Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-05-2019

Ideologa reversa

Jorge Majfud
Rebelin


Cada vez que los lderes del tercer mundo se propusieron nacionalizar los recursos naturales de sus pases, se los acus de vende patrias y de pretender introducir ideas forneas, como si existiese alguna idea que no tuviese algo de forneo.

Las dos acusaciones han sido, por generaciones, dos clsicos de la cultura popular cuyos orgenes no son difciles de rastrear siguiendo los rastros del inters econmico internacional. Cuatro casos archiconocidos fueron cuatro presidentes electos democrticamente y depuestos por similares golpes militares precedidos por similares estrategias de desestabilizacin y seguidos de similares dictaduras: Jacobo Arbenz, cuando intent nacionalizar una pequea fraccin de tierras en Guatemala en manos de la United Fruit Company; Mohammad Mossadegh, cuando intent cumplir su promesa electoral de nacionalizar el petrleo en manos de British Petroleum en Irn; Patrice Lumumba, cuando intent conservar los recursos minerales de Katanga en el Congo en manos de las empresas belgas; y Salvador Allende, cuando intent nacionalizar el cobre y la banca en Chile en manos de empresas estadounidenses (alguno de estas terribles polticas, como la redistribucin de tierras, ya haban comenzado con el presidente anterior, el conservador moderado y rival de Allende, Eduardo Frei Montalva).

Otros ejemplos abundan, pero casi todos hundidos en el generoso olvido de los pueblos. Todos fueron acusados, por las potencias coloniales de su momento, de querer entregar sus pases al poder extranjero y de promover ideas extranjeras. Como solucin a sus planes de nacionalizacin, primero la propaganda y luego las armas lograron devolver los recursos nacionales a manos de empresas privadas extranjeras con la obvia asistencia de gobiernos extranjeros que en todos los casos, y de forma documentada, actuaron como extensin de los negocios privados en nombre del inters general.

Esta operacin de subasta de pases se llev a cabo o se consolid con la imposicin de ideas extranjeras, para nada espontaneas ni producto de ningn debate democrtico, sino como parte de un plan deliberado por parte de las potencias extranjeras.

Por ejemplo, cuando en los aos 50s se hizo evidente el sostenido crecimiento de la izquierda en Chile, se comenz el envo de estudiantes de economa de la Pontificia Universidad Catlica de Chile a/y desde la Universidad de Chicago. No a cualquier departamento sino a estudiar bajo el directo tutelaje de Milton Friedman y Arnold Harberger, los idelogos de la reaccin contra la corriente iniciada por el cuatro veces presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, por la cual la superpotencia volvi, por unas dcadas, a polticas sociales (New Deal, Nuevo Acuerdo). En 1958 Jorge Alessandri le haba ganado a Allende por una mnima diferencia de votos y en 1964 la CIA financi exitosamente la campaa electoral de Frei contra Allende. En 1970 el dinero no fue tan efectivo y Allende termin ganndole a Jorge Alessandri, por lo cual la MIMO (Mafia Internacional de Millonarios Organizados) recurri al mismo Plan B de todos los casos anteriores: golpe de Estado y dictadura militar para salvar al pas de alguna amenaza de moda contra la libertad.

Gracias a esta dictadura y a otras en Amrica Latina, los Chicago Boys, los economistas entrenados en la ideologa de Friedman, tuvieron carta libre para actuar en Chile y en otros pases. Este grupo, sus idelogos y sus apologistas, centraron y centran hoy sus elogios en la idea de que son ellos quienes han promovido el libre mercado y las libertades individuales.

Ambos, libre mercado y libertades individuales son ideas muy nobles y positivas. Si no fuese por la hipocresa con la que se las ha aplicado sistemticamente. No hubo y nunca habr libre mercado bajo el tutelaje neocolonial y neo imperialista sino lo contrario. Mucho menos hubo libertades individuales, ya que estas polticas necesitaron mltiples dictaduras militares primero y ms tarde dictaduras bancarias sobre pases arruinados y endeudados por las dictaduras anteriores. El libre mercado y las libertades individuales significaron, bajo estas polticas, libertad de algunos mercados para imponer sus condiciones e intereses sobre otros, y libertad de algunos, de unos pocos individuos para decidir sobre otros individuos, sin excepciones una abrumadora mayora. Este discurso, esta efectiva manipulacin ideolxica, es semejante al mito que celebra la independencia de Texas de Mxico aduciendo que fue para gozar de mayores libertades polticas sin aclarar que se trataba de mayores libertades de unos a esclavizar a otros, ya que el gobierno mexicano haba regalado tierra a los inmigrantes anglosajones sin haber legalizado la esclavitud, verdadera fuente del milagro econmico del sur estadounidense.

Pinochet no solo no fue acosado econmicamente por Nixon, como lo fuera Allende, sino que adems recibi todos los beneficios posibles (morales, ideolgicos, militares y econmicos) de la superpotencia. Pese a todo, la pobreza y el desempleo no solo continu creciendo en el llamado Milagro econmico chileno (mito propagado y diseminado por la poderosa ultraconservadora Heritage Foundation, fundada por Paul Weyrich, Edwin Feulner y Joseph Coors) sino que adems, en los 80s, el pas se sumergi en una dolorosa crisis econmica que ocurri simultneamente en otras dictaduras menos exitosas del continente.

Quienes entregaron al pas y sus recursos naturales tan codiciados por las exitosas compaas occidentales a fuerza de una dictadura sangrienta, no se los llam vende patrias sino salvadores de la libertad. Las ideas indoctrinadas como un dogma incuestionable (cuestionado en todas las universidades de Estados Unidos, menos en el departamento de Friedman) por una simple decisin estratgica de las agencias de Estados Unidos, no se las llam ideas extranjeras.

Fue una operacin perfecta, o casi perfecta. Otro tpico caso de ideologa reversa. La mafia neoliberal (a travs de sus voceros ms pobres, es decir fanticos) se encarg siempre de acusar a cualquier grupo universitario o de activistas sociales o de intelectuales crticos de practicar las ideas del terico marxista italiano Antonio Gramsci. Sin embargo, si bien la izquierda tradicional fue gramsciana por su anlisis de la realidad y por su natural resistencia crtica al poder (que se expresa y consolida por el sentido comn prefabricado), la derecha internacional fue siempre gramsciana en la aplicacin del poder a travs de las ideas colonizadas.

Se puede ocupar un pas, se puede imponerle un gobierno ttere por un tiempo limitado, pero si el objetivo es permanecer, la nica forma posible es colonizar las ideas de un pueblo hasta inocularlas con un inters parasitario que con el tiempo terminarn adoptando como propias. Tan propias que cualquier cosa que suene diferente, como la recuperacin soberana de sus recursos, ser aplastada con calificativos como ideas forneas --y sus propulsores vende patrias.

Pero a toda esta ingeniera de las ideas que define nuestro mundo hay que sumarle un aliado fundamental: ese miedo que es parte de la condicin humana, ese miedo de un mendigo que es capaz de matar y morir por conservar las pocas pero sonantes monedas que le tir un buen seor a la salida de la iglesia y que le cost todo el da ganar.

El 19 de mayo de 2019, en Morehouse College de Atlanta, el multimillonario invitado a dar el tpico discurso moralizador de graduados, Robert F. Smith prometi pagar la deuda de los estudiantes por haber estudiado. La audiencia estall en llanto. Un gesto noble, sin dudas. Con sus viejas trampas, por lo expuesto desde hace veinte aos...

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter