Portada :: Espaa :: Por una vivienda digna
(Argumentos para la lucha)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-05-2019

Los desafos de cara a las elecciones municipales 2019
Barcelona y el partido de la renta inmobiliaria (y IV)

Michel Fonte
Rebelin


La incapacidad de romper los esquemas de la vieja poltica

Ada Colau ha sido responsable de generar en los ciudadanos expectativas de una ruptura epocal, pero, en una duradera crisis del patrn dominante, el sueo de un cambio de paradigma no se ha materializado, particularmente, en lo que era el matiz anticapitalista de su propuesta y posicin poltica. A la alcaldesa no se peda levantar los falansterios i de Charles Fourier unidades de produccin y consumo, donde todas las familias reunidas en nico edificio ahorran recursos y comparten trabajo, capital y talento para garantizar un cooperativismo integral y autosuficiente pero tampoco seguir gestionando de manera tradicional, dado que en el siglo XXI ya no se trata solo de proporcionar viviendas protegidas. Siguiendo la idea visionaria de Barcelona en Com, que en el marco de su ideologa socialibertaria quiere ser incubadora de la transicin hacia una economa social y ambientalmente justa y de redes de autogestin de servicios y bienes comunes ii, el dficit de vivienda ha de ser considerado tanto en los aspectos cuantitativos como cualitativos iii.

No se puede enfrentar el asunto solo con construir fincas, teniendo en cuenta que los problemas de escasez y adquisicin de suelos y los costos de realizacin, determinan su valor de transaccin, adems de conllevar impuestos, tasas, rentas, plusvalas, valorizaciones, y, con el paso del tiempo, obras de conservacin, consolidacin y rehabilitacin. Fundamentalmente, se detecta la exigencia de abrir camino examinando lo que se necesita hacer y lo que en concreto se est haciendo, afirmar que no hay existencia digna sin vivienda digna iv, se convierte en un eslogan vaci si no se mide el nivel de decencia con estndares innovativos y que verdaderamente encajan con las pautas de una economa social y solidaria. En este sentido, las viviendas protegidas deberan ser lo mejor, un modelo a seguir para las constructoras privadas, englobando en su estructura v y organizacin una racionalidad acorde al proceso circular y al desarrollo ordenado de la ciudad, para privilegiar:

(en su edificacin)

- una arquitectura biomimtica vi;

- un sistema de generacin de energa renovable vii;

- un procedimiento de ahorro y autoabastecimiento energtico viii;

- una implementacin de medidas de consumo responsable y uso eficiente del agua a travs del reciclaje ix

-un mtodo de recoleccin y almacenamiento de aguas pluviales x;

- una climatizacin y ventilacin natural con ausencia de emisiones de CO2;

- un utilizo de materiales ecolgicos y de proximidad;

(en su funcionamiento)

- el uso frente a la posesin;

- el beneficio comunitario respecto al individual, promoviendo la cultura de compartir xi;

- la creacin de redes de compras colectivas (RCC) xii;

- la venta de un servicio frente a la propiedad de un bien;

- la regeneracin y redistribucin de mercancas xiii;

- la autoproduccin, respetando los criterios normativos y alcanzando cotas ms elevadas en materia de conciencia medioambiental, que permite tomar en consideracin las nuevas oportunidades ofertas por las impresoras tridimensionales;

- la prioritaria evaluacin del impacto medioambiental de productos y envases xiv;

- la sustitucin de artculos y sustancias contaminantes por otros autocompostables y biodegradables;

- la eleccin de productos a kilmetros cero y de los con posibilidad de reuso xv;

- el reciclaje masivo y metdico xvi;

- la recogida de ciertos residuos o ciertas partes de los mismos que proceden del consumo de cada hogar para la realizacin de nuevos bienes y abonos xvii;

- la reparacin para brindar una segunda vida a productos deteriorados xviii;

- el anlisis del impacto de los procesos de desmaterializacin xix (cuestionamiento del desarrollo sostenible).

Todo esto tendra que ejecutarse por lo menos en unos proyectos pilotos de vivienda protegida, para romper esquemas y ser pionero de una autntica revolucin, obviamente, el proceso llevara un tiempo no compatible con las exigencias inmediatas. Para responder de manera rotunda a estas ltimas, es necesario ponerse en el marco de las soluciones tpicas de la poltica tradicional, en particular, estableciendo:

- ampliacin de los plazos de los contratos de arrendamiento;

- reduccin de la garanta o aval a la hora de firmar un contrato (fianza) xx;

- limitacin de la revalorizacin de las rentas, fijando un porcentaje (30%-%50%) sobre la subida del IPC xxi;

- aumento de las tasas (IRPF, IBI e impuesto sobre el patrimonio) xxii sobre los pisos desocupados (segunda casa inutilizada durante ms de 7 meses, tercera y cuarta casa) de particulares y entidades inmobiliarias y financieras, para incentivar su ingreso en el mercado inmobiliario;

- plan de incentivos fiscales (significativas bonificaciones de IRPF e IBI) para aquellos propietarios y Socimis titulares de viviendas vacas, que las alquilen con una renta que no supere un nivel de precio mximo xxiii.

- deducciones fiscales por obras de reforma de apartamentos en estado de abandono o en condiciones deficientes o ruinosas, que permita incorporarlos al sector del alquiler.

- establecer que una cuota (30%) de los inmuebles de bancos, inmobiliarias y fondos de inversin sea destinada a vivienda social;

- destinar un porcentaje (25%-30%) de las nuevas promociones residenciales, edificadas a partir de cero o a travs de rehabilitaciones, a viviendas protegidas xxiv.

El Gobierno de Pedro Snchez ha aplicado solo unas de las medidas mencionadas (1 marzo 2019) xxv y con un exceso de cautela que solo puede generar efectos muy circunscritos xxvi, evidenciando la dificultad de generar una redistribucin de la riqueza desde el factor capital improductivo y especulativo hacia el capital de inversin y el trabajo. Una postura ms comprometida con el espritu reformista, habra impulsado un proceso de progreso y justicia social ya empezado con el incremento del salario mnimo interprofesional (SM) para el 2019 (de 734 a 900 euros), una norma que ha sido muy criticada por los empresarios, mientras que el economista Alfredo Pastor, ha destacado su importancia para generar alta productividad, innovacin tecnolgica y financiacin de las prestaciones sociales (educacin, sanidad, dependencia), y, asimismo, reducir el gasto publico y mejorar la deuda soberana, eliminando inversiones especulativas (inmobiliarias) y empresas con baja productividad y salarios de hambre xxvii.

La ciudad del futuro queda en el aire

Se comprueba que la prevalencia en la ciudad condal de intereses financieros globales con estrategia oligopolstica, es un obstculo para el desarrollo de un proyecto urbano social y participativo, por lo tanto, afirmar que las Socimis y los fondos de inversin solo poseen el 3% del patrimonio inmobiliario en alquiler en Espaa, es una verdad a medias que acaba siendo una declaracin engaosa. El dato que tiene relevancia, es que las 114 mil viviendas que abarcan las carteras de los 15 mayores inversores (Al Breck; Altamira de Apollo y Santander; Anticipa Real Estate, Fidere e Hispania xxviii del grupo Blackstone; AXA Investments Fund perteneciente a la homnima multinacional francesa de los seguros AXA; Building Center de Caixabank; Coln Viviendas xxix del grupo Azora; Encasa Cibeles de Goldman Sachs; Haya Real Estate del fondo Cerberus; Lazora propiedad de Azora y la gestora estadounidense CBRE Global Investors xxx ; Solvia del banco Sabadell; Tempore de la inmobiliaria Sareb; Testa de propiedad de Acciona y Merlin, BBVA y Santander; Vivenio de APG;) xxxi , se concentran fundamentalmente en las urbes ms pobladas de Espaa (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Mlaga, Murcia, Bilbao, Alicante y Crdoba), donde su presencia causa una grave perturbacin de los alquileres, con una subida desproporcionada de los precios. El fenmeno es an ms lamentable teniendo en cuenta que estas sociedades disfrutan de un rgimen fiscal provechoso, puesto que de respetar ciertas condiciones xxxii su impuesto es del 0% xxxiii , es decir, un regalo del Estado a lo ricos para que se vuelvan ms ricos y depredadores. De otra parte, tal situacin de privilegio les permite determinar un calentamiento del mercado dejando muchos pisos vacos (el ayuntamiento de Barcelona ha tramitado 268 expedientes de viviendas pertenecientes a bancos) xxxiv , juntos a particulares que quedaron colgados despus de la aprobacin del PEUAT, no llegando a convertirlos en alojamientos tursticos.

El gran dilema es como conservar historia, rasgos y tradiciones de la ciudad con sus residentes, sin apartarse del desafi que la contemporaneidad impone. Entre las soluciones propuestas por parte de los candidatos a la alcalda, se destaca la de Manuel Valls, que apuesta por construcciones verticales xxxv, instrumento tpico para ahorrar suelo, energa y desplazamientos, acogiendo un mayor nmero de personas. Sin embargo, se ofrece una solucin de economa de escala con peculiaridad posindustrial y capitalista, cuyo objetivo es, a travs de la altura y la reproducibilidad de la edificacin, difundir un arquetipo jerrquico universal y de dominio de la naturaleza. Su multiplicacin, en los ltimos decenios, revela una tendencia a afirmar la competicin como factor de elevacin social, no es un caso que las plantas altas de los rascacielos estn ocupadas por los bufetes y los inquilinos superpoderosos. Este prototipo que se presenta como el anttesis de la ciudad-comunidad, no es el lugar ideal para crear y profundizar relaciones sociales, debido a que engendra soledad e introversin, adems, hay que justipreciar el impacto en el horizonte artificial o perfil de la ciudad o lnea del cielo (skyline en ingls), que es un patrimonio de la cultura barcelonesa con sus techos y azoteas representadas magnficamente por Pablo Picasso xxxvi, en particular, durante su poca azul.

Por ltimo pero no menos importante, es que la idea planteada minimiza uno de los asuntos principales para el futuro de la capital catalana, que es la alta densidad urbana con sus ventajas y desventajas. De acuerdo con esto, dos corrientes de pensamientos y los relativos grupos de presin que las suportan, chocan para imponer su visin, por una parte, los partidarios de una metrpoli difusa que auspician aliviar las lacras de la alta tasa de urbanizacin favoreciendo una estructura nodal o policntrica, y por otra parte, los que consideran viable la realizacin de una ciudad con una estructura concentrada, monocntrica y radiocntrica xxxvii. Estos ltimos consideran que la descentralizacin engendra ms prejuicios que beneficios, entrando en el fondo de la cuestin, estigmatizan el exceso de consumo de suelo para edificar espacios urbanos e infraestructuras y, por ende, la destruccin de tierras agrcolas, bosques y reas verdes que suministran sus productos al contexto urbano, el incremento del uso de coches privados y los atascos de trfico asociados a los mayores gastos asumidos por la administracin pblica en la gestin de los flujos vehiculares, como realizacin de aparcamientos, actividad de patrullaje, accidentes y prdida de vidas humanas, servicio mdico y emergencia, trmites burocrticos y administrativos, empeoramiento de la contaminacin atmosfrica y acstica a causa de emisin de contaminantes y ruido. Y encima, sealan los costos sociales de la baja densidad, como la aparicin de aglomeraciones perifricas y la separacin funcional entre zonas residenciales, comerciales, de negocio y diversin, que exacerbando la movilidad con una sobrecarga de la red viaria, reducen al mnimo los contactos sociales interclasistas xxxviii.

Examinando los datos de los distritos municipales, parece que Barcelona a pesar de ser una realidad con alta densidad (la primera en Europa segn Geostat) xxxix, ya experimenta los inconvenientes de una ciudad desperdigada, esta evidente contradiccin se explica con el ndice de concentracin demogrfica, que es un indicador ms ajustado respecto a las tasas de densidad de poblacin aritmtica y urbana xl. En efecto, si la densidad es de 15.987 habitantes por kilmetro cuadrado (datos 2018) xli, se manifiestan enormes diferencias entre distritos muy poblados, que superan esta media, como Eixample, 35.630 habitantes por km2 (Sagrada Familia, 49.040 por km2; Sant Antoni, 47.870;), Grcia, 28.990 por km2 (Camp d'en Grassot i Grcia Nova, 52.850 por km2; Vila de Grcia, 38.210 por km2;) Ciutat Vella , 23.210 por km2 (Raval, 43.340 por km2; Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera, 20.390 por km2;), Sant Andreu, 22.480 por km2 (Navas, 52.270 por km2; Congrs i els Indians, 34.680 por km2;), Sant Mart, 22.380 por km2 (Camp de l'Arpa del Clot, 51.460 por km2; Clot, 38.850 por km2) y Nou Barris , 20.720 por km2 (Verdun, 52.030 por km2; Vilapicina i la Torre Llobeta, 45.120 por km2;); y otros, que se ponen debajo o muy por debajo de la misma, como Horta-Guinard (14.120 habitantes por km2), Les Corts (13.630 por km2), Sarri-Sant Gervasi (7.430 por km2) y Sants-Montjuc, (7.930 por km2) xlii. Los nmeros atestiguan como se han desarrollado tres reas de baja densidad y en algunos casos con rasgos perifricos, una, de burguesa adinerada, en el nordeste (Sarri-Sant Gervasi y Les Corts), y otras dos en los sectores suroriental (Sants-Montjuic) y noroccidental (Horta-Guinard).

Asimismo, se registran unos barrios (29) con una densidad neta (poblacin/superficie residencial) inferior a la media de la ciudad (62.580 habitantes por km2), entre estos sobresalen la Marina del Prat Vermell, Vallvidrera, el Tibidabo i les Planes, la Clota, Torre Bar, Pedralbes, Vallbona, Sarri, Font d'en Fargues, Dreta de l'Eixample, Tres Torres, Sant Gervasi-la Bonanova, Vallcarca i els Penitents, Sant Gens dels Agudells, Can Peguera y la Vila Olmpica del Poblenou, mientras que se han generado condiciones de hacinamiento en realidades como Provenals del Poblenou (148.980) Tur de la Peira (115.150), Clot (114.500), Sant Mart de Provenals (111.650), Barceloneta (110.740), Baix Guinard (108.190), Poble Sec (104.310) Sagrada Familia (100.620), Navas (98.360), Prosperitat (96.530), Raval (95.880), Forte Pienc (95.860), Sants-Badal (95.450), Sant Antoni (92.760), y la Font de la Guatlla (91.170), que son sntomas de fuerte disparidades dentro de los mismos distritos.

En definitiva, se perfila una metrpoli con una pronunciada inclinacin hacia el mbito disperso, en el que los varios istopos que componen su tejido, despliegan muchas ciudades dentro de la misma ciudad, pues, el debate tendra que enfocarse no tanto en baja o alta densidad como en dispersin o compacidad. Adoptar una estrategia de crecimiento inteligente (smart growth) xliii es una alternativa vlida, que, sin embargo, no subestime como la alta densidad favorezca, al faltar requisitos de ventilacin e insolacin en la edificacin, la incidencia de enfermedades contagiosas, y sobre todo, en lo social, condiciones de estrs y agresividad, que la escasa disponibilidad de espacio vital por cada residente y la proliferacin de lugares sin identidad y vnculos de vecindad (luego, tambin la alta densidad puede causar problemas de convivencia), provoca en los individuos. Cada vez ms, las personas buscan un equilibrio entre la vida del campo y la del mundo urbano, segn el famoso modelo de la ciudad-jardn de Ebenezer Howard xliv, que hoy en da parece superado por la necesidades medioambientales y de autoproduccin, que presagian el surgimiento de la ciudad-huerta.

Notas.

i C. Fourier, Doctrina social - El Falansterio, Ediciones Jcar, Gijn, 1978.

ii https://barcelonaencomu.cat/es/principios

iii Garca-Ubaque, Csar, Henao-Trujillo, Csar Augusto, Vaca-Bohrquez, Martha, Instrumentos de gestion de suelo para vivienda de interes social en colombia: Anlisis de caso. Dyna [en linea] 2014, 81 (Abril): [Fecha de consulta: 7 de mayo de 2019] Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=49630405030 ISSN 0012-7353 pg. 218

iv Ibdem

v https://www.revistacircle.com/2019/04/22/edificios-sostenibles/

vi https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/02-312614/arquitectura-biomimetica-que-podemos-aprender-de-la-naturaleza

vii https://unchronicle.un.org/es/article/la-energ-urbana-sostenible-es-el-futuro

viii https://www.nature.com/articles/nature11475

ix http://www.unesco.org/new/fileadmin/MULTIMEDIA/HQ/SC/images/WWDR2015Facts_Figures_SPA_web.pdf

x https://upcommons.upc.edu/bitstream/handle/2099.1/7222/pfc-e%202009.058%20mem%C3%B2ria.pdf pg. 32-56

xi http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1727-81202010000300003

xii http://www.rebelion.org/noticia.php?id=217824

xiii https://www.ellenmacarthurfoundation.org/es/economia-circular/principios

xiv http://www.itene.com/proyectos-de-difusion-abierta/i/12546/56/seplayer

xv https://elviajero.elpais.com/elviajero/2015/12/16/actualidad/1450283689_181151.html

xvi https://www.bcn.cl/observatorio/europa/noticias/politicas-publicas-pro-reciclaje-hacen-de-suiza-un-pais-lider-en-la-materia

xvii http://www.itene.com/proyectos-de-difusion-abierta/i/12543/56/biosust

xviii https://economiacircular.org/wp/?page_id=62

xix https://www.lemonde.fr/idees/article/2011/02/15/vu-de-l-ecole-centrale_1480440_3232.html

xx https://elpais.com/economia/2019/03/01/actualidad/1551455265_053587.html

xxi https://www.ine.es/calcula/calcula.do;jsessionid=274B9404453BD0D6498A72381B592018.calcula01

xxii https://www.idealista.com/news/inmobiliario/vivienda/2018/09/19/768284-las-casas-vacias-ya-estan-penalizadas-con-el-pago-de-varios-impuestos

xxiii https://www.idealista.com/news/inmobiliario/vivienda/2018/09/25/768375-los-propietarios-que-alquilen-caro-no-disfrutaran-de-beneficios-fiscales

xxiv https://www.eldiario.es/catalunya/Colau-Govern-destinar-vivienda-Barcelona_0_843065961.html

xxv https://www.boe.es/eli/es/rdl/2019/03/01/7

xxvi https://www.europapress.es/economia/construccion-y-vivienda-00342/noticia-gobierno-limita-subida-anual-alquileres-ipc-renuncia-bonificar-80-ibi-20190301133154.html

xxvii https://www.lavanguardia.com/opinion/20190225/46689740713/salarios-minimos.html

xxviii http://www.hispania.es/wp-content/uploads/2019/02/3.%20Informe%20Consejo%20y%20CNR%20-%20Ratificacion%20y%20reeleccion%20de%20consejeros%20.pdf

xxix https://cincodias.elpais.com/cincodias/2018/11/29/mercados/1543520440_969338.html

xxx https://cincodias.elpais.com/cincodias/2018/05/18/companias/1526670217_298973.html

xxxi https://cincodias.elpais.com/cincodias/2018/05/25/midinero/1527269975_249151.html

xxxii https://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Inicio/_Segmentos_/Empresas_y_profesionales/Empresas/Impuesto_sobre_Sociedades/Periodos_impositivos_iniciados_hasta_31_12_2014/Regimenes_tributarios_especiales/Regimen_Especial_de_SOCIMI.shtml

xxxiii https://www.libremercado.com/2018-09-11/iglesias-culpa-a-las-socimis-de-la-burbuja-del-alquiler-pese-a-que-solo-poseen-el-3-1276624692/

xxxiv https://www.elperiodico.com/es/barcelona/20170519/ciutat-vella-suma-decenas-de-edificios-vacios-o-sin-apenas-vecinos-6047002

xxxv https://elpais.com/ccaa/2018/10/29/catalunya/1540811090_646569.html

xxxvi http://www.blogmuseupicassobcn.org/2012/01/las-azoteas-de-la-barcelona-de-picasso/?lang=es

xxxvii https://www1.diba.cat/uliep/pdf/38454.pdf pg. 204

xxxviii Ibidem, pgs. 213-220

xxxix https://www.theguardian.com/cities/gallery/2018/mar/22/most-densely-populated-square-kilometres-europe-mapped

xl https://www.lavanguardia.com/vida/20180126/44292753470/espana-europa-densidad-poblacion-estudio-barcelona-madrid.html

xli https://www.idescat.cat/pub/?id=aec&n=250&lang=es

xlii http://www.bcn.cat/estadistica/castella/dades/anuari/cap01/C0101050.htm

xliii Jimnez Romera, Carlos (2015) Tamao y densidad urbana. Anlisis de la ocupacin de suelo por las reas urbanas espaolas. Tesis Doctoral. Departamento de Urbanstica y Ordenacin del Territorio. Escuela Tcnica Superior de Arquitectura. Universidad Politcnica de Madrid. Recurso electrnico en lnea: http://habitat.aq.upm.es/tydu/atydu_2.html [Consulta: 19 de mayo de 2019]

xliv http://www.ub.edu/geocrit/xiv-coloquio/JustinoLosada.pdf

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter