Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-05-2019

El uribismo se comporta como si fuera oposicin

Fernando Dorado
Rebelin


La renuncia irrevocable de Nstor Humberto Martnez a la Fiscala General de la Nacin refleja una particularidad de la poltica en Colombia que se presenta tambin en gran parte del mundo. Se da cuando sectores minoritarios aprovechan coyunturas especiales para acceder a los gobiernos.

El uribismo es y acta como una minora. En las elecciones de 2018 logr construir una mayora con Duque para derrotar a Petro (usando el miedo al castro-chavismo), pero sigui actuando como una minora y ahuyent a sus aliados liberales, vargas-lleristas y santistas.

Hoy no existen mayoras slidas en Colombia. Existe una mayora coyuntural que se form como reaccin a la torpeza de Duque y Uribe de querer destruir el Tribunal que administra y opera la Jurisdiccin Especial de Paz (JEP). Pero es una mayora precaria e inestable.

Quienes quieran construir mayoras para consolidar el frgil y cuestionado proceso de paz, tendrn que pensar muy bien la forma de hacerlo. Hay que tener en cuenta que en Colombia nunca han existido mayoras reformistas, lo que es parte de nuestros problemas estructurales e histricos.

Bolvar no logr construir en la Nueva Granada (Colombia) ni siquiera una minora. En el siglo XIX y XX, los liberales reformistas y el nico liberal revolucionario (Gaitn) no pudieron construir mayoras. Gaitn iba en esa direccin y por eso lo mataron. Las mayoras siempre han sido retrgradas.

En la actualidad, la minora uribista va a centrar todos sus esfuerzos en construir nuevas mayoras para neutralizar y cooptar el aparato judicial (altas Cortes), y si no lo pueden hacer, intentarn desprestigiar y destruir la institucionalidad existente usando todas las formas de lucha. En gran medida, ya lo hacen. Su situacin es realmente desesperada.

Su principal aliado es el actual gobierno de los EE.UU. El exfiscal Martnez se convirti, dada su naturaleza corporativista, mafiosa y criminal, en su principal agente dentro del gobierno, y lo seguir siendo fuera de l. Pero al igual que Guaid en Venezuela, no ser suficiente. Los neocons de Florida necesitan ms, mucho ms.

La gran paradoja en Colombia es que el uribismo controla el gobierno, pero se comporta como si fuera oposicin. Significa que se ha ido conformando una efectiva mayora social e institucional, pero todava los demcratas no son muy conscientes de ella. A veces, por impaciencia y torpeza, se auto-sabotean y colocan trampas.

Son sectores, en la otra orilla del uribismo, que no logran compaginar lo que es la inmediatez del deseo con la trascendencia del anhelo [1], y por eso, le hacen sin querer el juego al uribismo.


Nota

[1] Zuleta, Estanislao (1982). Sobre la lectura.

Blog del autor: https://aranandoelcieloyarandolatierra.blogspot.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter