No obstante, los rojinegros consiguen al fin imponerse y controlarn la ciudad hasta el 19 de marzo, tres das antes de la llegada de los alemanes.

Poco podan en Ucrania los 30 000 combatientes revolucionarios contra sus pujantes enemigos. En la penosa retirada, cuando la Druzhina confluye con destacamentos bolcheviques, se producen intentos de desarmarla que son esquivados. Los anarquistas deciden entonces acudir a Aleksndrovsk, para tratar de defender la ciudad. Aqu s se alegran los bolcheviques, que a duras penas se mantienen en ella, de ver a Marusia y sus aguerridas gentes. Corre ya el mes de abril y la Druzhina combate heroicamente. El da 18 es la ltima unidad en retirarse cuando entran los alemanes.

Taganrog es el punto de encuentro de los revolucionarios ucranianos expulsados en aquellos das en que la caza de anarquistas por parte de los bolcheviques se haba desatado ya por todo el pas. Cuando llega a la ciudad, la Druzhina es desarmada y Marusia puesta bajo arresto. Enjuiciada por supuestos pillajes y un pattico cargo de haber abandonado el frente, llueven telegramas de apoyo a la encausada, incluso de prominentes bolcheviques como Antnov-Ovsienko, y al fin se consigue que sea absuelta y la Druzhina rearmada. Toma sta entonces un peligroso camino hacia el norte, por las tierras del Don recorridas por destacamentos de cosacos aliados de los blancos, pero poco se sabe de ella en los meses siguientes. Ya a finales de ao, se tiene constancia de que particip en una operacin contra los blancos que haban tomado Odessa tras la retirada de los austro-alemanes. La ocupacin fue breve, pero Marusia la aprovecho para dinamitar la crcel de la ciudad.

El desarme definitivo de la Druzhina se produjo en Sartov. De all Marusia es enviada a Mosc para ser juzgada por pillajes, desobediencia a las autoridades soviticas y desorganizar el frente. Los amigos se vuelcan con ella y la sentencia, publicada en Pravda el 25 de enero de 1919 es considerablemente benigna para lo que se estilaba: seis meses sin poder ocupar puestos de responsabilidad. Tras leerla, viaja a Guliaipole, donde la autoorganizacin de las masas est alumbrando una nueva sociedad, pero sus dirigentes tratan de mantener un equilibrio, que se sabe precario, con los bolcheviques, y le piden que acate los trminos de la sentencia. sta adems se logra que se acorte durante la visita de Lev Kmenev en mayo, y Marusia decide ir a Berdyansk, en el mar de Azov y organizar all un destacamento militar. Cuando esto resulta imposible, la alternativa que encuentra es volcarse en actividades terroristas.

En junio los majnovistas son puestos fuera de la ley por los bolcheviques. Marusia y Nstor mantienen por entonces un tenso encuentro en la estacin de tren de Bolshi Tokmaj. Ella le pide dinero para la campaa de atentados que se propone comenzar, y cuando l se niega se encaonan con sus armas. Al fin el de Guliaipole acaba apoquinando 250 000 rublos y pidindole que desaparezca. El primer grupo, enviado a Siberia para dinamitar el cuartel general del almirante Kolchak, no logra su objetivo, pero un segundo, tras cambios de planes, reaprovisionamientos de fondos mediante atracos y captacin de nuevos apoyos, consigue volar en Mosc, el 25 de septiembre, el edificio donde se celebraba una reunin del comit del Partido Comunista en la capital, matando a doce e hiriendo a cincuenta y cinco de sus jerarcas.

Un tercer grupo, del que formaban parte la propia Marusia y su marido, tena como diana el cuartel general de Denikin en Rostov, pero el 11 de agosto ambos fueron reconocidos y arrestados en las calles de Sebastopol. A los pogromistas y violadores del Ejrcito voluntario no les fue difcil encontrar cargos contra los dos revolucionarios y condenarlos a muerte. Ella, desafiante todo el juicio, slo se rompi al despedirse de su compaero. Ambos fueron fusilados, pero no era aquella la primera vez que los peridicos anunciaban la muerte de la anarquista. Los que tenan buenas razones para temerla o amarla no dejaron de presentir su reencarnacin en otras Marusias que en los aos siguientes, por tierras de Rusia y Ucrania, comandaron destacamentos al ataque bajo fuego enemigo y fueron tambin aniquiladas en su inmortal sueo de libertad.

Fue ella la que dijo una vez: Los anarquistas no prometemos nada a nadie. Slo pretendemos que la gente sea consciente de su situacin y tome las riendas de su destino.

Documentacin utilizada:

Memorias de Nstor Majn (1927, 1936, 1937).

Nestor Makhno-Anarchys cossack. The struggle for free soviets in the Ukraine (1917-1921) de Alexander Skirda (2004).

Atamansha. The life of Marusya Nikiforova de Malcolm Archibald (2008).

Blog del autor: http://www.jesusaller.com/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter