Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2019

A quin le importan los lderes sociales asesinados y la paz de Colombia?

Oto Higuita
Rebelin


Aunque parezca blasfemo, a ms de medio pas parece no importarle la vida de los lderes sociales asesinados y mucho menos el ataque constante contra la JEP, lo nico que queda de unos acuerdos de paz cumplidos por los firmantes de la extinta guerrilla FARC e incumplidos y traicionados por el gobierno de Ivn Duque, elegido por una alianza del partido de la guerra.

En cambio, es una paradoja e irona que quienes ms se muestran interesados por la suerte de los lderes asesinados y la paz de Colombia, sean reconocidos medios de comunicacin extranjeros y algunas agencias de ayuda internacionales.

Estos das llovieron artculos, reportajes y editoriales de un nmero importante de medios de comunicacin liberales, principalmente de EE.UU., como el NYT, el Washington Post, la agencia de prensa Associated Press, (AP) y un medio alemn, donde sealaban los vnculos de la comandancia del ejrcito con las conocidas ejecuciones extrajudiciales, y el peligro de que la paz, que ya est bien maltrecha, termine desintegrndose.

Todo comenz cuando el reportero Nicholas Casey escribi un amplio reportaje sobre una directiva del ejrcito a generales y comandantes de tropa para que en sus operaciones militares produjeran mayores resultados, segn le informaron oficiales del ejrcito que pidieron no publicar sus nombres por miedo a represalias.

En esencia se les peda implementar una estrategia de guerra contrainsurgente ya conocida en el pas, que exiga resultados militares con muchas bajas en combate o fuera de l, sin importar si eran civiles, lo cual signific estmulos y recompensas a los que ms muertes reportaron.

Conocida como Seguridad Democrtica, esta poltica criminal del Estado signific un crecimiento exponencial en las ejecuciones extrajudiciales durante el perodo que ejercieron como ministros de Defensa Marta Luca Ramrez, Camilo Ospina, Juan Manuel Santos (2006-2009) y Gabriel Silva, en el gobierno de Alvaro Uribe Vlez (2002-2010).

Seguridad Democrtica que defini el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, ex candidato a director del Centro Nacional de la Memoria Histrica, Vicente Torrijos, como el empoderamiento de las capacidades de la Fuerza Pblica, la inteligencia recaudada en el Cagun y los recursos derivados del Plan Colombia constituyeron piezas fundamentales que, habiendo empezado a articularse bajo la administracin Pastrana, potenciaron los esfuerzos del presidente Uribe desde el momento mismo de su posesin.

Por asesinar cinco mil civiles o guerrilleros fuera de combate, han sido condenados unos 1.600 soldados, afirma el NYT, civiles que nada tenan que ver con la guerra, ni pertenecan a organizaciones armadas ilegales, dando comienzo a la poltica Estatal de ejecuciones extrajudiciales, ms conocida como falsos positivos.

El artculo del NYT desat una retahla de acusaciones, sealamientos, rplicas donde el Estado colombiano tuvo de su lado a los mismos que siempre han defendido esa estrategia de muerte y eliminacin del contrario, del enemigo interno, sean guerrilleros que no participaban de combates, civiles, lderes sociales, sindicalistas, indgenas, afros, reclamantes de tierras, estudiantes.

Al artculo citado, le respondi desde la senadora del Centro Democrtico Maria Fernanda Cabal, quien trin, Cunto le habrn pagado por este reportaje? Y por el de ahora, contra el ejrcito de Colombia?, hasta Alvaro Uribe, quien sostuvo que el NYT actuaba como un sirir contra el presidente Duque.


A raz de los sealamientos que se le hicieron desde el Centro Democrtico, el periodista del NYT tuvo que salir del pas, confirmando un viejo antecedente del poder poltico en el pas, que dice que todo aquel que se oponga o critique con dureza y argumentos el poder, tendr que enfrentar la calumnia, las amenazas o el destierro, en el mejor de los casos.


Luego el diario neoyorquino, a raz de las rplicas que recibi de las huestes del partido de la guerra que insiste en sabotear lo que queda de los acuerdos de paz, respondi con un editorial donde seala que Duque y sus aliados en la derecha han saboteado parte del progreso pacfico del pacto. Casi tres aos despus, el pas es liderado por polticos que se opusieron al acuerdo y la paz pareciera estar en crisis, lo cual sera un desastre para el pas, para la regin y para la causa de la democracia.


Cmo estar de jodida la cosa en materia de violaciones de los DD.HH., incumplimiento de los acuerdos de paz por parte del Estado, reaparicin de las ejecuciones extrajudiciales, asesinatos de lderes sociales y la reactivacin del conflicto armado con nuevos actores como las disidencias de las FARC, neoparamilitares y ejrcitos de narcos, que son los medios extranjeros y agencias internacionales quienes han decidido expresar su preocupacin con el estado de cosas en Colombia?

Han llegado incluso a considerar un error de grandes repercusiones regionales, que el gobierno de Donald Trump e Ivn Duque sigan oponindose a los acuerdos o echen por tierra lo pactado, abandonando a las vctimas, familias y movimientos de base, y dejndolos expuestos al exterminio sistemtico, como diciendo que de seguir esa tendencia, jams se cumplir con los importantes objetivos del acuerdo en materia de verdad, justicia, no repeticin y reparacin.

Es innegable la vergenza y la culpa que tendrn que soportar los medios corporativos colombianos, el hecho que sean medios extranjeros los que levanten la alfombra horrorfica de lo que est sucediendo aqu, demostrando con su actitud de tapar y negar, que no tienen cmo excusar su complicidad con las fechoras del poder.

Y como lo han sostenido algunos, deberan tener un espacio en la JEP para que cuenten su versin sobre cul ha sido su papel en el largo conflicto armado y contribuyan a reconstruir la verdad de lo que pas, pues son tan responsables de la tragedia humanitaria que silenciaron, negaron o simplemente apoyaron. O acaso no apoyaron y justificaron desde sus medios y editoriales la poltica de Seguridad Democrtica y el Plan Colombia, responsables de miles de asesinatos y millones de expropiados y desplazados?

Es una irona muy grande que a quienes les importa y levantan la alfombra que expone la podredumbre y crmenes de Estado que se estn cometiendo, sea la prensa extranjera, algunos organismos internacionales y unos cuantos medios o plataformas informativas alternativas e independientes, cuando debera ser una responsabilidad y compromiso tico tambin de los ms importantes medios nacionales, velar por el cumplimiento de un mandato constitucional como es la paz, apoyando unos acuerdos que por ms imperfectos que sean y por ms que traten de descalificarlos los partidarios de la guerra, son preferibles a un conflicto interminable, asumirn ese reto?

No obstante, es la sociedad la que tiene un papel central ante la crisis y el abismo al que nos precipitamos, asumir ser mayora y lograr el consenso necesario, el que no se ha alcanzado hasta ahora, para imponer el fin de la confrontacin y la paz social como su principal razn de ser, sin sacrificar la legalidad ni el Estado Social de Derecho. Esa sera la derrota del partido de la guerra en Colombia.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter