Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-06-2019

La renta bsica siempre ha sido una causa de las mujeres

Natalie Bennett
Sin permiso


El animado debate en torno a la renta bsica ha solido obviar con demasiada frecuencia un aspecto crucial: las dinmicas de gnero. En una sociedad fundada sobre diferencias de gnero, cmo podra afectar una renta bsica de forma diferente a hombres y mujeres? Se podra emplear la renta bsica como herramienta en la lucha por los derechos de las mujeres? Adoptar una perspectiva feminista en la discusin sobre la renta bsica implica un conjunto particular de problemas y virtudes de la propuesta. Natalie Bennett recuerda la larga historia en el siglo XX de la lucha de las mujeres en el Reino Unido por una defensa feminista de la renta bsica.

Resulta revelador que, al menos en Reino Unido, las mujeres estuvieran en la vanguardia de las primerizas campaas por una renta bsica[1]. Se ha afirmado, con algunos buenos motivos, que Virginia Woolf, al afirmar que las mujeres necesitaban 500 libras al ao y un cuarto propio, estaba exponiendo un argumento en favor de la renta bsica, cuando no un modelo de esta.

La activista Lady Juliet Rhys-Williams, con antecedentes anteriores a la Segunda Guerra Mundial en temas de maternidad y bienestar infantil, precis una renta bsica universal en tanto que una alternativa al modelo britnico Beveridge de Estado del bienestar menos basada en el trabajo asalariado y que implicaba menos discriminacin de gnero. Lo hizo en su libro Something To Look Forward To en 1943 [2] . Sin embargo, el modelo Beveridge (por el cual subsidios como las pensiones estn basados en las contribuciones en lugar de en la necesidad, algo que demasiado a menudo ha atrapado a las mujeres ms mayores en la extrema pobreza) triunf, tal y como estaba orientado a las necesidades de la economa de crecimiento capitalista. El arquitecto del modelo, William Beverdige, sufri el significativo ataque de un amplio espectro de mujeres por estas caractersticas, notablemente de Elizabeth Abbot y Katherine Bompas de la organizacin sufragista Womens Freedom League, que dijo que el plan de Beveridge era un plan de hombres para hombres. Pero el partido laborista que debera materializar el plan y en cierto modo los conservadores les dejaran hacerlo durante dcadasestaba poco predispuesto a aceptar el reto y actuar en base a l.

Seguir leyendo...



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter