Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-05-2019

A los guerrilleros en los ETCR y todos los colombianos
Fue un grave error entregar las armas a un estado tramposo

Ivn Mrquez
Rebelin


Es hora de levantar la voz contra la mezquindad humana del sistema encabezado por el uribismo y la embajada de los Estados Unidos contra el sueo de paz de millones de almas que buscan poner fin a ms de medio siglo de confrontacin armada.

Que porquera de Fiscala tenemos los colombianos que para liberar, recapturar y despus practicar una legalizacin de captura a un invidente, tenga que doparlo hasta causarle inconciencia llevndolo al borde de la muerte.

Ningn colombiano necesita ser jurista para entender que nada de lo que diga una persona drogada forzosamente como ocurri con Santrich puede ser legal. Esa legalizacin de captura fue una ilegalidad, un abuso de autoridad. Deben responder el ex Fiscal General y hasta los mdicos que se prestaron para esa infamia rastrera.

Presidente Duque, no le vuelva la espalda a la Constitucin, no traicione su juramento. No dinamite la independencia de los poderes con ese odio sordo que solo busca hacer trizas y dejar sin efecto el Acuerdo de Paz de la Habana. No se rasgue las vestiduras proyectndose como un presidente impoluto frente al narcotrfico, porque usted sabe muy bien que su jefe poltico lvaro Uribe Vlez es un mafioso dueo de una huella imborrable. Recuerde a Pablo Escobar Gaviria regocijndose con su actual jefe poltico a quien califico como ese bendito muchacho, que siendo director de la Aeronutica Civil le autorizo la operacin de las pistas del Yari de donde salieron cargamentos de cocana que inundaron las calles de los Estados Unidos.

Por ese solo gesto delictivo, Uribe puede ser calificado para la posteridad como el precursor del narcotrfico en Colombia. No ignore que en esa decisin esta la gnesis de la desgracia que envolvi a todo el pas.

Tampoco finja un dolor que no existe por las vctimas del conflicto cuando su jefe tiene las manos manchadas con la sangre derramada por el paramilitarismo. Memoria Histrica afirma que el paramilitarismo asesin en Colombia a ms de 100 mil colombianos, crmenes que continan en el fondo oscuro de la impunidad. Que responda Uribe por los Falsos Positivos que hoy quieren reactivar como lo denuncia con acierto The New York Times. Que responda por el desplazamiento forzado de la poblacin campesina y el despojo violento de 8 millones de hectreas de tierra. Que Uribe y Marta Luca Ramrez digan la verdad sobre los muertos de la Comuna 13 de Medelln y de las fosas donde los escondieron. Que bueno sera para Colombia que los terceros involucrados en el conflicto, no los militares, tambin digan la verdad.

Presidente, frente a esa campaa meditica sucia con la que usted y su fraccin poltica quieren demoler el sentimiento ms hermoso que palpita en el corazn de los colombianos, que es el de la paz.

Compaeros de los ETCR: en nombre de los Comandantes Militares del antiguo Estado Mayor Central de las FARC, Comandantes de frentes y columnas, impactados por la traicin del Estado al Acuerdo de Paz de la Habana, les reiteramos autocrticamente, que fue un grave error haber entregado las armas a un Estado tramposo, confiamos en la buena fe de la contraparte. Qu ingenuos fuimos al no recordar las sabias palabras de nuestro Comandante en jefe Manuel Marulanda Vlez, cuando nos haba advertido que las armas eran la nica garanta de cumplimiento de los acuerdos. La triste realidad es que nos pusieron conejo.

Que la paz de Colombia siga siendo nuestro estandarte. Vamos a seguir luchando por ella. Debemos continuar la lucha. Colombia necesita un nuevo Gobierno, verdaderamente democrtico que cumpla la palabra empeada y haga realidad el ms elevado de todos los derechos.

Llamamos a todos los colombianos a movilizarse en defensa de la paz. La minga de todos por la paz es el camino.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter