Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Kurdistn, un pueblo sin derechos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-06-2019

La vida en el Campo Makhmour para refugiados kurdos en Irak

Vctor de Currea-Lugo
La Opinin de Colombia


Hace 21 aos, en 1998, en un pequeo valle cerca de la ciudad iraqu de Erbil, unos miles de kurdos fundaron el campo de refugiados de Makhmour. A simple vista parece vaco, como todos los vecindarios de Oriente Medio cuando el sol aprieta. Luego de un largo camino pedregoso y sin un solo rbol, aparece una especie de oasis donde s hay unas arboledas salpicadas de casas de techos de plsticos azules.

Pero la historia de ellos empez mucho antes. Desde 1991, cuando estando en el sur de Turqua, fueron vctimas de los ataques del ejrcito turco, que entonces (y todava) libraba una guerra contra las guerrillas del Partido de Trabajadores de Kurdistn (PKK), fortalecido en las montaas del sureste.

Expulsados de Turqua

Un hombre mayor kurdo, que hizo todo el camino de estas tres dcadas y cientos de kilmetros, se sienta a contarme la historia del campo. Al comienzo de los aos noventa viva, junto con su familia, en la zona rural del sur de Turqua, cerca de la frontera con Irak y Siria. All lleg la guerra. El gobierno los acus de colaborar con las guerrillas y el ejrcito turco les dio dos opciones: colaborar para combatir al PKK, ya fuera dando informacin o alistndose en los grupos de civiles armados por el gobierno, o dejar sus tierras.

Segn mi entrevistado, alrededor de 4.000 pequeos poblados fueron atacados entre 1991 y 1994, muchos de ellos quemados. Los datos de las organizaciones ms serias de derechos humanos dicen lo mismo. A la poblacin le prohben regresar y se convierten en desplazados forzados, algunos de los cuales se quedan cerca de la frontera, pero sin cruzarla.

Fueron construyendo campamentos temporales a medida que se desplazaban. Su camino desde su casa hasta este campo es una larga procesin de construcciones que fueron abandonando por amenazas y ataques. En 1994 construyeron el campo de Behere, al otro lado de la frontera. Ese campo dur solo pocos meses, porque fue bombardeado por el gobierno turco, a pesar de estar en territorio iraqu. De all huyeron al territorio sirio donde construyeron un nuevo campo que el ejrcito turco tambin atac.

Construyeron un tercer campo; ese no fue atacado, sino que el gobierno turco presion para impedir la accin humanitaria de Naciones Unidas. Los kurdos decidieron entonces hacer una huelga de hambre en las oficinas del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) para forzar su reconocimiento como refugiados, no como migrantes econmicos, me explica mi entrevistado, sino como personas que cruzaron la frontera por razones polticas, porque en Turqua no les dejan ser kurdos y las autoridades les niegan usar su idioma, usar nombres kurdos para sus hijos y hasta danzar sus bailes tradicionales.

Acnur propuso entonces crear un solo gran campo en Etrush, donde confluyeran todos los kurdos, cerca de la ciudad iraqu de Dohuk. Entre febrero y marzo de 1995 todos marcharon al nuevo campo bajo proteccin de la ONU, pero eso no impidi un nuevo ataque militar por parte de los turcos.

Atrapados en tierra ajena

All se manifest un nuevo conflicto: las tensiones en el seno de los propios kurdos. Un grupo de kurdos del clan de Barzani (de los Peshmerga) atac el campo dejando varios muertos y heridos, y bloque el acceso al agua y la comida. Me cuentan que, en ese entonces, se alimentaron de encinos, que no suelen ser comestibles. Desafortunadamente, hubo gente enferma y mujeres embarazadas sin ayuda mdica.

Los aviones turcos volaban muy bajo para sembrar terror en el campo, al tiempo que los Peshmerga presionaban a la gente desde tierra. La misma gente defendi su campo y, ante la imposibilidad de seguir all, decidieron abandonarlo en pequeos grupos y moverse ms al sur, dentro de Irak.

En 1996 fundaron un nuevo campo que llamaron Ninova, que era el nombre antiguo de la ciudad de Mosul. Durante 1997, tanto los Peshmerga como los turcos continuaron con los ataques. As aguantaron un ao ms, hasta que tomaron la decisin de volver a abandonar el campo, pero esta vez, lo quemaron todo, no dejaron nada a sus atacantes y se fueron a un nuevo sitio a empezar de cero. En total eran ms de 1.500 refugiados, entre tiendas y casas. Huyeron en febrero, en medio de la lluvia y la nieve.

Siguieron hacia el sur, terminaron en la lnea que divida el norte bajo zona de exclusin area, impuesta por las grandes potencias, y el territorio sureo en manos del ejrcito iraqu, en ese entonces bajo el mando de Sadam Husein. All duraron tres meses atrapados, sin poder avanzar ni devolverse. Solo lograron superar la inmovilidad con la mediacin de las Naciones Unidas. Finalmente, llegaron a Makhmour, donde hoy viven unas 12.000 personas.

Muchos se quedaron en el camino, de muchos no se supo, porque fueron detenidos por los Peshmerga. En el nuevo sitio, organizaron comits de la comunidad, escuelas de kurdo, centros de salud y hasta recuperaron la enseanza de sus danzas. Aunque tenan el apoyo de la Onu, prefirieron conservar su autonoma organizativa.

De hecho, durante el recorrido por sus calles me muestran las escuelas, las sedes de las organizaciones de mujeres, del consejo municipal, la biblioteca, y hasta la explanada donde queda el cementerio y desde donde se observa una parte del campo. En diciembre del 2018 fue el ltimo ataque sufrido por los turcos, pero las amenazas persisten.

El campo ha sido atacado varias veces, incluso por el Estado Islmico. Sin embargo, ha logrado ser defendido, la ltima vez, desde las montaas y gracias a los francotiradores del PKK. (Foto Vctor de Currea-Lugo)

Ante el Estado Islmico

En 2014, el Estado Islmico (tambin llamado Daesh e Isis) atraves Irak, desde la regin de nbar hasta la ciudad de Mosul, que cay en sus manos, no tanto por mrito propio como por la cobarda del ejrcito iraqu que abandon la ciudad. En el campo de refugiados supieron que Daesh vendra a atacarlos.

Prepararon comits de defensa, cavaron trincheras, organizaron seis comits de salud: uno para cada sector del campo. Enviaron llamados de apoyo a todas las organizaciones y partidos kurdos de la regin, entre ellos a las guerrillas del PKK. Slo tuvieron para su defensa algunas armas cortas y fusiles AK-47, mientras que el Estado Islmico tena las armas americanas que haba capturado al tomar Mosul. Hicieron la lista de voluntarios para entregarles las armas. Esta vez tambin llegaron los Peshmerga, pero para ayudar ante el enemigo comn.

Finalmente, el 6 de agosto de 2014, Daesh atac el campamento. Los Peshmerga se retiraron ante el avance del Daesh y toda la poblacin tom la decisin de retirarse, durante la noche, en pequeos grupos hacia las montaas. El segundo da, poco a poco el Estado Islmico fue adentrndose en el campo vaco. Entonces, los refugiados contaron con el apoyo del PKK, que empez a atacar con francotiradores desde la montaa. Esa alianza entre pobladores armados, el PKK y los Peshmerga que regresaron, permiti la expulsin del Daesh del campamento. En 2015 hubo dos ataques suicidas contra el campo, pero fueron frenados antes de que entraran.

Contrario a lo que uno pudiera pensar, como observador externo, es que su experiencia contra el Daesh no fue peor que las anteriores. Mi entrevistado sonre y, antes de despedirse me aclara que el Estado Islmico no tena aviones como los turcos y que su ataque fue cosa de das, mientras su huida desde Turqua ya lleva muchos aos.

En mi estada hubo siempre un plato para m en la mesa. Hubo un momento en que uno de los kurdos insisti en que comiera ms, as: come, come. T no sabes lo que ha pasado en Oriente Medio en la ltima hora y no sabes lo que pasar en la prxima hora. Debes comer porque hay que estar preparado para lo que sea.

Luego, visito la sede de las vctimas, donde hay un grupo de hombres en huelga de hambre para presionar un dilogo de paz que, de ser posible, empezara con el aislamiento carcelario que sufre su lder Abdullah calan, en prisin desde 1999. All, tambin, un grupo de mujeres jvenes practican, entre risas, sus danzas tradicionales. Una generacin ensea a la otra lo que significa ser kurdo, aunque sea en el exilio.


Fuente original: https://www.laopinion.com.co/mundo/la-vida-en-el-campo-makhmour-para-refugiados-kurdos-en-irak-177590#OP



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter