Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-05-2019

Cambiar el rumbo

Juan Garca Ballesteros
Rebelin


Hemos vivido unas elecciones en las que los tres partidos conservadores han rivalizado en demostrar cul de ellos era ms patriota. Han utilizado el recurso de la espaolidad (Una, Grande) en contra del separatismo cataln en busca del voto visceral de los muy espaoles. Estos son los patriotas que se enfunden la bandera, se adornan con ella y la llevan repartida entre la cartera y la vestimenta. La airean en las manifestaciones y la colocan en sus balcones. La miman y la besan pensando en todos los privilegios de los que disfrutan. Para esta derecha reaccionaria es su estandarte de poder e impunidad. La utilizan para negar la otra Espaa, la perdedora de la guerra, para tapar sus vergenzas, su terrible y descomunal corrupcin y para enfrentar a los espaolitos que no piensa, ni sienten como ellos. Estos partidos (PP, C,s y VOX) que ya se han quitado su venda franquista porque se han dado cuenta que aunque prediquen un discurso ideolgico insustancial, vaco, rancio, carente de propuestas de mejoras sociales (no las tienen) y que se dedican a bramar y mentir, saben que cuentan con un caladero de votos, no slo de aquella pequea parte de la sociedad (ricos y grandes empresarios) con la que ellos comulgan poltica y econmicamente, sino amplios sectores sociales desfavorecidos que han aceptado el enfrentamiento con Catalua, las trampas y falsas promesas de estos partidos opresores, asumiendo, siempre desde la ignorancia, una veces por miedo, otras por pasividad y resignacin, su terrible situacin de una vida indigna y menesterosa.

En las pasadas elecciones del 28A no ha perdido la derecha reaccionaria. La ley electoral Dhondt ha castigado su fragmentacin. Esta ley, pensada a imagen y semejanza para que el bipartidismo se perpetuara en un poder turnista, ha hecho aicos, con la aparicin de nuevos partidos, la representacin de la ciudadana y cambiado el mapa electoral. Si los dos partidos (PP -antes UCD y AP- y PSOE) hubieran imaginado que el panorama poltico cambiara de esta manera, posiblemente no se hubiera aprobado esta ley, quizs otra ms proporcional y representativa, ms justa del voto ciudadano. El PP, heredero del rgimen anterior, ha sido un partido monoltico hasta que ha explotado y salido a la luz pblica (ya no se poda ocultar y la justicia ha tenido que intervenir) la terrible corrupcin que ha cangrenado sus entraas y que ha descubierto toda la trama de iniquidades (financiacin ilegal, asociacin ilcita, cohecho, falsedad documental, delito electoral, malversacin, prevaricacin, estafa, fraude, blanqueo de capitales) que un partido puede cometer. Los poderes econmicos, por un lado (Cs), y la derecha franquista (siempre estuvo ah), por otro (VOX), han fracturado y dividido a la derecha. Como he recogido la derecha conservadora no ha perdido las elecciones. Si repasamos las cuatro ltimas (desde 2011 a 2019) comprobaremos que siempre ha sacado en torno al 43 % de los votos. Su segmentacin les ha roto el chirinquito del poder. Esto demuestra el voto fiel de la derecha, que lejos de moverse por ideologa, lo hace por motivos econmicos y de influencia en las instituciones para mejorar las condiciones sociales, polticas y culturales de las lites.

El viraje a la derecha del PP, recogiendo propuesta de la extrema derecha, le ha pasado factura. La prdida de 71 escaos es un descalabro sin precedentes Despus y, visto el fracaso, el Sr. Casado ha querido rectificar, intentando moderar su discurso, pero la ciudadana no puede olvidar que gobierna en Andaluca con el apoyo necesario (pacto incluido) con VOX. Las primeras medidas que el Gobierno andaluz ha tomado ha sido a favor de rebajar los impuestos a los ricos. Hay que acabar con los miles de enchufados que el PSOE tiene repartidos por todas las administraciones a, decan! Prometan que con ellos esto no pasara. Sin embargo, se han apresurado a nombrar a diestro y siniestro, a dedo , a miles de adeptos, compinches partidarios, que han ocupado los cargos vacantes que los del PSOE han dejado. Han parado el posible desastre que se avecina para el pueblo andaluz, en cuanto a polticas privatizadoras y falta de inversiones en los servicios pblicos se refiere, hasta despus de las elecciones. A partir de Junio lo veremos.

El PSOE como partido ms votado va formar Gobierno, pero con sus 123 diputados debe buscar apoyos para gobernar. Desde la derecha econmica (COE, Banca) le han aconsejado el pacto con Cs y le han avisado del peligro de pactar con Unidas Podemos (UP). Quiere gobernar en solitario, pero tendr que buscar apoyos para sacar adelante sus propuestas. Despus de la formacin de la Mesa del Congresos, acordada con UP, se abre una va de colaboracin necesaria para intentar cambiar el rumbo de esta maltrecha sociedad: Son muchos los temas que habra que acometer y pienso que es imprescindible la colaboracin de los dos partidos para mejorar la difcil situacin que padece la inmensa mayora de la ciudadana. El ejemplo lo tenemos cercano, Portugal. Pero esos cambios profundos y necesarios van a chocar (ya tenemos la experiencia de legislaturas pasadas) con los poderes econmicos y con las imposiciones de esta Europa de los mercaderes que si el Gobierno socialista no acta con valenta, pensado en los intereses de la mayora, todo quedar en un simple lavado de cara.

Unidas Podemos ha invertido mucho esfuerzo en una posible unidad de accin que conduzca a realizar los cambios sociales y econmicos imprescindibles. Pero hasta el momento no ha tenido por parte del PSOE la respuesta esperada. Su apoyo para que Pedro Snchez sea presidente del Gobierno no puede ser gratuito. Ya tenemos la experiencia de la mocin censura con unos acuerdos firmados que, slo en algn apartado (subida del salario mnimo, ampliacin de la paternidad) se ha cumplido. Por ello, la firma de un programa de cambio real debe ser prioritaria a cualquier apoyo a Presidente, aadiendo el compromiso de su cumplimiento.

Existe el peligro que despus cuatro aos de posible colaboracin, Unidas Podemos quede difuminado. Que al final, El PSOE se adjudique los avances conseguidos y justifique (por factores externos) la dificultad para sacar adelante determinados acuerdos pactados que podran suponer cambios profundos en las estructuras sociales y econmicas (Va a contar con los mass media). Para ello, ser necesario que UP ponga en marcha toda su maquinaria de partido para informar y formar de forma crtica y continuamente a la opinin pblica de todo lo que acontezca entre ellos y el Gobierno, que sean capaces de manifestar sus acuerdos y divergencias con claridad, denunciando todo aquello que consideren que atenta contra el bienestar y las condiciones de vida de la ciudadana.

Pienso que para Unidas Podemos hay temas que son prioritarios: cambiar la Reforma Laboral para recuperar los convenios colectivos del sector y acabar con los contratos basura, suprimir la Ley Mordaza, potenciar un sistema educativo pblico, de calidad, laico, gratuito, universal y no sexista, lograr una igualdad real de gnero, optar por una sanidad pblica, gratuita y universal, crear alternativas de empleos en sectores estratgicos, desarrollar un rgimen de vivienda pblica y acabar con los desahucios , garantizar las pensiones pblicas, apoyar la dependencia, potenciar el I+D, propiciar la creacin de empleo para jvenes, acabar con el voto rogado pero algunas de estas propuestas, que debe ponerlas sobre la mesa, no sern aceptadas por el Partido Socialista y otras, aunque las acepte no las va a poner en prctica. Espero equivocarme.

Es necesario un programa acordado de cambios necesarios, pero con garantas y no a cualquier precio!

Juan Garca Ballesteros. Presidente del Colectivo Prometeo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter