Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-05-2019

Hablemos de geopoltica porque el asunto es geopoltica

Miguel Angel Ramos Estrada
Rebelin


El 23 de mayo de los corrientes, Rebelin pblico un interesante artculo de Manolo Monereo, un importante terico marxista de Unidos Podemos de Espaa titulado Europa frente a China: es la geopoltica, es la geopoltica. De este artculo extraemos lo siguiente:

El conflicto entre Huawei y Google ensea ms sobre el comercio internacional, el de verdad, el real, que los tediosos manuales sobre relaciones econmicas internacionales, costes comparativos incluidos. Por lo pronto, nos dice que las grandes empresas multinacionales tienen siempre un Estado-nacin detrs y que se someten a l cuando se les necesita. En segundo lugar, nos dice que estamos ante una guerra econmica de grandes proporciones. Por lo pronto, la globalizacin salta por los aires y se queda en lo que fue, un mundo a imagen y semejanza de EEUU. Y, en tercer lugar, que en el trasfondo de esta disputa est la lucha por la hegemona, es decir, organizar una nueva redistribucin del poder en el sistema mundo capitalista. La transicin hace tiempo que comenz. Vivimos en una etapa de excepcin y crisis que durar mucho tiempo y que, de una u otra forma, marcar el presente y el futuro de la economa, de las relaciones internacionales y de los Estados individualmente considerados De dnde venimos? De una poca histrica muy especial, la que alumbr la II Guerra Mundial y que dur casi 50 aos, cuyo elemento central fue un equilibrio bipolar como modo de regulacin que articulaba, en el tiempo y en el espacio, fases de guerra fra, guerras calientes y de conflictos que hoy se llamaran de zonas grises, todo ello presidido por el miedo a un conflicto nuclear que supondra una destruccin mutua asegurada de las grandes potencias. El conflicto nunca desaparece y la lucha se organiza en funcin de escenarios y de estrategias mejor o peor pensadas. El mundo socialista implosion y EEUU se convirti en lo que alguien llam la hper potencia; el mundo bipolar termin y pareca que la tendencia era hacia un mundo unipolar hegemonizado por la gran potencia norteamericana. La globalizacin fue, una vez ms, el proyecto poltico y la ideologa legitimadora de este dominio. Hay una parbola que explica bien el fin de todo esto que es que Hillary Clinton, la compaera del hombre que decret la globalizacin, fue vencida por Donald Trump que vena a constatar, no solo su agotamiento, sino la necesidad de un cambio radical en la poltica interna y externa de los EEUU. Cmo interpretar la poltica de este personaje que parece actuar como un matn en unas relaciones internacionales cada vez ms complejas y diferenciadas? Lo primero, tomrselo en serio y pensar que es bastante probable que gane las prximas elecciones norteamericanas. En segundo lugar, ms all de cmo gestiona los conflictos, su estrategia representa un ncleo de poder fuerte y que tiene un consenso popular notable. En tercer lugar, que con l o sin l, la poltica exterior norteamericana no variar sustancialmente en el futuro.

La cita es bastante larga pero necesaria porque hay que aclarar que este periodo es especial pero no tan especial porque ya se ha dado en varias ocasiones desde el siglo XVI y ms exactamente desde 1492 con el arribo de los europeos a las Amricas. Pocos aos despus, en 1517, Carlos V de Alemania, es coronado como Carlos I de Espaa y cuando es investido como Rey viene acompaado de un sequito de avariciosos banqueros y nobles flamencos a quien les encomienda la administracin del gran parte del oro y plata de las Amricas. Estos seores flamencos particularmente la familia Ruggers, traslado hacia bancos de los Pases Bajos gran parte de este oro y plata y se produjo como afirmara Eduardo Galeano en las Venas Abiertas de Amrica Latina el oro de Amrica empobreci a Espaa.

La primaca poltica y militar de Espaa en coalicin con Austria bajo control de la Casa Habsburgo catalizo el desarrollo econmico de los Pases bajos, Inglaterra y Francia e incluso el norte de Italia, pues Espaa y por ende Portugal, gracias a las remesas de oro y plata se transformaron en economas importadoras de bienes en desmedro de su desarrollo productivo. En 1568 estalla la guerra de independencia de los Pases Bajos que se prolongara por 80 aos y en medio de este complejo conflicto que resultara en la guerra de los 30 aos, la derrota militar espaola en Rocroi (1643) y la consiguiente Paz de Westfalia, la hegemona austro espaola es desplazada por la de los Pases Bajos. La Guerra de los Treinta Aos fue un escenario puro y duro de la geopoltica en donde no se respet nada.

La hegemona de los Pases Bajos se prolong hasta parte del siglo XVIII y es cuando construye su imperio colonial arrojndose sobre el Sur de frica, Indonesia, funda Nueva msterdam hoy Nueva York e intenta arrebatarle Brasil a los Portugueses. La pequeez territorial y demogrfica de los Pases Bajos conspiro contra la continuidad de su hegemona que es desplazada por el RU en el siglo XVIII y de manera definitiva por la Revolucin Industrial y se prolonga durante todo el siglo XIX hasta 1914.

En 1872, siete aos despus del fin de la Guerra de Secesin, EU desplaza al RU como primera potencia industrial. Pero parte importante de las grandes empresas de EU eran de capital ingls y el RU conserva su posicin como primera potencia financiera hasta 1914 cuando estalla la primera guerra mundial. Junto a EU emergi Alemania como gran potencia europea despus de lograr su unidad en 1871. Para la dcada de 1890, Alemania surge como primera potencia de la Europa y es entonces cuando el RU toma una decisin: que Alemania es su principal enemigo y firma en 1901 con EU el Tratado Hay Pouncefaute, en donde renuncia a sus pretensiones de construir un canal por Centro Amrica, abrogando el Tratado Clayton Bulwer de 1850 y que sella la alianza estratgica de EU con el RU durante todo el siglo XX. Este hecho histrico de gran importancia es poco citado incluso hasta por historiadores panameos desde una perspectiva geopoltica.

Despus de la Primera Guerra Mundial EU emerge como primera potencia y como centro hegemnico del capitalismo hasta hoy. Este resumen histrico es necesario recordarlo, porque si bien hay hablar de serio de geopoltica, hay que anotar que lo vivimos entre EU y China no es nada anormal y que ya en el pasado reciente cada 100 a 200 aos una potencia hegemnica es desplazada por una potencia emergente y se cumple lo que hasta el presente pareciera ser un ciclo natural: una transicin geopoltica.

Pero en esta ocasin la Trampa de Tulcidides se escenifica en una guerra de cuarta o quinta generacin en donde todas las formas de presin y chantaje son vlidas: la econmica, la propagandstica, la ciberntica, la electromagntica, la manipulacin ideolgica, la psicolgica, los juegos de guerra, etc. Y adviene lo que afirma Clausewits de que la guerra es un evento que pone en mxima tensin todos los recursos y fuerzas de una nacin. Esto quiere decir que la organizacin poltica, el desarrollo institucional, la cohesin ideolgica, la fortaleza econmica y el respaldo del pueblo a sus lderes son factores vitales para su desarrollo.

En este escenario de confrontacin EU no est respetando ningn tipo de acuerdos ni el derecho internacional. No respeta enemigos, competidores, aliados y menos a sus cipayos. La guerra econmica no es solo contra China sino contra el mundo. En el caso de Europa los dardos se dirigen contra Alemania al grado que en una ocasin al visitar ese pas sealo que los alemanes eran malos. Por lo que ngela Merkel contesto que Europa tena que fijar su propio destino y que EU ya no era confiable. Pero Alemania sigue siendo parte de la OTAN y sede de una de las bases militares ms grandes fuera de los EU. Es decir, en la prctica sigue siendo un pas ocupado. A pesar de lo sealado por Merkel, Europa no se atreve a ejecutar su mecanismo alterno al sistema SWIFT para el comercio con IRAN para eludir las sanciones de EU.

Zbigniew Brzezinski (1928-2017), ex asesor de Jimmy Carter hasta Barak Obama en asuntos de Seguridad Nacional, sealaba en el 2013 en una conferencia que dict en la Universidad John Hopkins de Nueva York, dijo lo siguiente: Ninguna de las potencias mundiales puede alcanzar la hegemona mundial en las condiciones actuales, por lo que EE.UU. debe elegir mejor los conflictos en los que va a participar, ya que las consecuencias de un error podran ser devastadoras   le ha llegado la hora de entender que el mundo contemporneo es mucho ms complicado y ms anrquico que en los ltimos aos despus de la Guerra Fra, por lo que la acentuacin de nuestros valores, as como la conviccin en nuestro excepcionalismo y universalismo, son al menos prematuras desde el punto de vista histrico".

Es indudable que al autonombrarse EU como paladn del mundo libre despus de la Segunda Guerra Mundial contra la denominada amenaza sovitica, este discurso ideolgico le sirvi de base para configurar su fortaleza poltica e institucional e incluso como correa de transmisin para que el pueblo respaldara su poltica imperial. Pero una vez desaparecida la Unin Sovitica y su bloque de alianzas, desaparece la motivacin para que el pueblo siguiera identificndose con dicha poltica. En la actualidad la sociedad estadounidense aparece repleta de conflictos sociales de diverso tipo y hay desacuerdos en el seno de su sociedad poltica dominante en torno a su actual situacin internacional. Incluso personalidades polticas como Bernie Sanders plantea una especie de cuasi revolucin para cambiar radicalmente la poltica y economa de EU. Lo anterior denota, que no parece existir en la actualidad en los Estados Unidos la suficiente fortaleza y consenso para lanzarse a este reordenamiento de la relaciones de poder a nivel global que trata de instrumentar DT.

El intento de DT de revertir la decadencia de la hegemona de EU es poco probable que tenga xito. Brezsinski sobre lo anterior adverta lo siguiente: A largo plazo, la poltica mundial est obligada a alejarse cada vez ms del concepto de concentracin del poder hegemnico en manos de un solo estado. Por lo tanto, Amrica (EE.UU.) no ha sido la primera, sino que ser la nica superpotencia global porque es probable que sea la ltima. Esto es as no slo porque los Estados-nacin se estn volviendo poco a poco cada vez ms permeables, sino tambin porque tanto el conocimiento [informacin] como el poder es cada vez ms difuso, ms comn, y menos limitado por las fronteras nacionales. El poder econmico tambin es probable que se disperse. En los prximos aos, ninguna potencia es probable que alcance el nivel del 30 por ciento o menos del PIB mundial que Estados Unidos mantuvo durante gran parte de este siglo, por no hablar del 50 por ciento a la que lleg en 1945". 1

George Bush padre, vicepresidente y presidente de EU entre 1981 a 1993, afirmaba en 1992 en una entrevista que el poder de los EU tenia lmites. Si es as, representando actualmente el 22% del PIB Mundial su pretensin de prolongar su hegemona es una pretensin sobre dimensionada.

En todas las transiciones geopolticas anteriores ese proceso dio paso a guerras sangrientas que costaron la vida de millones de personas y prdidas materiales inconmensurables: la guerra de la 30 aos (1618-48); las guerras napolenicas (1794-1815); la primera y segunda guerra mundiales (1914-45). En esta fase de la historia parece poco probable una guerra de esas dimensiones en virtud de la enorme capacidad destructiva de las armas de destruccin masiva que conduciran a la extincin del gnero humano.

La nueva guerra mundial que se abre paso ser una combinacin de vas, instrumentos y estrategias que buscan provocar el colapso econmico, poltico, institucional, tecnolgico y social del adversario tal como sucedi con la Unin Sovitica que se desintegro en 1991 como resultado de un sabotaje ciberntico de su economa y que es descrito por el desaparecido Fidel Castro Ruz, en su separata de 32 pginas titulado Mentiras Deliberadas, Muertes Extraas y Sabotaje a la Economa Mundial publicado en el 2007, pero que sorprendentemente es poco conocido. Otro medio seria provocar guerras localizadas como la que sucedi recientemente en Siria que arrastrara a las potencias adversarias, o como le sucedi precisamente a la Unin Sovitica en Afganistn en la dcada de 1980, o la de provocar o dinamizar movimientos separatistas internos como la de los musulmanes en la regin de Singh Kiang ubicada al Oeste de China. Esta guerra la ganara el que tenga mejor organizacin de todos sus recursos y seria agotadora incluso para el vencedor. Lo que todo esto pone al descubierto es que la denominada globalizacin fue siempre un espejismo y que el imperialismo nunca se escap de la realidad.

Nota:

1 Conjugando Adjetivo. ZB: la decadencia de EU y el fin del imperio estadunidense. 30 de enero de 2017

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter