Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-06-2019

Cuando Asad, sin su cachorro, era nuestro hroe secreto tambin.
Oliver Atom o el "lder padre"

Roger Asfar
Al-Hayat

Anoche se celebr la gala de entrega en diferentes categoras del Premio Samir Kassir a la Libertad de Prensa en Lbano. Roger, un buen amigo, gan el premio al mejor artculo de opinin con este texto, agradeciendo, en su discurso,a la revolucin siria la inspiracin, y recordando que, "a fin de cuentas, nosotros permaneceremos y l caer". En homenaje a Roger, hemos decidido publicar la traduccin del texto.


Hubo una poca en que los personajes principales de los programas infantiles eran los hroes de muchos nios sirios: Oliver Atom, de la serie Campeones; caro, de Goleadores, el pescador Sanpei; y Mowgli, el nio de la selva. No resultaba sencillo escoger a tu hroe particular de entre los dibujos animados que se emitan en Siria, pues muchas de las series parecan inspiradas en alguna novela trgica del ruso Mximo Gorki, en la que un nio deambulaba buscando a su familia perdida o una nia se quedaba hurfana y, sumida en la pobreza, se converta en blanco de los abusos de la directora del colegio.

Los hroes de las historias que haban hecho las delicias de nuestras abuelas jugaron tambin un papel clave en el la conformacin de la imaginacin y el disfrute de los nios: el sabio Hasan, Antara ben Haddad, etc. Sin embargo, y a pesar de que ocupaban un lugar destacado en la educacin de esos nios, los hroes religiosos, como los profetas, se perfilaban como seres al margen de la realidad, por lo que, tal vez, se situaban en una posicin por encima de los hroes.

Por otra parte, en la vida real, lejos de los dibujos y los personajes imaginarios y sagrados, antes de esta era nuestra de las redes sociales, nuestras opciones, como nios en Siria, eran bastante poco variadas, pues la imagen del presidente luchador estaba en todas partes: en clase sobre la pizarra, en la calle, en los edificios gubernamentales, en tu casa entre tus libros y cuadernos escolares No haba escapatoria. Era el hroe que se te impona por el artculo 33. Poco despus, se colaron en el imaginario de aquellos que nacimos a finales de los setenta y principios de los ochenta del siglo pasado las imgenes de Basel, el hijo del lder luchador, que nos miraba desde lo alto, a lomos de su caballo o con sus solemnes gafas de sol de tipo Ray-Ban y su atuendo militar moteado, muy distinto de la ropa arrugada de los soldados que veamos a pie de carretera.

Mi to materno, que era un obseso de la msica y tena una personalidad misteriosa a la par que cariosa, tena relacin con Basel, al que se le aada por aquel entonces el artculo determinado, que lo converta, por el significado de su nombre en El Valiente (Al-Basel). Mi to no dejaba de alabar su personalidad en casa, mientras que, en la escuela, en las clases de plstica, era habitual la tarea de dibujar al Lder y a Basel. Ha de reconocrsele al rgimen del lder luchador que no nos reprendiera por deformar su aspecto en nuestros intentos, cargados de buena intencin, de dibujarlo. An hoy recuerdo la letra y meloda de las canciones que llevo quince aos sin escuchar, como si las hubiera escuchado ayer mismo: Abu Basel (el padre de Basel) es nuestro lder, oh t con tu frente alta, mantienes en paz y proteges nuestro pas de los peligros de la noche. Ahora bien, puedo decir con orgullo que mis intentos artsticos eran muy limitados, pues solan estrellarse al intentar dibujar la frente alta [1]. Digamos que las gafas Ray-Ban y el traje moteado eran ms sencillos.

Basel cay mrtir en un accidente que conmovi a muchos. Creo que mi to llor mucho, mientras que nosotros, naturalmente, nos alegramos por no tener clase durante varios das de forma inesperada, aunque nos prohibieron cualquier expresin de alegra infantil. En el patio del colegio, entonamos melodas populares mientras nuestros dos compaeros, Basel y Bashar, se suban cada uno a hombros de otro compaero y lanzaban vtores, que repetimos con ellos: No sufras, no dudes: Basel se ha marchado, pero aqu llega Bashar. Apenas haban pasado tres das del martirio de Basel, y estbamos en cuatro de primaria.

Unas semanas despus, se plant un pequeo olivo en un rincn ciudadosamente preparado para ello, a cuyo lado se coloc una losa de mrmol con la siguiente expresin: El rbol de la eternidad del mrtir Basel.

Un tiempo despus, durante un campamento de scouts en un pueblo cercano de Wadi al-Nasara (Valle de los Cristianos), fuimos a jugar al patio de la escuela pblica y all, como siempre, haba una placa con la fecha de inauguracin de la escuela y una alababa a semejante don del lder padre. Como de costumbre, en la placa se haba incluido un perfil de metal en relieve del busto del lder padre, siempre omnipresente. No s qu me empuj a destapar el marcador y dibujar una marca roja en el ojo del lder eterno Tal vez fuera un intento de romper la dictadura del color gris en la cabeza que ya acusaba el paso del tiempo en el patio de la escuela. Volvimos a nuestro campamento base despus de un largo da de salida por el valle. Al da siguiente, mi monitor me llam temblando: Qu has hecho? Se me haba olvidado por completo, y me lo tuvo que recordar: no supe cmo justificarlo.

En tercero de secundaria, mis profesores se dieron cuenta de que tena una excelente diccin, por lo que siempre me encomendaban la tarea de escribir los discursos y leerlos en las festividades o conmemoraciones nacionales frente a los estudiantes de secundaria y bachillerato. Dichas festividades eran los aniversarios del bendito Movimiento Correctivo[2], la guerra de liberacin de octubre[3], el nacimiento del colosal partido[4], etc. Sola leer el discurso subido a una especie de plataforma elevada sobre los estudiantes en una plaza a medio camino entre la arquidicesis y la iglesia. Mientras yo lea desde la sombra, los dems estaban al sol, entre ellos, mi hermano mayor y sus amigos. Era habitual que los estudiantes me interrumpieran, cada vez que se mencionaba el nombre del lder eterno, con aplausos y vtores. Mi hermano y sus amigos, por diversin y ganas de armar barullo, me interrumpan prcticamente cada diez segundos, aunque no hubiera mencionado las palabras mgicas, gritando: Sacrificamos nuestra sangre y nuestra vida por ti, Hafez; Hafez al-Asad es el smbolo de la revolucin rabe. Saban que ningn profesor ni miembro de la direccin, ni siquiera el sacerdote encargado, se atreveran a reprenderlos.
Por mi parte, no tena otra forma de vengarme ms que alargando mi discurso todo lo posible con alabanzas al lder padre luchador y la enumeracin de sus proezas y bondades para mantenerlos al sol el mayor tiempo posible.

Tres aos despus de ese campamento, fuimos a otro. Pasamos la noche en vela conversando sobre quin era el ejemplo a seguir de cada uno de nosotros y por qu. Cuando lleg mi turno, dud unos instantes antes de decir: Hafez al-Asad. Justifiqu mi respuesta haciendo alusin al libro de Patrick Seale sobre la vida del lder luchador: cmo haba salido de un entorno modesto en el que se priv de muchas cosas para llegar a lo ms alto de la pirmide del poder en el pas Estaba de veras maravillado por l y era mi hroe, aun cuando tena una vaga idea entonces de su otra cara.

Hafez al-Asad, y a veces Basel y Bashar, eran, consciente o inconscientemente, los hroes de muchos de nosotros, lo entendiramos o no. Miro hoy a mi alrededor y observo a la mayora de opositores al rgimen sirio: instituciones y organismos de la oposicin poltica, facciones y milicias militares opositoras, con toda su diversidad, las muchas montones- de organizaciones e instituciones de la sociedad civil siria y nuestros comportamiento en las redes sociales Despus de 7 aos, se han creado o generado modelos de autoridad, gestin o trato distintos del asadiano baazista?

Aguerridos opositores que se vuelven asadistas en cuanto se menciona al otro, ya sea representante de un pas como Lbano, por ejemplo, o de una etnia, como sus conciudadanos kurdos. Directores de organizaciones civiles que hablan en nombre de la revolucin y no saben hacer otra cosa que sembrar ojos y odos por todas partes para redactar informes, discriminar, provocar y exigir lealtades personales Y muchas otras cosas que es mejor no mencionar.

Tanto Asad padre como sus hijos eran nuestros hroes, y parece que lo seguirn siendo por mucho que nos empeemos en negarlo y nos avergence hasta que llegue un da en que el cachorro que todos llevamos dentro salga de nuestro interior y entonces, solo entonces, nos liberemos de la carga de nuestros hroes.

Notas

[1] Puede tratarse de un chiste con la prominente frente de Hafez al-Asad y el tamao desproporcionado de su cabeza

[2] Llegada de Hafez al-Asad al poder para corregir la deriva demasiado hacia la izquierda y pro-palestina del liderazgo anterior del Baaz.

[3] Tambin conocida como guerra de Yom Kippur, contra Israel, en 1973.

[4] El Baaz se fund 7 de abril de 1947.

Fuente original: http://traduccionsiria.blogspot.com/2019/05/oliver-atom-o-el-lider-padre.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+TraduccionesDeLaRevolucinSiria+%28Traducciones+de+la+revoluci%C3%B3n+siria%29


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter