Portada :: Amrica Latina y Caribe :: La esperanza de Paraguay
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-06-2019

Paraguay
De una larga lucha venimos

F. J. Matos
Rebelin


Teodolina Villalba tiene 42 aos. Es mujer, madre y campesina. Se denomina a s misma pequea productora . Su unidad de medida es la chacra. Esto, en su pas, Paraguay, donde el territorio se mide a travs del latifundio. Teodolina es, desde 2012, Secretaria General de la Federacin Nacional Campesina (en adelante FNC). Es la primera mujer a dirigir esta importante organizacin de agrupacin del campesinado, surgida en 1991, en pleno periodo de transicin de la dictadura stronista hacia algn tipo de democracia.

Empez su militancia a los 25 aos; primero en la organizacin de base, despus como delegada distrital y, posteriormente, como secretaria departamental de San Pedro. Hacer caminar. As lo describe Teodolina. Fuimos haciendo proceso. La estructura familiar del propio trabajo rural -toda la familia participa en el ciclo productivo- se mimetiza en la composicin de la FNC. La militancia se transmite entre generaciones, y en esa herencia, ms que genealoga, hay races. Pertenencia. El padre, el marido, el hijo y los hermanos de Teodolina pertenecen o pertenecieron a la organizacin. El sustento de vida es la produccin, le enseo su padre . Yo siento que traigo de mi familia ese sustento de vida , afirma. Vivir abierto! , exclama, para referirse a su modo de vida: La sombra de los rboles. Si hace calor ir debajo del rbol, tranquilamente. Si quers hablar con tu vecino, te vas a hablarle, tu vecino viene junto a vos. Hay esa comunicacin con la gente en la comunidad. Actualmente, en su chacra de 10 hectreas, situada en el asentamiento San Isidro del Norte, en el distrito de Yrybucua, departamento de San Pedro, Teodolina -y su marido- cultivan pia, ssamo y mandioca (para venta) y maz, poroto y mani (para autoconsumo). Nosotros, como organizacin, reivindicamos el valor de los alimentos. () Si vas al supermercado no sabes qu clase de alimentos ests comprando, si ests comprando transgnico o no.

La relacin con la produccin empez siendo nia: Recuerdo que, para ir a la escuela, para nuestro recreo cosechbamos algodn. Hasta incluso, podramos comprar nuestros cuadernos gracias al algodn. Ayudbamos as a nuestra familia. Lo que entraba era una forma de ayudar a la familia. Despus de venir de la escuela, bamos a cosechar algodn . Ahora, la situacin ha cambiado, y en el deseo manifestado por muchos padres y madres -no quiero ms que mi hijo se queme en la chacra como yo - reverbera el razonamiento de Teodolina: Qu esperanza va a tener un joven o una joven en estudiar y trabajar al mismo tiempo en el campo? Es por esto que solo el 14 % de los jvenes se quedan en el campo con sus padres. Y los que quieren trabajar, los que quieren estudiar, salen de sus comunidades, salen a buscar otra cosa. Nosotros entendemos, como organizacin, que tenemos una contracampaa o una campaa en contra de los pequeos productores porque si los jvenes aman a la tierra Cuntas tierras de latifundio improductivo hay en el pas?. El propio hijo de Teodolina, a pesar de seguir ayudando en la chacra, se hizo navegante.

En guaran, territorio se dice tekoha, una derivacin de teko, que quiere decir la forma de vida, el modo de ser. As, la lucha por la tierra -la reivindicacin mayscula de Teodolina y de la FNC- no prioriza la posesin de un mero ttulo de propiedad, una mercanca ms, sino que reclama la vida misma en su frtil origen. La tierra es mucho ms que un vivero productivo, por lo que un campesino sin tierra, adems de perder su trabajo, su casa y su alimento, pierde su identidad. Si sin tierra no hay produccin, y si la gran mayora de los campesinos y campesinas paraguayos no tiene acceso a la tierra, es asumible que esta contradiccin sea la principal causa de la pobreza que afecta casi al 60 % de la poblacin rural del pas.

Asentamiento y comunidad

En sus casi 28 aos de existencia, la FNC consigui fundar asentamientos que abarcan una superficie en torno a 300.000 hectreas, estando presente en 10 de los 17 departamentos que definen la estructura territorial del Paraguay. Los asentamientos son tierras conquistadas por los campesinos al gran latifundio. Ah fundan una comunidad. Estas conquistas se hacen de avances y retrocesos, de reiteradas insistencias, siempre sujetas a desalojos violentos, tanto por parte de las fuerzas policiales, cuya actuacin, la mayor parte de las veces, no est regulada ni mandatada por ninguna orden judicial, como por parte de grupos civiles armados contratados por colonos -productores de soja-, mayormente de nacionalidad brasilea. Teodolina particip, en el ao 2000, en la ocupacin del asentamiento Crescencio Gonzlez, situado en el distrito de San Vicente, departamento de San Pedro. La historia de esta ocupacin, alcanzada al tercer intento, despus de dos desalojos violentos, ilustra, de forma vehemente, la lucha por la tierra llevada a cabo por el movimiento campesino paraguayo.

Crescencio Gonzlez era un campesino que, en noviembre de 1999, particip, junto con un grupo de familias campesinas sin tierra -organizadas en la FNC- en la ocupacin de parte de un latifundio de ms de 33.000 hectreas, propiedad del empresario brasileo Evaldo de Arajo. Durante el primer desalojo, Crescencio fue asesinado, registrndose ms de 100 heridos y numerosos detenidos. El 8 de enero de 2000, se producira una reocupacin de las mismas tierras, las cuales seran objeto de un nuevo desalojo violento en el que perdieron la vida 3 campesinos (Huber Dur, Justo Villanueva y Felipe Osorio), 200 personas fueron detenidas y unas 50 resultaron heridas. La ocupacin definitiva se consum al tercer intento, despus de que el gobierno paraguayo retrocediera en sus planes de movilizacin de las fuerzas armadas, llegando a un acuerdo con el empresario Arajo para la venta de unas 5.000 hectreas por el importe de 7.000 millones de guaranes. A da de hoy, Crescencio Gonzlez es una comunidad prspera en la que viven 260 familias campesinas, cuenta con 4 escuelas primarias y un colegio tcnico.

Otro de los momentos en el que Teodolina Vilalba ms temi por su vida fue en el marzo paraguayo , una crisis poltica que tuvo lugar entre el 23 y el 27 de marzo de 1999, a causa del asesinato del entonces vicepresidente de la Repblica, Luis Mara Argaa. Las manifestaciones que se siguieron a la noticia de la muerte de Argaa -en las que se enfrentaron diferentes facciones del Partido Colorado, en el poder, a las que se unieron movimientos de la oposicin- desembocaron en el asesinato de siete manifestantes contrarios al gobierno. En esas mismas fechas, la FNC haba convocado una marcha de protesta para exigir la condonacin de la deuda de los campesinos. Describe Teodolina: Cuando estbamos por llegar a Asuncin recibimos la noticia a travs de los dirigentes de que haban asesinado al vicepresidente, Luis Mara Argaa. Nos asustamos todos y todas las compaeras. Nos preguntamos qu hacer? Y se convers en cada camin y lo que se decida, se defina, pero venamos con un objetivo: la condonacin de las deudas y entonces, tenamos claro que no queramos pelear, pero queramos condonacin. Llegamos a la plaza e hicimos una asamblea.

Esperaron en la plaza que se celebrase el funeral de Luis Argaa y despus siguieron con la protesta, con la lucha. La principal enseanza del marzo paraguayo fue haber descubierto que se poda contar con la ciudadana, que se poda pedir su apoyo. El olor de los gases lacrimgenos utilizados por la polica para dispersar a los manifestantes impregn las ropas de los campesinos. Teodolina no se olvida que, en ese momento, fue la ciudadana quien visti a los campesinos.

La FNC tiene un planteamiento para el desarrollo, no solamente para campesinos e indgenas, sino para el pueblo, argumenta. Un planteamiento poltico a favor de la mayora incluir a todos los trabajadores de nuestro pas, sintetiza. De este modo, ms all de la lucha por la tierra, subyace otra lucha, una que Teodolina llama de lucha permanente, por la salud, la educacin, los caminos. Entre los mayores logros de esta lucha permanente se encuentra la mejora de las condiciones de asistencia mdica materno-infantil materializada en la promulgacin del decreto n. 10.540, firmado el 3 de julio de 2007, por el cual se dispone la gratuidad de la atencin a embarazadas y recin nacidos, as como la exoneracin de aranceles en los servicios de atencin prenatal, evento obsttrico, recin nacido y atencin general.

Reforma agraria integral

Teodolina Vilalba, y la federacin que dirige, plantea el avanzo hacia la reforma agraria para reactivar la produccin de los pequeos productores pobres. A finales del siglo XIX cuando el liberalismo colonizaba Amrica Latina- grandes extensiones de tierras estatales de todo el territorio del Paraguay- ms de 30 millones de hectreas- pasaron a manos de menos de 100 propietarios, la mayora, capitales extranjeros. Este suceso provoc que los pueblos indgenas y las familias campesinas que ocupaban partes de ese territorio se viesen desposedos de su principal y nico recurso productivo: la tierra. A esas fechas remonta la lucha librada actualmente por Teodolina y la FNC: detencin de los desalojos de tierras y el reconocimiento de sus derechos de ocupacin. En resumen, la exigencia de una reforma agraria integral. Con perspectiva de gnero.

Tanto legal como constitucionalmente, el Estado paraguayo ha asumido la obligacin de implementar una poltica de reforma agraria. El artculo 114 de la Constitucin es bastante claro al respecto: La reforma agraria es uno de los factores fundamentales para lograr el bienestar rural. Ella consiste en la incorporacin efectiva de la poblacin campesina al desarrollo econmico y social de la Nacin. Sin embargo, la reforma agraria permitida por el Estado lo nico que consigui fue una colonizacin espontnea, ya que sigue estimulando y amparando un modelo agroexportador extractivista impulsado por las multinacionales agroalimentarias. Avisa la Secretaria General de la FNC: Desde el Estado se realiza una campaa de que el modelo de pequeo productor ya no puede avanzar o no puede funcionar. El hecho de que el Estado haya habilitado colonias campesinas nicamente tras la ocupacin de latifundios por familias sin tierra esto es, que el propio Estado haya reconocido la ocupacin de latifundios como mecanismo para el reconocimiento formal de los derechos de tenencia-, unido a la vigencia de normas jurdicas que establecen el derecho de las familias campesinas a acceder a la tierra, legitima estas mismas familias a la posesin de tierras, independientemente de la formalizacin de dicha tenencia a travs de un ttulo de propiedad. La reforma agraria posible -prembulo de la demandada reforma agraria integral- se realiza ocupando tierras y fundando asentamientos.

Brigada de mujeres y sancin social de la violencia machista

Los asentamientos son una creacin espacial y social del movimiento campesino paraguayo. Ah, la prejuiciosa responsabilidad que la mujer siempre ha tenido por la supervivencia y subsistencia familiar adquiere la forma de liderazgo. Ya no nicamente la mera participacin, sino la direccin. Como afirma Teodolina Villalba, las mujeres participaban de la accin de la organizacin masivamente en la ocupacin, en el cierre de rutas-, pero de manera pasiva, esto es, las mujeres no dirigan. Ella participa. Hace todo, pero ella no es la protagonista principal de decisin, de dirigir. Para poder salir a luchar, las mujeres empezaron a crear guarderas en los asentamientos. En las asambleas en torno a las cuales se organiza la participacin de las comunidades campesinas- varios colectivos, primeramente, solo formado por mujeres y, con el transcurso del tiempo, integrado por varones, se comprometieron a cuidar a los nios. Entre las compaeras pusimos una consigna: nadie nos va a regalar, nosotras tenemos que lograr. Y el resultado de esto, es que pudimos hacer muchsimas cosas entre las compaeras en los asentamientos, seala.

Una de esas muchsimas cosas es la Brigada de Mujeres, una reunin de mujeres donde conversamos como mujeres: Cules son nuestros derechos? Qu nos ataja?. En una sociedad en la que son frecuentes las expresiones de menosprecio hacia el sexo femenino mujer que sale, cuando vuelve hay que golpearla es una expresin muy comn en el Paraguay-, la Brigada de Mujeres constituye una forma de empoderamiento contra las formas de explotacin, una forma de tomar el control de sus propios destinos y adquirir la consciencia de que, en conjunto, pueden resolver sus problemas. La Brigada rompe las relaciones tradicionales de sumisin, explotacin y opresin, tanto dentro de la familia como en la comunidad.

La Brigada de Mujeres interviene, principalmente, en los casos de violencia machista. Son grupos de entre 6, 10 o 15 mujeres que conversan con las familias en las que ocurre episodios de malos tratos. Explica Teodolina: Si ella denuncia, [el hombre] es apresado dos o tres das y luego sale a hacer lo mismo. Entonces, nosotros hablamos de esto. Esto es un problema ideolgico, problema de lnea, y no porque va dos o tres das a la polica se cura, viene de la misma manera. Peor cosa viene a hacer. Entonces, qu es lo que ms duele? Sancin social le llamamos. Qu es lo que ms duele? La comunidad! () Algunos compaeros que violentan a su familia, como castigo, deben carpir la escuela, hacer el bao de la escuela, pintar la escuela, la comunidad, como castigo . Si un alumno pregunta al maltratador por qu est pintando solo la escuela, l, por compromiso, debe responder: Tal cosa le hice a mi familia y la comunidad me est castigando. La comunidad le fiscaliza.

Produccin y poder popular 

En el ao 1999 la FNC logr la condonacin de la deuda de sus miembros. Pero, como resalta Teodolina Villalba, esa fue la nica vez . En aquel entonces, la situacin de emergencia vivida por los campesinos y campesinas estaba en peligro la tierra, los medios de produccin, tenamos compaeros que hasta los bueyes tenan comprometidos en aquel tiempo- oblig a plantear la condonacin de la deuda como solucin excepcional. Porque la resolucin definitiva del endeudamiento cclico de los campesinos, defiende Teodolina, es la reactivacin de la produccin, el desarrollo de una poltica de produccin. Por qu? Porque nuestra produccin no vale. No tiene mercado, precio y as. Porque si no, nosotros vamos a andar pidiendo todos los aos condonacin. Cada dos o tres aos y ya estamos hasta el cuello nuevamente de deudas, porque el estado no prioriza la reactivacin de la produccin, por eso, nuestra lucha debe ser esa.

Las deudas campesinas debemos en el almacn, debemos por la moto, debemos por las comodidades que tenemos en nuestras casas, debemos todo-   se concentran, fundamentalmente, en dos o tres entidades financieras privadas. Frente a esta situacin, Teodolina y la FNC proponen luchar por la tierra y la produccin, construyendo poder popular. Por qu decimos construyendo poder popular? Porque creemos que la nica manera de obligar al poder [a darnos a nosotros, los campesinos, nuestras tierras] es a travs del poder popular. La lucha por la tierra -al establecer esa conexin indeleble con la mujer como generadora de vida- es el combate capaz de unir las luchas provocadas por los intereses de clase (pobreza y explotacin) con las luchas contra las actitudes feudales y machistas -prcticamente estructurales en la sociedad paraguaya- hacia las mujeres. Es tambin la mejor expresin del futuro: De un puk, de un largo encuentro, de una larga lucha venimos.

*Texto redactado a partir de la entrevista realizada por Ftima E. Rodrguez a Teodolina Villalba, publicada originalmente en historiasensuszapatos.org

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter