Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2019

El asalto perfecto y la nueva crisis por venir

Jorge Majfud
Rebelin


Permtanme comenzar por una obviedad (no reconocida por la mayora): el masivo recorte de impuestos aprobados por el Congreso de Estados Unidos en 2017 benefici principalmente a la elite econmica y financiera. Segn todas las estadsticas, esta elite viene beneficindose de forma an ms acelerada desde hace medio siglo, fundamentalmente desde que las polticas neoliberales comenzaron a ser impuestas por los gobiernos de los pases ricos y pobres.

Como es sabido, la teora, el dogma y el sentimiento inoculado radica en que son los superricos quienes crean trabajo y bienestar (ellos inventaron el cero, los algoritmos, la circulacin de la sangre, la democracia y los derechos humanos), por lo cual cuanto mejor estn, puede que algo de toda esa riqueza gotee a los de abajo, a los trabajadores. En la Biblia una cananea convence a Jess de ayudar a un no judo diciendo que tambin los perros comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos, por lo cual los neoliberales debieron retocar la metfora inventando eso de las copas (con champagne) y le dieron el elegante nombre de Trickle-down theory. Los superricos nunca reconocern que su principal inters es su nico inters, por lo cual deben ficcionar con distracciones y atraer a los votantes con anzuelos y zanahorias (aqu a religin juega un papel inestimable) o amenazarlos amablemente como hacen en Halloween esos nios tan simpticos e inocentes ofreciendo a sus vecinos trick or treat (trato o truco).

En el caso especfico de los masivos recortes de 2017, los de abajo recibieron un dulce para nios: se ahorraron aproximadamente un 2% en los impuestos anuales. Los impuestos no son buenos ni son malos. Todo depende de cmo un gobierno los invierte. Si bien es cierto que en algunas actividades los privados lo hacen mejor y ms barato, tambin es cierto que toda empresa privada no solo cobra por su trabajo sino que adems son for profit, es decir, que el consumidor no solo paga por el producto o el servicio sino tambin paga por el beneficio de la compaa, que suele explicar los desorbitantes costos de la salud en Estados Unidos. Alguien que no puede pagar un seguro mdico, debe pagar mil dlares por mes en cualquier medicina con receta mdica.

Muchos jornaleros y pequeos empresarios festejaron este dulce impositivo como un logro del presidente Trump. Por supuesto que el mayor beneficio fue para la elite de multimillonarios como l, al tiempo que se ampli el dficit y la deuda (1.500 billones extra) que irn a pagar los hijos y nietos de esos trabajadores. Si la pagan, porque siempre queda la vieja opcin de imprimir ms dlares aqu, respaldados en la fe, y succionar valor de los ahorros de los fieles all, en la Argentina y en la Cochinchina.

A eso hay que agregarle la euforia siempre renovada y desmemoriada de los votantes: la economa creci 3.2 % el ltimo trimestre, el desempleo est en 3.6 %, su mnimo de los ltimos cincuenta aos. Por supuesto que durante el periodo anterior de Obama la economa nunca dej de crecer y el desempleo nunca dej de bajar. Obama recibi una crisis masiva mientras Trump recibi una economa estable, segn el estndar clsico.

Ahora, este estado de euforia econmica procede de no mirar toda la foto sino un solo detalle. Por todas partes escuchamos todo tipo de gente hablar de que, diferente al perodo anterior, los fundamentos de la economa son slidos. Exactamente lo mismo que deca George Bush un ao antes de la Gran recesin de 2008.

Aunque se puede decir que hoy hay ms trabajo y la economa continua creciendo, es un pecado de miopa. Si miramos ms all, tanto hacia el pasado como hacia el futuro, veremos signos preocupantes. Cada vez que ha habido crisis econmicas se han revertido todas las ganancias de los trabajadores al tiempo que se han multiplicado los beneficios de los superricos. En tiempos de crisis se les pedir a la clase media ms sacrificios (menos servicios o ms impuestos) y ms paciencia (ms aos para recuperar lo perdido de la bonanza), mientras los dueos del dinero y de la poltica incrementarn sus fortunas comprando acciones y propiedades al precio miserable de la necesidad ajena.

Esa es una lgica que ha ocurrido siempre y que volver a ocurrir. No por mera casualidad, desde los aos 80s la clase trabajadora en Estados Unidos apenas ha hecho algn progreso salarial, alrededor de un 5%, mientras el 5% de la poblacin (que ya acumula el 65% de todas las riquezas de este pas) ha multiplicado varias veces sus fortunas. (La criminalizacin de los trabajadores en este pas construido por una fuerte tradicin de trabajadores y de organizaciones laborales, comenz a principios del siglo XX, pero ese es tema de otro captulo.)

En el caso de Estados Unidos, la posibilidad de imprimir dlares sin generar inflacin desorbitante y el hecho de poseer cientos de bases militares alrededor del mundo para presionar pases e imponer sus intereses es claramente diferente al de cualquier otro pas dependiente o marginal. Sin embargo, en todos los casos el modelo neoliberal ha funcionado de la siguiente forma (en su dimensin domstica; ya analizamos su dinmica internacional en otro captulo):

1) El nuevo presidente recorta los impuestos (sobre todo a quienes pueden pagarlo) para impulsar la economa, como prometi antes de ganar las elecciones. Nadie ama los impuestos, ni siquiera aquellos que reciben grandes beneficios del Estado.

2) Los ms beneficiados por estos recortes son los ms ricos, quienes se supone que cran trabajo y benefician al resto, no al revs.

3) Como hay menos recaudacin, los servicios pblicos no funcionan como se espera, por lo cual se debe privatizar la mayor cantidad posible de servicios ofrecidos por el Estado.

4) En sus nmeros globales, la economa crece y se generan empleos por un breve tiempo, lo que produce euforia en los de abajo.

5) Cuando los efectos narcticos del recorte de impuestos y el efectivo derivado de la venta de activos pasa, la economa vuelve a su estado anterior. Pero esta vez el Estado posee menos recursos (el rey est desnudo) para enfrentar una crisis econmica y social.

6) La crisis ya est instalada. La clase media vuelve a ceder terreno, se endeuda o malvende lo que tiene.

7) Los dueos del gran capital se capitalizan ms comprando a precio de liquidacin. El pueblo se queja y se prepara para sepultar su memoria bajo toneladas de nuevas esperanzas.

Como se puede ver, al principio del proceso los ms ricos se benefician de recortes de impuestos y de la compra de empresas estatales y, al final, se vuelven a beneficiar comprando por nada lo que quedaba en manos de los pequeos privados.

Este modelo se reprodujo mltiples veces. Podramos mencionar los ltimos y ms conocidos, todos dibujando una curva de campana que se repetir despus de un tiempo, cuando el olvido popular complete el trabajo, como en la Argentina de Sal Menem en los 90s, los Estados Unidos de George Bush en los 2000s, la Argentina de Mauricio Macri en los 10s y, muy probablemente, los Estados Unidos de Trump en los 20s.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter