Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-06-2019

La democracia del presidentico colombiano Ivn Duque

Mara Fernanda Q. Alzate
Rebelin


No s, si estoy en aquello que llaman democracia o en una dictadura de voto Ante ello, seor lector me pregunto:- Quin decide en Colombia?- Bien denso el tema, pues si nos enfrascamos en el concepto de democracia bueno la primera lnea que sale es justamente lo poltico y ah se vuelve un enredo el tema. Colombia es tediosa, es sufrible no es el mejor pas del mundo. No. Donde desaparecen gente no puede ser el mejor pas del mundo, ni el ms feliz. Nadie es feliz en un pas que agota, inflado por unos, y desarticulado por otros. Que le vaya bien a un sector de la poblacin, no es indicio que esto es un buen vividero, porque tiene un paisaje deslumbrante -una topografa dinmica, ros, montaas, selva, llanos, sabanas, y todo aquello que empieza a delirar ante las pupilas de un ciudadano. Eso s, pasamos del delirio urbano al romanticismo agrario. Ah se transita en contrava del tiempo.

Seor lector - detengamos no solo en las instituciones del estado, como la fiscala que dicho de paso el ex-fiscal Nstor Humberto Martnez huy sin msVamos a la presencia del congreso: unos por el tema de la dignidad, la defensa de los derechos y otros, que con desmedida prevalecen defendiendo un dispositivo de represin, llamada seguridad democrtica. Esta democracia de bolsillo no la coge ni la bruma. Ante esta catstrofe en el tiempo, Colombia es la repeticin de su pasado prfido y de su presente fracturado.

Preguntmonos:-Cmo podemos hablar de democracia en Colombia? Ser aquella que segn los expertos se halla en el voto popular?

Yo insisto Ser esto democracia con estas prfidas instituciones? Empecemos por el presidentico Ivn Duque que soportamos: primero le digo a usted, no s si estamos de acuerdo; pero le expreso es de un insoportable, de un sinuoso- como me dijo alguien que solo ve la punta de su nariz- nuestro presidente - toca guitarra, sale a bailar, un presidentico que zarandea a una mujer en un set de televisin para demostrar sus dotes de hombre sabelotodo, es un agua lulo para gobernar, ni refresca, ni alivia la densidad del tiempo. Siguindole la pista, ahora le ha dado por gritar cuando hace una locucin en televisin de perseguir segn l; a los asesinos de los lderes, y de perseguir a los alias. Como si gritando y hablando como patrn de finca, el pueblo todo le va a creer. Unos a lo mejor y otros en otra orilla estarn por verse.

Usted seor lector me dir eso es lo de menos Yo le replico eso es ms. El presidentico pasa de jugar a ser un gobernante de turno a querer delirar como estadista. Mire usted, sus locuciones en televisin son a todo grito, no parece hablando, sino regaando. Eso s aprende de su mentor, el hombre de la fusta, el caballista y de su congneres de partido poltico que habitan de manera sinuosa en el congreso: gritos, improperios, ofensas, algunos con un pasadito bien cuestionable, pero ellos parecieran que gobernar es gritar, ofender y sentenciar con una moral a lo medieval. Qu tiempos en los que estamos Lea usted la gravsima violacin permanente y sistemtica de desaparicin de ciudadanos, la continuacin de las ejecuciones extrajudiciales, falsos positivos, repoblamiento paramilitar, los nuevos desplazamientos y repoblamiento geogrficos, es decir la guerra viva en el amanecer. Sin duda, nuestro presidentico centra su gobernabilidad en omitir las demandas del movimiento indgena, afro, campesino como si ello fuera una respuesta. Eso s, enreda este presidentico al pueblo con las improntas retricas, sobre las falsas judicializaciones mediante los organismos del Estado y su endeble poltica pblica que no revierte a la paz, ni a crear escenarios de convivencia en las regiones. Dnde est el presidentico Duque? Para quienes gobiernan?

Mire seor lector le cuento- Este presidentico se la pasa de reunin en reunin gremial, solo atisba a anunciar su mgica frmula de las TIC y los nuevos emprendedores, bajo la falacia que se van a convertir en el gran modelo empresarial. En esas se la pasa. A m me late que esta democracia de voto- parece instaurada por un rgimen militar, -seor lector a veces creo que estoy ante una venta de ilusiones.

Me pregunto:- Qu le dice a usted este presidentico que habla como mago dizque de una economa naranja? A ello, usted le llamara democracia?

Yo le digo- esto va mal, nuestro seor presidente como dira una matrona de pueblo, para m - este presidentico va al despeadero con sus nfulas de estadista, que a todo le da un toquecito de perversidad o dira de perfidia democrtica- Nuestro presidentico con su palabras de retoricismo vulgar fjese usted, que esa nocin la encontr en el gran Platn, segn mi pensar solo atraviesa una verborrea meditica: Habla una cosa y hace otra. En este gobierno, los demonios asechan y an no se sabe dnde se gesta el infierno

Me pregunto: Esa es la democracia que usted, yo queremos?


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter