Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-06-2019

Guatemala, entre el racismo electoral y la apoliticidad indgena

Ollantay Itzamn
Rebelin


Acabo de presenciar un Foro Presidencial, con la participacin de 9 candidatos, organizado por 48 Cantones, en el Parque Central de Totonicapn. La organizacin indgena maya ms antigua y de ms renombre a nivel nacional.

El contexto de las elecciones generales del prximo 16 de junio, donde participan tres candidatos indgenas a la Presidencia de la Repblica (del total de 19 candidatos), increment el volumen noticiario sobre el irresuelto asunto del racismo cotidiano en el pas habitado por indgenas, pero gobernado por criollos.

Es el problema el racismo o es la apoliticidad indgena?

El mencionado Foro estaba organizado para escuchar a los presidenciables, sus propuestas sobre pueblos indgenas. Ninguna de las preguntas formuladas por los organizadores abordaba asuntos como: Autodeterminacin de Pueblos, Estado Plurinacional, Proceso Constituyente Plurinacional

Es decir, las y los indgenas, en su calidad de sbditos del Estado Republicano criollo se reunieron para escuchar las enseanzas sobre la pureza de la poltica criolla. Al grado que, dos de los candidatos, desde la testera, cual si fueran candidatos a reyes, resondraron, increparon e insultaron a las y los presentes, en nombre Dios.

En Guatemala somos un solo pueblo. Tenemos una sola fe. Creemos en un solo Dios. Cuidado con quienes hablan de pueblos diferentes. As como Dios eligi a Samuel, ahora, nos ha elegido para seguir llevndolos a Uds. al desarrollo. Cuidado con quienes cuestionan la propiedad privada, cuidado con quienes estn en contra de la pena de muerte, cuidado con quienes estn a favor del aborto Uds. estn mucho mejor que antes. La apertura a la inversin privada (privatizaciones) trajo desarrollo a Uds. Cuidado con cuestionar la privatizacin. Si Uds. no quieren desarrollo entonces quin sabe qu sern Uds., fueron algunas de las frases de airados candidatos de corbata en el Foro que an resuena en mi tmpano.

En un momento, uno de los ancianos, quien no pudo contener la indignacin ante tanto insulto, corri a la testera principal gritando y sealando al candidato seorial: Fuera, fuera de aqu, fuera de aqu, ya no eres bienvenido. Pero, los aguaciles mayas de los 48 Cantones lo censuraron y retiraron al anciano del lugar por faltar al protocolo, mientras el encorbatado los miraba con desprecio y asqueado.

Por qu ancestrales organizaciones indgenas no plantean autonomas, ni Estado Plurinacional?

La colonizacin interna (de los dos ltimos siglos) logr casi anular del todo procesos de acumulacin de luchas de resistencia indgenas durante la Colonia espaola. Es decir, los liberales y conservadores fueron ms cruentos con la dominacin cultural y poltica para los indgenas que los espaoles.

La conciencia de la identidad indgena es bastante reciente. Data desde los ltimos decenios del pasado siglo (abonado por factores como la memoria de los 500 aos, el multiculturalismo implementado en algunos pases, los derechos colectivos impulsados en la ONU, etc.). Nuestros abuelos y padres eran indgenas? S. Pero, fueron indgenas polticamente dominados, culturalmente ilusionados por el espejismo de la modernidad.

En el caso de Guatemala, como efecto de la firma de los Acuerdos Paz (1996), vino la cooperacin internacional y financi polticas organizativas/formativas para estimular derechos culturales. Sin considerar los derechos polticos. Y, las y los trabajadores, investigadores o cooperantes indgenas se sintieron cmodos en el mbito del culturalismo.

As fue cmo las organizaciones indgenas y campesinas fueron atrapadas por el espejismo iluso del folclorismo. Ingresar en la disputa por derechos polticos implicaba renunciar al confort que redituaba el folclorismo. Y, el Estado-empresa prosigui con el saqueo neoliberal (post Acuerdos de Paz) en territorios indgenas sin mayor conciencia poltica.

sta creo que es una de las razones del por qu, despus de 30 aos de vigencia de los derechos polticos colectivos de los pueblos como: la autodeterminacin, ejercicio poltico, territorio, consentimiento previo, etc., las organizaciones indgenas no logran salir del providencialismo o de la actitud pordiosera de la incidencia poltica.

Slo as se puede explicar, jams justificar, la propuestas y actitudes de candidatos presidenciales mayas que se resisten (silentes) a la propuesta de la creacin del Estado Plurinacional con autonomas indgenas, o a la propuesta de proceso constituyente popular y plurinacional impulsado por comunidades indgenas campesinos, organizados recientemente, articulados en el Movimiento para la Liberacin de los Pueblos (MLP)

Pluriculturalidad no es plurinacionalidad

El concepto de plurinacionalidad significa varias naciones (comunidades polticas) articuladas alrededor de un proyecto poltico (Estado) en comn que posibilite autonomas territoriales de los pueblos o nacionalidades. Plurinacionalidad es un concepto jurdico poltico. Por tanto, implica necesariamente el ejercicio de derechos polticos.

La pluriculturalidad es un concepto socioantropolgico. Significa el reconocimiento y estmulo nicamente de derechos culturales (vestimenta, idiomas, tradiciones, espiritualismos, etc.) Mas no de derechos polticos (autodeterminacin, gobierno propio, territorio, etc.) La pluriculturalidad no es ms que el multiculturalismo encubierto. Y el multiculturalismo (bajo el argumento de la tolerancia), en Guatemala, no es ms que monoculturalismo criollo predador de pueblos. Con la idea de pluriculturalidad tcnicamente no se puede construir un Estado Plurinacional. Canad, Espaa, Ecuador, lo saben.

El Movimiento para la Liberacin de los Pueblo plantea un Estado Plurinacional con autonomas territoriales. No plantea pluriculturalidad. Y el camino tcnico poltico para materializar dicha idea es el proceso de Asamblea Constituyente Plurinacional, as como reiteradas veces lo plantean Thelma Cabrera y Vicenta Jernimo, defensoras y candidatas principales de MLP.

El conclusin, el racismo es innato al Estado criollo. Y, el Estado criollo subsiste en la medida en que dirigentes indgenas, abstrados en la incidencia, se sienten cmodos en el confort que les redita el culturalismo apoltico, y se niegan al horizonte poltico de la plurinacionalidad. Mientras, el racismo cotidiano se sedimenta, en el mejor de los casos, en el contenido de afligidas narrativas indigenistas.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter