Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-06-2019

Crisis de petrleo en Siria
No hay salida fcil para Asad

Salam Alsaadi
Al-Jumhuriya English

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


Salam Alsaadi sostiene que Irn se siente poco motivado para ayudar al rgimen de Asad a resolver su aguda crisis petrolera; por otra parte, cualquier ayuda procedente de Mosc supondr un elevado coste.

El pasado 10 de mayo, segn diversas informaciones, Irn logr enviar su primer cargamento ilcito de petrleo a Siria desde la reimposicin de las sanciones estadounidenses a mediados de octubre de 2018, lo que ha impedido desde entonces que los buques petroleros lleguen a Siria. Las autoridades sirias se mostraron muy cautelosas, abstenindose de celebrar tal desarrollo y de propagar, entre la indignada poblacin, la esperanza de que el envo pueda finalmente aliviar la grave crisis de combustible que se prolonga sin tregua desde marzo. Saben muy bien que la escasez de petrleo del pas no va a resolverse a corto plazo.

Para sustituir el bloqueado petrleo iran pagado con crditos iranes, el rgimen sirio necesita 200 millones de dlares al mes para importar crudo y productos derivados del petrleo de otros pases, lo que a su vez requiere una mayor ayuda de Irn, el aliado ms cercano al rgimen. Sin embargo, Tehern parece no estar dispuesto a financiar las importaciones de petrleo sirias, debido, por un lado, a su propia crisis financiera, que ha minado su capacidad para apoyar a los grupos militantes y aliados polticos en la regin; y, por otro lado, a su creencia en que reducir el apoyo financiero a su aliado ya no supone amenaza alguna ni para el propio rgimen ni para la influencia ya profundamente arraigada de Irn en el pas.

Las sanciones apuntan a Irn, no a Siria

La crisis del combustible no apunta a la efectividad del asedio occidental y la guerra econmica contra Siria, algo que a los funcionarios sirios, incluido Bashar al-Asad, les gustara que creyeran los sirios y la opinin pblica occidental. Ms bien indica la efectividad de las sanciones de EE. UU. contra Irn y la determinacin de la administracin Trump de aplicar estas sanciones de forma estricta. A pesar de las advertencias del Departamento del Tesoro estadounidense de que las entidades y personas que suministren petrleo al gobierno sirio sern sancionadas, parece que EE. UU. solo lleva a cabo estas amenazas cuando el petrleo en cuestin es iran.

En otras palabras, el rgimen sirio dispone de varias opciones para sustituir el petrleo iran. La mayora de las sanciones occidentales contra Siria se dirigen principalmente al crculo empresarial vinculado al rgimen. Las sanciones parciales dirigidas a ciertos sectores, como la energa, la tecnologa, los bancos y el petrleo, no han sido impuestas por la ONU y, por lo tanto, no impiden que Siria importe petrleo de otros pases. Eso es precisamente lo que el rgimen ya ha estado haciendo, negociando con Rusia, Ucrania y la Crimea ocupada por Rusia. En cualquier caso, es probable que esto siga siendo as a menos y hasta que se apruebe la Ley de Proteccin Civil Siria Caesar, que ira contra los no estadounidenses que realicen una variedad ms amplia de negocios con el rgimen sirio.

El rgimen puede llevar a cabo acuerdos secretos, como ha estado haciendo durante los ltimos aos, que le han permitido recibir sustanciales importaciones de crudo iraqu desde un puerto egipcio. Cuando fue necesario, Iraq y el Lbano fueron parte de la cadena de suministro de Asad como intermediarios para enviar petrleo por tierra, suministrando alrededor del 20% de las necesidades de petrleo de las zonas controladas por el gobierno.

Otra opcin ha sido permitir que los sectores privados de Siria importen combustible. Desde marzo de 2019, el gobierno sirio ha permitido que los inversionistas privados en el sector industrial importen combustible por tierra y mar durante tres meses, poniendo fin temporalmente a un monopolio estatal de dcadas de duracin sobre el sector energtico. No obstante, el rgimen parece muy cauteloso al respecto, impone diversas condiciones y restricciones y rechaza demandas del sector comercial para importar combustible.

Adems, Damasco ha estado recibiendo envos de petrleo de un aliado de Washington en Siria, las Fuerzas Democrticas Sirias lideradas por los kurdos. Las FDS controlan la mayora de los campos petrolferos de Siria en el noreste del pas y han vendido durante mucho tiempo petrleo crudo, trigo y otros productos bsicos al rgimen sirio a travs de intermediarios locales. Se estima que el petrleo que pasa de contrabando desde los territorios controlados por las FDS a zonas de Siria al oeste del ufrates controlado por el rgimen, es de alrededor de 16.000 barriles por da. Hasta hace poco, no exista ningn esfuerzo tangible por parte de Estados Unidos para detener estos envos de petrleo, que han florecido durante la aguda escasez actual de combustible.

Sin embargo, recientemente, la venta de petrleo crudo al gobierno sirio, adems de otros agravios socioeconmicos, ha enfurecido a los habitantes rabes de la provincia de Deir al-Zor, provocando una ola de protestas contra el gobierno de las FDS. Solo desde que estallaron estas protestas, Estados Unidos se mostr ms serio respecto a poner lmites a las redes de contrabandistas, llevando a cabo ataques areos dirigidos a la infraestructura de contrabando, incluidos los oleoductos que conectan las orillas oriental y occidental del ufrates.

Irn no tiene intencin de ayudar

Como el rgimen sirio tiene bloqueado el acceso al petrleo iran, su principal problema no es evadir las sanciones estadounidenses, lo cual le resultara bastante posible, sino ms bien asignar 200 millones de dlares al mes para las importaciones de petrleo. Esta cifra est mucho ms all de las capacidades financieras actuales de Siria y requiere la ayuda de sus aliados.

Sin embargo, Irn no parece capaz ni estar dispuesto a comprometer esa cifra por dos razones. En primer lugar, la propia economa de Irn se ha visto gravemente afectada por las nuevas sanciones impuestas por Estados Unidos. Segn el FMI, se espera que el PIB de Irn se contraiga un 6% este ao. Esto ha mermado su capacidad para apoyar y financiar a sus aliados y representantes en la regin al estar dando seales por su parte de sobrecarga financiera. Esto est claro no solo en Siria, sino tambin en el Lbano, donde Hassan Nasrallah de Hizbol ha instado a sus partidarios a enviar donaciones a su grupo. Se dice que Hizbol se ha visto obligado a introducir severos recortes de gastos bajando salarios, retirando combatientes de Siria, cancelando programas de televisin y despidiendo personal. El lunes, incluso se inform que los militantes hutes del Yemen estaban llevando a cabo una campaa de recaudacin de fondos en nombre de la organizacin libanesa.

En segundo lugar, no se espera que la escasez de petrleo iran en Siria tenga cruciales consecuencias militares desde la perspectiva de Tehern, ya que el rgimen de Asad ya no se halla bajo la amenaza existencial que tuvo que enfrentar entre 2011 y 2017. El petrleo de Irn ha sido vital para que el rgimen sirio alimente la maquinaria blica de su ejrcito y gane la guerra. Sin embargo, a partir de 2018, el rgimen, con sus aliados iranes y rusos, ha reconquistado vastas franjas de territorio y ha derrotado en gran medida a sus oponentes. La comunidad internacional y Estados Unidos han aceptado la realidad poltica de que Asad permanezca en el poder, mientras los Estados regionales, incluidos los Emiratos rabes Unidos y Bahrin, han reabierto sus embajadas. El papel del petrleo en la prestacin de servicios y la satisfaccin de las necesidades de la poblacin siria es algo que a Irn le trae sin cuidado.

Influencia iran profundamente arraigada

No se espera que la negativa de Irn a financiar las importaciones de petrleo de Siria socave su influencia en el pas. Reducir la influencia de Tehern en Siria es un objetivo declarado de la administracin Trump, que podra imaginar que tiene algo de qu jactarse si Irn deja de ser el principal proveedor de petrleo del rgimen. Sin embargo, la influencia de Irn y su dominio han llegado ya, de hecho, a lo ms profundo del Estado y la sociedad de Siria.

Irn ha desarrollado una presencia significativa e influencia a largo plazo en las instituciones coercitivas, militares y relacionadas con la seguridad del pas. Las milicias apoyadas por Irn continan expandindose, ocupando grandes franjas del pas y superando a las propias fuerzas armadas del Gobierno. La Guardia Revolucionaria de Irn no solo est creando su propio sistema de poderes que estn fuera del control del Gobierno sirio, sino que tambin se est integrando para convertirse en parte indivisible del sistema, como expres un analista.

Adems, el desplazamiento forzado sistemtico, que ha formado parte de una poltica ms amplia de cambio demogrfico, ha fortalecido an ms la influencia de Irn en el pas. El rgimen ha desplazado intencionadamente a las comunidades de la oposicin de ciertos lugares estratgicos, reemplazndolos por leales al rgimen, principalmente chies. Tambin ha presionado a las familias en las reas recin capturadas alrededor de Damasco para que vendan sus propiedades a precios muy bajos a los agentes inmobiliarios vinculados con Irn y sus representantes, incluido Hizbol. Adems, Irn ha estado cultivando lealtades, reclutando a sirios e incluso ganando conversos a la secta musulmana chi.

En el plano econmico, Irn mantiene un acceso privilegiado a la economa siria y ya est cosechando beneficios obteniendo contratos de reconstruccin y nuevas inversiones, as como notables acuerdos comerciales.

En resumen, Irn parece creer que reducir el apoyo financiero a su aliado ya no va a suponer una amenaza, ni para el rgimen ni para su propia influencia bien arraigada en el pas. Esto deja a Damasco sin otra opcin que acudir a Mosc en busca de ayuda. Informes recientes sobre el alquiler del puerto de Tartus a Rusia durante 49 aos pueden indicar que esto es precisamente lo que ha hecho el rgimen. Sin embargo, Mosc, evidentemente, buscar una compensacin sustancial por este gasto; es probable que la compensacin incluya, entre otras cosas, la consolidacin del acceso al Mediterrneo, a largo plazo y sin restricciones, a travs de los puertos de Siria, as como mejores posibilidades en sectores clave de la economa siria.


Salam Alsaadi es periodista palestino-sirio, investigador y colaborador de varias publicaciones en rabe e ingls. Actualmente cursa un doctorado en Ciencias Polticas en la Universidad de Toronto. Twitter: @AlsaadiSalam

Fuente: https://www.aljumhuriya.net/en/content/syria%E2%80%99s-oil-crisis-no-easy-way-out-assad

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.  

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter