Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-05-2019

El punto de vista de los conomistes atterrs
La moneda, una cuestin poltica

Fernando G. Jan
Rebelin


Libro indito hasta su publicacin por ditions du Seuil en enero de 2018, La monnaie. Un enjeu politique, tiene la peculiaridad de estar organizado a modo de manual crtico de economa monetaria (segn queda resaltado en la portada), es obra de Les conomistes atterrs (que podemos traducir por Los Economistas consternados, aunque uno tenga la tentacin de dejarse arrastrar por la similitud aparente y traducirlo por aterrorizados), aquellos economistas que, en plena crisis econmica, en el ao 2010, lanzaron un Manifiesto que les dio a conocer allende las fronteras francesas. Si bien no estn todos los que son, s son los cinco que firman este libro, como puede comprobarse en la pgina web del grupo: http://www.atterres.org/qui-sommes-nous ). Jean-Marie Harribey, nacido en 1948, fue profesor adjunto de ciencias econmicas en la Universidad de Burdeos, copresidente del comit cientfico de ATTAC y Director de su revista Les Possibles, adems de cronista de la revista Politis y miembro de la fundacin Coprnico. Esther Jeffers es profesora de economa en la Universit de Picardie Jules Verne (UPJV). Investiga la economa bancaria y la poltica monetaria. Jonathan Marie, profesor en la Universidad de Pars 13, investiga en el seno del laboratorio CEPN (Centre d'Economie de Paris Nord). Dominique Plihon, es profesor en la universidad Pars 13 y dirige en el CEPN el polo especializado en economa financiera y publica regularmente en Politis. Finalmente, Jean-Franois Ponsot es Profesor de ciencias econmicas de la Universidad de Grenoble Alpes, tras haber sido Assistant Professor Laurentian University, Canada, y consultor para la Comisin tcnica sobre la Nueva arquitectura financiera regional de la presidencia de Ecuador.

El libro est compuesto por una introduccin, seis captulos y la conclusin. En la introduccin podemos encontrar los motivos inductores a escribir el libro: El primero, reconocer que la moneda y las instituciones bancarias y financieras han jugado un papel determinante y detonante de la crisis econmica; sin sealar al causante responsable principal para m: los bancos centrales y la poltica monetaria previa a la crisis. El segundo motivo, reflexionar sobre las transformaciones del capitalismo en los ltimos cuarenta aos, particularmente por lo que hace al restablecimiento de la rentabilidad del capital deseado por las clases dominantes, que ha comportado una etapa neoliberal que ha conducido al sometimiento a los mercados de la moneda, la poltica monetaria y bancaria hasta el estallido de la crisis en 2007. Y el tercero es el inters suscitado en la ciudadana por el papel de la moneda y la indignacin por el comportamiento de la banca. De los tericos del capitalismo, destacan a Marx, Keynes y Polanyi como pertinentes para la comprensin de la crisis.

El captulo 1 versa sobre la naturaleza de la moneda y es claro, suficiente y muestra claramente el enfoque multidisciplinar, de carcter social que consideran imprescindible para comprender el papel que juega la moneda en la sociedad, en el pasado y en la actualidad, sin que falte un recuadro dedicado a las criptomonedas, sealando las limitaciones del bitcoin en tanto que moneda. En este captulo, los autores sealan que el capitalismo es una economa monetaria de produccin, adentrndose en la concepcin de Marx, si bien en anexo al captulo nos muestran las diferentes teoras econmicas sobre la moneda: La neoclsica, destacando Milton Friedman y sealando que la escuela austraca, que consideran dentro de la corriente neoclsica, se aparta de la idea dominante en esta: la neutralidad de la moneda, tanto a largo como a corto plazo (p. 45). La marxista, segn la cual la moneda es necesaria en la relacin de produccin capitalista: Para Marx, el crdito es una prevalidacin de la valorizacin futura del capital, la acumulacin de capital necesita una creacin de moneda (p. 47). La concepcin keynesiana, que pone fin a la dicotoma entre una esfera real y otra monetaria, destacando la incertidumbre y la preferencia de los individuos por la liquidez; sobresaliendo Minsky entre las escuelas de pensamiento recientes que han prolongado el anlisis de Keynes. Finalmente, incluyen la teora chartalista de la moneda (debida a Georg Friedrich Knapp y Alfred Mitchell-Innes y en la que parcialmente se inspir Keynes), segn la cual, esta es una creacin del Estado. Finalmente, los autores sitan su concepcin socioeconmica de la moneda, con base en la antropologa de Mauss, de Marx, de Keynes, de Polanyi y que abarca desde un marxismo renovado hasta el poskeynesianismo, destacando a los autores Michal Kalecki y Hyman Minsky. Consideran que puesto que la moneda se inserta en las relaciones sociales, debe ser un instrumento dominado por la colectividad y puede por ello ser una palanca de la accin poltica. (p. 52)

El captulo 2 recoge, con gran claridad y pedagoga, el asunto de la creacin monetaria tal y como se estudia en las facultades y que podemos presuponer que imparten en sus clases, de ah que no estorbe la idea de que es un Manual crtico de economa monetaria, pues se apoya en ejemplos clarificadores y en recuadros de profundizacin en algn aspecto. La descripcin del proceso de cmo se crea moneda a partir del crdito bancario y su relacin con la moneda del Banco central, me parece muy clara. Recogen las posiciones de las concepciones opuestas de la creacin monetaria: la creacin monetaria sera exgena para los monetaristas y endgena para los keynesianos y sus correlatos de multiplicador y divisor del crdito por la respective. En recuadro, el papel del tipo de inters y a qu corresponde. Una seccin del captulo la dedican a la poltica monetaria en relacin con el Estado y su financiacin, dando paso a otra sobre la creacin monetaria en economa abierta, seguida de otra que rene las tres fuentes de la creacin monetaria, para aproximarse finalmente a la necesidad intrnseca de la banca para el funcionamiento de una economa monetaria. Anejo al captulo tenemos el tratamiento de la deuda.

En el captulo 3, nos adentramos, con la moneda, en el corazn de la acumulacin y de las crisis capitalistas. Consagran el captulo a demostrar que la moneda es indispensable a la acumulacin de capital e incluso a todo proceso de desarrollo econmico (olvidan decir que es en el contexto de una economa monetaria de produccin, para salvar la validez de todo). La idea inicial es que la creacin de moneda anticipa el crecimiento econmico a travs de la inversin de todo tipo que conduce al incremento de productividad, por lo que se convierte en una condicin de la produccin y el sistema bancario anticipa el hecho de que las empresas harn beneficios y, por esta anticipacin, permite la realizacin simultnea del beneficio no distribuido y de la acumulacin. (p. 94) En recuadro, tratan la polmica sobre el equilibrio entre el ahorro y la inversin, que contrapone a clsicos y neoclsicos (si bien citan a Hayek) frente a keynesianos y otros. Si bien la creacin de moneda por el sistema bancario es necesaria para la acumulacin, su exceso conduce a una burbuja financiera, lo cual abre la reflexin sobre la inestabilidad financiera intrnseca y a la sobreacumulacin de capital, cuyo mecanismo ilustra mediante un grfico muy interesante que abarca desde 1960 hasta 2010, la evolucin de la tasa de beneficio y la productividad en EE. UU., Europa y Japn agregadas, hasta el ao 1983 con tendencias similares, pero divergentes despus, cayendo persistentemente los aumentos de la productividad (hasta situarse conjuntamente en el 1%), en tanto la tasa de beneficios conjunta presenta una tendencia pronunciadamente alcista (hasta rozar el 4% conjuntamente). En otro grfico muestran las cadas de la parte de los salarios en el PIB entre 1960 y 2018, esta vez de tres pases separadamente: Francia, Italia y EE. UU., que merecen estudiarse con detenimiento, aunque no podamos hacerlo aqu, con cadas desde el 66% al estallar la primera crisis del petrleo, hasta el 51% en el ao 2000 en el caso de Italia; cada en Francia hasta el 55% en el 2007 y desde el 63% en EE. UU., en el ao 1971 (recurdese la prdida de convertibilidad del dlar en oro) hasta el 57% en el ao 2013, valores apreciados visualmente sobre el grfico y, por ende, susceptibles de pequeas inexactitudes. Acaba el captulo con la relacin entre inflacin y paro, la deflacin y un anexo sobre la financiacin de la transicin ecolgica, aspecto este muy a la moda entre la izquierda bien pensante y de inters objetivo empresarial, que, cuando la izquierda se percate, ser otra va de acumulacin de capital consentida por los valores progres.

El captulo 4 est dedicado a la regulacin monetaria y la poltica econmica, ms concretamente, los autores explicitan su centro de inters: la implementacin de la poltica monetaria en el marco de una misma comunidad de pagos, de una zona en la cual se reconoce y acepta una moneda dada. (p. 123) Dejan claro que se trata de un captulo descriptivo en el que pretenden cubrir tres objetivos: 1) Mostrar las modalidades, las prcticas y los objetivos perseguidos por un banco central. 2) Analizar los cambios derivados de la implementacin de las polticas monetarias llamadas no convencionales (flexibilizacin cuantitativa, modificacin de la estructura de los balances y procedimientos de refinanciacin). Y 3) Definir cul debera ser la poltica monetaria de hoy en da. Para ello, sugieren seguir el hilo conductor cronolgico, constituido por las evoluciones del pensamiento econmico, as como por las transformaciones de la poltica monetaria y de los propios bancos centrales. (p. 125). Lo desarrollan en cinco apartados: 1. Los bancos centrales evolucionan, sucinta evolucin desde los orgenes de estos (con el Riskbank del Reino de Suecia, creado en 1668), hasta el presente, en poco ms de dos pginas, dejando para el apartado 4 el desarrollo de las prcticas actuales. 2. Poltica monetaria y soporte de la actividad, en dos apartados: uno que trata el mix monetario y presupuestario, y otro subrayando la prioridad de la accin sobre la economa real. 3. Poltica monetaria y estabilidad de precios, recogiendo la controversia de principios del siglo XIX entre currency principle y banking principle y trayndola a sus versiones presentes. 4. Las prcticas actuales de los bancos centrales, partiendo del abandono del policy mix keynesiano, sealando los cambios en dos planos: el institucional y el de los instrumentos de poltica monetaria y repasando su evolucin y prcticas con la crisis de 2007-2008 hasta la aplicacin de la ZIRP (Zero Interest Rate Policy), dedicando un recuadro de dos pginas y media a la imagen del helicptero monetario, empleada por primera vez por Milton Friedman en 1969 sugiriendo lanzar dinero desde un helicptero sobre los individuos, lo que supondra un impuesto negativo, retomada por Ben Bernanke en el ao 2002 y algunos sugieren un parecido con la prctica del quantitative easing, por ser ambas inyeccin de dinero nuevo en la economa. Se me hace de difcil comprensin el crtico prrafo final, con la frase siguiente: Pero un helicptero para el pueblo dejara de lado lo esencial: la transformacin de las relaciones de produccin, que no deriva de la direccin tomada por el helicptero, aunque fuera hacia los consumidores. (p. 144, recuadro). Y 5. Poltica monetaria versus estabilizacin financiera, con dos aspectos sobresalientes: la separacin entre la poltica monetaria y la poltica de estabilizacin financiera y, como consecuencia de la crisis, la necesaria estabilizacin financiera, lo que comprometera la poltica monetaria. A modo de conclusin del captulo, proponen que la poltica monetaria sea repensada completamente. Con el ejemplo de la zona euro consideran imprescindible una articulacin estrecha entre la poltica monetaria y la poltica presupuestaria, para lo cual, el banco central ha de poder adquirir deuda del Estado en los mercados primarios de dichos ttulos, evitando as que los tipos de inters exigidos por los mercados financieros puedan elevarse brutalmente. Es sorprendente que estos autores aparentemente crticos no insistan en los bancos centrales como causantes de la crisis, si bien reconocen que aparecen como bomberos pirmanos preparando con sus actuaciones la prxima crisis financiera inundando de liquidez los mercados financieros, alimentando las burbujas financieras futuras. (p. 154) Su propuesta es revisar los objetivos confiados a los bancos centrales a fin de favorecer el empleo y la transicin ecolgica.

El captulo 5 lo destinan a los bancos y su regulacin, en el que hacen un repaso amplio y crtico del sistema bancario, siempre subrayando o subyaciendo la necesidad de aquella, sin incidir en una verdad de Perogrullo: que antes de la crisis ya exista regulacin y poder bastante de los bancos centrales para supervisar o subir los tipos de inters para evitar las burbujas, pero no hicieron uso debido de esas potestades, Qu seguridad podemos tener de que cambiando y ampliando la regulacin, no harn lo mismo que hicieron? Al cabo, la mayor regulacin redunda en poder burocrtico de un ente no elegido: los bancos centrales; en un mayor coste para las entidades bancarias, derivado de un refuerzo de informaciones a los clientes de los bancos, que acaban pagando en tiempo y dinero, sin contrapartida efectiva, elevando las barreras de entrada en el negocio bancario y, por ende, reduciendo la competencia que, por otra parte, se alaba cnicamente, con la sola pretensin de esquivar las responsabilidades de las Administraciones pblicas. Para eso, mejor renacionalizar la banca.

Finalmente, el captulo 6 lo destinan a tratar las dimensiones internacionales de la moneda, bsicamente con un repaso crtico a la evolucin del sistema monetario internacional tras los famosos acuerdos de Bretton Woods, y a los sistemas de cambio posibles, con un recuadro para explicar qu cualidades ha de tener una moneda internacional. Encontraremos tambin sucinta historia de las uniones monetarias y usa seccin especfica sobre la experiencia del euro, dejando claro que es un factor de desequilibrio entre los pases de la zona euro, y tratan otras tentativas de integracin monetaria que se han dado, por ejemplo, en Amrica Latina o en el Sudeste asitico. Analizan brevemente alternativas posibles para una regulacin monetaria global, considerando regresiva la opcin de volver al oro como patrn, cuestionan la libre circulacin de capitales y valoran la extensin de los Derechos especiales de Giro del FMI, a la bsqueda de una nueva moneda supranacional. Consideran que las relaciones monetarias internacionales hoy en da se basan en la competencia, incluso la guerra entre las monedas, por lo que consideran que la mundializacin (que no cuestionan y es este, a mi entender, un punto dbil en su supuesta visin crtica) slo se puede desarrollar armoniosamente si las relaciones monetarias internacionales estn reguladas y fundadas en la cooperacin entre pases y no en base a la lgica actual de los mercados y de la competencia (pg. 224).

Fernando G. Jan es doctor en Economa. Profesor titular del Departamento de Economa y Empresa en la Universidad de Vic-UCC.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter