Portada :: Mundo :: China
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-05-2019

Conflicto de Estados Unidos contra China (I)
Mucho ms que una guerra comercial

Sergio Rodrguez Gelfenstein
Barmetro Latinoamericano


El planeta se encuentra suspendido de un hilo y sigue con suma expectacin las noticias vinculadas a lo que se ha dado en llamar guerra comercial entre Estados Unidos y China. Vale debatir si en realidad se trata de una guerra y si en verdad las causas de su inicio y la actual escalada tiene un trasfondo de orden comercial.

Como es sabido, este conflicto fue iniciado en marzo de 2018 tras un anuncio realizado por el presidente de Estados Unidos Donald Trump, quien inform su decisin de imponer aranceles por un monto 50 mil millones de dlares a los productos chinos bajo el artculo 301 de la Ley de Comercio de 1974, sustentado en el supuesto de prcticas desleales de comercio y robo de propiedad intelectual por parte de la nacin asitica. Unos das despus, China respondi aplicando aranceles a 128 productos estadounidenses, dando origen de esa manera a un escalamiento del diferendo que pareci entrar en una etapa de tregua y posteriores negociaciones tras el encuentro de los presidentes de ambos pases en Buenos Aires el pasado 1 de diciembre en el marco de la celebracin de la Cumbre del G-20.

Sin embargo, tras 11 rondas de conversaciones realizadas en ambas capitales, el conflicto lejos de acercase a una culminacin exitosa, ha escalado incluso con la decisin de imponer nuevos aranceles por parte de Estados Unidos justo cuando estaba por comenzar la realizacin de ese dcimo primer encuentro bilateral que se habra de realizar en Washington durante la segunda semana de este mes de mayo.

El 10 de mayo Estados Unidos aument los aranceles a las importaciones chinas por un valor de 300 mil millones de dlares elevndolos de 10 a 25%, a lo que Beijing respondi anunciando un plan que se propone introducir gravmenes sobre las importaciones estadounidenses a partir del 1 de junio por valor de 60 mil millones de dlares.

Pero, como hemos dicho con anterioridad, el verdadero eje del problema es que la Repblica Popular China va logrando una superioridad tecnolgica respecto de Estados Unidos que la coloca en una mejor posicin para avanzar en su desarrollo hacia una economa fortalecida que la va a colocar en las prximas dcadas en la vanguardia econmica del planeta y que a travs del Plan de la Nueva Ruta de la Seda ha generado un mecanismo que trae prosperidad no slo a su pas sino a otros pueblos del mundo corroyendo con ello el sistema mediante el cual se usan las relaciones econmicas internacionales como instrumento de opresin, subordinacin y miseria para la mayor parte de la humanidad.

De manera tal que tras la llamada guerra comercial se esconde en realidad una guerra tecnolgica que es expresin de la desesperacin estadounidense por el elevado desarrollo cientfico chino, que por primera vez en los ltimos 130 aos ha coloca a la potencia norteamericana en un lugar secundario en este mbito.

El principal conflicto se ha desatado en torno a la nueva generacin de comunicacin mvil denominada 5G obtenida por China con un adelanto de 8 meses respecto de Estados Unidos. Vale decir que este pas haba consiguiendo la primaca en las previas 3G y 4G. La tecnologa 5G traer indudables implicaciones en las actividades sociales, geopolticas, empresariales y militares al ser 40 veces ms rpida que la 4G y tener una capacidad de transmisin de datos ostensiblemente mayor al poder desarrollar a travs de ella la conexin de grandes bases de datos, la expansin de aplicaciones de inteligencia artificial, incluyendo robtica de carcter avanzado y la posibilidad de mltiples conexiones ultrarrpidas de internet entre ciudadanos, organizaciones y cosas como dinero mvil, vehculos sin conductores, cirugas a distancia, enseanza virtual y uso de drones, mucho de lo cual ya est en uso en China.

En la escalada del problema creado, el pasado 12 de mayo el gobierno de Estados Unidos difundi una lista de casi cuatro mil productos chinos a los cuales podra imponer nuevos aranceles, al mismo tiempo el presidente Trump dijo que estaba estudiando la posibilidad de decidir aplicar tarifas del 25% al resto de las mercancas chinas que hasta ese momento no tenan tales gravmenes y que haba dado instrucciones para dar los pasos iniciales en esa direccin a partir de lo cual la administracin estadounidense dio inicio formal al proceso de aprobacin de nuevos impuestos con la publicacin de un listado de 3805 categoras de bienes valorados en 300 mil millones de dlares anuales, el cual incluye mercancas como celulares, computadoras personales, leche, acero y aluminio.

De manera frontal, y utilizando un tono inusitado para su tradicin diplomtica, la respuesta china fue frontal, el martes 14 de mayo el portavoz de la Cancillera, Geng Shuang inform que La experiencia anterior fue testimonio de que China no quiere una guerra comercial, pero tampoco tiene miedo de ella; si alguien provoca una guerra en la entrada a nuestra casa, vamos a luchar hasta vencer. Geng tambin manifest la esperanza de que Estados Unidos no menosprecie la disposicin de China de defender sus intereses. De manera clara, China ha asumido que lo que ha decidido Estados Unidos es la realizacin de una guerra y como tal se est preparando para defenderse y contrarrestar los efectos de la misma. No hay que olvidar que la guerra es la continuacin de la poltica y Estados Unidos ha decidido una poltica de confrontacin y enfrentamiento para lograr la derrota del enemigo.

Al da siguiente, 15 de mayo, en un editorial titulado: "China ha hecho la preparacin integral" leda en el noticiero estelar de la Televisin Central de China (CCTV) el gobierno envi un mensaje al pueblo en el que se informa acerca de de su posicin en torno a la confrontacin planteada por Estados Unidos. En el mismo se comunica que "no queremos esta lucha, pero no tenemos miedo y vamos a luchar si es necesario". En el imaginario de los ciudadanos chinos, el trasfondo del conflicto no tiene carcter comercial ni econmico, sino que lo ha entendido como una lucha por el honor y en salvaguarda de la integridad del pas. El editorial antes mencionado toma nota de este sentimiento y lo manifiesta de la siguiente forma: "Para la nacin china que ha experimentado varias tormentas en los ltimos 5.000 aos, hay alguna situacin que no hemos visto antes? En el proceso de la gran revitalizacin de la nacin, tiene que haber dificultades e incluso olas terribles. La guerra comercial provocada por Estados Unidos es slo una barrera en el camino de desarrollo de China, y no es un gran problema en absoluto".

La respuesta china produjo irritacin extrema en Washington, no acostumbrado a que alguien en el mundo le responda de igual a igual, el jueves 16 de mayo, el presidente Trump afirm que China resultara gravemente perjudicada si los dos pases no llegan a un acuerdo comercial porque las tarifas impuestas por Estados Unidos obligarn a las compaas a trasladar la produccin a otros pases.

Vale considerar que en su comparecencia ante los medios de comunicacin el portavoz Geng haba expresado que Estados Unidos no necesitaba preocuparse por la estabilidad de China porque durante las cuatro dcadas de desarrollo de la poltica de reforma y apertura, el entorno de inversin extranjera del pas haba mejorado continuamente, lo que ha conducido a que China sea uno de los mayores destinos en el mundo para la inversin extranjera alcanzando un nivel rcord en diciembre del ao pasado.

Este ltimo aumento de las tasas, impulsado por el presidente Trump y los planes de China de contrarrestarlas, han influido negativamente en las empresas estadounidenses afincadas en el pas asitico. En ese marco, contradiciendo a Trump quien afirm que lo que tenan que hacer las empresas estadounidenses era construir sus fbricas o manufacturar sus productos en Estados Unidos, para lo cual no tendran que pagar ningn arancel, algunas de las principales compaas han dudado de ese ofrecimiento e incluso Exxon Mobil decidi establecer un proyecto de productos petroqumicos a gran escala en China. De la misma manera, la fabricante de vehculos elctricos Tesla comenz oficialmente la construccin de una planta de fabricacin en Shanghi, su primera en el extranjero, y la corporacin agrcola Cargill decidi ampliar su capacidad de procesamiento central en la provincia china de Jilin en abril. De la misma manera, un grupo de 170 empresas de la industria del calzado encabezadas por Adidas, Nike, Converse, Puma y Clarks entre otras, han enviado una carta al presidente Donald Trump en la que le instaron a reconsiderar los aranceles a los zapatos fabricados en China, al estimar que tal poltica puede resultar "catastrfica" para "empresas, consumidores y la economa estadounidense en general", considerando que el 72% de los zapatos que importa Estados Unidos, provienen de China.

Tales hechos dan cuenta de que estas empresas, dado su carcter transnacional no necesariamente actan en sintona con su pas de origen, sino que deciden sus destinos de inversin y eligen a sus socios comerciales a partir de sus mejores intereses en la bsqueda de mayor ganancia. Retirarse de China podra significar para estas empresas la prdida del mayor mercado mundial, que adems est en permanente expansin dados los importantes avances de China en la lucha contra la pobreza y el incremento constante en los niveles de consumo de su poblacin.

Por otra parte, en un esfuerzo por atraer nuevos inversionistas y mantener los que tienen, China contina reduciendo las limitaciones para la inversin extranjera, reservndose para si, solo las reas estratgicas de la economa y las que estn vinculadas a la industria para la defensa.

En ese mbito, la nueva Ley de Inversin Extranjera, que entrar en vigencia el 1 de enero de 2020, fomentar ms inversiones en China ya que generar una mayor confianza en un entorno estable, transparente, previsible y justo para las inversiones extranjeras. Las medidas para la ampliacin y mayor eficiencia (que incluye una fuerte lucha contra la corrupcin) en la aplicacin de la poltica de reforma y apertura permitirn adems la racionalizacin y una mayor descentralizacin en la toma de decisiones incidiendo en la creacin de un mejor ambiente empresarial en el pas.

En esa medida, Estados Unidos se enfrenta a racionales polticas de Estado asumidas por la direccin china encaminadas a hacer avanzar la economa, evitando en todo momento el conflicto y enfrentndolo solo porque es un escollo que la insensata administracin Trump ha planeado como va para que su pas pueda salir del marasmo econmico en el que se encuentra.

En ese sentido, los datos que aporta una encuesta realizada entre el 16 y el 20 de mayo de manera conjunta por la Cmara de Comercio Americana en Shanghi (AmCham Shanghai) y la Cmara de Comercio Americana en China, con sede en Beijing (AmCham China) establece con claridad que las medidas tomadas por el presidente Trump estn incidiendo negativamente en las empresas estadounidenses que se encuentran en China. La pesquisa da cuenta que el mayor impacto viene dado por el perjuicio a la competitividad de la gran mayora de los encuestados (el 74,9%), lo cual se ha reflejado en una menor demanda de mercancas, mayores costos de produccin y superiores precios de venta de productos que condujeron a mayores costos operativos que tuvieron fuerte impacto en el 45,6% de las empresas que se vieron impelidas a localizar fuentes alternas para la colocacin de sus productos.

No obstante, China haba tomado medidas en ese sentido, cuya comprensin gener grandes debates en diferentes escenarios, en torno al estado real de la economa china, toda vez que las mismas expusieron que ella se encontraba en un proceso de ralentizacin indetenible, sin embargo, el gobierno chino explicaba que dadas las dificultades por las que atravesaba la economa global se haca necesario disminuir las metas en el crecimiento del PIB, y trasladar el producto que emanaba de esa mengua en el flujo de las exportaciones a su gigantesco mercado interno que todava posee un gran potencial para absorber los excedentes de produccin que el conflicto generado por el gobierno de Estados Unidos podra crear. As, muchas empresas estadounidenses y de otros pases, se han acogido al plan En China, para China que consiste en ubicar su produccin en el mercado local de un pas poseedor de un potencial de 1.4 millones de consumidores. El gigantesco mercado chino es la primera arma que tiene ese pas para enfrentar la guerra de Trump pero no es la nica.

Fuente: https://barometrolatinoamericano.blogspot.com/2019/05/mucho-mas-que-una-guerra-comercial-el.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter