Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-06-2019

La guerra de narrativas que viene

Uğur mit ngr
Al-Jumhuriya English

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


Al igual que muchos regmenes genocidas anteriores, el rgimen de Asad est ahora formalmente ocupado en una reescritura pseudoacadmica de la historia. Un investigador del genocidio describe cmo podra abordarse un estudio creble y riguroso del conflicto sirio.

Si el Partido pudiera alargar la mano hacia el pasado y decir que este o aquel acontecimiento nunca sucedi, sera mucho ms horrible que la tortura y la muerte. George Orwell, 1984.

En junio de 2016, cuando la atencin del mundo se centraba en el asalto final del rgimen de Asad contra la asediada Alepo y en la suerte menguante del Daesh, una tal Dra. Bouthaina Shaaban fundaba en Damasco una nueva ONG llamada Watan Document Foundation (WDF). El objetivo de la ONG era la documentacin oral, con el objetivo de preservar y documentar la memoria nacional del conflicto sirio, segn afirm Shaaban en una entrevista. Segn su sofisticada pgina web, la WDF se esfuerza en preservar la memoria nacional contempornea [sic] del testigo ocular para protegerla de la prdida, distorsin o fraude mediante la creacin de un archivo de historia oral, la documentacin de una variedad de temas relevantes y la redaccin de una historia contempornea de la guerra siria:

La guerra de Siria ha afectado profundamente a la sociedad siria en todos los niveles. La documentacin de esta guerra a travs de los testimonios de las personas y su sufrimiento formarn la historia de esta etapa. Esto se llevar a cabo en funcin de un esfuerzo nacional y de acuerdo con un enfoque cientfico, de modo que estos documentos se conviertan en una referencia histrica para los investigadores y las generaciones futuras con el propsito de evitar que otros escriban nuestra propia historia segn sus propios intereses [1].

Shaaban, asesora de poltica exterior y medios desde hace mucho tiempo tanto para Hafez como para Bashar al-Asad, tiene un doctorado en literatura inglesa por la Universidad de Warwick y ha trabajado durante muchos aos como profesora en el Departamento de Ingls de la Universidad de Damasco. Es autora de varios libros, que incluyen un conjunto de entrevistas con mujeres sirias sobre sus vidas y los roles de las mujeres en la historia y la sociedad sirias [2]. Ha sido siempre muy visible como el rostro pblico, intelectual e internacional del rgimen de Asad, y durante todo el conflicto ha dado innumerables entrevistas a los medios de comunicacin extranjeros, siguiendo a pies juntillas la lnea del partido de negacin y deformacin [3]. Por lo tanto, no resulta inesperado del todo que el mascarn de proa intelectual del rgimen de Asad lance una campaa pseudoacadmica de mentiras coherente con los antecedentes del rgimen de censura y encubrimiento de sus crmenes. De hecho, la poltica del rgimen sobre su propia violencia se caracteriz y se caracteriza por tres trminos: tergiversacin, mistificacin y manipulacin. La poblacin dentro de Siria sigue estando cautiva, sin la libertad de expresin necesaria para dar tales testimonios. En cambio, hay un silencio y una censura de posguerra al estilo sovitico que por s mismos niegan la legitimidad de la iniciativa de Shaaban. Ante tanta desinformacin, cmo podemos entender los conflictos sobre las narrativas histricas de Siria y cul es la estrategia adecuada a seguir?

Guerras de narrativas

En primer lugar, debe reconocerse que las guerras de narrativas no son un proceso anormal durante y despus de conflictos violentos, incluidas las guerras y los genocidios. Tampoco se limitan a la era posterior a la verdad, porque los Estados han negado y ofuscado sus crmenes, como el asesinato en masa, a lo largo de la historia. En 1915, el rgimen de Young Turk urdi fotos de bandidaje armenio armado" al arrastrar y colocar a prisioneros armenios aterrorizados detrs de una pila de armas (probablemente de los propios depsitos de los otomanos), tomando fotos que hasta el da de hoy se utilizan para negar el genocidio armenio [4]. Pueden considerar tambin la sesin de fotos, extraamente precisa, de Stalin, quien borr a su jefe de inteligencia Nikolai Yezhov de la historia mucho antes de que existiera el moderno software de aerografa. Ms recientemente, el genocidio de medio milln de presuntos comunistas indonesios por el rgimen de Suharto, en 1965, fue seguido de cerca por una campaa de guerra psicolgica de censura y negacin, por un lado, y de un serio esfuerzo por escribir su historia, por otro [5]. Y la masacre de Srebrenica de julio de 1995 fue y sigue siendo negada o trivializada por varios polticos serbios, incluidos jefes de Estado e institutos cuestionables [6].

De hecho, la iniciativa de Shaaban no es nica en la historia del asesinato masivo patrocinado por el Estado. Ahora se ha incorporado al panten de intelectuales estatales negacionistas cuyo nico propsito es la neutralizacin moral y la distorsin de los antecedentes histricos de violencia de su propio Estado. Sus colegas son personas como el Dr. Yusuf Halaoğlu, quien pas dcadas enteras de su vida particularmente obsesionado con elaborar la negacin del genocidio armenio. No solo fue el director de la Asociacin Histrica de Turqua durante mucho tiempo, que produjo profusamente tochos y tochos de negaciones y distorsiones, sino que fue tambin miembro del Parlamento con el abiertamente fascista Partido de Accin Nacionalista [7]. O bien, cojan a Biljana Plavić, profesora de biologa en la Universidad de Sarajevo, que trabaj en instituciones acadmicas en Londres, Praga y Nueva York antes de convertirse en una de las arquitectas intelectuales del nacionalismo y la limpieza tnica serbobosnia durante la guerra de Bosnia. Como miembro del Partido Demcrata Serbio, mantuvo estrechas relaciones con los grupos paramilitares serbios que violaron y lo arrasaron todo en su camino a travs de Bosnia, siendo condenada por el Tribunal Penal Internacional de la ex Yugoslavia a once aos de prisin por crmenes de lesa humanidad [8].

Afortunadamente, en el caso de Siria, tambin hay varias iniciativas excelentes, entre las que se incluyen las de: el Archivo Sirio; el Proyecto Zakera; el Centro de Documentacin e Investigacin de Umam; el archivo del peridico Siria Prints; y varios proyectos de historia oral lanzados, por ejemplo, por la Coalicin Internacional de Sitios de Conciencia; Badael; y el Instituto NIOD [9]. En principio, se podran presentar firmes argumentos para la creacin de un instituto dedicado exclusivamente a la investigacin del conflicto sirio. De hecho, el instituto al que estoy afiliado empez como una iniciativa de este tipo: en marzo de 1944, el ministro de Educacin, Cultura y Ciencia de los Pases Bajos, Gerrit Bolkestein, apareci en Radio Orange para solicitar a la poblacin holandesa que guardara sus diarios y cartas sobre la guerra para las investigaciones y documentacin de la posguerra. El Instituto Holands para la Documentacin de Guerra (NIOD, por sus siglas en ingls) se fund oficialmente el 8 de mayo de 1945, tres das despus de la liberacin, y el periodista holands-judo Loe de Jong se convirti en su primer director. Al igual que la WDF de Shaaban, NIOD tambin se estableci hacia el final de la guerra y tambin recopil testimonios sobre la guerra y la persecucin. Sin embargo, a diferencia de la WDF, el NIOD opera dentro de un marco acadmico de los ms altos estndares y aborda temas polmicos y controvertidos, incluida la violencia estatal holandesa.

Formulando una agenda de investigacin para Siria

Para sortear los escollos de las guerras de narrativas, es vital formular una agenda o programa de investigacin para una probable impugnacin e investigacin. Esta visin debe abordar dos cuestiones sustanciales a la hora de elaborar la realidad: la determinacin de los hechos y la interpretacin. En primer lugar, la niebla de guerra, la confusin intencionada y la confrontacin de los hechos que han acaecido requieren de un examen riguroso de esos eventos y de una clara separacin entre realidad y ficcin lo ms extensa posible. Segundo, todos los eventos histricos estn sujetos a una interpretacin honesta, y el conflicto sirio no es una excepcin. Una mejor comprensin de este conflicto, a menudo confuso o tergiversado, requiere tambin de un conjunto de interpretaciones legtimas y fundamentadas que aclaren las causas, las trayectorias y las consecuencias del conflicto. Los componentes potenciales de una agenda de investigacin rigurosa que se describen a continuacin son sugerencias, no una lista exhaustiva, pero debido a su relevancia y complejidad podran abordarse incluso como estudios separados.

Cuestiones fcticas: qu sucedi y cmo sucedi?

Cifras: Cuntas personas han muerto? En primer lugar, como en todas las guerras, es necesario clarificar las cifras de muertos y heridos. Los principales actores, como la ONU y el Centro de Documentacin de Violaciones, han renunciado bsicamente a realizar un recuento de bajas preciso debido a las dificultades de investigacin dentro del pas. Pero necesitamos saber cuntas personas murieron en total, cuntas eran claramente combatientes, cuntas claramente civiles y en qu circunstancias encontraron su fin.

Inicio: Cmo comenz el levantamiento? Se dice comnmente que la revolucin comenz en Daraa, pero las circunstancias precisas estn envueltas en incertidumbres, en parte debido al secretismo del rgimen, pero tambin porque se convirti en el mito fundacional de la revolucin. Necesitamos una explicacin precisa de la historia de los nios, sus motivos, las torturas que padecieron, lo que el jefe de seguridad local, Atef Najib, dijo e hizo de forma precisa, las protestas subsiguientes y el asalto y asedio de Daraa por parte del rgimen.

Escalada: Cmo se intensific? Es preciso captar bien varios acontecimientos crticos si queremos comprender la escalada del conflicto. Por ejemplo, el 18 de julio de 2012, el bombardeo de la sede de la Seguridad Nacional en Damasco, que mat a una docena de altos funcionarios de seguridad, es un hecho fundamentalmente controvertido: tal vez fueron los rebeldes, tal vez fueron los que seguan una lnea ms dura dentro del rgimen, pero se necesita transparencia. Del mismo modo, la entrada del Ejrcito Sirio Libre en Alepo en el Ramadn de 2012 se considera una gran escalada, pero qu ocurri exactamente en el perodo inicial de la revolucin en Alepo?

Nadir: Quin cometi las masacres? A medida que la violencia se intensificaba, tambin lo hacan las guerras de propaganda. Necesitamos recuentos completos de las masacres, como la ocurrida en la ciudad de Homs (principios de 2012), en Houla (25 de mayo de 2012) y los ataques qumicos en Ghuta Oriental (21 de agosto de 2013). Si bien las identidades de las vctimas y las condiciones de estas masacres son bastante conocidas, seguimos en gran parte sin saber quines fueron sus autores. El poder del rgimen y los intereses creados de sus partidarios han impedido que se lleven a cabo estudios honestos centrados en estas masacres.

Control: Quin controlaba qu? La nocin de que el conflicto fue catico e imprevisible es un clich negligente, ya que es muy posible establecer niveles de control haciendo las preguntas correctas y examinando los archivos correctos. Cunto control ejerci Bashar al-Asad en el transcurso de los eventos? Necesitamos entender, inequvocamente, las cadenas de mando existentes sobre los territorios y jurisdicciones del pas.

Colusin: Quin colabor con el Daesh? La infiltracin y colusin del rgimen de Asad con el Daesh se ha mencionado en varias publicaciones y testimonios. En una de mis entrevistas, un hombre alau bien conectado confirm que fue testigo de cmo un agente de mediana edad con aspecto salaf entr en una oficina de inteligencia en Tartus y habl abiertamente sobre su puesto secreto como amir (comandante) en el Daesh. Pero se desconoce hasta qu punto el rgimen infiltr a topos en el aparato de seguridad del califato y dirigi sus acciones.

Interpretacin: Por qu sucedi y como fue desarrollndose?

Causas: Por qu comenz el conflicto? El conflicto sirio se ha explicado a travs de una cantidad asombrosa de factores y causas, desde el medio ambiente hasta los aspectos geopolticos, sectarios, culturales, histricos, poltico-econmicos, conspirativos e incluso escatolgicos. Sin embargo, un examen slido, sin prejuicios y multidimensional de sus causas requiere una amplia gama de disciplinas acadmicas para reflexionar sobre la causalidad; tanto sobre las causas ms profundas y de largo plazo, como sobre los desencadenantes inmediatos y a corto plazo.

Motivos: Por qu los sirios se involucraron en el conflicto? La propia voluntad poltica de los sirios es un asunto profundamente complejo. Por qu lucharon las personas, con quin y por qu con ellos? Por qu no lucharon? Cmo podemos explicar las decisiones estratgicas y tcticas de las facciones de combate? Los motivos son un asunto complejo que puede responder a una mezcla de estmulos privados y polticos que cambian con el tiempo.

Sectarismo: Cul fue el papel del sectarismo en el conflicto? La nocin de que el sectarismo no fue una causa de la violencia, sino una consecuencia, es un tpico comn, pero es necesario explorarlo mejor. El constructivismo extremo (los sirios no son sectarios, se ha imaginado todo) es tan intil para entender el problema como el esencialismo (todo se debe al sectarismo profundo de los sirios). La investigacin sobre la sectarizacin debe explicar el concepto y analizar cmo influy en las personas.

Implicacin extranjera: Cul fue el papel de la intervencin extranjera, encubierta y abierta, en el conflicto? Este es el material de las novelas de espas, y precisamente por esta razn debe examinarse crticamente en relacin con los vecinos directos de Siria, con la regin de Oriente Medio y Norte de frica (MENA, por sus siglas en ingls) y, en ltima instancia, tambin a nivel mundial. Cmo surgi la guerra por poderes? Cul fue el papel del intervencionismo humanitario, la guerra de Iraq, la doctrina de Obama? Cules fueron los motivos, objetivos y alcance precisos de la intervencin iran y rusa? Turqua se ali con el Daesh? Y, de ser as, cmo y por qu? Y muchas otras preguntas que permanecen abiertas.

Mujabarat: Cmo influyeron las agencias secretas de inteligencia del rgimen (mujabarat) en el conflicto? Dos actores inmensamente impactantes que no han sido investigados consistentemente durante el conflicto son la mujabarat y el Daesh. Si bien se han escrito muchos libros sobre el Daesh, no sabemos casi nada sobre la maquinaria de exterminio de Asad. El dilema es que la profunda influencia de la mujabarat solo se combina con su extremo secretismo: ha manejado y estructurado el conflicto como una mano oculta, pero el velo del misterio solo puede descubrirse mediante anlisis slidos.

Encarcelamiento: Cmo funciona el sistema penitenciario sirio? La cifra de sirios que en algn momento han pasado un tiempo en una prisin debe ser de cientos de miles. El encarcelamiento ha caracterizado el conflicto mucho ms que cualquier otra forma de violencia, pero aparte de algunas memorias y bocetos aqu y all, no hay buenos estudios de las complejidades del sistema penitenciario de Siria. El tema est claramente relacionado con el anterior y, afortunadamente, su investigacin est ya en marcha. (Junto con Jaber Bakr, el autor est preparando un libro de informacin general sobre el sistema penitenciario sirio).

Estas y muchas otras cuestiones importantes, objetivas e interpretativas no vienen motivadas por una agenda jurdica, poltica o moral, sino por aquella que sirve al registro histrico y, por lo tanto, debe ser la mxima prioridad para los investigadores. El rgimen ha obstruido durante mucho tiempo la bsqueda de la verdad en relacin a muchas de estas cuestiones, y podemos estar seguros de que continuar hacindolo, con el apoyo de la WDF y de otros. Pero si los criminales pueden abrazarse a sus armas, nosotros podemos abrazarnos a las nuestras.

Conclusin: la verdad nos har libres

El conflicto sirio es uno de los conflictos ms controvertidos de la historia. Los sesgos ideolgicos y geopolticos han impedido que se esboce una imagen compleja y han producido demasiadas narraciones unilaterales. Pero ni la investigacin ni la interpretacin son asuntos de blanco o negro. La complejidad y la ambivalencia del conflicto se pueden encontrar en una amplia gama de temas, como las muchas formas de violencia inconvenientes y polticamente inadecuadas. Por ejemplo, el rgimen de Asad afirmaba que luchaba por Palestina, pero durante un largo perodo mat a ms palestinos que Israel. En muchas ocasiones a lo largo del conflicto, el rgimen envi el ejrcito a zonas lealistas no para combatir a los rebeldes, sino para impedir los saqueos de sus propios milicianos irregulares (shabiha). El rgimen afirm que combata el terrorismo, pero hasta 2011 trabajaba mano a mano con esos mismos combatientes de Al Qaida que envi a Iraq, quienes, como combatientes endurecidos tan solo pocos aos despus, formaran Jabhat al-Nusra y causaran estragos en barriadas lealistas.

Y el rgimen no es el nico actor que tiene que explicar determinadas inconsistencias. Las Unidades de Proteccin del Pueblo Kurdo (YPG), que pretendan defender los derechos de los kurdos, participaron en la represin de otros movimientos sociales y polticos kurdos en Rojava/Yasira. El Daesh pretenda luchar con los musulmanes sunes contra los apstatas del rgimen, pero vendi petrleo a ese mismo rgimen y ejecut a sunes por espas con los pretextos ms falsos. La revolucin tambin tuvo que lidiar con algunos sucesos bochornosos: muchos revolucionarios de Alepo que apoyaron al carismtico comandante rebelde Abdelqader Saleh se quedaron conmocionados cuando se dieron cuenta de que el resentimiento de la clase rural llev a su brigada Tawhid a saquear las zonas ms acomodadas de Alepo a escala masiva. Y qu decir de las enmaraadas historias sobre Siria? De los muchos matrimonios mixtos y familias multisectarias (sunes/chies, cristianas/musulmanas) que se deshicieron? O aquellas tribus en el este de Siria que primero trabajaron con el rgimen, luego con el Daesh, despus con las Fuerzas Democrticas Sirias lideradas por los kurdos, y luego nuevamente con el rgimen? Obviamente, ningn conflicto es blanco o negro, pero son estos tipos de escalas de grises los que ofrecen una comprensin ms profunda de la dinmica de Siria. Necesitamos un anlisis paciente y meticuloso de estas situaciones y procesos, evitando las representaciones moralistas y dicotmicas.

El cataclismo sirio necesita un programa de investigacin de base amplia que aborde todos estos problemas y ms, para que consigamos la lucidez necesaria para combatir la negacin y la distorsin. No por cuestiones defensivas, sino en aras a la verdad.


Notas:

[1] The Project of Documenting the War on Syria (28 June 2018), en: http://en.wathiqat-wattan.org/452/the-project-of-documenting-the-war-on-... and http://en.wathiqat-wattan.org/category/oral-history [consultado el 22 de mayo de 2019]

[2] Bouthaina Shaaban: Both Right and Left Handed: Arab Women Talk About Their Lives (Bloomington, IN: Indiana University Press, 1991). La ostensible "perspectiva feminista" de Shaaban en Siria es un hilo conductor de su carrera, incluido el proyecto especial de la WDF sobre Women in Wartime: http://en.wathiqat-wattan.org/603/wathiqat-wattan-organization-conducts-... [consultado el 22 de mayo de 2019]. La amarga irona es que mientras coordinaba este proyecto, innumerables mujeres sirias eran violadas y torturadas en las crceles sirias. Entre un creciente cuerpo de conocimiento sobre este ltimo, vase, por ejemplo: Detention of Women in Syria: A Weapon of War and Terror (Copenhagen: Euro-Med Human Rights Network, 2015).

[3] Asaad Al-Saleh: Failing the Masses: Buthaina Shabaan and the Public Intellectual Crisis, Journal of International Womens Studies 13:5 (2012), 195-211.

[4] Vanse varias fotos en: http://www.ermenisorunu.gen.tr/tag/musluman-katliamlari/ [consultado el 23 de mayo de 2019]

[5] Geoffrey B. Robinson, The Killing Season: A History of the Indonesian Massacres, 1965-66 (Princeton, NJ: Princeton University Press, 2018), 264-91.

[6] Vase, por ejemplo, el Srebrenica Dossier en: http://www.serb-victims.org/en/content/blogcategory/16/30/ [consultado el 23 de mayo de 2019]

[7] Vase su biografa en: https://www.ttk.gov.tr/kurumsal/oncekibaskanlarimiz/yusuf-halacoglu/ [consultada el 23 de mayo de 2019]

[8] Jelena Subotić: The Cruelty of False Remorse: Biljana Plavić at The Hague, Southeastern Europe 36:1(2012), 39-59.

[9] Josh Wood: The race to save Syrias memories as uprising enters fifth year, The National (14 March 2015), en : www.thenational.ae/world/the-race-to-save-syria-s-memories-as-uprising-e... [consultado el 23 de mayo de de 2019 ]; Daniela Blei, We Cant Save Syrians Anymore, But We Can Save the Truth, Foreign Policy (27 December 2018), en : https://foreignpolicy.com/2018/12/27/ugur-umit-ungor-syria-oral-history-... [consultado el 23 de mayo de 2019]

***

El Dr. Uğur mit ngr es profesor asociado en el Departamento de Historia de la Universidad de Utrecht e investigador del Instituto de Estudios sobre la Guerra y el Genocidio de msterdam. Su principal rea de inters es la historia y la sociologa de la violencia de masas. Entre sus publicaciones se incluyen: Genocide: New Perspectives (Amsterdam University Press, 2016), Confiscation and Destruction: The Young Turk Seizure of Armenian Property (Continuum, 2011) y el galardonado The Making of Modern Turkey: Nation and State in Eastern Anatolia, 1913-1950 (Oxford University Press, 2011). En la actualidad est escribiendo un libro sobre la violencia poltica en Siria .

Fuente: https://www.aljumhuriya.net/en/content/narrative-war-coming

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter