Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-05-2019

De los acusados y las acusadas por el montaje judicial por el atentado al Centro Comercial Andino
Carta de solidaridad con Jess Santrich

Rebelin


Hoy 17 de mayo sentimos, como ya hace 10 meses el 27 de agosto de 2018, la misma indignacin y la misma rabia ante el descaro humillante de los poderosos y la institucionalidad Colombiana, que se atreven a predicar hipcritamente los valores democrticos para justificar agresiones militares contra otros pases, pero que internamente no encuentran ningn tipo de aplicacin, cuando no sea para beneficiar a los ricos de siempre.

Paso a paso, repitieron con Santrich las mismas artimaas que usaron con nosotros y nosotras para afirmar sus pretensiones, para impedir que se contradijera su razn de Estado, su arbitrariedad, sus burdos montajes.

De la misma forma funcionarios complacientes y pusilnimes lo retuvieron ilegalmente amparndose en sin razones, fiscales deshonestos inventaron y montaron un nuevo proceso espurio, un juez sin principios orden la recaptura. De la misma forma, sin vergenza alguna, a la vista de todos pero sin que al parecer nadie parezca notarlo, con el beneplcito de los grandes medios, impusieron su lgica unanimista y rompieron con el orden legal y constitucional que supuestamente defienden: "la independencia de poderes", que para ellos significa tres instituciones con distinto nombre pero una sola en su actuar, "la santsima trinidad", la ilegalidad se legaliza y la injusticia se justifica cuando as lo requiere y ordena el ejecutivo. El miedo de algunos analistas que evitan comprometer su postura por no aparecer como defensores de las FARC o del "castrochavismo" termina por convertirse en un silencio cmplice que legitima la arbitrariedad y el autoritarismo.

Esa es la verdadera crisis institucional, el lastre de nuestra nacin y la razn de los males y la frustracin como pas: la pretensin mezquina de unos pocos de concentrar el poder poltico y los beneficios econmicos impidiendo la participacin poltica de fuerzas distintas, eliminando fsicamente a sus contradictores y la disidencia social, haciendo uso del crimen para despojar y acumular riquezas, intimidar y presionar a las pocas posturas independientes para asegurar su unanimismo.

Hoy en Colombia cualquiera puede recibir el abrazo ilegal de estos "amantes del Estado de derecho" y de "la masacre con sentido social". Basta cuestionar mnimamente la santidad de su autoridad y la buena fe del ejecutivo: El sueo de Laureano Gmez hecho real, la consolidacin del estatuto de seguridad. El caso de Santrich y nuestro caso, el asesinato sistemtico y la impunidad que cobija a altos funcionarios corruptos, militares y parapolticos son una muestra del modo ilegal como se gobierna Colombia.

Para quienes creemos que la posibilidad de una vida digna para este pas solo es posible si se aplican realmente los principios de paz y democracia, cualquier manifestacin del autoritarismo y la injusticia, merecen nuestro repudio, nuestra denuncia, nuestra movilizacin. Y para todos quienes las padecen nuestro acompaamiento y solidaridad.

Desde la Picota y el Buen Pastor, nos solidarizamos con Jess Santrich, sentimos con indignacin su situacin que tambin es la nuestra, y a pesar de toda esta mierda, tenemos la certeza de que la razn, la defensa de la paz y la democracia son posibles para Colombia.

 

Acusados y acusadas por el montaje judicial por el atentado al Centro Comercial Andino recluidos en la crcel la Picota y el Buen Pastor de Bogot.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter