Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-05-2019

La historia interminable?

Karina Rodrguez, Sheila Noda, Roco Feria y Junior Hernndez
Tribuna de La Habana

Mientras la mxima direccin del pas apuesta por la transparencia y la rapidez en el acceso a la informacin para la ciudadana, en la prctica algunas instituciones demuestran lo contrario


Esta debera ser la historia de una anciana que se sienta en un parque todas las maanas por miedo a que su techo le caiga encima, o la de una madre que no deja a sus nios jugar en el pasillo por temor a que el suelo colapse, o la de vecinos desesperados que envan cartas y no reciben respuestas. Pero no, esta es la historia de por qu hoy no podemos contar ninguna de esas historias.

La idea de escribir un reportaje de investigacin sobre el estado del fondo habitacional en el municipio de La Habana Vieja naci una tarde de marzo, al calor de un P11, cuando la bandera colgante de un balcn en ruinas nos alert de la presencia humana. Tras dos meses de gestiones llamadas-, caminatas interminables llamadas-, meriendas ligeras a base de cangrejitos llamadas-, visitas a edificios en mal estado y ms llamadas; las respuestas institucionales siguen siendo las mismas: Fulano no se encuentra, Est reunido, Pueden venir maana?, Sin carta, no hay entrevista!.

─Ya les dieron la entrevista? ─nos pregunt la recepcionista de la empresa inmobiliaria Almest, tras el quinto intento de contactar con la direccin de desarrollo, que debe respondernos por la construccin de los hoteles Pasaje y Payret, futuros ocupantes del terreno de un edificio declarado inhabitable donde viven varias familias.

En las primeras visitas a Almest nos topamos con el muro de las vacaciones y los viajes laborales, y no fue hasta la cuarta vez que logramos hablar directamente con la funcionaria encargada. Pero ─vctimas de la ingenuidad─ descubrimos que la entrega de la informacin requera de una carta firmada por la direccin de Tribuna de La Habana, documento que, a la postre, debera ser redactado nuevamente, pues ─como si no bastara la firma de la directora y el cuo del rgano de prensa─ la misiva deba contener una explicacin detallada sobre el contenido de nuestras interrogantes.

En la Direccin Municipal de la Vivienda en el municipio de La Habana Vieja, por el contrario, la disposicin general fue a hablar. El departamento de albergue nos abri las puertas, pero en la subdireccin de inversiones, donde buscamos estadsticas sobre el estado constructivo de los edificios, se nos han prometido ms entrevistas de las que la encargada habra podido asistir, porque las reuniones en el Gobierno Municipal y otras instancias se lo han impedido. A ltima hora, nos inform que necesitaba la autorizacin de un superior.

La Oficina de Registro de la Propiedad, que se encarga de la documentacin en los edificios restaurados por la Oficina del Historiador de La Habana, ha sido otro torbellino burocrtico. Tras una bsqueda en la cual fuimos cuestionados al preguntar por el funcionario incorrecto, nos dirigieron hacia la persona ms capacitada, pero no hemos podido dar con ella hasta el momento.

Otro funcionario, renombrado entre los vecinos con afectaciones, es una fuente determinante en los casos que investigamos. Sin embargo, no fue hasta despus del autorizo por el departamento de comunicacin de la Oficina del Historiador, que nos ofreci la posibilidad de entrevistarlo en los prximos das.

En la Direccin de Inversiones de ese organismo, regida por una estricta agenda de trabajo, aun esperamos la fecha para concretar un encuentro. En un inicio, implicaba localizar a la secretaria, comunicar la solicitud, llamar tras un perodo y, finalmente, conocer si seramos atendidos. De improviso, nos informaron que era tambin necesario el visto bueno del departamento de comunicacin.

Mentiramos si dijramos que el trato con las instituciones ha sido del todo descorts. Pero pesa ms el entramado burocrtico, el peloteo y los mecanismos arcaicos, que las intenciones de facilitar la informacin. Parece que en el municipio de La Habana Vieja, el espectro de la burocracia corroe ms que el tiempo, el salitre y el abandono; y ni los funcionarios escapan.

Mientras la mxima direccin del pas apuesta por la transparencia y la rapidez en el acceso a la informacin para la ciudadana, en la prctica algunas instituciones demuestran lo contrario. Si existen tantas trabas para los que hacemos periodismo, qu quedar para los ciudadanos cuando solicitan en estas entidades la informacin necesaria? Esperamos que esta historia no sea interminable, como tampoco lo sean las que hoy no pudimos contar.

Fuente: http://www.tribuna.cu/capitalinas/2019-05-21/la-historia-interminable



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter