Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-05-2019

Nicols Gonzlez Varela: Resea de su obra

Sociedad Futura


Los caminos que me hicieron conocer al filsofo argentino Nicols Gonzlez Varela fueron, creo que no casualmente, mltiples.

Nada mejor que comenzar con una pequea biografa para situarlo. Naci en Buenos Aires pero, hace casi dos dcadas, reside en Sevilla. Estudi Filosofa en la Universidad de Morn. En la Universidad de Buenos Aires fue profesor en el Ciclo Bsico Comn. En los ochenta, trabaj en la mtica librera portea Gandhi. Public ensayos en revistas como Babel, Crisis y el diario Perfil. Asimismo ejerci como editor, tradujo un amplio campo de autores (Heidegger, Graves, Marx, Pessoa, entre otros).

Desarroll gran parte de sus investigaciones en su blog fliegecojonera.blogspot.com, que recomiendo hurgar. Entre sus publicaciones, tenemos dos extensos libros, Nietzsche contra la democracia. El pensamiento poltico de Friedrich Nietzsche (1862-1872) y Heidegger. Nazismo y poltica del ser, ambos publicados por Montesinos. Tambin edit el Cuaderno Spinoza y Cuaderno sobre el suicidio ambos de Marx y una antologa de textos de Fernando Pessoa (Fernando Pessoa: Poltica y Profeca. Escritos polticos 1919-1935).

Filsofo en su tierra

Diez aos atrs, inici una investigacin sobre Jorge Tula, un mentor y amigo, que haba sido parte del colectivo de Pasado y Presente y colaborador del mtico Jos Pancho Aric. En esa tarea, entre mis bsquedas se encontraba Mario Tronti y su clsico libro Obreros y Capital. Este libro era para Tula fundante en su pensamiento. En ese momento, an en internet, encontrar algo en espaol referido a Mario Tronti y su libro era difcil. Grata sorpresa fue encontrar un artculo en rebelin.org, Leggiamos Tronti? Obreros y capital hoy  que no solo remita a Obreros y capital sino, tambin, a cmo accedi NGV a ese difcil material: fue un prstamo de un editor de siglo XXI.

Dadas las casualidades, me decid a escribirle para despejar mi duda, acertada finalmente. El autor haba conocido a Tula en la dcada de los ochenta, cuando trabajaba en la mencionada Gandhi. En ese momento, la librera formaba parte de la escena principal del pensamiento de izquierda argentino. Funcionaba en ella el club de cultura socialista, donde participaba Tula, Aric, Portantiero, Beatriz Sarlo, entre tantos otro. Gandhi tena la virtud de conseguir materiales exclusivos para el circuito de libreras. En ese mbito, comenz la formacin de Gonzlez Varela.

Tiempo despus, me encontr nuevamente con el autor en una entrevista que le realizaron en la revista SinPermiso sobre otro tema que me interesaba, el pensamiento poltico de Nietzsche. En la entrevista que le realiz Salvador Lpez Arnal, a contra marcha del mainstream , an el de izquierda, Gonzlez Varela analizaba crticamente la filosofa de Nietzsche. En una hiptesis de trabajo que todava lo acompaa el filsofo argentino sostena que

Ms que irracionalista podemos decir que a inicio del siglo XIX en Europa se desarrolla una reaccin (no slo al nivel filosfico), en varias etapas distintas y perfectamente visibles, que intenta a travs de varias vas introducir formas intuitivas, vitalistas, naturalistas, incluso el mito en la forma y el modo en que accedemos al conocimiento. Yo no hablara de irracionalismo sino de anti o contrarracionalistas. Las causas son mltiples pero todas tiene que ver con una respuesta al modernismo, a la secularizacin, al surgimiento de la cuestin social y, a largo plazo, un gesto anti 1789 y contra la Ilustracin.

En lnea con la entrevista, si se recorre la obra de Gonzlez Varela se puede encontrar un claro inters y una clave de lectura. Este inters se centra en la filosofa poltica, velada, de los pensadores irracionalistas de fines y principio del siglo XX. La clave de lectura se conjuga en dos hiptesis: La primera es un anlisis no-inocente de la obra, es decir una lectura poltica de lo que se escribe. La segunda es situar rigurosamente estas obras en su contexto de produccin, las respuestas filosficas a la ilustracin, y en su actual contexto de lectura, el posmodernismo como lgica del capitalismo tardo, lectora de la tradicin filosfica mencionada.

Su hiptesis de trabajo recuerda al ambicioso El asalto a la razn de Georg Lukcs, pero con diferencias.

La obra de Gonzlez Varela se propone desmenuzar desde sus fundamentos la gran operacin intelectual reaccionaria a lo largo del siglo XX. En sus races es que descubre la influencia del pensamiento de Friedrich Nietzsche y Martin Heidegger.

Los fundamentos filosficos polticos del capitalismo tardo. Nietzsche.

El primer libro que public fue Nietzsche contra la democracia. El pensamiento poltico de Friedrich Nietzsche (1862-1872). Gran parte de lo publicado puede encontrarse en su blog ya mencionado. El libro consta de seis captulos ms un extenso aparato crtico compuesto de importantes y eruditas notas

Como una crtica directa al mainstream que considera una lnea de continuidad a Marx y Nietzsche, Gonzlez Varela sostiene que el autor de El Nacimiento de la Tragedia es un Anti Marx, cosa que busca demostrar a lo largo de la obra. Debate con posiciones como la de Michel Foucault y su hiptesis de los filsofos de la sospecha, que sita a Marx y Nietzsche en una misma lnea, como tericos crticos del poder.

Por el contrario, para el argentino esta hiptesis es insostenible y forzada, pero de moda y de fcil lectura. Pensar en clave de un Nietzsche de izquierda es para el autor una contradiccin en su esencia. El cuerpo de ideas que elabor el filsofo alemn es una contraposicin polmica y mortal contra el socialismo. Forma parte de la reaccin frente a la Gran Revolucin francesa y sus oleadas sucesivas a lo largo del siglo XIX. Una revolucin que era vista como una revuelta brbara y niveladora.

En este sentido, Gonzlez Varela hace una curiosa comparacin Si Sade es la contracara al jacobinismo y a Babeuf; Nietzsche es a la revolucin de 1848 y a la Commune de Paris. Debatiendo frente a otros estudiosos de Nietzsche, demuestra que ya era radicalmente reaccionario antes de leer a Schopenhauer y de relacionarse con Wagner. De estos afirma:

Hagigrafos y editores-traductores intentan salvar-exorcizar al fillogo-filsofo reducindolo a diversas lecturas parciales (crtico del nihilismo, crtico de la cultura y la razn cientfica, crtico de la moral, metafsico del arte, filsofo trgico de la esttica, etc.) o interpretaciones cercanas al absurdo (Vattimo o Sloterdijk). Todas tienen un denominador comn: son textualmente arbitrarias, por lo que slo teniendo bien presente la Kulturkritik reaccionaria al Jetzeit burgus y la denuncia militante reaccionaria a la revolucin es posible aprehender la unidad/coherencia del pensamiento filosfico-poltico de Nietzsche y eliminar contradicciones que slo existen en la telaraa ideolgica de sus intrpretes. No es casualidad que el grueso del Nietzschisme de izquierda, en todos los pases, sea en realidad una ala izquierda liberal-libertaria, individualista pero servil a las instituciones del estado, antisocial, paternalista, esttica. Una contradictio in adjecto, al tributo no coincide con el sustantivo, pero es vlido a nivel ideolgico.

Con erudicin, realiza una historia de estas lecturas ingenuas que lo lleva hasta los anarquista de fines del XIX y algunos bolcheviques (Lunacharski, entre ellos). Polemiza directamente con estas lecturas poticas y afirma, por el contrario, que Nietzsche es un pensador totalmente poltico desde su juventud; minimizar las consecuencias polticas de su obra implica recortarla en un importante grado. Hace un recorrido por la vida del filsofo alemn y demuestra de forma concluyente cmo, desde su juventud, tuvo un compromiso social ultraconservador.

Para comprender la radicalidad del anlisis de Nietzsche de la decadencia democrtica, seala Gonzlez Varela, se puede observar el ataque al cristianismo que toma como continuador moderno del ciclo de subversin y decadence iniciado en Grecia por el socratismo. Es decir, toma las lecturas que encuentra una continuidad entre Scrates y el cristianismo pero, en este caso, como furibunda crtica.

Por ltimo, en relacin al filsofo alemn, Gonzlez Varela por su crtica ideolgica no reduce la genialidad de su obra. Por el contrario, sostiene que En Nietzsche grandeza y horror se entremezclan en un estilo fascinante y seductor. Hay que leerlo con la agudeza y la lentitud de un fillogo, si no jams entenderemos su mensaje. `ensayos no es lo que yo escribo: el ensayo es para los asnos y para los lectores de revistas

En la labor interpretativa del autor argentino se reconoce la bsqueda de rigor. Aunque pueda resultar algo denso para la lectura, desde un comienzo se destaca el trabajo minucioso para comprender la intencin de los textos de Nietzsche y su contexto histrico. El esfuerzo hermenutico se desarrolla como necesidad argumental al entrar en abierta polmica con el mainstream interpretativo hegemnico. Paradjicamente, ante la desvirtuacin del pensamiento nietzscheano en sus exgesis estticas, individualistas, apolticas, etc.la recuperacin plena de su pensamiento devuelve al autor alemn una lucidez sino perdida.

A lo largo de los captulos las citas son concluyentes y el pensamiento antidemocrtico de Nietzsche queda en evidencia. Ya en el prefacio, el autor afirma

Las lecturas marginalmente polticas que se han realizado de la filosofa de Nietzsche,paradjicamente nos representan un Nietzsche hiperliberal, anarquista individualista, antiimperialista, que incluso puede ser una fuente valorable de recursos para el desarrollo de una teora democrtica posmoderna (Gonzlez Varela, 2010: 12)

Por el contrario, el autor nos advierte

Nietzsche nunca fue un demcrata. Una y otra vez en sus obras esotricas y exotericas acomete contra las amenazas que los limitados avances democrticos le acarrean a Europa. Y como reaccin propone, no un retorno a antiguas jerarquas medievales, no un retorno a formas de restauration dinsticas o monrquicas, sino el nacimiento y cultivo de una nueva casta de dominadores que gobierne Europa y luego la tierra. Su ideologiekritik a la modernidad burguesa implica una reversin epocal de todo el movimiento democrtico desde 1789. (2010: 14)

El primero de los captulos funciona como una introduccin con claves de lectura del filsofo decimonnico. Por eso se llama Una poltica de lectura: Nietzsche como lector. Al comenzar advierte cmo La escritura es un velo que hace difuso el razonamiento que se despliega detrs y adelante de lo que estamos leyendo. Luego, a lo largo del captulo, va describiendo las lecturas e influencias de Nietzsche as como la historia de las interpretaciones de esta. Contrariamente a como el propio filsofo alemn se presenta, detalla su mana por los libros y su rigurosidad a la hora de estudiarlos. Relata tambin la presencia de figuras como Schopenhauer, Emerson, Wagner, entre tantos autores conservadores de la poca.

El segundo captulo se llama Nietzsche y el Partei Wagner y es el ms poltico, en el sentido estricto, de los captulos. Describe los compromisos sociales del filsofo alemn con los sucesos de su poca. Tambin sita las dificultades para caracterizar el primer libro publicado del autor, El Nacimiento de la Tragedia. Por supuesto que tambin describe y desmenuza el vnculo entre Nietzsche y Richard Wagner, as como tambin las opiniones del primero sobre el segundo. De forma contundente, Gonzlez Varela sintetiza El Nacimiento de la Tragedia es el Manifiesto Comunista del partido wagneriano, su profesin de fe. Su carencia de rigor filosfico, su profetismo desencadenado, su anacronismo y falta de rigor histrico son justamente los lmites de una forma de escribir y comunicar polticamente que Nietzsche no repetir en lo sucesivo. El mal que denuncia, y remonta a Grecia, es el socratismo, fundamento de la degeneracin de la modernidad.

Por su parte, la cita que comienza el tercer captulo, Nietzsche y la Commune de Pars adelante la visin radical reaccionaria del autor de El Nacimiento de la Tragedia hacia las concepciones ligadas a lo popular

Quin garantizar que la moderna Democracia (moderne Demokratie), el todava ms moderno Anarquismo (modernere Anarchismus) y de manera especial aquella tendencia (Hang) hacia la `Commune`, hacia la forma ms primitiva de la sociedad (primitivsten Gesellschafts-Form), por otro lado usual en todos los socialistas de Europa, no significa esencialmente un gigantesco contragolpe (Nachschlag) -y que la Raza de los Seores (Herren Rasse), la de los Arios (Arier), no est incluso sucumbiendo fisiolgicamente? (Cita de Nietzsche en Gonzlez Varela, 2010: 80)

Para sumar argumentos del hilo ideolgico que recorre toda la obra de Nietzsche, el autor argentino exhuma los textos juveniles. Nos encontramos aqu con una alabanza aristocrtica a Napolen III frente al hombre ordinario. Tambin, en Destino e Historia de 1862, se observa un anlisis teido de biologicismo. En el plano de la filologa clsica, profesin de Nietzsche, su primer trabajo se refiere a Theognis de Megara, un poeta aristocrtico dorio.

Gonzlez Varela advierte cmo Nietzsche s crea, a diferencia de sus exgetas, en la unidad entre obra y autor, en una visin totalizadora que podemos ligar a una concepcin filosfica materialista. Por eso, el autor busca polemizar con los nietzscheanos al estilo de Giorgio Colli que planteaba que (A Nietzsche) haba que leerlo como se escucha msica.

En cuanto a la comuna de Pars, este fue un hecho que sacudi a las lites europeas como un fantasma del terror democrtico de la revolucin francesa. Gracias a sus rpidos reflejos para apropiarse de este acontecimiento como hecho poltico, a partir de su texto La Guerra Civil en Francia, Marx salt a la fama y se lo tom como el jefe de una conspiracin internacional para derrocar el orden existente.

La conmocin reaccionaria tambin fue compartida por Nietzsche. Sus opiniones quedaron plasmadas en varios de sus escritos. Por ejemplo, en una carta de junio de 1871 a un aristcrata prusiano, Carl Ernst von Gersdorff, Nietzsche sostiene Si hay algo que puede subsistir para nosotros tras este brbaro perodo de guerra, es el espritu heroico y al mismo tiempo reflexivo de nuestro ejrcito alemn..Ms all del conflicto de las naciones, nos ha dejado aterrorizados, por lo terrible e imprevista, la sublevacin de la Hidra Internacional presagio de muchas otras luchas futuras. Gonzlez Varela desarrolla a lo largo del captulo polmicas con las lecturas fuera de contexto de los nietzscheanos. A partir de una sistematizacin de los textos del filsofo alemn reconstruye su pensamiento poltico.

A lo largo de los siguientes captulos encontramos el desarrollo de las ideas de Nietzsche como respuesta a la modernidad. La modernidad entendida como una continuidad de la cultura socrtica, con el optimismo y el igualitarismo como caractersticas. A esta cultura renacida en la plebeya revolucin francesa, Nietzsche le contrapone el radicalismo aristocrtico como se lo defini a George Brandes. En su crtica total y radical entran categoras tan amplias como el liberalismo, la dignidad del trabajo y del hombre, el comunismo y la cuestin social.

A esto le opone un proyecto de educacin de los obreros como esclavos, recuperando el concepto de Estamento. Para este plan encuentra en la disciplina del soldado prusiano una imagen de su futuro anhelado. Tambin recupera la propuesta platnica de la Repblica y la figura del Genio.

En el anlisis de la obra de Nietzsche, Gonzlez Varela detalla las lecturas y, lo que Quentin Skinner define como matriz social e intelectual. Se estudian figuras de la reaccin europa del siglo XIX como Jacob Buckhardt, Otto Bismark, Ralph Emerson, Heinrich Gotthard von Treitschke y Joseph Gobineau, entre tantos otros.

Al terminar el libro lo que genera es una inquietud en cuanto a lo habituada que est nuestra sociedad al discurso democrtico. Esta cultura hegemnica, es decir sentido comn instalado histricamente, genera extraeza o dificultades para entender tal como est escrito una propuesta ultrarreacionaria como la de Nietzsche. Lo segundo, la profundidad del pensamiento de Nietzsche que en una bsqueda asimisma realista y radical analiza hasta los hbitos gastronmicos para extirpar ese mal democrtico.

Los fundamentos filosficos polticos del capitalismo tardo. Parte 2, Heidegger

Su segundo libro podemos leerlo en sintona con el primero. El libro se titula Heidegger. Nazismo y poltica del ser y se public en el 2017.

Nos encontramos con una obra extensa. La bibliografa abarca treinta y tres pginas, contiene 830 notas al pie, adems del lxico heideggeriano, datos biogrficos del filsofo alemn y un ndice de autores. Comenta el autor del libro que este trabajo le implic veinte aos de trabajo. El libro tambin cuenta con un elogioso prlogo de Salvador Lpez Arnal que lo define sin ms como un clsico de la filosofa hispnica y europea.

El libro est dividido en seis captulos. El primero, como introduccin, con el atractivo ttulo de Poltica como Ontologa, luego: II. Volk y Estado. El Da-sein alemn elige a su hroe; III. Repeticin, Reaccin y Revolucin; IV. Krisis , Aristteles y el Da-Sein histrico alemn; V. Kant, Holderin, Nietzsche, Hitler y el contramovimiento antinihilista; VI. Heidegger Wars, o los textos de un filsofo como campo de batalla y, por ltimo, VII. Retorno a Syracusa: De Die Tat a la Gelasseinheit , bancarrota de la phronesis y ascenso proftico de la poiesis .

Esta labor no estuvo exenta de una evolucin conflictiva del propio Gonzlez Varela, como lector, en cuanto a la obra del filsofo de Friburgo. Por ejemplo, con el descubrimiento de la relacin de ste y su apoyo activo al nazismo. Para lograr una lectura certera, Gonzlez Varela debi reconstruir el pensamiento de Heidegger. Tanto por lo crptico de sus textos ligados a lo poltico como por la interpretacin hegemnica, que lo exorciza de toda afinidad reaccionario.

Es interesante el mtodo que el autor elige en su crtica. A diferencia del estilo oscuro del autor de Ser y tiempo, NGV hace un elogio de la cita erudita. Afirma que esta adems de cumplir una funcin formal antidilettante, es la posibilidad infinita de la intertextualidad..es ir a contracorriente, es una postura ideolgica precisa, antipostmodernista.

Para resumir podemos reducir a cuatro las hiptesis que se encuentran a lo largo de la obra. Primero, si existe un vnculo intrnseco entre construccin filosfica de Ser y Tiempo.

La central sostiene que es absurdo elucubrar si existe un vnculo obligado entre la construccin filosfica de Ser y Tiempo y las posiciones polticas del autor. Ms bien, la tarea es des-velar los indicios de una filosofa poltica en la ontologa heideggeriana. Esto implica una continuidad, una filosofa prctica, hacia el nazismo, anterior a la dcada del 30. En este sentido, Gonzlez Varela recupera la confesin de Heidegger a Karl Lowith cuando afirma que en su concepto de historicidad (Geschichtelichkeit) estaba el verdadero fundamento (Grund) de su compromiso poltico con Adolf Hitler.

Agrega tambin elementos desconocidos y esclarecedores para comprender la hegemnica presencia de la tradicin filosfica contra-racional actual. Por ejemplo, con el caso del filsofo francs Maurice de Gandillac que servir de puente entre Heidegger y los emergentes filsofos franceses de los aos 60. Fuertemente influido por la tradicin nietzscheano-heideggeriana, en la temprana posguerra se vincular con Heidegger, exculpndolo de sus vnculos con el nazismo. Justificar su compromiso poltico como un nio entusiasmado. En este sentido, tambin abstraer la teora de Ser y tiempo de las condiciones biogrficas del autor. Luego, Gandillac, casualmente, dirigir los primeros trabajos de Michel Foucault, Jean Francois Lyotard, Louis Althusser, Jacques Derrida y Gilles Deleuze. Es clara la continuidad de la influencia de Heidegger as como su exculpacin. Adems del caso Condillac, con una nutrida bibliografa, relata tambin Gonzlez Varela, el paso por esos aos de Herbert Marcuse, Ernst Cassirer, Karl Lowith, entre tantos.

En definitiva, por la labor hermenutica, el anlisis sin concesiones y, sobre todo, por la valenta acompaada de rigurosidad de buscar entender la filosofa a contrapelo, nos encontramos con un libro ineludible a la hora de abordar la obra de Martin Heidegger.

Fuente: http://sociedadfutura.com.ar/2019/05/23/nicolas-gonzalez-varela-resena-de-su-obra/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter