Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-05-2019

Germn, gestor de cobranzas

Miguel ngel Ferrer
Rebelin


Evidentemente Germn Martnez Czares pens que el gobierno de Lpez Obrador iba a ser como el de Felipe Caldern. Que se podra entrar a saco en las arcas pblicas. Que el lema del tabasqueo no robar, no mentir, no traicionar era una simple frase de campaa electoral.

Pero muy pronto, menos de dos meses despus del inicio del nuevo gobierno, empez a comprender que ya no haba permiso para robar. Que ya no haba, como en tiempos de Felipe Caldern (y otros), permiso presidencial para meter las manos (y hasta los codos) en el patrimonio nacional.

Pero, porfiado, Germancito decidi insistir en su propsito de saquear las arcas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Para ello se vali de una situacin preexistente: el Seguro arrastraba una deuda fraudulenta con sus proveedores de mil millones de pesos.

Era una deuda fraudulenta porque fue producto del muy conocido sistema de la sobrefacturacin, de compras a precios exorbitantemente inflados. Tan inflados que permitieran una enorme ganancia a esos proveedores, as como pagar jugosas comisiones a otros participantes en el atraco.

Slo que ante la negativa de la Secretara de Hacienda y Crdito Pblico a liberar esos mil millones hasta no ser auditadas esas compras, Martnez Czares decidi tirarse a fondo en el intento de cobranza. Es dable imaginar que al propio Germancito se le haba prometido una comisin por su trabajo de gestor de cobranzas. Digamos que del acostumbrado diez por ciento, algo as como 100 millones de pesos. O doscientos millones si la comisin ofrecida era del 20 por ciento.

En cualquier caso la comisin resultaba atractiva. Y tambin era atractiva la tarea, pues pareca una causa noble: pagar a los acreedores. Pagar lo que se debe es de gente honorable. De este modo Germn se hinchaba los bolsillos con dinero sucio y, al mismo, tiempo, no perda su falsa imagen de honradez.

Si no pagamos -dijo Germn- vendr el caos del desabasto. Ya no podremos comprar medicinas y sufrirn innecesariamente los enfermos. En Mxico a eso se le llama asustar con el petate del muerto.

Sin embargo Germn y sus aviesos afanes se estrellaron con la verdadera honradez y firmeza del secretario de Hacienda, Carlos Urza, y del propio Lpez Obrador, quienes se negaron a convalidar el evidente atraco de Germn.

Y finalmente Germn sali del IMSS. No entendi que, en verdad, haba llegado a su fin el permiso presidencial para robar, vigente durante los 40 aos de la poca pripanista. O lo entendi demasiado tarde.

Blog del autor: www.economiaypoliticahoy.wordpress.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter