Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-06-2019

Fue parte de la aguerrida lucha del movimiento obrero boliviano
A 80 aos del inmortal Cdigo Laboral

Grecia Gonzales Oruo
Rebelin


La explosiva coyuntura de la posguerra del Chaco, la victoriosa rebelin popular de mayo de 1936, la creacin del Ministerio de Trabajo, la promulgacin de la primera Constitucin Social y las normativas progresistas dictadas bajo los gobiernos nacionalistas militares (1936-1939) fueron algunos antecedentes del Cdigo.

El 24 de mayo de 1939 no fue un da ms para los trabajadores bolivianos. En esa histrica fecha, el presidente Germn Busch promulg el Decreto-Ley General del Trabajo, ms conocido en ese entonces como Cdigo Busch. No tuvo un espritu socialista. Fue nacionalista. Armoniz las relaciones entre el capital y el trabajo. Ocho dcadas despus, pese a que varios regmenes dictatoriales y democrticos intentaron cambiarlo, sigue vigente.

Luego de una centuria de avances en materia laboral, el pas dio un salto con la creacin del Ministerio de Trabajo (1936) y la promulgacin de la Constitucin Social (1938) Ambos hechos, que fueron el resultado de la lucha obrera, permitieron la dictacin del longevo Cdigo.

Ese decreto, bajo la presidencia de Enrique Pearanda, fue elevado a rango de Ley, el 8 de diciembre de 1942.

Necesidad

La difcil coyuntura de la posguerra del Chaco, el triunfante levantamiento popular de mayo de 1936 y las medidas progresistas dictadas por los regmenes nacionalistas militares (1936-1939) fueron vitales para la promulgacin del Cdigo Laboral.

Esa norma no surgi de la nada. Fue parte de una necesidad histrica, cristalizada en medidas laborales dictadas desde el siglo XIX. En 1942, Remberto Capriles y Gustavo Ardz hicieron un recuento de las codificaciones de trabajo: la austriaca (1859), la alemana (1869), la suiza (1877), la inglesa (1878), la de los Pases Bajos (1922), la yugoslava (1922), la espaola (1926), la rusa (1928) y la turca (1936).

Amrica Latina no estuvo al margen de esa realidad. Robert Alexander, en su texto El movimiento obrero en Amrica Latina, puntualiz que Mxico fue el primer pas en aprobar su cdigo laboral (1929). A esa tendencia se sumaron Chile (1931), Venezuela (1936), Bolivia (1939), Costa Rica (1940), Argentina (1945) y Honduras (1959).

Conquistas

Frente a las luchas obreras por mejores condiciones de vida, los gobiernos liberales aprobaron disposiciones laborales aisladas, como el descanso dominical (1915), la regulacin de paros y huelgas (1920), la Ley sobre accidentes de trabajo (1924), la Ley de ahorro obrero (1925), la Ley de organizacin del departamento nacional del trabajo (1926), la creacin de cuatro jefaturas laborales (1927), la Ley sobre enfermedades profesionales (1928).

Esas conquistas, ms tarde, fueron canalizadas en el Pacto de Partidos Coaligados firmado por el Partido Republicano Socialista y el Partido Socialista (PS), en febrero de 1936, que en su artculo 38 plante la complementacin de las leyes sociales hasta formar un Cdigo del Trabajo. Ese acuerdo, luego, se cristaliz en el Programa de Accin Socialista, que motoriz la rebelin de mayo del 36.

Redaccin

La elaboracin del Cdigo comenz en la gestin del ministro de Trabajo, Javier Paz Campero, militante del PS.

La Primera Convencin de Jefes de Trabajo se realiz entre el 15 de diciembre de 1936 y el 21 de enero de 1937. Cont con la presencia de Guillermo Pelez, delegado de La Paz, Humberto Mndez, de Potos, Ricardo Perales, de Oruro y Ricardo Sejas, de Unca, apoyados por expertos en el rea, inform La Razn el 15 de diciembre de 1936.

De acuerdo al Boletn del Ministerio de Trabajo (1937), el anlisis del mundo laboral y la legislacin internacional fueron las bases del proyecto del Cdigo.

Para su construccin se revis el proyecto de Cdigo del Trabajo, de Roberto Zapata, hecho por encargo del Ministerio de Gobierno; el proyecto de Cdigo del Trabajo, de Humberto Mndez S. G.; el proyecto sobre pensiones, jubilaciones y montepos, de los secretarios de la Confederacin Sindical de Tranviarios, Ferroviarios y ramas anexas, A. Cabezas y Roberto Jordn; el proyecto de varias sugerencias y modificaciones hechas al proyecto del Cdigo del Trabajo de Humberto Mndez, por Adolfo Bozo Jantzen; el proyecto sobre primas, desahucios e indemnizaciones y ahorro obligatorio para empleados de comercio e industria, por Joaqun Barrientos; el proyecto de pensiones, jubilaciones y montepos de empleados de Banco, por Ricardo Sejas; el proyecto de legislacin del trabajo agrcola, de Ricardo Perales; el proyecto de legislacin de convivencia indgena, de Arturo Posnanski; el proyecto de proteccin a las labores indgenas, de la finca El Retama de Cliza, Cochabamba; el proyecto de trabajos tcnicos en las minas, del inspector de minas Ral Caedo Reyes; el proyecto sobre higiene industrial, de Ernesto S. Navarro, jefe de la Seccin Social del Departamento de Higiene; el proyecto sobre la reglamentacin de trabajos mineros, de Leonardo S. Ball; los proyectos sobre la reglamentacin del trabajo de menores, mujeres, regulacin de horario de trabajadores, de empleados de telgrafos, telfonos, radio-telegrafistas, radio-telefonistas y trabajo nocturno en las panaderas, enviados por el Ministerio del Trabajo y Previsin Social; el plan de organizacin del Cdigo del Trabajo, por Guillermo Pelez; los proyectos sobre estadstica e inspeccin, de Juan C. Villarpando, que ha colaborado permanentemente con informaciones de carcter internacional; el proyecto sobre el trabajo en las minas, del Sindicato Central de Mineros de Oruro; el proyecto sobre el trabajo en las panaderas, del Sindicato de Panificadores; el proyecto de la caja de seguro y ahorro obrero; las observaciones a la Ley de jubilaciones, por Gustavo Pacheco; las reformas a la Ley protectora de empleados de comercio e industria, presentado por los delegados de la Liga de Empleados de Comercio e Industria, y las resoluciones y conclusiones del Primer Congreso Sindical de Trabajadores de Bolivia, enviadas por los personeros legales de la Confederacin Sindical de Trabajadores de Bolivia.

Reaccin

El documento final de la Convencin gener resistencia en los sectores liberales.

La reaccin rosquera, mediante sus rganos de prensa, ha expresado insistentemente que en las reparticiones vinculadas con la codificacin del trabajo haba un afn desmedido de ir hacia innovaciones de proyeccin extremistas, exticas e inaplicables, revel La Calle, el 21 de enero de 1937.

El Diario, el 16 de enero de 1939, afirm que esa Convencin no cumpli con las expectativas de todos los sectores. Por ello, las cmaras de Comercio y de Fomento Industrial presionaron para que los empresarios intervengan en la elaboracin del Cdigo.

Esos cuestionamientos postergaron la aprobacin del Cdigo Busch por ms de dos aos.

Frustracin

En 1939, bajo la direccin del ministro de Trabajo, Alberto Zelada, se realiz la Segunda Convencin del Trabajo, del 2 al 13 de febrero. Formaron parte de las sesiones, segn La Razn del 2 de febrero, el presidente, los ministros, catedrticos de derecho, periodistas, industriales mineros, miembros de la Sociedad Rural Boliviana, delegados de la Confederacin Nacional de Trabajadores, representantes de las cmaras de Comercio y de Fomento Industrial y otras instituciones.

De acuerdo a la Crtica del proyecto del Cdigo del Trabajo, escrita por Humberto Mndez y Ricardo Sejas, cuando se deba promulgar el decreto se suscit la muerte del ministro Zelada, que frustr la posibilidad tan ansiada de dotar al pas de un buen Cdigo del Trabajo.

Luego, el nuevo ministro de Trabajo, Roberto Jordn Cullar, deleg la redaccin del Cdigo al Oficial Mayor del Trabajo, Remberto Capriles Rico, en medio de cuestionamientos.

Trascendental

Despus de las dos convenciones y los virulentos debates mediticos, el 24 de mayo de 1939, se aprob el Decreto-Ley General del Trabajo, que hasta hoy se inmortaliz con sus 12 ttulos y 122 captulos.

Al respecto, el inspector de trabajo Juan Villarpando, en el peridico Crnica del 30 de mayo, afirm que el Cdigo fue producto de las convenciones y que, a pesar de tener algunas deficiencias, es un instrumento de importancia trascendental en la vida del pas.

El Cdigo del Trabajo, aprobado por el supremo gobierno, es la sntesis viva del proyecto de la Convencin de jefes del Trabajo a la que tuve el honor de integrar () No se trata precisamente de una obra perfecta, adolece seguramente de algunos defectos y quiz instituye algunas disposiciones coactivas del movimiento obrero: con todo, su importancia es vastsima para nuestro pas () Podemos estar orgullosos de tener una de las legislaciones ms avanzadas de Sud Amrica y ocupar en el concierto de las naciones el lugar que nos corresponde como pueblo civilizado, afirm.

Victoria

El sector obrero vio ese acto como una victoria. Los trabajadores estiman que con el nuevo Cdigo se armoniza las relaciones del capital y el trabajo y que, por tanto, los problemas sociales tienden a una solucin favorable, inform El Diario el 2 de junio. Ese mismo da, La Calle relat que los trabajadores respaldaron entusiastamente el Decreto-Ley.

As, el Cdigo Busch no fue una concesin. Fue el directo resultado de un largo periodo de lucha obrera que cerr un ciclo con el triunfo de mayo del 36.


Grecia Gonzales Oruo es Comunicadora Social

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter