Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-05-2019

Prosionismo y antisemitismo son inseparables y siempre lo han sido

Joseph Massad
Middle East Eye

Traduccin para Rebelin de Loles Olivn Hijs.


El prosionismo es la nica forma respetable de antisemitismo hoy en da que goza, adems, del reconocimiento del gobierno israel y de los prosionistas de todo el mundo. 

En los ltimos aos y segn aumentan los logros de de la Campaa Boicot, Desinversin y Sanciones (BDS), las voces proisraeles han expresado mucha preocupacin por los fundamentos antisemitas de todos los movimientos que se oponen al colonialismo de asentamiento, al racismo de Estado y a la ocupacin militar de Israel.

Los proisraeles que les acusan quieren alterar la historia cuando afirman que el antisemitismo ya no es de derechas sino una ideologa endmica de la izquierda. Como estrategia, no es nueva; sigue un viejo esquema promovido por el Estado israel para atacar a los palestinos y difamar a quienes desde la izquierda estadounidense y europea comenzaron a criticar a Israel despus de 1967.

Eliminar a los palestinos

En las dos dcadas que van entre el establecimiento del colonialismo de asentamiento israel y sus invasiones de 1967 de Siria, Jordania y Egipto, la izquierda blanca estadounidense y europea se dej cautivar por el pas y sali en su defensa frente a las reivindicaciones de los palestinos expulsados y reprimidos cuyas tierras y medios de vida haba usurpado Israel.

La situacin, sin embargo, comenz a cambiar tras las invasiones de 1967 con el surgimiento de los movimientos por los derechos civiles y de liberacin en Estados Unidos, y los levantamientos estudiantiles de Francia y otros lugares. Una minora de la izquierda blanca de Estados Unidos y de Europa Occidental empez a ser crtica con Israel por primera vez y a inquietar a la direccin israel y a los crculos prosionistas estadounidenses y de Europa Occidental.

Si recientemente el gobierno israel ha dedicado enormes recursos financieros para debilitar esas crticas incluso con 72 millones de dlares para combatir el BDS su respuesta en 1972 fue menos drstica si no menos efectiva. En una conferencia anual celebrada en Israel y patrocinada por el Congreso Judo Estadounidense, el ex ministro de Relaciones Exteriores israel, Abba Eban, expuso aquel ao la nueva estrategia: No nos equivoquemos: la nueva izquierda es la autora y la progenitora del nuevo antisemitismo [] no hay distincin entre antisemitismo y antisionismo. El antisionismo no es ms que el nuevo antisemitismo.

Si a los gentiles que reprobaban a Israel se les tach de antisemitas, Eban acus a dos crticos judos estadounidenses (Noam Chomsky y I. F. Stone) de sufrir un complejo de culpabilidad por la supervivencia juda. Sus valores y su ideologa es decir, el anticolonialismo y el antirracismo estn en conflicto y en colisin con nuestro propia escala de valores judos.

La identificacin que haca Eban de las polticas coloniales y racistas israeles con la tradicin juda pas a formar parte integral de la implicacin establecida por el sionismo entre los judos de todo el mundo y las acciones e ideales de Israel.

Una vieja alianza

Equiparar antisionismo y antisemitismo no deja de ser una estrategia para ocultar y desviar la atencin del muy real y antiguo antisemitismo que siempre fue aliado del movimiento sionista, una alianza que se remonta a la dcada de 1890 y que contina hasta nuestros das.

El fundador del sionismo, Theodor Herzl, explic en su panfleto de 1896, El Estado judo, que el proyecto sionista comparte con los antisemitas el deseo de vaciar Europa de sus judos para enviarlos a un territorio colonial fuera de Europa.

Herzl sostena que los gobiernos de todos los pases azotados por el antisemitismo estarn muy interesados en ayudarnos a obtener la soberana que queremos, y que no slo los judos pobres contribuirn a un fondo de inmigracin para los judos europeos sino tambin los cristianos que quieran deshacerse de ellos.

Y aada en sus diarios: Los antisemitas se convertirn en nuestros amigos ms fiables; los pases antisemitas en nuestros aliados.

Cuando a principios del siglo XX emergi en Gran Bretaa una oleada de antisemitismo por la admisin de refugiados judos que huan de los pogromos rusos, fue Herzl quien sugiri a los funcionarios antisemitas britnicos que si apoyaban el colonialismo de asentamiento sionista en Palestina evitaran tener que admitir refugiados judos en Gran Bretaa.

El aliado britnico de Herzl en ese momento era el ex secretario de las colonias Joseph Chamberlain, quien estaba convencido de que el dinero judo financiara el imperialismo britnico si Gran Bretaa apoyaba el proyecto sionista.

Cuando el ex primer ministro britnico Arthur Balfour promulg la Ley de Extranjera de 1905 [Aliens Act of 1905] en la Cmara de los Comunes para prohibir la inmigracin juda desde Europa Oriental, su preocupacin era salvar al pas de los indudables males de la inmigracin juda.

Al igual que Chamberlain, Balfour tena en mente otro destino colonial para los inmigrantes judos. La cuestin no es que Balfour fuera primero antisemita y que luego se volviera projudo cuando emiti la Declaracin Balfour de 1917, sino que fue su antisemitismo el que activ sus puntos de vista prosionistas.

La amalgama de Churchill

Los sionistas tambin consideran a Winston Churchill otro hroe del pueblo judo. El antisemitismo de Churchill tambin fue legendario. Identific el comunismo como una conspiracin juda para controlar el mundo, y apoy al sionismo, que ofreca una solucin de asentamiento colonial al problema judo, porque debilitaba al comunismo.

Se podra argumentar que dejando aparte las propias declaraciones ideolgicas y el oportunismo de Herzl, quizs los primeros sionistas estaban en una posicin dbil y desesperada y que lamentablemente tuvieron que aliarse con el diablo para realizar su proyecto, lo que les hizo perdonar el antisemitismo de sus aliados.

Pero eso sera difcil de sostener, no slo porque el actual liderazgo israel y sus aliados prosionistas en Europa y Estados Unidos siguen celebrando a figuras como Chamberlain, Balfour y Churchill, sino tambin y lo que es ms importante porque tanto los lderes de Israel como el liderazgo sionista previo a la creacin del Estado han seguido vinculando al pas con antisemitas y colonos blancos de manera constante desde su establecimiento en 1948.

Ms an: los dirigentes del pas, como hicieron los sionistas pre-estatales, siguen ignorando el antisemitismo cuando proviene de fuerzas prosionistas, o al menos de fuerzas que no son antisionistas. El silencio israel, por ejemplo, ante el antisemitismo McCarthyista de los aos 50 en Estados Unidos, que denunciaba a los judos como comunistas y a los comunistas como judos, de manera no muy distinta a la amalgama que hizo Churchill, es slo un ejemplo.

El movimiento sionista eligi llamar a su Estado de asentamiento colonial Israel, el nombre que la Tor dio a Jacob y cuyos hijos se convirtieron en el pueblo judo. No fue una eleccin arbitraria. Al llamar as a su Estado, el movimiento sionista funda en su proyecto de asentamiento colonial a todos los judos, aun cuando la mayora de los judos del mundo no apoyaban el movimiento y se siguen negando a vivir en Israel hoy en da.

Continuar con el legado de Herzl

Si 'sionismo' se convierte en otro trmino para designar el judasmo y a los judos, y si Israel es el pueblo judo y no slo su supuesto Estado todos los prosionistas seran, por fuerza, no antisemitas. De hecho, si el antisemitismo clsico es el racismo contra los judos de la dispora, entonces el movimiento sionista no tiene nada de qu preocuparse ya que su objetivo declarado era y es, acabar con la dispora juda.

Es por eso que a los antisemitas, siempre que sean prosionistas, Israel y sus partidarios los consideran projudos. Es a los que se oponen al sionismo y critican al Estado de Israel, y a los que se oponen tambin al antisemitismo clsico que se dirige contra los judos de la dispora, a los que se les califica de verdaderos antisemitas.

Lo que ha estado ausente de manera preocupante en el ltimo respaldo oficial que han dado Estados Unidos, Europa y Gran Bretaa a la ecuacin del gobierno israel que equipara antisionismo con antisemitismo es una mencin siquiera del antisemitismo endmico de los crculos proisraeles antes y despus de 1967.

La preocupacin de Eban por el nuevo antisemitismo, como era de esperar, nunca se expres cuando se trataba de antisemitas proisraeles y prosionistas.

Israel tambin apoy al dictador paraguayo Alfredo Stroessner, que lanz campaas antisemitas contra los judos paraguayos que se oponan a l al mismo tiempo que apoyaba a Israel porque le proporcionaba armas.

Igualmente, Israel se ali con los lderes golpistas argentinos a finales de los aos setenta y ochenta y les proporcion ayuda militar al tiempo que atacaban a disidentes judos a los que hicieron desaparecer, torturar y asesinar.

Un 'ataque verbal'

Esta fue tambin la posicin del gobierno israel hacia los evanglicos estadounidenses. Jerry Falwell, fundador de la Mayora Moral, una organizacin cristiana fundamentalista de derechas que fue el partidario ms poderoso de Israel en la derecha cristiana, identific al anticristo como judo. Sin embargo, cuando muri en 2007, los lderes israeles y los jefes de las principales organizaciones judas estadounidenses proisraeles elogiaron el apoyo de Falwell a Israel, a pesar de algunas diferencias que haban tenido con l.

Si en 1972 lo que preocupaba a Eban eran los gentiles que se oponan a Israel y un par de intelectuales judos, para 2007 la preocupacin prosionista aument porque la cantidad de judos estadounidenses que condenaban a Israel se increment notablemente.

David Harris, director ejecutivo del Comit Judo Estadounidense, public un ensayo en el que declar: Quiz la caracterstica ms sorprendente y angustiosa de esta nueva tendencia es la participacin pblica de algunos judos en los ataques verbales contra el sionismo y el Estado judo. Y aada que quienes se oponen al derecho de Israel a existir, sean judos o gentiles, deben ser confrontados.

En el pasado ms reciente, los lderes de Israel no slo no han criticado a los movimientos de la derecha supremacista blanca europea y estadounidense con los que Israel est aliado sino que tambin han seguido ignorando su antisemitismo, que como era de esperar se les perdona porque apoyan a Israel y al sionismo.

La historia se ha repetido recientemente en el apoyo de Israel a los antisemitas ucranianos, a los antisemitas hngaros y polacos, e incluso a los antisemitas alemanes y austriacos. Esto ha sido importante en el nuevo impulso israel para que se criminalice la crtica contra Israel en la UE y en Estados Unidos.

Armar a milicias neonazis

Esto comenz cuando la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto adopt en 2016 una definicin funcional del trmino 'antisemitismo' que inclua manifestaciones [] contra el Estado de Israel concebido como una colectividad juda. Cuando el pasado mes de diciembre la UE adopt una medida que inclua en la definicin del antisemitismo las posiciones antisionistas y las posiciones crticas con Israel, fue el gobierno derechista austraco, que incluye a miembros de un partido neonazi, el que presion para que se adoptara.

En Hungra, el primer ministro israel Benjamin Netanyahu lleg incluso a reprender al embajador israel en Budapest por una declaracin que expresaba una leve preocupacin por el racismo anti-judo de Orban. Por orden de Netanyahu, el Ministerio de Asuntos Exteriores israel se retract de la declaracin.

En Ucrania, Israel est armando a las milicias neonazis, especialmente al Batalln Azov. El lder de Azov, Andriy Biletsky, declar en 2014 que la misin histrica de nuestra nacin [...] es dirigir a las razas blancas del mundo en una cruzada final para su supervivencia. Una cruzada contra los hombres inferiores [untermenschen] liderados por los semitas.

En Alemania, el partido Alternativa por Alemania, que es una organizacin de extrema derecha que obtuvo casi 100 escaos en las elecciones generales alemanas de septiembre pasado y cuyos crticos dicen que promueve ideas neonazis, alarm a la comunidad juda del pas. Alternativa para Alemania tambin apoya a Israel; su vicepresidenta, Beatrix von Storch, nieta del ltimo ministro de finanzas de Hitler, declar en The Jerusalem Report que Israel podra ser un modelo a seguir para Alemania como pas que se esfuerza por preservar su cultura y tradiciones nicas.

Lo que va en la misma lnea del demagogo neonazi estadounidense Richard Spencer, quien se refiri a su misin como una especie de sionismo blanco. Israel, aadi, es el ms importante y quizs el ms revolucionario Estado tnico, y es a quien recurro para que me gue. Israel y sus dirigentes no han respondido a sus declaraciones.

Ataques a sinagogas

Cuando el presidente estadounidense Donald Trump dijo a los judos estadounidenses en la festividad de Januc desde la Casa Blanca en diciembre de 2018 que su vicepresidente tena un gran afecto por vuestro pas, Israel no se opuso, como tampoco se opuso a que Trump dijera a un grupo de judos estadounidenses hace unas semanas que Netanyahu es vuestro primer ministro.

El apoyo a Israel de los grupos supremacistas blancos estadounidenses va de la mano de su propaganda antisemita, ya sea en Charlottesville o en Pittsburgh, donde el pasado octubre un supremacista blanco masacr a 11 fieles judos en una sinagoga, o en San Diego, que el mes pasado, en otro ataque a una sinagoga acab con la vida de una persona y con varios heridos.

El antisemitismo de derechas prosionista sigue amenazando la vida de los judos en Estados Unidos y en Europa. Mientras que los judos progresistas estadounidenses y europeos, cristianos, musulmanes y personas de todas las religiones se han unido a movimientos antisionistas y a movimientos que se oponen a las polticas racistas y coloniales de Israel comprometindose a combatir el antisemitismo, los judos y gentiles proisraeles forman parte de movimientos pro-sionistas cuyo antisemitismo amenaza la existencia fsica de los judos estadounidenses y europeos.

Ya es hora de que las organizaciones judas europeas y estadounidenses prosionistas publiquen informes especiales sobre el antisemitismo prosionista como vienen haciendo cuando atacan a los antisionistas. El antisemitismo y el antisionismo no son lo mismo, como Eban, el gobierno israel y sus partidarios quieren que creamos; de hecho, los que s van de la mano y son inseparables son el antisemitismo, el prosionismo, el racismo y el procolonialismo.

Celebrar crmenes de guerra

De hecho, el prosionismo es la nica forma respetable de antisemitismo hoy en da que goza del reconocimiento del gobierno israel y de los prosionistas de todo el mundo como una bendicin para el Estado de Israel.

Cuando los prosionistas celebran las invasiones y los crmenes de guerra israeles como un logro judo, Israel y sus partidarios los vitorean, pero cuando los antisionistas denuncian los crmenes e invasiones israeles como crmenes del gobierno israel, y decididamente no como crmenes del pueblo judo, son Israel y sus partidarios prosionistas quienes los llaman antisemitas.

Israel se define a s mismo como el Estado judo e insiste en que el robo de la patria del pueblo palestino, la colonizacin de sus tierras, la expulsin y los bombardeos se llevan a cabo en nombre del pueblo judo. Afirma que lo que hace es por mandato de su tica juda y, despus de todo esto, afirma que quienes condenan a Israel estn condenando a los judos.

Irnicamente, son la mayora de los crticos de Israel, en contraste con la mayora de sus partidarios, quienes rechazan las afirmaciones israeles de que Israel representa a todos los judos y quienes insisten en que las leyes racistas y las polticas coloniales israeles representan al gobierno israel y no al pueblo judo.

Cuando los palestinos resisten frente al colonialismo y al racismo israeles, no resisten al carcter judo de Israel sino a su naturaleza, instituciones, leyes y prcticas racistas y coloniales.

La amalgama prosionista del antisionismo con el antisemitismo no es slo una falsa ecuacin para combatir a quienes critican a Israel; es, ante todo, la justificacin del antisemitismo prosionista y proisrael. Quienes se preocupan por la vida y la seguridad de los judos de la dispora y del pueblo palestino deberan responder a esta campaa de propaganda declarando con confianza que el prosionismo es antisemitismo y que no se debe hacer ninguna distincin entre ambos.


*Joseph Massad, jordano, es profesor de Poltica rabe Moderna e Historia Intelectual en la Universidad de Columbia, Nueva York. Es autor de numerosos libros y artculos acadmicos y periodsticos. Sus libros incluyen Colonial Effects: The Making of National Identity in Jordan, Desiring Arabs, The Persistence of the Palestinian Question: Essays on Zionism and the Palestinians, y ms recientemente, Islam in Liberalism. Sus libros y artculos han sido traducidos a una docena de idiomas.

Fuente original: https://www.middleeasteye.net/opinion/how-anti-semitism-inextricably-linked-pro-zionism



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter