Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-06-2019

El "problema"

David Brooks
La Jornada


Foto
Anna Greene, voluntaria jubilada de 70 aos, agita un corazn de papel y grita palabras de aliento a los nios al otro lado de la cerca del centro de detencin de menores migrantes ms grande de Estados Unidos, ubicado en Homestead, Florida. La semana pasada el gobierno del presidente Donald Trump recort los servicios de educacin, recreacin y asistencia legal para los nios en refugios federales. Foto Afp

Quines somos los que nos vamos?   Quines somos los que llegamos? Quines somos los que regresamos? John Berger escribi que a lo largo del ltimo siglo hubo ms adioses que nunca antes en la historia humana, y aunque muchos viajan por voluntad propia por trabajo, negocios, turismo, y muchsimos ms porque tienen que hacerlo, huyen, son desplazados por fuerzas polticas, econmicas y cada vez ms, ambientales. Nos dicen migrantes, pero eso implica algo en movimiento, muchos ya llegaron a su destino hace aos, dcadas. Muchos ya se fueron, pero no llegan, estn desaparecidos, y otros han llegado pero slo suean con regresar. No pocos sienten que no son de aqu ni de all.

Y dicen que somos un problema

Se habla de los migrantes como algo separado de todo lo dems, como tema aparte, como si fueran un grupo, una categora de humanos, entre muchos otros. Curiosamente, una de las crticas de opositores a la jugada del bufn peligroso de la Casa Blanca esta ltima semana fue que mezcl dos temas, el comercio (aranceles) y migracin, y que uno, se afirm, no debera de ser tratado junto con el otro. Pero Trump, sin saberlo, tiene razn. No son temas separados. Las polticas de libre comercio forman parte integral de la poltica neoliberal durante las ltimas cuatro dcadas (por lo menos).

Opositores del Tratado de Libre Comercio de Amrica del Norte, como de su versin hemisfrica ALCA (enterrada por los movimientos que llevaron al poder a Chvez, Morales, Mujica, Correa, Lula, Kirchner, algo que no les perdonan) llamaban a esos acuerdos candados de las reformas neoliberales. Mltiples investigaciones a lo largo de las ltimas cuatro dcadas han documentado la relacin entre estas reformas con la expulsin masiva de seres humanos de sus tierras junto con la prdida de la soberana en su esencia (autosuficiencia y control de alimentos, recursos naturales, etctera).

Algunos proponen que el desarrollo es la respuesta integral al problema. Los promotores del TLC junto con varias otras iniciativas para incentivar la inversin productiva prometieron justo eso. Segn sus libros de texto sobre economa, el libre comercio resolvera de una vez por todas la migracin y nos baara de prosperidad, una invitacin VIP al primer mundo. Estn a la vista los resultados.

Ahora, la retrica trumpesca de que l har respetar las fronteras de su pas, justificacin para su amenaza arancelaria durante la semana pasada como del muro y ms, debera slo provocar risa triste por todo este hemisferio ante el hecho de que Washington y Wall Street jams han contemplado tal principio en otros pases. Toda esa historia, incluyendo la imposicin de los modelos econmicos, no puede ser separada, slo porque conviene, del tema migratorio.

Muchos de los que llegaron a este pas (como en los europeos) estn aqu porque los estadunidenses fueron a sus pases primero para intervenir, invadir y saquear. Algunos inmigrantes nos han explicado, medio bromeando medio no, que han llegado aqu para retomar el oro que se robaron de sus pases.

No se puede entender el xodo centroamericano sin hablar de la historia estadunidense en esa zona hasta hoy da (Hillary Clinton apoy el golpe de Estado en Honduras, por ejemplo, y por ende es responsable en parte de la migracin que ella despus intent frenar, sobre todo el de los menores de edad).

Hablando de actos criminales, investigaciones recientes han comprobado que, al contrario de la acusacin xenfoba de Trump, de que los invasores son criminales, los inmigrantes, y aun ms los indocumentados cometen muchos menos delitos que los ciudadanos. Y resulta que ese mismo ciudadano que repetidamente acusa a los inmigrantes de ser delincuentes, es el mismo que est bajo mltiples investigaciones criminales federales acusado de diversos delitos graves (incluido el secuestro y enjaulamiento de nios inmigrantes).

Quines son los verdaderos violadores de soberanas y los criminales reales? Quines son el verdadero problema?

Fuente: http://www.jornada.com.mx/2019/06/10/opinion/023o1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter