Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-05-2019

Una mentira cansina sobre Manuel Sacristn que huele a naftalina, anticomunismo y a desinformacin interesada

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Pedro Carlos Gonzlez Cuevas ha publicado en Okdiario, nada menos que Okdiario!, un artculo titulado: Manuel Fraga, padre de la Constitucin (https://okdiario.com/opinion/manuel-fraga-padre-constitucion-4141837). Me da que no vale la pena perder o usar mucho tiempo en su lectura. Pero cabe, eso s, un breve apunte sobre una de sus afirmaciones.

Gonzlez Cuevas hable su texto con estas palabras:

No vale decir, como dicen algunos frvolos, que Franco es simplemente un individuo grotesco, que tiene buena suerte, porque eso no es ms que la versin invertida de la imagen de Franco hombre providencial difundida por la propaganda. Puede, en efecto, imaginarse nada ms providencial que veinticinco aos de buena suerte? Veinticinco aos son muchos aos. Espaa y los espaoles han cambiado, y aunque forzosamente hubieran cambiado tambin sin Franco, el hecho es que han cambiado con l. De la Espaa que Franco deje han de partir quienes vengan cuando ste acabe, no de ninguna anterior. As se expresaba, a la altura de 1965, Jaime Gil de Biedma, todo lo contrario de un franquista; gran poeta y hombre de izquierda que hubo de padecer la homofobia dominante en el PCE, encarnada por entonces en la figura del filsofo marxista Manuel Sacristn.

Habra que ver el contexto en el que Gil de Biedma dijo las palabras que Gonzlez Cuevas pone en su boca o en su pluma (de entrada, razonable realismo poltico y sociolgico que no implicaba conciliacin con lo existente) y que no documenta. Pero no es el punto aqu. El punto es lo que aade a continuacin y que el autor tampoco documenta: y hombre de izquierda que hubo de padecer la homofobia dominante en el PCE, encarnada por entonces en la figura del filsofo marxista Manuel Sacristn.

La homofobia dominante en el PCE a la que se alude tena ya, en aquellos aos donde la homofobia estaba extendida en nuestro pas y en muchos otros pases de forma generalizada (incluidos grandes imperios liberales como Estados Unidos donde era perseguida), muchas voces disidentes en el PCE-PSUC. Muchas, no era un partido de brutos y machos alfa. Y lo que es absolutamente falso (el autor habla de odas y se hace eco de afirmaciones indocumentadas como las de una sobrina del poeta, Esperanza Aguirre y Gil de Biedma) es que esa homofobia estuviera encarnada por Manuel Sacristn.

Las razones esgrimidas por el PSUC para no admitir la militancia de Gil de Biedma han sido explicadas con claridad por Luis Goytisolo (en su autobiografa, era dirigente entonces) y Gregorio Morn (en su historia del PCE, en su edicin reciente en Akal) entre algunos (no muchos) otros. Razones -buenas, malas o regulares- de clandestinidad y seguridad, y el tipo de vida que entonces llevaba el directivo de Tabacos de Filipinas estn en el fondo de la decisin. Una decisin que en absoluto fue obstculo para otro tipo de relaciones ni para la buena sintona que el autor de Pandmica y celeste mantuvo con el Partido de los comunistas catalanes, antes y despus de su peticin de militancia. Ni con el PCI, el Partido comunista italiano, por dar otro ejemplo.

En cualquier caso, Manuel Sacristn (1925-1985), que como todos nosotros fue un hombre de su tiempo pero que en muchas aristas, y con riesgos indudables, fue mucho ms de las ideologas y marcos culturales hegemnicas, no encarn ninguna ortodoxia homofbica (tena amigos homosexuales ya en aquellos aos, los sigui teniendo a lo largo de su vida) y no fue l, en contra de lo que se ha afirmado cien o diez mil veces, el responsable de la decisin que se tom (ni quien se la comunic al poeta a pesar de ser l quien recibi su peticin), una decisin que, por supuesto, no era fcil (el PCE haba vivido recientemente momentos dolorosos por estas cuestiones), y que tuvo que ver estrictamente con la militancia del poeta segoviano-barcelons en el PSUC, no, como deca, con otro tipo de vinculacin ni con su permanente apoyo a las acciones democrtico-socialistas del gran Partido antifranquista.

Para ms informacin sobre lo sucedido, puede verse: Salvador Lpez Arnal, La observacin de Goethe, Madrid, La Linterna Sorda, 2015, captulo 2.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter