Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-06-2019

Nuevo gobierno: nueva educacin?

Joan M. Girona
Mientras tanto


Hemos tenido elecciones generales. Hemos soportado una larga campaa electoral que ha incluido debates unos das antes de la fecha electoral. Los comentaristas o tertulianos polticos (estos tertulianos que entienden de todo) explicaron que en los debates se haba hablado muy poco de educacin. Piensan que tal vez pasar lo mismo en la campaa para las municipales y europeas.

Discrepo. Se ha hablado poco de enseanza pero mucho de educacin. Confundimos en el hablar cotidiano las dos palabras. La educacin es algo ms amplio e importante que la enseanza. La confusin ya proviene de los ttulos de las sucesivas leyes que se denominan de educacin y slo hablan de los sistemas de enseanza escolar. Algo parecido ocurre con las consejeras o ministerios de cultura. La cultura es algo ms amplio que las actividades de tipo artstico: todo lo que hacemos las personas en una sociedad a lo largo del tiempo es cultura. La manera de cuidar bebs, de relacionarnos con las generaciones mayores, la igualdad o desigualdad de gnero que practicamos, las luchas para mejorar la realidad... son aspectos de la cultura de una comunidad o un pueblo o un pas. Lo que entendemos por cultura habitualmente reduce mucho el concepto y su aplicacin.

Eso mismo vale para la educacin. En los debates se ha hablado de temas que entran de lleno en el campo educativo, pero sobre todo han deseducado con los hechos (se educa ms con lo que hacemos que con lo que decimos). As pues, hemos tenido bastantes ejemplos de deseducacin. Descalificaciones e insultos directos o indirectos, no respetando los turnos de palabras, interrumpiendo continuamente al que hablaba. Se han dicho un montn de mentiras, con consciencia de que lo eran. Se ha hablado de justicia social, de transparencia, de convivencia, de relaciones igualitarias... pero con actitudes contradictorias. Se ha dado un ejemplo desastroso a jvenes y adolescentes. Debemos reconocer, sin embargo, que no todos los polticos se han comportado igual: ha habido alguna meritoria excepcin.

Tendremos nuevo gobierno. Qu podemos esperar? Una nueva ley de enseanza? Una mejora de la educacin en el sentido amplio que comentamos? Es probable que el gobierno entrante quiera hacer su ley, siguiendo una triste tradicin de cambiarlas cada poco sin evaluaciones serias. No es probable que cambie la educacin tal como a nosotros nos gustara.

Repetimos una y otra vez que la educacin es responsabilidad de toda la sociedad. La mejora que quisiramos tambin es responsabilidad de todos y todas. Sin esperar que lo arreglen o mejoren desde los gobiernos.

Toda la comunidad educa: escuelas, familiares, red asociativa, centros llamados culturales (ejemplo de la reduccin que decamos), clubes deportivos no competitivos, bibliotecas, centros de salud, centros recreativos, entidades, cines, teatros, plazas y calles, parques pblicos...

A partir de esta amplia relacin, que no agota todo aquello que educa, se puede actuar en muchos campos sin participacin de los polticos. Nos toca hacerlo a maestros y profesorado, a los adultos de cada grupo familiar, a las personas implicadas en las muchas asociaciones que existen, a quien tiene responsabilidad dentro de los clubes deportivos, al personal sanitario, a quienes trabajan en la educacin social, a las responsables de bibliotecas, a la gran cantidad de monitores y monitoras de tiempo libre, a todas las personas que convivimos en pueblos, barrios y ciudades, que cuidamos los animales y las plantas, que procuramos que las criaturas encuentren unos entornos agradables... Todo esto es educar y mejorar la EDUCACIN en maysculas. Si no lo hacemos nosotros nadie lo har desde el poder de las administraciones pblicas.

En la enseanza, en la escuela y en la vida hacemos POLTICA tambin en maysculas, al servicio de la sociedad, para mejorarla, para mejorarnos. Este es el sentido primero y principal de la accin poltica: todo lo que tiene que ver con las personas y sus preocupaciones. Los esfuerzos para ponernos de acuerdo y tomar decisiones que resuelvan las situaciones que plantea toda convivencia entre personas humanas. La manera de pensar tambin influye, la intencin debera ser lograr el bien comn, un concepto muy de actualidad.

La poltica profesional en minsculas es la que hacen los polticos, desde los gobiernos, desde los partidos. Que a veces, ayuda. Pero que a veces, quizs demasiadas, perjudica.

De nosotros depende que haya una NUEVA EDUCACIN. No debemos confiar demasiado que nos lo arreglen desde el poder. Las elecciones son importantes para elegir a los gobiernos, pero para cambiar de verdad las cosas en sentido positivo hace falta la accin cotidiana de la mayora de la poblacin. Si la presencia de las mujeres en los espacios pblicos ha aumentado, si han mejorado un poco sus condiciones de vida y nos hemos acercado un poquito a la igualdad, ha sido por las luchas en la calle y no por las actuaciones de los gobiernos. Si conseguimos que las pensiones de jubilacin se mantengan y aumenten segn el costo de la vida ser gracias a las manifestaciones y protestas de tantos y tantas pensionistas. Pues bien, mismo vale para cualquier cambio o mejora en los campos de la enseanza y la educacin.

No podemos desfallecer: los polticos actuarn si se lo exigimos; si no, esperarn tranquilos a que pasen los cuatro aos de rigor hasta las prximas elecciones.

Joan M. Girona es maestro y psicopedagogo

Fuente: http://www.mientrastanto.org/boletin-180/notas/nuevo-gobierno-nueva-educacion



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter