Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-05-2019

El revolcn que gener la recaptura de Jess Santrich en el pas, pone la lupa en el tipo de democracia que se cimienta en Colombia
Vicisitudes de un intento de extradicin

Carolina Tejada
Prensa Rural


Con la recaptura de Jess Santrich se evidencia un manoseo desde el Gobierno nacional a la independencia de los poderes pblicos y el acatamiento de sus decisiones, la intencin de acabar con los compromisos acordados en el proceso de paz, y la voluntad de entregar la soberana a los intereses gringos.

El calificativo de Repblica Bananera que se ha usado desde el siglo XIX, para referirse de forma peyorativa a los pases influenciados por EE.UU., cuya suerte estaba dada a la corrupcin, la pobreza e inestabilidad democrtica, fue trada por Jess Santrich a la audiencia en donde se le pretendan presentar las nuevas pruebas que justifican su recaptura.

La firmeza de la JEP

La libertad que le concedi la Jurisdiccin Especial para la Paz, JEP, a Santrich es un ejercicio de respeto a la soberana del pas y al fuero interno en cuanto justicia especial, creada para garantizar la verdad y la justicia sobre el conflicto interno, en el marco del proceso de paz, y que no ha gustado mucho en aquellos sectores que hoy pretenden acallarla, pues esa misma justicia ira tras los autores intelectuales de diversos crmenes que hoy salpican las cpulas militares, a congresistas y miembros del gabinete del nuevo gobierno. Lo de Santrich hoy representa un saboteo a los acuerdos de paz, y tiene una evidente intencin de imponer, desde el Centro Democrtico, la continuidad de la guerra en Colombia.

VOZ dialog con Benedicto Gonzlez, dirigente del partido FARC, quien reemplaza a Santrich en la curul del Congreso: Santrich est en el centro de unos intereses polticos que quieren acabar con el proceso de paz y con la JEP por parte de sectores que tendran que compadecer ante ella, sobre algunos hechos del conflicto. Hay ms de 300 paramilitares que estn pidiendo compadecer ante esta instancia para contar la verdad sobre sectores polticos que promovieron o financiaron el fenmeno paramilitar y eso le quita el sueo a ms de uno.

Desde inicios del proceso del que fue absuelto por la JEP, la defensa del exguerillero ha denunciado que adems existe una serie de irregularidades que han estado permeadas por la ilegalidad, dado el ocultamiento predeterminado de pruebas. Los nuevos videos con los que se le pretende quitar su libertad carecen de procedimientos legales por parte de la Fiscala General de la Nacin y la DEA, y configuran una violacin a la soberana nacional por parte del gobierno de Trump, en la medida en que nunca se autoriz a la inteligencia de ese pas realizar procesos de investigacin en Colombia.

Debilidad en las instituciones

El pasado 14 de mayo, la JEP le concedi la libertad a Santrich, pero esta se dio hasta tres das despus, luego de que la defensa se viera obligada a interponer un hbeas corpus para que este procedimiento se hiciera efectivo por parte de las autoridades competentes. Este mismo tiempo se utiliz para generar un estado de alerta sobre un posible estado de conmocin, promovido desde el Centro Democrtico, para negar el papel y la decisin de la JEP, y por encima de la justicia especial, pedir la extradicin del acusado.

Segn relata Benedicto, desde la direccin de la crcel La Picota se llev a cabo un sabotaje, desacato e incumplimiento a la decisin de la JEP, como del cumplimento del hbeas corpus que ordena la libertad de Santrich, y que a la vez, abre un proceso disciplinario para quienes desacataron dicha orden. Estamos hablando de que el jueves, el director de La Picota, en las horas de la tarde, haba firmado la orden de libertad, pero no se explica cmo es que solo hasta el viernes se le otorga su salida.

Para la defensa y para la misma Farc, tcnicamente no hubo una recaptura, porque Santrich nunca estuvo libre: La orden impartida de manera perentoria por el hbeas corpus, no se hizo efectiva. Lo que sucedi fue un simulacro de trasladarlo custodiado hasta la puerta de la crcel y, luego de leerle una nueva orden, lo trasladaron al helicptero. Es decir, nunca goz de su libertad. Este es el argumento de la defensa para solicitar la ilegalidad de la captura en la primera audiencia que se llev en la Clnica Mderi. Y, hay que decir, que el papel de la jueza es nefasto. Se nota que hay una decisin poltica detrs.

Por otra parte, se cuestiona el papel que ha jugado la Procuradura General de la Nacin en el proceso, pues hubo cambio del procurador de turno que atendi en un primer momento el caso, y que ante la evidencia de la ilegalidad de la captura haba apelado la decisin. Para Benedicto: La Procuradura, tom una decisin poltica desde el despacho del propio procurador Carrillo, en el sentido de que, interrumpi la labor de un procurador de turno que apela la decisin de la jueza, y lo releva por dos procuradores que tienen una inclinacin poltica en contra de la paz. Sabemos que el procurador Carrillo, es un hombre que tienen compromisos con el gobierno de EE.UU. Este proceso no es contra Santrich, es contra la paz y contra la JEP.

La defensa de Santrich es a la paz

Si hay un sector poltico en el pas al que el gobierno le ha fallado ha sido a las FARC. A pesar de los mltiples incumplimientos con lo acordado, pero para Benedicto: La FARC, sigue en funcin de cumplir, pero eso se deriva del cumplimiento del acuerdo en general que implica garantas fsicas, jurdicas y socio-econmicas y nada de esto ha venido garantizando el Gobierno.

En la audiencia del 20 de mayo, la defensa logr interponer dos recursos. Por un lado, el del conflicto de competencias que oblig a la jueza a trasladar el expediente a la Corte Suprema y otro, el de la recusacin a la jueza por haber prejuzgado, pues una vez concluida la audiencia de legalizacin de captura y con las actas abiertas, se atrevi a decir que haba pruebas suficientes para considerar que Santrich era culpable del delito de narcotrfico, cuando el caso no estaba en la etapa del debate probatorio. Con estos dos elementos se suspende la audiencia y que la Corte resuelva, afirma Benedicto.

Para la defensa, este proceso ser largo y quienes han hablado con l lo ven tranquilo y muestra mejoras en su salud. Por ahora, comenta su compaero de luchas: Est neutralizada la decisin de extradicin a no ser que Duque escuche a Uribe y declare la conmocin, y lo extraditen por encima de cualquier decisin jurdica.

La dignidad de un revolucionario

Es de resaltar que mientras Jess Santrich estaba en su celda, conoci los rumores de que se estaba fraguando una posible extradicin. Posterior a ello, se supo de unas heridas que l mismo se habra proporcionado.

Esta informacin la ratific Ivn Cepeda, quien lo visit en la Clnica Mderi, adonde fue trasladado: Se trat de un intento de suicidio que fue descubierto por un guardin, segn le relat Santrich al congresista, tan pronto conoci del complot, ingres a un bao y, con una hojilla de afeitar, se lacer. Segn Ivn Cepeda, Santrich asegur que, nunca ha hecho un negocio ni legal ni ilegal y que no va a terminar como narcotraficante, as que antes de llegar a ser extraditado est dispuesto a quitarse la vida. Lo anterior refleja una decisin de dignidad de un revolucionario y luchador por la paz.

Mientras transcurran estos hechos, cientos de personas llegaban al bunquer de la Fiscala, a la Mderi y al juzgado para acompaarlo y dar un mensaje en favor de la paz y de la JEP.


Semanario VOZ

Tomado de https://prensarural.org/spip/spip.php?article24368



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter