Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-06-2019

Sigue siendo el Estado del bienestar un instrumento para un crecimiento econmico ms inclusivo?

Carlos Ochando Claramunt
CTXT

Los dos objetivos deben ser la reduccin de la desigualdad y la mayor creacin de empleo en el sector de los servicios sociales pblicos


Brecha. JR MORA

Existe ya bastante evidencia terica y emprica de los efectos positivos del gasto social sen la eficiencia y el crecimiento econmico. Citemos algunos.

En primer lugar, las polticas pblicas corrigen fallos del mercado e internalizan efectos externos (positivos y negativos) que el intercambio libre del mercado no considera, lo que resulta muy positivo para la toma de decisiones econmicas de los agentes privados . Por ejemplo, la intervencin pblica permite la correccin de las imperfecciones en el mercado de capitales. En presencia de mercados de capitales imperfectos, una mayor desigualdad impide o limita la inversin en capital humano (especialmente, en salud y educacin) de quienes no superan un determinado umbral de ingresos, disminuyendo el capital humano agregado y con l la tasa de crecimiento econmico y la productividad. La mayor equidad distributiva puede facilitar un mejor acceso al crdito y a la informacin de los hogares pobres, aumentando las oportunidades para que hagan inversiones productivas (Galor y Zeira, 1993).

Por otro lado, existen externalidades positivas del gasto pblico en bienes sociales o preferentes sobre la productividad y la movilidad de la fuerza de trabajo y esto es fundamental para incrementar la competitividad en los mercados internacionales e impulsar el desarrollo econmico y el cambio tecnolgico. As mismo, la reduccin de la pobreza y un mayor nivel de desarrollo humano (en trminos de educacin, salud y nutricin) eleva la productividad de la fuerza de trabajo y estimula el proceso de innovacin en la economa.

No obstante, creemos que los actuales Estados del bienestar pueden contribuir a un crecimiento econmico ms inclusivo mediante la consecucin de dos objetivos claves: la reduccin de la desigualdad y la mayor creacin de empleo en el sector de los servicios sociales pblicos.

Estado del bienestar y desigualdad

Numerosos estudios tericos y empricos llegan a la conclusin de que la desigualdad en la distribucin de la renta est negativamente correlacionada con la eficiencia econmica y el crecimiento econmico a largo plazo o, lo que es lo mismo, que una mejora en la distribucin de la renta contribuye a favorecer positivamente la eficiencia econmica y el crecimiento econmico a largo plazo. Hasta el propio FMI ha llegado a aceptar que la desigualdad econmica y el crecimiento insostenible son las caras de una misma moneda y que una reduccin de la desigualdad tiene efectos positivos sobre el crecimiento econmico (Berg y Ostry, 2011; Ostry, Berg y Tsangarides, 2014).En resumen, el Estado del bienestar no se mostrara tan disfuncional con el crecimiento econmico como algunas corrientes de pensamiento econmico liberal pretenden plantear. Y por qu?

El argumento fundamental es que el Estado del bienestar puede generar efectos positivos sobre los incentivos econmicos y el crecimiento econmico (Bandrs, 2014). Explicaremos algunos argumentos que refuerzan esta tesis:

Una mayor desigualdad aumenta la probabilidad de inestabilidad poltica y conflicto social, ampliando la incertidumbre sobre la garanta de los derechos de propiedad y la calidad de las instituciones, con los consiguientes efectos negativos sobre la inversin y el crecimiento econmico. Por tanto, una mayor equidad permite una mayor estabilidad poltica y social del sistema democrtico, condicin previa para el crecimiento econmico.

Una mayor desigualdad genera una mayor demanda de polticas redistributivas que reducen la inversin y la tasa de crecimiento ( tesis de la redistribucin endgena ). Una extrema desigualdad puede sesgar la poltica tributaria, o bien hacia planteamientos ms populistas con lo que introducira distorsiones y desincentivos que mermen el crecimiento econmico (Alesina y Rodrik, 1994; Persson y Tabellini, 1994) o bien hacia los intereses de los grupos de mayor nivel de renta, lo cual tambin puede provocar un menor crecimiento econmico.

La reduccin de la desigualdad aumenta la confianza y/o el capital social, aspectos nucleares del desarrollo y crecimiento econmico. Autores como Sanz y Corrochano (2010) proponen la necesidad de incentivar la formacin en capital social para potenciar los efectos econmicos y sociales del Estado del bienestar. Apuntan que el Estado de Bienestar tiene efectos dinamizadores positivos sobre el crecimiento econmico cuando existe una fuerte presencia de capital social que, tericamente, reduce el abuso de las prestaciones y permite sinergias que facilitan la reincorporacin de los ciudadanos a la actividad social y econmica productiva (Sanz y Corrochano, 2010: 102).

Sigue siendo el Estado del bienestar un instrumento eficaz contra la desigualdad? Los Grficos 1 y 2 parecen validar esta tesis. Los pases con mayor gasto social obtienen mejores resultados en trminos de reduccin de la desigualdad y de tasa de pobreza.

Grfico 1

Fuente: Elaboracin propia a partir de Eurostat.

 

 

Grfico 2

Fuente: Elaboracin propia a partir de Eurostat.

Estado del bienestar y empleo

A diferencia de autores liberales, pensamos que el Estado del bienestar no es la causa de las crisis econmicas, sino que favorece -y no dificulta- las salidas sostenibles y slidas a las mismas.

No es cierto que aquellos pases que han desarrollado ms extensamente el Estado del bienestar muestren peores resultados en trminos econmicos. Todo lo contrario. Los pases con fuertes Estados del bienestar obtienen mejores resultados en trminos de desempleo, crecimiento econmico, inflacin, productividad y competitividad. Lo cual no quiere decir que no tengan necesidad de reformar de forma peridica, dinmica e innovadora sus polticas sociales.

El Estado del bienestar puede ser un instrumento eficaz en la lucha contra el desempleo. Varios argumentos nos ayudan a comprender esta afirmacin. El gasto social ayuda a mantener alto y estable el consumo y la demanda agregada interna, en la medida en que las prestaciones van dirigidas a grupos con alta propensin al gasto, lo que hace innegable el carcter anticclico de las prestaciones sociales y sus consecuencias estabilizadoras sobre el ciclo econmico. Por tanto, la expansin del gasto pblico y, en concreto, del gasto pblico social tiene un impacto positivo (directo e indirecto) en la creacin de empleo (pblico y privado).

Por otro lado, el Estado del bienestar impulsa sectores y actividades econmicas potencialmente creadoras de empleo (pblico y privado). Los servicios sociales y de atencin personalizada (personas mayores, dependientes, menores, etc.) son sectores con un crecimiento potencial del empleo muy importante en los prximos aos, sobre todo, en pases como Espaa, donde estos servicios sociales estn claramente infradesarrollados. La potenciacin de estos servicios sociales pblicos, pilares centrales del Estado del bienestar, tendra un efecto claramente dinamizador sobre la economa y tendra dos efectos importantes sobre el empleo: a) directo, ya que representan un porcentaje importante del empleo creado en el sector de servicios y b) indirecto, ya que permiten aumentar la participacin activa de las mujeres en el mercado de trabajo.

En cierta medida, el buen comportamiento del empleo que tienen otros pases desarrollados de nuestro entorno se debe a una mayor extensin y cobertura de sus regmenes pblicos de bienestar social, como se puede comprobar en el Grfico 3.

Grfico 3

 

 

Carlos Ochando Claramunt (la paradoja de Kaldor), es miembro del Departamento de Economa Aplicada (Universidad de Valencia). Carlos.Ochando@uv.es

Fuente:https://ctxt.es/es/20190529/Politica/26415/Carlos-Ochando-Claramunt-economia-Estado-social-bienestar.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter