Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-06-2019

La Unin Europea tras las elecciones
La huida hacia delante

Mats Lucia Bayer
Viento Sur


El pasado 26 de mayo, despus que se dieran a conocer los primeros resultados tras el cierre de los colegios electorales en Italia, Matteo Salvini, presidente del partido de extrema derecha la Lega, dio una rueda de prensa especialmente significativa. Apareci ante las cmaras empuando un pequeo crucifijo de metal y, felicitndose del resultado que su partido obtuvo en las elecciones europeas, seal que con el resultado en Francia y en el Reino Unido es un momento de cambio en Europa. Atacando a la izquierda, a las lites y al mundo financiero, insisti en que frente a quien pusiese en duda las races judeo-cristianas de Europa, la Lega iba a demostrar mediante nuestro trabajo, la fe que tenemos en una Europa diferente a la que nos tienen preparados los burcratas y banqueros 1/.

Qu ha ocurrido para que en sus 40 aos de historia estas elecciones hayan sido calificadas como las ms importantes de la historia de la UE 2/? Las declaraciones de Salvini son buena parte de la razn por la cual estas elecciones tuvieron una especial relevancia. En este texto hablaremos de cmo, ms all de sorpresas, estos comicios lo que han hecho es confirmar tendencias que llevbamos observando estos ltimos aos en los diferentes pases miembros.

El Parlamento Europeo refuerza la mayora conservadora

Comencemos por los resultados. De las transformaciones en la composicin de la Eurocmara observamos lo siguiente: primero, los resultados confirman el declive del bipartidismo tradicional, afectando especialmente a los dos grandes grupos parlamentarios (Partido Popular Europeo y Socialistas y demcratas). Basndonos en los grupos parlamentarios existentes durante la pasada legislatura, el PPE se queda en el 23,8% (29,4% en las anteriores) y S&D pasa al 20,4% (25,4%) y pierden peso, mientras que ALDE sube al 14% (11,4%). Notemos que mientras PPE y S&D pierden el monopolio de la gobernabilidad quedndose por debajo del 50%, la suma con el grupo liberal s que permite constituir una mayora. Esta nueva composicin a tres actores en la Gran Coalicin refleja la evolucin que se ha producido en pases como Francia o el Estado espaol, donde precisamente nuevos actores han emergido al rescate de los regmenes de gobernabilidad. Los resultados otorgan al grupo verde VERDES/EFA la cuarta posicin con 9,2% (6,7%) del peso en el parlamento, mientras que el grupo ultraconservador ECR (Conservadores y reformistas) se quedara en quinto lugar con 8,4% (9,4% en las anteriores). El grupo de extrema derecha Europa de las Naciones y la Libertad (ENL) y la Europa de la libertad y la democracia directa (EFDD) se sitan respectivamente en el 7,7% y 7,2% (en las elecciones anteriores obtuvieron 5% y 6,4%). La situacin podra cambiar para la extrema derecha si parte de los nuevos diputados electos, todava no afiliados a ningn grupo, integran este grupo; lo que podra dar al grupo de extrema derecha la cuarta posicin. La izquierda por su parte, cae del 6,9 al 5,1%, teniendo en su seno a Syriza como una de las fuerzas con mayor peso, que incluye en su lista a miembros de Griegos independientes y otras figuras distantes de la izquierda y que a da de hoy titubea si seguir formando parte del GUE/NGL o engrosar las filas del grupo socialdemcrata.

Recordemos que las elecciones de 2014 fueron un reflejo parcial de una UE atravesada por las tensiones ligadas a la gestin de la crisis econmica y financiera que sacudi a Europa a partir de 2008. La gestin neoliberal de la crisis haba tensado las relaciones entre los pases de la UE, en particular entre los pases del centro y los de la periferia sur con amagos contestatarios, y, de manera reactiva, con la periferia este. En consecuencia, la situacin de la mayora de la poblacin europea en los pases del centro, del sur y del este de la UE continu precarizndose notablemente. El capital continu atacando y desposeyendo a las y los de abajo de numerosos derechos y servicios pblicos. Fue tambin el momento en el que se dio pie al refuerzo de lo que llamamos la Europa Fortaleza, frente a las miles de personas que por necesidad migraban hacia el continente europeo. La multiplicacin de vallas, la externalizacin de fronteras y los diversos acuerdos de la vergenza con terceros pases desembocaron en la mayor crisis de refugio de la historia.

Ciertamente, el relato humanista, civilizatorio y de prosperidad sobre el que se ha construido la UE se alejaba a pasos agigantados de la prctica poltica de sus pases miembros. Pero tambin fue este el momento del ascenso decisivo de Syriza en Grecia, y la creacin de Podemos en el Estado espaol, en ambos casos tras fases de movilizaciones masivas en las calles. La victoria de Syriza a finales de ese ao en las elecciones griegas hizo saltar todas las alarmas en el seno de las instituciones europeas y de las clases polticas de los pases del centro de Europa. A pesar de la constante preocupacin por mostrar moderacin y voluntad de dilogo con respecto a la posicin de la Troika por parte del ejecutivo de Tsipras, la respuesta de sta ltima fue implacable, chantajeando al gobierno y obligndole a desor el rechazo de la poblacin griega al tercer memorando expresado en el referndum del 7 de julio de 2015 3/.

Tras las pasadas elecciones, el Parlamento Europeo recoge el fuerte giro a la derecha del panorama poltico europeo que ya venamos constatando en los ltimos aos en las diferentes elecciones nacionales: la suma de los porcentajes de los grupos conservadores volver a ser mayoritaria. Sin embargo, la composicin del ala conservadora se ha radicalizado notablemente. Cabe destacar el preocupante crecimiento del grupo ENL que ha aprovechado el xito de la Lega de Matteo Salvini y del resultado de Reagrupamiento Nacional (antiguo Frente Nacional) en Francia. Si en el caso francs casi se revalidaron los resultados de 2014 (22% frente a 24,89% en 2014), en el caso italiano el ascenso de la Lega resulta espectacular. Obteniendo el 5% en 2014 y el 17% en las elecciones italianas del pasado ao, han pasado a situarse como primer partido con 34,33%. De forma general, la extrema derecha se ha podido posicionar como principal fuerza de oposicin en algunos pases (como en Francia o Alemania), han podido incluso entrar en el gobierno (como en Austria hasta hace poco o Italia, adems de Hungra y Polonia), y han hecho aparicin en pases donde hasta ahora no tenan una expresin autnoma (como en el Estado espaol). No siendo ste un fenmeno exclusivo al espacio poltico europeo, este ascenso ha sido alentado por la victoria de Donald Trump en los Estados Unidos, de Jair Bolsonaro en Brasil, y las actitudes bonapartistas y reaccionarias en Rusia, Turqua y Filipinas, entre otros. As, si en el ao 2014 el efecto de la pasokizacin 4/ pareca actuar como un efecto domin, afectando a los partidos socialistas en Europa por su desgaste en la gestin neoliberal de la crisis econmica (partidos que haban sido una pata fundamental en la construccin de una UE basada en el bipartidismo), entramos ahora en una nueva etapa de la crisis de rgimen con la consolidacin de nuevas fuerzas polticas. Este cambio de ciclo se produce bajo una clave que recoge el repliegue reaccionario frente a las diferentes crisis que se han ido acumulando en el espacio de la UE.

El ascenso de la extrema derecha en un nuevo esquema de polarizaciones

La crisis de legitimidad que la UE atraviesa desde hace aos est directamente relacionada con su propia forma autoritaria de gestionar la crisis econmica. La mxima neoliberal del TINA (no hay alternativa), que pone al mercado y a sus lgicas en el centro, cierra por una parte la puerta a cualquier propuesta para la puesta en marcha de polticas alternativas, castigando o amenazando al que se opone (como fue el caso que citamos del Gobierno griego en 2015), mientras que por la otra alimenta el autoritarismo y represin por parte de los gobiernos europeos ante cualquier movimiento social (como es el caso del movimiento de los chalecos amarillos, dursimamente reprimido por el Gobierno francs).

La creciente convergencia entre el social-liberalismo con las fuerzas conservadoras ha llevado a un fenmeno de lo que algunos autores como Tariq Ali definen como la constitucin del extremo centro 5/. Este extremo centro ha constituido el pivote para la gobernabilidad de la mayora de los pases europeos, as como el garante de la continuidad de una integracin europea con el mercado como protagonista. As, aun existiendo diferencias notables en la defensa de valores morales y en el enfoque con respecto a las libertades por parte de cada una de estas fuerzas de la alternancia, los programas econmicos del bloque socialdemcrata han experimentado un acercamiento progresivo hasta llegar a una coincidencia en los aspectos fundamentales de esta poltica con el bloque conservador. Esta coincidencia en torno a un programa econmico que favorece al gran capital contrastaba con las promesas que se haban formulado desde la corriente socialista de cara a una expansin de los derechos sociales ligada al proceso de integracin europea.

Habindose difuminado progresivamente las diferencias de fondo en materia econmica y social entre ambas corrientes de esta alternancia, el desencanto con respecto al proyecto europeo y a la posibilidad de una pluralidad de polticas en su seno fue creciendo. Al mismo tiempo, esta convergencia en las polticas econmicas cultiv de forma progresiva un descrdito en el sistema de representacin poltica que desemboc, por una parte, en una crisis de rgimen en aquellos pases ms tocados por la crisis y, por la otra, en la citada crisis de los partidos social-liberales. Tomando como ejemplo el anlisis que Bruno Amable y Stefano Palombarini 6/ han efectuado sobre la evolucin del espectro poltico francs, el proceso de construccin de la UE bajo el prisma neoliberal fue el desencadenante de la mutacin de los partidos socialdemcratas que a partir de los aos 80 se transformaran en partidos social-liberales, llegando a su paroxismo con la llamada tercera va impulsada por Tony Blair en Inglaterra y Gerhard Schrder en Alemania. El modelo de gobernanza encarnado por las dos principales familias polticas a nivel europeo puso en el centro del debate a la construccin de la UE. En particular, tanto las fuerzas social-liberales como las conservadoras han establecido la cuestin de la construccin europea bajo un prisma binario entre eurfilos y eurfobos. El reduccionismo de estas categoras permite polarizar en torno a la necesidad de avanzar en el proceso de integracin europea, relegando a las fuerzas tanto de izquierda como de extrema derecha que se oponan de algn modo al campo de los antieuropestas.

Pero, para que esta transformacin pudiese ser efectiva, queda claro que el antagonismo en torno a la cuestin social tena que pasar a un segundo o tercer plano. El abandono e invisibilizacin sistemtica de esta cuestin por parte de estas fuerzas son claves en la lectura de la crisis del social-liberalismo, que ha acabado afectando a todos los partidos socialistas exceptuando al portugus, el Labour britnico y en ltima instancia al PSOE espaol. Dicho de otro modo, el proceso de convergencia entre las fuerzas social-liberales y aquellas ms conservadoras est directamente relacionado con que las primeras dejasen de actuar como interlocutoras para la representacin de la clase trabajadora. Las contradicciones sociales derivadas de un proceso de globalizacin desigual y que multiplica la precariedad fueron desviadas (especialmente por las fuerzas conservadoras) hacia chivos expiatorios como la inmigracin o la nacionalidad, polarizando a su vez en torno a la cuestin de la identidad de las sociedades europeas. Ambos ejes de polarizacin tenan por objetivo desactivar lo ms posible la crtica social a las crecientes desigualdades que generaba el neoliberalismo en Europa.

Esta estrategia conduca sin embargo a mermar el espacio que ocupaban los principales partidos de este bloque, como se ha constatado con el declive tanto de los socialistas como conservadores en una multitud de pases de Europa central, como Alemania, Francia, Estado espaol o Italia. La dimisin de Andrea Nahles al frente del SPD (socialista) alemn despus de los peores resultados de su historia (15%) o de Laurent Wauquiez al frente del partido conservador Les Rpublicains en Francia, son las dos ltimas cabezas que se ha cobrado este proceso de crisis. Es en esta tesitura que los discursos antiestablishmentque han sido adoptados progresivamente por las principales fuerzas de extrema derecha les ha permitido ocupar el vaco poltico dejado por el extremo centro. El resultado de las elecciones europeas de 2019 marca la afirmacin de este nuevo clivaje, donde ya no se oponen polticas progresistas frente a polticas conservadoras, sino que desde los discursos dominantes se diferencia entre fuerzas europestas frente a fuerzas euroescpticas. Enrico Letta, expresidente de Italia y actual presidente de la fundacin Jacques Delors, insisti el lunes 27 de mayo en la radio francesa France Inter que el hecho significativo de las elecciones es que se haba mantenido una mayora pro-europea 7/, valoracin idntica a la que tambin hizo el portavoz de la Comisin Europea Margaritis Schinas el 27 de mayo en la rueda de prensa de esta institucin 8/.

Que estas sean las coordenadas en las que se enmarcan la mayora de debates polticos es una causa y tambin una consecuencia de las dificultades por parte de las fuerzas de izquierda de volver a poner el antagonismo social en el primer plano. Las movilizaciones sociales que se produjeron durante los aos de la crisis como el movimiento 15-M y las mareas que seguiran, la ocupacin de plazas en Grecia, las movilizaciones contra la austeridad en Portugal y en Italia, pusieron sobre la mesa los antagonismos sociales que la gestin neoliberal de la crisis estaba agudizando. Por su parte, la hiptesis basada en nuevos instrumentos de representacin poltica que actuaran por la va institucional como nico medio para la aplicacin de polticas transformadoras ha acabado mostrando francos lmites. La falta de impulso de movilizaciones, y una estrategia de guerra de posiciones centrada nicamente en las instituciones y en el aparato estatal (a sabiendas que un sistema electoral en plena crisis de representacin es altamente voltil), impulsando pocos espacios de contrapoder en la sociedad que pudiesen apuntalar este avance electoral, y sin mantener una poltica antagonista con respecto a los grandes ejes de la poltica de la austeridad promovida por la UE son algunas de las claves del fracaso de esta hiptesis. Ms all del caso griego (donde el Gobierno de Tsipras capitul frente a la Troika 9/), las elecciones europeas han mostrado los lmites de estas estrategias para otras formaciones como Podemos o la Francia Insumisa. En definitiva, la limitacin de las estrategias al mbito institucional ha dificultado seriamente que la cuestin social ganase centralidad en el debate poltico.

Crisis de gobernanza y representacin poltica desde los mrgenes

A la vista de los resultados de las elecciones, existe una tendencia hacia la convergencia en torno a dos grandes polos. Por una parte, el espacio del extremo centro tiende a ampliarse ms all de los dos partidos que lo han encarnado histricamente. En este sentido podemos explicar la emergencia del grupo liberal ALDE, que se presenta como un miembro de pleno derecho, como demuestra en las negociaciones sobre la prxima presidencia de la Comisin Europea, donde la candidata liberal se muestra con posibilidades. El siguiente gran reto de este bloque es el de la plena integracin del partido verde sobre la base de federar un frente en torno a las posiciones europestas. En los ltimos aos ya hemos constatado algunos precedentes de esta lgica. Por una parte, el partido verde alemn pas de liderar una coalicin con los socialistas del SPD en el Estado de Baden-Wrtemberg para llegar a continuacin a un acuerdo de gobierno con los conservadores del CDU. Ms recientemente, el pasado mes de marzo, siendo preguntado por las posibles alianzas frente a la amenaza de crecimiento de las fuerzas euroescpticas, el candidato a las elecciones europeas por Europe-Ecologie Les Verts de Francia, Yannick Jadot, respondi que no vera ninguna oposicin en acercarse a los grupos de ALDE y EPP, dando as por superado el clivaje izquierda-derecha 10/. De hecho, uno de los principales objetivos de esta estrategia sera atraer a los votantes desencantados de Emmanuel Macron. Que Jadot preconciba la naturalidad de un trasvase de votos entre La Rpublique en Marche y el partido verde es sntoma de la expansin del espacio del extremo centro.

Por otra parte, el ascenso de este partido en pases como Alemania o Francia est relacionado no slo con el declive de los partidos socialistas (de los cuales se erigen como reemplazo natural) sino especialmente con las crecientes movilizaciones contra el cambio climtico. Esta tensin ejercida desde abajo llevar a que el grupo verde se presente como un contrapunto frente a la derecha (siendo el mayor grupo progresista al margen del grupo socialista), articulando parte del descontento tanto a nivel climtico como en otros mbitos (como pueden ser los tratados de libre comercio, buscando atraer al movimiento feminista, etc). Junto al aguante relativo del grupo socialista, los verdes aspiran a formar un polo progresista (o neoliberal progresista en trminos de Nancy Fraser 11/), proponiendo la reconstruccin del rgimen de la UE desde un enfoque ms amable que el propuesto por los populares. Sin embargo, el punto crucial se encontrar precisamente en qu medidas defender concretamente para mitigar el calentamiento global. Si opta por seguir apostando por medidas centradas en el mercado, tarde o temprano no har ms que ahondar los clivajes sociales, ejerciendo una poltica que har cargar esta transicin ecolgica a las poblaciones precarizadas. El ejemplo reciente ms ilustrativo fue el del gobierno de Emmanuel Macron cuando plante aumentar de forma drstica el impuesto al carburante y que provoc el inicio del movimiento de los chalecos amarillos. Si el grupo verde apuesta por el capitalismo verde, basado al fin y al cabo en lgicas productivistas, su integracin en el extremo centro avanzar de forma acelerada. En suma, el ascenso de los verdes muestra tambin la existencia de dos espacios en este bloque que pivotan en torno al extremo centro y cuya vocacin es la de restaurar la UE: un polo neoliberal autoritario y un polo neoliberal supuestamente progresista. Por su parte, la extrema derecha se encuentra repartida en hasta 4 grupos parlamentarios (PPE, ECR, EFDD y ENL). Esta divisin abre la puerta a una lucha por el liderazgo entre sus diferentes representantes (entre Salvini y Le Pen, pero tambin entre estos dos y Orbn y Kaczyński). A pesar de la divisin en el parlamento, la extrema derecha converge en temas fundamentales como la defensa de la identidad europea, la islamofobia y el rechazo a la inmigracin. Otros temas presentes en buena parte de la extrema derecha son la defensa de modelos tradicionales de familia y el rechazo frontal de los movimientos feministas o el rechazo de los tratados de libre comercio.

Entre ambos polos se mantiene un discurso de disputa cuya vocacin es la de elevar la oposicin existente entre ellos a la categora de antagonismo. Sin embargo, la prctica poltica entre ambos bloques es todo menos antagnica; en realidad se basa en una lgica de retroalimentacin. En lo que respecta al propio proyecto de la UE, el crecimiento de estas fuerzas, su capacidad de marcar la agenda poltica de los pases e incluso la posibilidad de entrar en gobiernos de algunos de ellos, como Italia o Austria, han hecho que su discurso ahora se haya moderado de una posicin a favor de la salida de la UE a una de su reforma y regeneracin.

Por otra parte, como sealbamos anteriormente, el carcter autoritario y a menudo antidemocrtico de la aplicacin de las medidas de austeridad refuerza un sentido comn reaccionario. Un fenmeno que ocurre igualmente en materia de polticas de fronteras, donde la diferencia entre los discursos de la extrema derecha y la prctica de las autoridades de la UE y de los Estados miembros es cada vez menor (como demuestra que la dirigente de Alternativa por Alemania Alice Weidel pusiera como ejemplo al presidente espaol Pedro Snchez tras la devolucin en caliente de 116 migrantes en Ceuta en agosto de 2018), o con la mano dura con la que el gobierno de Macron ha respondido al movimiento de los chalecos amarillos, durante el cual han resultado heridas cientos de personas y al menos 23 han sufrido mutilaciones por pelotas de goma y granadas de dispersin 12/.

Frente a las revueltas contra el sistema poltico y por el reparto de la riqueza a las que hemos asistido en estos ltimos aos, la respuesta de la extrema derecha resulta una frmula reforzada y explcita de las lgicas de diferenciacin entre el adentroy el afuera del sistema poltico y social propuestas por el neoliberalismo, afectando especialmente al acceso a derechos, servicios pblicos y sociales. En definitiva, ambos bloques operan sobre la matriz discursiva del neoliberalismo basada en el mito de la escasez (a ttulo de ejemplo, el fraude fiscal en Europa ascendera a un billn de euros anuales, equivalente al PIB espaol), permitiendo accionar el mecanismo de la divisin y la expulsin como herramienta poltica. Aqu tenemos que hacer un apunte: esta escasez planteada por la ideologa dominante no tiene nada que ver con la escasez entendida como el lmite ecolgico a nuestra existencia, sino que se trata del relato que permite disimular simultneamente la acumulacin de riqueza por unos pocos a la par que promueve una concurrencia descarnada entre la mayora.

La recomposicin poltica a la luz de los avisos de una nueva crisis

El desorden momentneo, consustancial a la fase actual de crisis y recomposicin poltica, genera situaciones a veces difciles de prever y parece que dan un margen de autonoma suplementaria a la esfera poltica con respecto a la esfera econmica. Aun con todo, hay que recordar que las grandes lneas sobre las que se estn efectuando estas recomposiciones polticas son la consecuencia de aos de aplicacin de una poltica neoliberal mediante la cual se han socializado las prdidas, y las deudas privadas, de la crisis de 2008.

Por otro lado, nos encontramos en una situacin en la cual no se ha puesto remedio a las causas que condujeron a la crisis en los aos 2007-2008. A esto debemos aadir que en el marco de la economa real las tasas de crecimiento siguen siendo muy dbiles, como lo explica ric Toussaint, cayendo el crecimiento en los sectores productivos al 1% 13/, y que pases como Alemania, Japn o EE UU estn estancados, o Italia en recesin. Sin solucin para la situacin de sobreproduccin crnica que sufre el capitalismo desde hace dcadas, las autoridades econmicas han apostado por apoyar activamente a los grandes capitales y en especial al capital financiero (cuyas lgicas y ritmos marcan el curso del capitalismo en su conjunto). Lejos de cambiar sus polticas de inversin, los actores financieros siguen especulando con ttulos de deuda como lo hacan en los instantes previos a la crisis. A ttulo de ejemplo, un gran nmero de las mayores empresas del mundo utilizan la abundancia de liquidez para recomprar sus acciones con el objetivo de mantener la cotizacin burstil a un nivel alto, generando a su vez nuevas dinmicas especulativas 14/. En este panorama de la especulacin permanente, la poltica del Quantitative Easing [expansin cuantitativa] promovida por el BCE, aplicada con anterioridad y an por otros bancos centrales como la FED o el banco de Japn, permite que se siga acumulando a travs de los mercados financieros, sin mirar hacia abajo.

El mantenimiento de la estabilidad econmica y financiera contina siendo una condicin importante para poder gestionar el actual momento de recomposicin sin que el polo de los partidos que encarnan el extremo centro siga desangrndose. Esto explica que los debates en torno a la poltica de tipos de inters prximas a 0% tenga un componente altamente poltico. Los actores del actual bloque de gobernanza en la UE son conscientes que en el momento en el que cese esta poltica, que por ahora disimula las contradicciones de las economas europeas, y el mercado sufra un choque de realidad, se desatarn nuevas tensiones sociales que pondrn en serias dificultades a la UE y a la hegemona de aquellos que la gobiernan. El problema al que nos enfrentamos es que las primeras fuerzas en querer disputar esta hegemona lo harn defendiendo polticas ultra-reaccionarias.

El escenario que nos dejan estas elecciones europeas es sin duda preocupante y las fuerzas progresistas deben tomar nota seriamente en vista de construir alternativas que puedan disputar la hegemona al proyecto de la Europa neoliberal, a la par que acaben con las posibilidades de acceso al poder por parte de la extrema derecha. Para ello, es fundamental hacer balance de las experiencias que se han desarrollado en los ltimos aos. En particular, debemos tener muy presente el balance de la experiencia griega en 2015. La capitulacin del gobierno de Tsipras muestra los lmites de una estrategia de transformacin centrada nicamente en las instituciones frente a las imposiciones de la troika (BCE, Comisin y FMI), aunque a algunos les baste con no nombrarla as. Adems, es necesario impulsar medidas que puedan ser aplicadas inmediatamente por potenciales gobiernos populares pero que tengan al mismo tiempo una dimensin antagonista con respecto a las polticas de la UE actual. Es en este sentido por el que desde el CADTM hemos impulsado con otras organizaciones sociales, activistas y acadmicos el manifiesto ReCommonsEurope 15/, que recoge un trabajo de reflexin sobre las medidas que debera impulsarse para evitar la repeticin de una situacin como en Grecia.

La segunda clave para la oposicin a la UE actual y al crecimiento de la extrema derecha se encuentra fuera de las instituciones, en la poltica profana. Los movimientos sociales, con el movimiento feminista y el movimiento por el clima a la cabeza, ocupan un espacio clave para repensar las lecturas de la situacin, as como las respuestas a los retos que se nos plantean. Se trata de movimientos que no slo plantean crticas radicales al funcionamiento del sistema en que vivimos y que renuevan espacios militantes y de movilizacin, sino que adems permiten reflexiones y experiencias no slo transnacionales, sino abiertamente internacionalistas. Estas sern necesariamente las vas mediante las cuales se podrn operar las transformaciones fundamentales que nuestras sociedades necesitan, as como la manera para explorar las pistas para la construccin de otra Europa basada en la defensa de derechos, la democracia, el reparto de la riqueza y del cuidado de la naturaleza.


Notas:

1/ http://www.la7.it/speciali-mentana/video/europee-2019-matteo-salvini-commenta-il-risultato-elettorale-ringrazio-lass%C3%B9-maria-voti-per-cambiare-27-05-2019-272978

2/ https://uk.reuters.com/article/uk-eu-election/europe-holds-most-important-eu-vote-idUKKCN1SS1KG

3/ Para ms informacin recomendamos la lectura de la serie de artculos crticos con el relato de Yannis Varufakis elaborada por ric Toussaint http://www.cadtm.org/Propuestas-de-Varoufakis-que

4/ Fenmeno de descomposicin que afect al partido socialista griego PASOK a partir de 2013.

5/ Al, Tariq, El extremo centro, Alianza Editorial, Madrid, 2015.

6/ Amable Bruno y Palombarini, Stefano, Lillusion du bloc bourgeois. Alliances sociales et avenir du modle franais, 2017.

7/ https://www.franceinter.fr/emissions/edition-speciale-l-invite/edition-speciale-l-invite-27-mai-2019

8/ https://audiovisual.ec.europa.eu/en/video/I-172924

9/ http://www.cadtm.org/Propuestas-de-Varoufakis-que

10/ https://www.20minutes.fr/politique/2466507-20190307-abandonner-gauche-strategie-critiquee-yannick-jadot-europeennes?fbclid=IwAR1MkLoaLVVKrcjdskcE0wr1FuXG-xsGnvjkNFVoe1wIDV1Iasp6OBmegE8

11/ http://www.sinpermiso.info/textos/el-final-del-neoliberalismo-progresista

12/ https://fr.wikinews.org/wiki/Gilets_jaunes_en_France_:_statistiques#Bless%C3%A9s_civils_(manifestants_ou_non)

13/ http://www.cadtm.org/La-crisis-economica-y-los-bancos-centrales

14/ http://www.cadtm.org/La-montana-de-deudas-privadas-de-las-empresas-estara-en-el-corazon-de-la

15/ http://www.cadtm.org/Manifiesto-por-un-nuevo-internacionalismo-de-los-pueblos-en-Europa


Mats Lucia Bayer trabaja en el CADTM.

Fuente original: https://vientosur.info/spip.php?article14895



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter