Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2019

La Cuarta Transformacin y los trabajadores

Manuel Alejandro Ramirez Solorio
Rebelin


El proceso de renovacin poltica denominado la Cuarta Transformacin dirigido por el Presidente Andrs Manuel Lpez Obrador se desenvuelve de manera cautelosa, sabedor de los grandes poderes que se afianzaron durante tres dcadas de neoliberalismo, las decisiones implementadas no responden a la urgentes necesidades de la clase trabajadora.

La estrategia del actual mandatario est bien pensada, las fuerzas de la reaccin en cualquier momento pudieran implementar un plan de accin apostando a la desestabilizacin, como ha sucedido en distintas latitudes del mundo. De darse ese escenario, a quin convendra sera precisamente a la derecha reaccionaria y sin duda al imperialismo.

En este contexto, parece ser que se sentarn las bases para una futura transformacin, que de una vez por todas elimine de tajo al neoliberalismo y acerque a la nacin a un sendero de desarrollo econmico independiente abriendo posibilidades para hacer realidad las reivindicaciones sociales de quienes histricamente han sido desfavorecidos.

No obstante, se tiene que reconocer que un gobierno por ms progresista y revolucionario que se proclame, condicionado por el sistema econmico capitalista hegemnico, nunca podr encabezar una lucha frontal por mejores condiciones de vida de la clase trabajadora, porque de hacerlo enfrentara a la clase dominante, quien al final de cuenta sostiene el status quo del que el Estado es parte.

Indudablemente, para los trabajadores la nica forma para defender sus derechos y tratar elevar su calidad de vida, radica en la lucha organizada, en la organizacin sindical. Solamente los trabajadores organizados en gremios pueden tener la fuerza necesaria para poner un freno a las injusticias y acercarse con pasos certeros a la igualdad.

Lamentablemente la historia del sindicalismo en Mxico, pasa por una serie de sucesos escandalosos y vergonzosos, pareciera que la vida sindical gira en torno de la corrupcin, el sometimiento, la traicin, el encumbramiento de lderes entreguistas a las posiciones de los patrones, etc.

Tal situacin no es algo fortuito, ha sido el modus operandi de los enemigos de la clase trabajadora, para el poder econmico es conveniente tener a los trabajadores en la desunin y el control por medio de sindicatos blancos afines a sus intereses. A la par han utilizado los medios de comunicacin a su servicio para promover una campaa brutal contra el sindicalismo y reducirlo a los peores ejemplos: nepotismo, corrupcin y dems lacras. Lacras fomentados por ellos mismos, pero que al exhibirlos solo muestran a quien recibi el soborno pero no a quien lo di y promovi.

Es verdad que la corrupcin ha permeado histricamente en los sindicatos y sus dirigentes. Basta recordar la detrimente figura que fue Luis Napolen Morones, fundador de la CROM que al servicio de los gobiernos de lvaro Obregn y Plutarco Elas Calles se enriqueci y merm las justas luchas de los trabajadores. En tiempo ms reciente personajes como Jongitud Barrios, Joaqun Hernndez Galicia, Leonardo Rodrguez Alcaine, Elba Esther Gordillo, Carlos Romero Deschamps , Vctor Flores, fueron o son muestra de los peores vicios del sindicalismo.

En contraparte han existido y existen figuras de dirigentes sindicales intachables. Entre ellos sin duda; el Maestro Vicente Lombardo Toledano, fundador del primer sindicato de maestros en el pas y artfice de la Confederacin de Trabajadores de Mxico (CTM) que en el perodo del General Lzaro Crdenas impuls y apoy acciones para el desarrollo nacional y el bienestar popular. Figuras como Othon Salazar Ramrez, Misael Nuez Acosta son inspiracin en las luchas del magisterio democrtico

La vspera de un proceso que parece poner trmino a tres dcadas de neoliberalismo, abre la puerta a una nueva oportunidad para la clase trabajadora para la defensa de sus derechos ms elementales. Para ello, necesita organizarse, la reciente Reforma Laboral lo estimula de gran manera. Pero la lucha por la defensa de los derechos laborales,no se dar esperando la buena voluntad del gobierno en turno. Solamente podr ser una realidad por medio de sindicatos fuertes y centrales obreras independientes. nicamente los trabajadores organizados y conscientes podrn encauzar la Cuarta Transformacin para el beneficio colectivo y no para unos cuantos.

Manuel Alejandro Ramirez Solorio es Licenciado en Docencia en Lengua y Literatura por la Universidad Autnoma de Baja California, Profesor de Educacin Bsica y Media Superior.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter