Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-06-2019

El momento decisivo de la Revolucin majnovista
Peregnovka: la batalla que ganaron los anarquistas y salv a los bolcheviques

Jess Aller
Rebelin


Tras la lucha agnica de los ltimos meses en su tierra y largos aos de encierro y asedio judicial en Rumana y Polonia, es en abril de 1925 cuando, recin llegado a Pars, parece que Nstor Majn podr al fin disfrutar de un poco de sosiego. Francia har honor en esta ocasin a su fama de lugar de asilo, pero en su paso por la prefectura de polica en la que se tramita su permiso de residencia, al tiempo que se le comunica que ste se le va a conceder, no se le deja de recordar al anarquista ucraniano que slo por su culpa fracas la intervencin aliada en la guerra civil rusa. Afortunadamente para l, esto no se va a tener en cuenta.

Era exagerada la afirmacin del funcionario francs? Para responder a esta pregunta no tenemos ms remedio que repasar lo ocurrido en el ao 1919 en Ucrania oriental. La lucha a muerte entre el Movimiento blanco y el Ejrcito rojo que caracteriza la guerra civil rusa se complica en este sector por la presencia de otros dos elementos militares: las fuerzas de la Repblica Popular de Ucrania, que lidera Simn Petliura, y el Ejrcito majnovista. Al final, en el duelo entablado entre los dos contendientes principales, los actores secundarios van a resultar esenciales. La batalla de Peregnovka, desarrollada el 26 de septiembre se considera el punto de inflexin donde se desvanecen las ilusiones del Movimiento blanco de entrar en Mosc y ganar la guerra.

Todos contra la autogestin de campesinos y obreros

Corre ya el ao 1919. El final de la Primera Guerra Mundial y la retirada de los ejrcitos austro-alemanes abren la posibilidad de una intensa labor constructiva para el movimiento de orientacin netamente libertaria que ha tomado forma desde 1917 en Ucrania oriental y que, tras la implacable represin sufrida el ao siguiente, se ha dotado ya de una potente estructura militar. Las relaciones con el gobierno de Mosc son cordiales, y en enero de 1919 se firma un acuerdo de colaboracin. Estos campesinos y obreros no conciben que la tarea organizativa que afrontan pueda acometerse de otra manera que por medio de congresos en los que delegados de todos los distritos y destacamentos contrastan opiniones y entre todos ponen las bases de la nueva sociedad.

Las dos primeras reuniones, en enero y febrero, se desarrollan con normalidad, pero ya en abril las sesiones de la tercera son alteradas por la recepcin de un telegrama en el que Pvel Dybenko, comandante de las fuerzas del Ejrcito rojo en la regin, declara al congreso contrarrevolucionario y pone fuera de la ley a sus promotores, amenazndoles con las ms rigurosas medidas represivas. Hay que decir adems, que la alianza militar alcanzada con los bolcheviques va a ser pronto rota por stos. La constitucin y autoorganizacin de soviets libres y democrticos ha resultado ser un acto de abierta hostilidad al poder sovitico.

Los majnovistas, sin embargo, no estn dispuestos a ceder a nadie las riendas de su destino. Continan con su labor, y para ello convocan a finales de mayo un cuarto congreso, al mismo tiempo que combaten sin desmayo los contingentes del Ejrcito voluntario de Denikin, que cada vez ms pujantes, amenazan desde el sur. En junio, Vladmir Antnov-Ovsienko, comandante del frente ucraniano del Ejrcito rojo, que mantena una postura conciliadora, es destituido tras enfrentarse con Trotsky en defensa de los anarquistas. Al que dirigi el asalto al Palacio de invierno lo sustituye Ioakim Vatsetis, un excoronel del ejrcito zarista.

Los bolcheviques atacan a los majnovistas y los obligan a luchar en dos frentes, pero pronto la ofensiva de los blancos resulta incontenible. En julio, stos ocupan la zona asesinando, saqueando y violando, y una larga comitiva de fugitivos emprende el nico camino posible, hacia el noroeste, ms all de la cinta azul del Dniper. El Ejrcito rojo ha abandonado la regin y algunos restos de l se unen a los insurgentes.

Tras la penosa retirada, a finales de agosto, el Ejrcito negro se reconstituye en Pomshnaya. Son 20 000 combatientes, perseguidos por los blancos y prximos al sector que controlan los petliuranos, que se conforman con esperar a ver qu pasa. En las escaramuzas que siguen, la extrema movilidad de los majnovistas desconcierta y siembra el pnico en fuerzas muy superiores, pero en unas semanas son ya slo 8000 los que quedan; entre los cados est Grigori, hermano de Nstor Majn.

Planes y furia

El lazo se cierra en los alrededores de Umn. Parece que el fin est cerca. Ykov Slashchov, el general blanco a cargo de la campaa, desencadena un ataque frontal de ariete que arrastrar a los insurgentes contra el yunque que les ha preparado en Umn. Es una operacin de exterminio. La aldea de Peregnovka va a ser la primera en recibir la acometida, pero all Nstor Majn va a demostrar que l tambin sabe tender trampas.

El 26 de septiembre muy de maana, la infantera ataca desde la aldea hacia el este las posiciones de los regimientos blancos, pero pronto, muy inferior en nmero se ve forzada a regresar. Bajo una tormenta de fuego, todos y todas cogen armas para tratar de detener lo inevitable, pero en unos minutos sienten que los disparos del enemigo se ralentizan y se extinguen. Despus sabrn que fue en ese momento cuando la caballera de Nstor Majn, desplegada por los bosques y cerros cercanos durante la noche, mordi poderosa el flanco de los asaltantes en una carga irresistible y los oblig a retirarse en desorden.

Los relatos disponibles de oficiales blancos describen el caos de la huida. Los que no se suicidaron fueron ejecutados por los sables de los insurgentes, y cientos de cadveres cubran los caminos, aunque, as y todo, ciento veinte oficiales y quinientos soldados fueron hechos prisioneros. Se capturaron veintitrs caones y ms de cien ametralladoras, que seran esenciales en la explotacin del xito.

Fue entonces cuando el gran error estratgico de Antn Denikin qued de manifiesto: el frente monstruosamente extendido que haba creado, con sus unidades aisladas e incomunicadas, facilitaba enormemente los movimientos envolventes. En los diez das que siguen, los insurgentes, divididos en tres grupos, avanzan por toda Ucrania oriental, logran derrotar los pequeos destacamentos que encuentran y liberan diversas ciudades: Krivi Rog, Yelizabetgrad, Nkopol, Melitpol, Aleksndrovsk y Guliaipole. Toman tambin posesin de una importante red ferroviaria y dos puertos: Berdyansk y Maripol, por los que los aliados alimentaban al Ejrcito voluntario. En esta amplia regin, un gran nmero de partisanos se suman a sus filas, mientras los obreros y campesinos son convocados en todas partes a organizar su vida sin interferencia de ningn poder estatal.

El Ejrcito voluntario, con sus avanzadas a doscientos kilmetros de Mosc, y que en esos momentos se preparaba para sentar sus reales en el Kremlin, descubre entonces que su retaguardia se ha convertido en un avispero. Y los jefes bolcheviques, que consideraban seriamente la posibilidad de huir a Finlandia, contentos a fin de cuentas de que su revolucin hubiera durado ms que la Comuna de Pars, ven cmo las unidades de lite del Ejrcito voluntario, los cosacos de Konstantn Mamntov y Andri Shkur, son llamadas al sur para tratar de contener el desastre.

Lo que viene despus es historia repetida. No demuestran agradecimiento los comandantes del Ejrcito rojo que regresan a Ucrania, sino que simplemente exigen otra vez que se cumplan sus rdenes sin rechistar. La represin que van a desencadenar en cuanto se les desobedezca va a asesinar esta vez a doscientos mil campesinos y obreros revolucionarios, y otros tantos sern deportados. No obstante, de nuevo Mosc ofrecer tregua cuando los blancos, reconstituido su ejrcito al mando de Piotr Wrangel, amenacen en el otoo de 1920. Y otra vez, en cuanto el reto sea conjurado, volver sus armas, en este caso adems alevosamente, contra los majnovistas. Todos fieles a s mismos hasta el final.

Momentos que deciden siglos

Algunos que vivieron los hechos sobre el terreno captaron la trascendencia de lo ocurrido aquel 26 de septiembre de 1919 en Peregnovka. G. Sakvich era un oficial del Ejrcito voluntario que no intervino en la batalla, pero se encontraba cerca en aquellas horas decisivas. En un artculo publicado en 1961, nos describe lo que sinti en el momento culminante del enfrentamiento: En un cielo alfombrado con nubes de otoo, percibamos el humo y el estruendo de la artillera, y de repente todo qued en silencio. Todos sentimos que algo trgico acababa de ocurrir, aunque ninguno poda sospechar la enormidad del desastre. Ninguno de nosotros saba que en aquel preciso momento, la Rusia nacionalista acababa de perder la guerra. Se acab, dije, no s por qu, al teniente Rzov, que se encontraba a mi lado. Se acab, confirm l sombramente.

Documentacin utilizada:

Historia del movimiento majnovista de Piotr A. Arshnov (1924).

La revolucin desconocida de Volin (1947).

The anarchism of Nestor Makhno (1918-1921) de Michael Palij (1976).

Nestor Makhno-Anarchys cossack. The struggle for free soviets in the Ukraine (1917-1921) de Alexander Skirda (2004).

Blog del autor: http://www.jesusaller.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter