Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-05-2019

De equivocaciones y de responsabilidades polticas en torno golpe de Estado de 1973

Juan Carlos Gmez Leyton
Rebelin


La discusin relativa, con ocasin del fallecimiento del exsecretario general del Partido Socialista de Chile (1971-1979) Carlos Altamirano, no es saber quin o quienes tenan poltica o estratgicamente, la razn durante la Unidad Popular (UP) o si l es uno de los actores responsables de apurar el golpe de Estado como lo han expuesto los medios de comunicacin e incluso sectores de la izquierda nacional, requiere exponer ciertos antecedentes para delimitar el curso histrico de los acontecimientos que condujeron al derrocamiento del gobierno de la Unidad Popular y de Salvador Allende.

El punto de partida a considerar es el hecho de que Salvador Allende y la UP y el movimiento obrero y popular en 1970, al ganar las elecciones presidenciales de ese ao, abrieron y dieron curso a un proceso poltico e histrico que, desde cualquiera perspectiva marxista de anlisis, era revolucionario. Fundamentalmente, pues este, modificaba, alteraba las bases materiales del capitalismo dependiente nacional. Afectando, especialmente, a quienes detentaban el control de los medios de produccin. La UP, desde el inicio del gobierno, comenz a expropiar el poder social, poltico y econmico del capital: la nacionalizacin de las riquezas bsicas, los bienes privados se volvan comunes; la estatizacin de la banca extranjera; la reforma agraria, la expropiacin de las empresas de comunicacin y de las industrias, etctera. Todo esto significaba que el poder de los capitalistas tanto extranjeros como nacional, comenzaba a extinguirse en la sociedad chilena y emerga el poder popular y de los trabajadores.

Este proceso, requera ser defendido con todo el poder dispuesto por los trabajadores y sectores populares. Y, la nica forma de hacerlo, no era con consignas en los muros como "No ha Yakarta" o con multitudinarias marchas portando coligues, sino, con armas, o sea, con la preparacin para practicar la violencia poltica revolucionaria. Para ello era necesario la conformacin de una estructura poltico-militar-popular masiva. Eso no se hizo. Ninguno de los partidos populares: el PSCh, PCCh, el Mapu, la IC o el MIR, estuvieron preparados para ello. Todos fracasaron. Incluso aquellos que resistieron y combatieron el 11 de septiembre de 1973.

Sin embargo, no fracaso el gobierno de Salvador Allende y la UP. La derrota de la UP, estuvo, en la no preparacin militar, para defender no la democracia liberal ni de sus instituciones, un "sistema de mierda", como lo calific Gabriel Garca Mrquez, sino la Revolucin Socialista Chilena impulsada desde 1970 por el gobierno popular. Haba que defender todas las conquistas logradas para el pueblo y la clase trabajadora chilena.

Si bien, la va chilena al socialismo era indita, no prevista por los clsicos, tal como lo dijo Allende, el 4 de noviembre de 1970, al asumir el gobierno. Marx y Engels, si haban previsto: que la clase dominante no iba entregar el poder ni menos ser despojados del control del capital, de manera tranquila y pacficamente, aceptando y acatando los resultados producidos por la democracia liberal, no lo iban permitir. Por esa razn, el enfrentamiento de clases era inevitable, as, lo haba demostrado la revolucin francesa, la revolucin rusa, china y cubana. Y, por qu, iba ser diferente en el caso chileno. Y, menos an en el contexto de la "guerra fra". Ni de la posicin geopoltica y militar estadounidense en la regin. Todo haca indicar que el "golpe de estado" era posible. As, lo tena previsto el gobierno estadounidense desde fines de los aos cincuenta. All estn los testimonios histricos que lo confirman.

Sin embargo, ciertos sectores de la Unidad Popular e incluso el propio Allende, confiaron y depositaron una "fe", yo dira, irracional y, para nada marxista-leninista, en creer que la burguesa nacional e internacional iban a respetar un proceso poltico e histrico que modificaba toda la estructura de poder de la sociedad chilena. Eso, no lo aceptaron, se movilizaron con todos sus recursos para derrocar al gobierno y dar inicio al peor genocidio popular que ha experimentado la sociedad chilena desde su constitucin como Estado independiente.

Allende tena una visin equivocada de las FF. AA. Lamentablemente, la izquierda chilena de la poca tuvo un gran miedo, un gran temor, que la paraliz y le impidi actuar racionalmente, con el objeto de ganar y capturar el poder total. Para ello, era necesario defender el proceso poltico, con la violencia revolucionaria. Aunque ello supona, desatar la "guerra civil", dividir a la FF. AA, quebrar el orden constitucional, etctera.

El miedo a la "confrontacin armada". Ha sido el lmite de la izquierda chilena. La clase dominante, en cambio, nunca ha temido a desencadenar una guerra civil: lo hicieron en repetidas veces en el siglo XIX. Nunca les tembl la mano para reprimir a la clase trabajadora, exterminar a los pueblos originarios, mapuches, onas, entre otros; ni tampoco para bombardear a La Moneda, con el objeto de defender sus privilegios y granjeras, tal como lo dijo Salvador Allende, el 11 de septiembre; y perpetrar, como he dicho, el peor de lo genocidios de nuestra historia. Mientras que la izquierda se paraliza ante esa posibilidad.

El derrocamiento por la fuerza del gobierno popular no se iba a detener ante la institucionalidad democrtica. Ms an si el proceso segua avanzando por los cursos legales y democrticos. El golpe fue el recurso final de la burguesa nacional, al comprobar que las vas institucionales se les cerraban y potenciaban a la UP.

Por lo tanto, los equivocados fueron los partidos y los dirigentes de la UP como tambin de Salvador Allende cuando se rehus armar al pueblo y cerrar el Congreso Nacional, El Mercurio, el 29 de junio de 1973. Las revoluciones se pelean y defienden. Y, para desgracia de nuestro pueblo., En septiembre de 1973, no hubo condiciones para ello.

Pienso que muchos o todos estuvieron equivocados. En realidad, ms que equivocados. no estuvieron preparados para aquello que el Partido Socialista de Chile, haba planteado en 1967: la resolucin del conflicto en la sociedad chilena se iba definir por la va armada. Y, eso fue el Golpe de Estado de 1973. Y, tal como dijeron, los socialistas en el documento de marzo de 1974, y ms tarde, en 1977, Carlos Altamirano, en su Dialctica de una Derrota, su partido, haba fracasado en estar preparados para defender el proceso revolucionario de la UP.

Por ltimo, Allende se equivoc, al pensar que las clases capitalistas como sus organizaciones polticas iban a respetar la democracia. Si bien, la democracia funcionaba, pero, todos los opositores conspiraban contra el gobierno popular, lo hacan en el parlamento, en el poder judicial, en las fuerzas armadas, en los medios de comunicacin, en las universidades, etctera.

Se equivoc al pensar que la Democracia Cristiana, partido que representaba a los sectores medios, estaba dispuesta a defender al Gobierno. Aylwin, Frei, Hamilton, y otros estaban dispuestos a sacrificar la democracia liberal con el objeto de defender el rgimen capitalista. Y, as lo hicieron. Que ms tarde se arrepintieran de apoyar a la dictadura es otra cosa. Pero, nunca se han arrepentido de su obtusa oposicin al gobierno de Allende. Los grandes responsables de la tragedia de Chile en 1973, son las burguesas nacionales, internacionales, las clases medias, las fuerzas armadas, entre otros. Culpar o responsabilizar a dirigentes de la UP o del MIR, es un gran equivoco poltico e histrico. Hubo errores y equivocaciones en todos los actores de la UP. Pero, el golpe de Estado y el genocidio popular es responsabilidad de los actores ya sealados.

Apuntar, en consecuencia, a que Carlos Altamirano, como Secretario General del PSCh, sea responsable del golpe de Estado, no pasa de ser una estupidez o torpeza poltica que solo sirve para ocultar a los verdaderos responsables del derrocamiento del gobierno popular.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter