Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-06-2019

La reconfiguracin? progresista en la era Temer-Bolsonaro

Amlcar Salas Oroo
Centro Estratgico Latinoamericano de Geopoltica (CELAG)

Tras el impeachment contra Rousseff y el encarcelamiento de la principal figura progresista, Lula, a este espacio ideolgico le cuesta aun reconfigurarse y salir de la estrategia defensiva.


El reacomodamiento de las fuerzas de izquierda y progresistas en Brasil llevar un tiempo, y para ello las condiciones ambientales del sistema resultarn determinantes. Por un lado, toda la desestructuracin del sistema poltico ocurrido desde el impeachment a Dilma Rousseff ha tenido consecuencias profundas, no slo por el inmediato y abrupto reemplazo gubernamental de cargos promovido por Michel Temer, sino tambin por la reorientacin de las polticas pblicas, cuestin que termin desarrollando otro tipo de gobierno, con un claro perfil neoliberal. Por otro lado, en el segundo tramo de este nuevo contexto poltico, que se inici con la campaa presidencial y que culmin con la victoria de Jair Bolsonaro, varios elementos terminaron de prefigurarse frontalmente contra las fuerzas de izquierda y progresistas. No es un detalle menor ni secundario el alto grado de violencia microsocial y simblica quizs como sntesis y ejemplo pueda colocarse la persecucin poltico-judicial a Lula, reconocida incluso por dependencias de Naciones Unidas- cuya presin continua afectando el reacomodamiento de las fuerzas progresistas de la sociedad.

En ese sentido, respecto de los mrgenes de actuacin para este espacio ideolgico, se sufrieron tres tipos de derrotas: (i) una institucional y gubernamental, con el desplazamiento irregular a partir del impeachment a Dilma; (ii) una electoral, tanto en las municipales del 2016 como en la presidencial y las parlamentarias del 2018, definidas bajo un dinmica alterada por varias irregularidades -como lo mencionaron algunos observadores internacionales, incluso de organismos como la OEA-; y (iii) una derrota poltica, habida cuenta de la agenda poltica que termin instalndose con el triunfo de Jair Bolsonaro. Las tres derrotas, combinadas entre s, tienen un efecto determinante no slo para que las fuerzas progresistas puedan volver a ocupar un espacio importante en la competencia poltica; tambin afecta las mecnicas de recambio y promocin de nuevos liderazgos, lo que asimismo tiene consecuencias sobre los (nuevos) temas y perspectivas polticas que puedan aparecer.

Esos raros progresismos nuevos

Tal como sucede en otros casos latinoamericanos, donde hay emergencia de (nuevos) progresismos tambin deben identificarse (nuevos) temas impulsados por estas fuerzas. En el caso brasileo, el impacto de las tres derrotas mencionadas ha dejado un margen ms estrecho para nuevas fronteras ideolgicas, nuevos temas, nuevos discursos, nuevos actores y perspectivas que resignifiquen y reactiven nuevas convocatorias. Al respecto, si bien es una dimensin que tambin tiene que ver con las circunstancias polticas de cada escenario nacional, todava no hay un desprendimiento de los encuadres ideolgico-polticos de la fase anterior (a las derrotas) y la que se impuls durante las mismas.

As, el panorama de las fuerzas progresistas brasileas pareciera organizarse a partir de tres frentes. En primer lugar, de aquello que pueda ser impulsado desde el Partido dos Trabalhadores (PT), con el acumulado dirigencial y propositivo que sigue reteniendo en tanto principal partido poltico brasileo, con su gran bancada en el Parlamento, administraciones estuaduales y municipales que gestionar, entre otros espacios institucionales. Si bien el PT ha sido el blanco casi nico de la persecucin poltica a la izquierda y objeto permanente de los ejercicios de estigmatizacin y desprestigio de los aparatos ideolgicos del Estado, su principal figura Lula- continua siendo una voz central, reorganizadora del resto de los liderazgos y de las ideas del espacio. En ese punto, la posibilidad reciente para Lula de poder ser entrevistado desde la crcel tambin le ha permitido exponer un determinado y renovado discurso, ms focalizado en destacar la importancia de defender el inters nacional y con una mayor claridad respecto de quines seran los potenciales aliados al momento de componer una nueva opcin progresista para el pas. Est claro que la situacin en la que se encuentra, de tener que intercalar su propia denuncia como objeto de condenas fraudulentas e interesadas (que se vuelven an ms ntidas con las ltimas revelaciones de The Intercept) con una programtica poltica para los tiempos futuros puede hacer detener, en parte, la constitucin de una posicin progresista nueva. De all que tal tarea quede ms en manos del ltimo candidato presidencial, Fernando Haddad, o de otros dirigentes petistas como Gleisi Hoffmann, Lindbergh Faras y Paulo Pimenta, tal vez algn gobernador, como Camilo Santana, o dirigentes partidarios de extraccin sindical.

Una nueva frontera ideolgica progresista tambin puede llegar a surgir de lo que resulten los actuales dilogos parlamentarios, en los que participa el propio PT, junto con el Partido Democrtico Trabalhista (PDT), el Partido Comunista do Brasil (PCdoB), el Partido del Socialismo y la Libertad (PSOL) y el Partido Socialista Brasileo (PSB). Si bien las rispideces de la ltima campaa y las posiciones de Ciro Gomes (PDT), de Manuela Dvila y Flavio Dino (PCdoB) o Guilherme Boulos (PSOL) no tenan siempre puntos en comn, la propia dinmica del Gobierno Bolsonaro ha empujado a mayores acuerdos (sobre todo defensivos) que podran organizarse sobre una agenda progresista definida. Esta nueva agenda progresista, que podra comenzar a tomar forma saliendo de la inercia defensiva, no deber orbitar tanto en funcin de las experiencias de los gobiernos del PT -y tampoco de los otros gobiernos latinoamericanos de aquel ciclo poltico- sino en virtud de una mayor flexibilidad ideolgica y sobre un temario ms concreto de polticas pblicas. Aqu, el papel de Ciro Gomes o de Tabata Amaral, del mismo partido PDT puede llegar a ser determinante para el perfil y la densidad que asuma el frente poltico.

Finalmente, tambin habra posibilidad para que surja un progresismo de la interaccin cada vez ms significativa- entre protesta social y el espacio pblico. El nuevo ciclo de movilizaciones que, si bien tiene sus antecedentes durante los aos previos, comienza a configurar el clima poltico del Gobierno Bolsonaro, puede arrojar una nueva serie de cuestiones social y polticamente constructoras de los discursos polticos. Aqu, la figuracin de ciertos periodistas crticos de la continuidad Temer/Bolsonaro-, youtubers, liderazgos universitarios, intelectuales, entre otros grupos, pueden imprimirle al progresismo un perfil ms participacionista y multicolor, expresin de cierto cansancio en las frmulas estrictamente partidarias.

Amlcar Salas Oroo es doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires (UBA), magister en Ciencia Poltica por la Universidad de So Paulo (USP) y licenciado en Ciencia Poltica por la UBA.

Fuente: https://www.celag.org/la-reconfiguracion-progresista-en-la-era-temer-bolsonaro/#
 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter