Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-06-2019

Entrevista al actor y escritor Carlos Bardem
"Podemos se ha mantenido teniendo a todo el aparato meditico en su contra filtrando mentiras"

Mnica Zas Marcos
El diario

El actor, escritor y licenciado en historia presenta su nueva novela, Mongo Blanco, sobre el gran traficante de esclavos malagueo que sobrevivi a la Leyenda Negra


- "Es tan absurdo focalizar solo en las atrocidades como negarlas. Es una lectura interesada, falsaria y mitolgica del cuentito que heredamos del dictador"

- "Por qu dicen que son polticamente incorrectos cuando quieren decir fachas?"

Carlos Bardem MIGUEL MOYA | GTRES

El final de Juego de Tronos ha dejado a muchos hurfanos de fantasa histrica, y Carlos Bardem (Madrid, 1963) es uno de ellos. Adems de ser una revolucin televisiva, el actor y escritor piensa que la serie ha entrenado nuestros sentidos para tolerar y exigir un gnero de aventuras explcito. De esta forma, sin filtros, ha escrito Mongo Blanco (Plaza Jans), la biografa novelada del mayor traficante de esclavos del siglo XIX: el malagueo Pedro Blanco Fernndez de Trava.

Bardem no escatima en escenas de sangre, sudor, heces y semen para retratar a un hombre de otra poca. Una real y oscura donde los espaoles vendan a los africanos como bienes muebles y se enriquecan humillando, violando y asesinando bajo el ala de la Iglesia y la Corona.

Justo cuando algunos apuestan por edulcorar la historia en sus programas polticos, Mongo Blanco llega para recordarnos que nunca puede ser reducida a una guerra entre "buenos y malos". Ejerciendo a la vez de verdugo y de abogado del diablo, el actor humaniza al negrero a travs de su vasto conocimiento de historia y de un fiel reflejo de otro episodio de nuestro pasado escamoteado por el franquismo.

Espaa fue una de las ltimas en abolir la esclavitud (1870 en la Pennsula, 1873 en Puerto Rico y 1880 en Cuba), y an as tendemos a relacionarla siempre con las plantaciones de algodn del sur de EEUU. Cmo han conseguido esconder este episodio debajo de la alfombra?

Nosotros somos una anomala histrica en muchos sentidos, pues fuimos el nico pas de Europa donde gan el fascismo. Con lo cual, durante 40 aos Espaa fue educada en una visin falsaria y mitolgica de la historia. Enalteciendo de una manera un poco pedestre algunos sucesos y ocultando directamente otros.

Por qu no sabemos nada de la participacin importantsima de espaoles y de las altas instituciones de este pas en la trata de esclavos? Pues porque fue el origen de muchas de las fortunas que se generaron en los dos grandes cataclismos de la historia reciente: la trata de esclavos y el franquismo.

Cul fue el anzuelo que le hizo picar en uno de los mayores negreros y a la vez un gran desconocido de nuestra historia?

Para m el anzuelo fue la palabra malagueo, porque me llev a una reflexin. Yo soy licenciado en historia y he dedicado aos de mi vida a estudiarla y a leer sobre ella. Pero nunca haba odo hablar de este seor. Acto seguido me lo cuestion, me puse a investigar y en el libro estn las razones de por qu nos han escamoteado esa parte de nuestra historia y tantas otras.

La vida del personaje real de Pedro Blanco Fernndez de Trava es una novela de por s. Adems, me ofreca el vehculo narrativo perfecto para hacer un gran fresco de lo que fue la trata de esclavos en su apogeo, en el siglo XIX, y del papel de tantsimos grandes nombres e instituciones de este pas en ella, como Mara Cristina de Borbn-Dos Sicilias o el Arzobispo de Toledo.

Y cmo lleg a convertirse un marino malagueo en la pieza clave entre dos continentes que no eran el suyo?

Yo establezco un paralelismo un tanto simplificador e inexacto, pero bastante ilustrativo, y es que Pedro Blanco era el Pablo Escobar de la trata de esclavos.

En la poca de Pedro Blanco, comprar un ser humano en frica costaba unos 20 dlares, que ni siquiera eran en dinero, eran en mercancas. Pero al otro lado del Atlntico se vendan entre 390 y 460 dlares. O sea, las tasas de rentabilidad son muy parecidas a las de un cargamento de cocana.

Lo que hace muy atractivo al personaje real de Pedro Blanco, y que yo he llevado al extremo para hacer una novela ms amena, es que era un hombre increblemente brillante en lo que haca. Era un gran marino, un hombre muy culto, un gran cnico, un aventurero y un hombre que cre de la nada un reino en frica. El problema es que lo que haca era una atrocidad. Era raptar, comprar y vender seres humanos.

Como bigrafo, encontrar las aristas a personajes despreciables debe ser complejo. Dnde estableci la lnea entre no juzgar y no empatizar demasiado con l?

En la construccin de personajes tambin influye mucho mi faceta de actor. Yo estoy acostumbrado a interpretar a seores muy malvados y aprend que, cuando quieres dotar de complejidad a un malvado, hay que hacerlo atractivo. No puedes juzgarlo. Ahora, comprenderlo no es justificarlo; comprenderlo es entender su cosmogona, su manera de pensar y la manera de pensar de la poca.

En una novela extensa no puedes mantener la atencin del lector durante tantas pginas si el protagonista es absolutamente repugnante. Adems, me plante el reto de conseguir que el lector empatizase con l y que le hiciese decir: "Demonios, me estoy poniendo del lado de un negrero".

Me sirve para que el que lea Mongo Blanco entienda cmo funcion la trata de esclavos desde el punto de origen en frica hasta su punto de destino en Amrica. Creo que es un proceso espeluznante, pero a la vez muy atractivo.

Tambin influye en la historia la forma de contarla. Igual que no es lo mismo ver La Peste que guila Roja, hasta qu punto es necesario ilustrar esa realidad tal y como fue? Sin escatimar en sangre, violencia o en relaciones sexuales que haran estremecerse a los defensores de la "imperofobia".

Yo creo que esta novela tiene dos originalidades: se ha escrito mucho y se ha filmado mucho de la esclavitud desde el punto de vista del esclavo, pero muy poco desde el punto de vista del negrero. Por qu hace lo que hace, cmo hace lo que hace y cules son los conflictos que le genera hacer lo que hace.

Y luego, Mongo Blanco es hija de su tiempo. La novela tradicional de aventuras que yo he ledo toda mi vida (Salgari, Jack London, Melville, Conrad) no llega a lo explcito. Pero nosotros vivimos en la poca de HBO y me quedaba la duda de cmo seran las novelas de piratas de Salgari si se contara de verdad lo que era un pirata. La sangre, la rapacidad, la criminalidad, la violencia extrema, la sexualidad feroz y la sexualidad violadora.

Hay que tener en cuenta que a las mujeres se las violaba sistemticamente y varias veces a lo largo de la captura, del viaje y durante su vida hasta que dejaban de ser atractivas para el que la posea. Es una novela de aventuras, pero tambin explcita, donde hay personajes bisexuales, escenas erticas y orgas. Es una novela para el espectador de Juego de Tronos. Ya no se puede escribir aventura como se haca antes: la gente no es tan ingenua.

La Leyenda Negra efectivamente fue una construccin contra un poder hegemnico, el Imperio espaol, por parte de naciones que en aquel momento se sentan ms dbiles contra ese poder. Lo que no creo que sea acertado es negar que se hicieran atrocidades y llevarlo al otro extremo.

Parece que Mongo Blanco va a ser un revulsivo a muchos niveles para los que abogan por edulcorar la historia ante la Leyenda Negra. Ha recibido alguna crtica?

An no. Pero los que lo dicen son los defensores de esa historia falsaria y mitolgica, heredada del franquismo, que tiene que ver ms con un cuento que con un anlisis serio o cientfico. Nos dicen que manchamos la historia por poner luz sobre episodios terribles de la misma, pero, somos diferentes a cualquier otra nacin? Todas las naciones tienen episodios ms o menos brillantes, episodios ms o menos gloriosos aunque yo desconfo del trmino glorioso y episodios atroces.

La Leyenda Negra efectivamente fue una construccin contra un poder hegemnico, el Imperio espaol, por parte de naciones que en aquel momento se sentan ms dbiles contra ese poder. Ah est acertada Mara Elvira Roca. Lo que no creo que sea acertado es negar que se hicieran atrocidades y llevarlo al otro extremo, que es todo una invencin de los malvados que nos odian, que nosotros fuimos estupendos y maravillosos y que aqu no pas nada.

Ah es vital la labor de los historiadores. Hace unos meses, muchos acusaron al presentador Christian Glvez de intrusismo profesional. Corremos peligro de dejar la historia en manos de cualquiera?

Realmente no segu mucho la polmica. Yo tampoco soy historiador, soy licenciado en historia, y entiendo que cada uno tiene derecho a escribir lo que quiera, por qu no? Luego hay historiadores profesionales que son a los que yo seguira si quisiera informarme de un periodo o de un personaje concreto, pero siempre con la salvedad de las banderas ideolgicas.

Y cree que es necesario pedir disculpas?

Si eso sirve para sanar psicolgicamente una herida entre pases, pues por qu no. Solo la gente cobarde se ofende cuando se piden disculpas. Soy de los que piensa que pedir disculpas es siempre una seal de fortaleza, no de debilidad.

Y los que se ofenden porque alguien te diga, como nacin, que pidas disculpas por un proceso en el que indudablemente se cometieron atrocidades, son los partidarios de una historia falsaria y mitolgica. Un cuentito en el cual un seor muy valiente con 400 amigos conquist un imperio y trajo la cultura a una manada de indios salvajes.

Ciudadanos present un plan para acabar desde la educacin con la Leyenda Negra y pide ms ayudas para quienes hagan pelculas "que hablen bien de la historia". Hay peligro de volver a la Espaa de Raza?

Y al de Sin novedad en el Alczar y Alba de Amrica [re]. No, tiene que ver con la falta de calidad democrtica de esta ciudadana y la anomala histrica de la que hablbamos antes. Las sociedades son entes vivos y como tales tienen una psicologa colectiva. Nosotros tenemos un enorme problema psicolgico porque hay una herida sin cerrar que nos impide mirar desapasionadamente a nuestra historia.

Es tan hooligan el que se dedica por sistema a denigrar la historia de Espaa, como el que se dedica por sistema a enaltecerla. Lo acertado sera tener una aproximacin cientfica a hechos histricos basada en documentacin y, a partir de ah, sacar las conclusiones. Todo lo dems es hooliganismo, y ese es uno de los problemas que nos ha legado el franquismo.

La democracia no es solo una forma de gobierno, sobre todo es una cultura, y tenemos un dficit de cultura democrtica que nos impide enfrentarnos con madurez a estos temas.

Un dficit que tambin se demuestra en las urnas. Form parte de un manifiesto por la movilizacin el 28A, pero la participacin volvi a bajar el 26M. Por qu somos tan apasionados con la historia y tan desapasionados con la poltica cotidiana?

Por lo mismo: la falta de cultura democrtica de nuestra ciudadana, que no es culpa nuestra sino del dictador fascista que nos rob cincuenta aos de historia. En una democracia normal y consolidada, por supuesto que hay gente que votar de una manera ms visceral, pero hay mucha gente se decanta por votar programas. Aqu no, aqu se vota a los mos. Y da igual lo que hagan los mos.

Ahora mismo todo augura que vamos a tener al PP en el Ayuntamiento de Madrid y en la Comunidad, apoyados por la ultraderecha fascista y por ese invento extrao de Ciudadanos. A un partido que a da de hoy tiene ms dirigentes en la crcel que sentados en el Congreso. Parece ser que eso est amortizado y el que vota al PP lo considera correctsimo. Porque son los suyos y qu ms da que roben, qu ms da que sean unos corruptos o que tengan todo ese lastre que tienen.

Eso es lo que nos lleva a tener una visin hooliganista del voto, de nuestra historia y de todo y que solo desde la educacin, desde la cultura y con dcadas de trabajo se podr erradicar.

Habla de la movilizacin de la derecha, pero la desmovilizacin de la que hablamos se da desde la izquierda. Qu cree que ha pasado este 26M?

A la izquierda le falta volver a ser izquierda y tener ms capacidad de explicar lo que eso significa. Enredarse menos en contentar o apelar a pequeos segmentos de poblacin y mandar un mensaje ms claro. Es decir, lo que busca es que haya mayor justicia social, que haya una mejor redistribucin de la riqueza mediante una fiscalidad progresiva y que se garanticen los servicios pblicos para todos.

La izquierda siempre se divide porque es transformadora. Nosotros no vivimos en un sistema de izquierdas. Nunca lo hemos hecho, y la izquierda lo que quiere es cambiar esto para hacerlo ms justo. Unos quieren llevar eso mucho ms lejos que otros y entonces empiezan las divisiones que tanto dao hacen.

En cambio, por qu la derecha nunca se divide? O aunque se divida luego se ponen de acuerdo inmediatamente? Porque quieren mantener lo que hay. Incluso acentuarlo. Pueden estar envueltos en banderas, soflamas, grandes frases vacas sobre que Espaa se rompe y sobre la nacin, pero en el fondo quieren menos impuestos para los ricos y menos servicios pblicos para los pobres, precarizacin del trabajo y control social para que no se revuelvan y, si se revuelven, criminalizarlos. Lo pueden adornar con todas las banderas que quieran.

Por qu dicen ser polticamente incorrectos cuando deberan decir directamente que son fascistas o fachas? No hay nada polticamente incorrecto en estos seores. Todo lo contrario, la derecha es la gran perpetuadora de lo que hay. Y por eso se ponen enseguida de acuerdo.

Pero la realidad es que se han perdido grandes alcaldas del cambio y que Podemos ha quedado infrarrepresentado en muchas comunidades. Busca ms autocrtica ms el votante de izquierdas que el de derechas?

Yo creo que la autocrtica nunca est de ms en ningn aspecto de la vida. Pero me gustara hacer una observacin. La nica fuerza que a raz del impulso del 15M se plante una transformacin real del modelo fue Podemos. En este pas, se destaparon las cloacas del Estado, que es el Watergate soado de cualquier periodista del mundo para consagrarse y ganar el Pulitzer. Bueno, pues aqu se puso todo el mundo, o casi todo el mundo, de perfil.

Es muy difcil y, eso s lo pongo en haber de Podemos, mantenerse en esos nmeros cuando tienes a todo el aparato meditico de este pas en tu contra filtrando mentiras. Constantemente.

Y el que tambin tendra que hacrselo mirar es Pedro Snchez, que decide poner de candidato a la alcalda a Pepu Hernndez, seor maravilloso y magnfico entrenador de baloncesto, pero no s yo si era el mejor reclamo poltico. La alcalda de Madrid no se ha perdido por los votos de Madrid En Pie o de Podemos, la alcalda de Madrid se ha perdido por la bajada del PSOE.

Fuente: https://www.eldiario.es/cultura/libros/Carlos-Bardem-politicamente-incorrectos-fachas_0_906059869.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter