Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2019

Elecciones europeas 2019
Ecologa y migracin

Alberto Pinzn Snchez
Rebelin


Las elecciones al parlamento europeo ocurridas el 27.05.2019, han puesto sobre la mesa de las reflexiones civilizatorias (entre otras) dos contradicciones esenciales, relevantes y ya inocultables polticamente de la llamada crisis del sistema economa-mundo del capitalismo, como son: el asunto polidrico de la llamada crisis ecolgica, descrita magistralmente a partir de la pgina 241 por David Harvey, como la contradiccin 16 en su libro Las diecisiete contradicciones y el fin del capitalismo. IAEN. 2014. Y su profunda relacin en no menos complejo problema humano de la migracin masiva, denominada como La nueva lucha de clases de Slavoj Zizek. Anagrama. 2016.

Que como nunca antes en la historia de la humanidad, han reactualizado la hiptesis terico-prctica de la tradicin marxista sobre la absoluta incompatibilidad entre produccin capitalista y la Ecologa, y la forma como el modo de produccin capitalista central en sus distintas fases de acumulacin, tanto la de los orgenes del capitalismo descrita por Marx, como la contempornea de despojo neocolonial y rapia militar de recursos naturales, destruye continua e irremediablemente bien sea pacifica o violentamente el hbitat humano, culturas, pases y poblaciones completas, territorios, comunidades y sus economas perifricas; generando una gran crisis de miseria y pobreza, hambre y sed, de desespero humano y desesperanza aprendida, as como una contaminacin del ambiente insoportable e irrecuperable y un deterioro medio ambiental que fuerza a millones de seres humanos, an a riesgo de morir, a migrar masivamente hacia el centro capitalista desarrollado buscando sobrevivir. Migracin masiva que, a su vez, genera en estos pases receptores un rechazo u odio al extranjero, hacia las extraas religiones y extraas costumbres o maneras que los fugitivos traen. Rechazo que es estimulado sentimentalmente con fines electorales por los demagogos nazis que sobrevivieron la desnazificacin superficial que llevaron a cabo todas las potencias militares aliadas vencedoras del nazi fascismo talo-alemn en la segunda guerra mundial.

Entonces, tenemos que si bien los ciudadanos europeos un poco mejor informados que los estadounidenses, canadienses y japoneses, han tomado conciencia a nivel general de la catstrofe ecolgica de sus sociedades que est ocurriendo ante sus ojos y votan por partidos ecologistas todava atrapados en la retrica neoliberal de Margaret Thatcher del no hay alternativa, sin alcanzar a encontrar el nexo esencial y profundo entre capitalismo y medio ambiente descrito en el prrafo anterior; s representan un avance en la toma de conciencia social general europea que ha disminuido la tradicional hegemona ideo poltica que desde la fundacin de la Unin Europea haba tenido el bipartidismo de la democracia cristiana y la socialdemocracia, y de ah, la importancia de su triunfo electoral en el actual parlamento europeo.

En Europa se lucha contra las bolsas plsticas, por la supervivencia de los osos polares y de las ballenas japonesas y, contra los millones de toneladas de mierda que diariamente los millones y millones de perros domsticos y mascotas deponen en los andenes de sus hermosas ciudades. Pero, poco se dice, por ejemplo, sobre la destruccin masiva y deforestacin de kilmetros de selva amaznica, en Brasil, Colombia, Per, o Ecuador, realizada por las multinacionales madereras europeas. Tampoco por los ecocidios minero-energticos, el envenenamiento general que producen los agro cultivos masivos, los insecticidas y las semillas genticamente modificadas de multinacionales globales como Bayer-Monsanto, la carne de animales tras-gnicos, etc, o la guerra qumica con glifosato que realiza, por ejemplo, el gobierno colombiano. Temas que se dejan a lo poco que puedan hacer los afectados latinoamericanos y caribeos.

En el lado opuesto de la contradiccin, estas mismas elecciones han mostrado un avance de los partidos xenfobos (xenos del antiguo griego que significa extranjero) opuestos a cualquier emigracin, que han cobijado sus tesis neonazis de un exacerbado neo liberalismo con un cerrado nacionalismo, extraamente emergido masivamente en los pases otrora comunistas, y que haciendo causa comn con los neo nazis de Europa occidental: el neo fascismo italiano, el franquismo (abierto o vergonzante) en Espaa, los nazis y racistas blancos, austriacos, franceses, alemanes, holandeses flamencos y nrdicos, como los aislacionistas ingleses del Brexit, se oponen radicalmente a lo que llaman la islamizacin de sus pases histricamente cristianos (catlicos o protestantes) y al mestizaje tercermundista.

Aspecto de repulsa que, oculta totalmente el otro aspecto de la contradiccin: Que sin estos migrantes, fuerza de trabajo joven, fuerte y dispuesta a trabajar por cualquier salario de hambre, la economa capitalista central no podra ser sustentable y mucho menos la envejecida sociedad europea, que no tendra quien sostuviera la seguridad social de los ancianos, ni quien realizara los trabajos despreciables que los migrantes realizan recogiendo basuras, limpiando inodoros de hoteles, lavando y limpiando ancianos dementes en ancianatos, etc.

As pues, no es conveniente dejarse guiar en los anlisis generales de estas trascendentales elecciones europeas por los intoxicadores globales de opinin, que muestran a la contradictoria socialdemocracia espaola triunfante a nivel general, cuando comparndola con el resto de Europa, ha sufrido un serio descalabro y todava en la euforia de sus pequeos resultados parroquiales, no barrunta las dificultades globales que se le vienen encima tratando de salvar un reinado europeo medieval agotado y amenazado por el independentismo en alza, una crisis econmica seria sin resolver, y un franquismo tripartito agresivo y a la ofensiva.

Por el contrario, es el momento de retomar estos dos problemas civilizatorios y globales puestos en escena por las elecciones europeas que acaban de pasar, para reflexionar seriamente sobre ellas. Los clsicos del marxismo y el llamado marxismo latinoamericano tienen mucho que decir al respecto. Es nuestro deber volverlo a compartir.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter